sábado, octubre 31, 2009

"Venezuela en quiebra" ("...A los culpables...les llegará su hora...la Patria tendrá que levantarse...")


POR:FRANCISCO ALARCÓN

Todos los vaticinios en torno a la quiebra de Venezuela, vienen materializándose, estanflación, decrecimiento económico, ruina de PDVSA, destrucción de su infraestructura física, escasez de alimentos y medicinas; cerrando el año con una deuda total de $90.000 millones. Somos una nación pobre con muchos ricos que se aprovecharon de esta “revolución”. El camino de aquí en adelante continuará siendo el endeudamiento con préstamos, emisiones de bonos, si es que consiguen colocarlos porque no parece muy halagüeño este procedimiento.
Extrañados, vemos como el régimen recurre a un empréstito del BID para financiar la terminación de una planta termoeléctrica comenzada durante el gobierno del presidente Caldera hace muchos años, y pretenden presentarla como algo nuevo, cambiándole el nombre por central “Manuel Piar”. Con los constantes apágones y la desinversión del sector eléctrico, se dan cuenta que Venezuela quedará a oscuras sino le meten la mano; después que Hugo Chávez regaló plantas eléctricas como le vino en ganas. Dinero que se disipó del boom petrolero y que el país ni los hijos decentes disfrutaron. Todos esos réditos fueron a dar a manos de la “robolución” hoy floreciente, dueña de las mayores empresas aseguradoras, bancos y de cuanto negocio consideraron rentable. Cambiaron de dueño los grandes capitales de los anteriores detentadores, pasaron a los nuevos ricos “revolucionarios”. El petróleo hoy en día se sitúa cerca de los 80$ pero esto no parece remediar para que el régimen de Chávez estabilice las finanzas, no alcanza para tantos compromisos majaderos, es necesario acudir al endeudamiento porque no hay con que pagarle a los nacionales. Ahora exige austeridad, bajar el consumo de electricidad, de agua y de otros derroches que antes estimuló en esta tierra donde los oropeles rondaban por todos lados.Viene diciembre y hay que prepararse para tirar cohetes y disimular la tristeza que produce vivir nuestra propia ruina, después de haber desperdiciado cantidades inconmensurables de la renta petrolera. Pero habrá para finales de año cohetes y celulares baratos, el gobierno se encargará de hacerles llegar los dólares regulados por esta vez a las operadoras, de manera que la gente se sienta contenta y piense que la cuestión es transitoria. Pero no es así, por primera vez los “revolucionarios” tendrán que rendirle cuentas a alguien, esos préstamos de BID son supervisados y por el camino que vamos seguramente también tendremos que recurrir al FMI.Lo que se decía está ocurriendo ahora, con PDVSA descapitalizada y convertida en una chatarra, evidenciado con la baja producción y los pocos taladros activos, y sin tener actualmente a quien venderle el petróleo después que dejaron de ser socios primordiales de Estados Unidos. Seguirán tiempos duros, aunque momentáneamente logren superar algunas coyunturas en gran parte gracias a los empresarios privados que, sacan la cara a pesar de los miles de embates que reciben de parte del régimen.
El único responsable de todo esto lo conocemos los venezolanos, ya no hay excusas del pobre Comandante engañado por sus subalternos, ni hay traslados de culpas a los gobiernos anteriores. El causante de la bancarrota del país es uno solo y bastantemente reconocido allende de nuestras fronteras.

Serán tiempos de vendavales para ese chavismo que se trocó de la democracia hacia el “comunismo”, y que igual como abandonó la vía democrática tendrá que volver a buscar su sustento en lugares donde antes los tuvo.La Venezuela honorable y demócrata tendrá que estar preparada para este reencuentro, que seguramente estará precedido de una acracia total, signado por el odio de los grupos radicales que fueron envenenados hasta sus entrañas contra todo lo que significará bienestar. La inseguridad de hoy pone en peligro la paz del nación, tendrán que averiguarse la manera de controlarla, hasta que paulatinamente se vayan reinsertando a esa sociedad que han tratado de destruir durante once años. El país deberá comenzar de cero después de haber sido robado. A los culpables también les llegará su hora y la Patria tendrá que levantarse de nuevo con la frente en alto.

viernes, octubre 30, 2009

Acuerdo militar que autoriza a tropas estadounidenses a operar desde siete bases militares firmado en Colombia.


"EEUU y Colombia firmaron acuerdo militar"

BOGOTA, 30 octubre 2009 (AFP) - Los gobiernos de Colombia y Estados Unidos firmaron este viernes en Bogotá un acuerdo militar que autoriza a tropas estadounidenses a operar desde siete bases colombianas y que suscitó el rechazo de varios países de la región y cuestionamientos internos.
El documento, cuyo texto será revelado la semana próxima, fue suscrito por el canciller colombiano Jaime Bermúdez y por el embajador de Estados Unidos en Bogotá, William Brownfield, en un acto que se cumplió a puerta cerrada en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores.
Según ha trascendido, el acuerdo le permite a tropas de Estados Unidos operar durante los próximos diez años desde las bases aéreas de Palanquero (centro), Apiay (este) y Malambo (Caribe, norte).
También podrán utilizar los fuertes del Ejército Tres Esquinas (sur) y Tolemaida (centro), y las bases navales de Cartagena (Caribe) y Bahía Málaga (Pacífico, oeste).
El Congreso de Estados Unidos aprobó 46 millones de dólares para mejorar la base de Palanquero.
El convenio autoriza la presencia en el país de un máximo de 800 militares estadounidenses y 600 civiles contratistas del gobierno estadounidense. Los uniformados gozarán de inmunidad diplomática, lo que rechaza la oposición política y organizaciones no gubernamentales.
El gobierno de Álvaro Uribe asegura que “no habrá impunidad” en eventuales delitos que los militares estadounidenses cometan en el país, pues afirma que el acuerdo compromete a Washington a investigar y a castigar dichos casos.“En el acuerdo se incluyeron cosas tan importantes como que no va a haber jurisdicción norteamericana o cortes marciales en territorio colombiano, o que Colombia pueda participar en la investigación que se adelante frente a funcionarios norteamericanos, y seguir esas investigaciones”, dijo Bermúdez.
El acuerdo no pasó por el control del Congreso, pese a que el Consejo de Estado (máximo tribunal de control administrativo) así lo conceptuó.
El Ejecutivo hizo caso omiso argumentando que no se trata de un acuerdo internacional, sino de un convenio simplificado y no implica paso de tropas extranjeras hacia otros países con fines bélicos.
De acuerdo con el embajador Brownfield, el pacto “actualiza” y “moderniza” los convenios que ya existen y datan de 1952, 1962 y 1974.
Además, desde el 2000 Colombia mantiene con Estados Unidos el denominado ‘Plan Colombia’, para enfrentar el narcotráfico y los grupos armados ilegales, mediante el cual Washington ha entregado a Bogotá 5.500 millones de dólares.
El nuevo acuerdo, según ha insistido en asegurar el gobierno de Uribe, se suscribirá a la “lucha contra el narcotráfico y contra el terrorismo” dentro de las fronteras colombianas.
Así lo prometió además la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, que en una carta que envió en agosto pasado a los cancilleres de los 12 países de Suramérica, garantizó “que ninguna actividad, ninguna misión permitida bajo este acuerdo tendría un efecto extraterritorial”.
Clinton envió esa misiva a raíz de la inquietud surgida en la región que llevó a los mandatarios de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) a una reunión extraordinaria el 28 de agosto en Bariloche, Argentina, y luego a sus cancilleres y ministros de Defensa a otra cita en Quito, el 15 de septiembre.
La tensión llegó incluso a prender alarmas por una carrera armamentista en la región, toda vez que el presidente venezolano Hugo Chávez, el más férreo opositor al acuerdo, lo esgrime para justificar la compra de armas al decir que su vecino será la plataforma de Estados Unidos para lanzar una ataque contra su país.
Estados Unidos inició la negociación del acuerdo luego de que el presidente de Ecuador, Rafael Correa, decidió no renovar la concesión de diez años de la base de Manta, plataforma de su lucha contra el narcotráfico en la región.


jueves, octubre 29, 2009

"Los gordos del Socialismo" ("...Chávez...gracias a la revolución los venezolanos comen mucho...bastaría con verse a diario en un espejo...")

POR:PAULINA GAMUS.

Si hay algo de lo que puedo vanaglóriame sin pizca de modestia, es de mis conocimientos amplios y profundos en materia de dietas y métodos para perder peso. Mi vida ha sido un recorrido incesante por todos los inventos y modas que condujeran a la anhelada esbeltez con el menor esfuerzo posible. La primera dieta balanceada, pobre en calorías, con caminatas de una hora diaria y por consiguiente aburridísima, la hice bajo supervisión médica a los quince años de edad. Pasé de ser una gordita con redondeces aquí y allá a una cuasi sílfide. Hasta hubiese podido inscribirme en el concurso de Miss Venezuela si entonces hubiese tenido la difusión que tiene hoy y si hubiese existido Osmel Sousa para corregirme unas cuantas imperfecciones. En aquellos tiempos las que medíamos 1,60 mt también teníamos chance.
Por supuesto que dos años después volví a ser una gordita con las redondeces de antes. Pero había caído bajo los efectos de la dietomanía hasta llegar a ser, con el paso de los años, una diet-ólica. El término no existe que yo sepa, pero puede ser mi aporte a las toneladas de papel que se han escrito sobre la materia.
No sé quienes recuerdan la dieta de la luna: había que cenar antes de que anocheciera. Mi hermano -que la hacía- quedó atascado en una tranca navideña cuando ya caía la noche y tuvo que comerse dentro de su carro y sin cubiertos, una hallaca helada. A esa dieta que también probé, siguieron la de la alcachofa, la uva, la papa, la toronja o grapefruit, la de los astronautas, la cronodieta, la anti-dieta, las de la Clínica Mayo, Beverly Hills, Weight Watchers, The Zone y Oprah Winfrey. La Atkins la abandoné apenas supe que su inventor del mismo nombre pesaba 116 kilos cuando murió por una caída. Y la Scarsdale me pareció de mal agüero al saber que su inventor, el doctor Herman Tarnower, murió asesinado por su amante.
Después de tantos intentos, casi todos temporalmente exitosos pero demasiado temporalmente, logré aceptar que el peso depende de las calorías que se ingieran, de la actividad física que se desarrolle y de la edad y género de cada persona. !!Ahh!! y también que nunca seré flaca.
Otra cosa que he aprendido a fuerza de interesarme en el tema de la obesidad y de leer cuanta cosa encuentro sobre él, es la relación entre pobreza y gordura. Los pobres que no sufren hambre absoluta como ocurre en muchos países de África, suelen engordar porque llenan sus estómagos con los alimentos más baratos que son las harinas, las grasas y los refrescos con sobrecarga de azúcar. La otra causa de obesidad que es un problema de salud pública en los Estados Unidos y que empieza a preocupar a muchos países de Europa, es la llamada comida chatarra a la que niños y jóvenes suelen ser aficionados. En todos esos países los gobiernos buscan caminos y toman medidas para combatir ese mal que pasa de ser un problema estético y que amenaza las vidas de millones de personas. Salvo por supuesto en uno: el que rompe todos los moldes, el país del prodigioso socialismo del siglo XXI.
El presidente Chávez, cuyos conocimientos y saberes superan todas las enciclopedias hasta ahora existentes, decidió en su última clase magistral televisada ocuparse del tema de la obesidad. Con la pose de científico aspirante al Premio Nóbel que adopta, cuando hace falta, buscó en unos cuadros estadísticos las cifras de obesidad en el país, nos reveló que este problema iba en aumento vertiginoso y lo atribuyó a que gracias a la revolución los venezolanos comen mucho. No sabemos porque el presidente tardó tanto tiempo en descubrirlo, bastaría con verse a diario en un espejo y con una mirada a sus acólitos más incondicionales y aprovechados: Diosdado Cabello, Jorge Rodríguez y todo el alto mando de la Fuerza Armada, para comprobar que la revolución engorda y bastante. Y no solo físicamente.
El temor que nos asalta ante esa nueva preocupación del teniente coronel Chávez, es que ahora la revolución no se limite a racionarnos la luz y el agua sino también los alimentos, como ocurre en Cuba, la fuente de su inspiración. La solución sin embargo, es más que sencilla a los ojos de cualquiera que se haya especializado en dietas como es mi caso: ¿el socialismo engorda? pues fuera el socialismo y seremos todos sanos y felices además de esbeltos.

Fuente:http://www.analitica.com/va/politica/opinion/5897338.asp

miércoles, octubre 28, 2009

"Totumocracia" ("...no tienen una tapara de cabeza...")


POR:CHARITO ROJAS.

“Sólo una persona inepta rinde siempre al máximo de sus posibilidades”. William Somerset Maugham, escritor británico (1874-1965).
La totuma, adminículo en extinción en la cotidianeidad venezolana, ha sido resucitada por el verbo presidencial. La útil totuma o tapara, fruto de un árbol llamado taparo o higuera, sirve no solamente para los baños de 3 minutos, con champú incluido, que el Presidente se da en las toilettes de mármol de Miraflores, con la aclaratoria de “y no quedo hediondo”. No, la tapara también sirve de cuchara, para comer sancocho, para hacer maracas, para envasar quesos y también para darse un coqueto corte bautizado en su honor (de la tapara, no del Presidente), “corte totuma”. Y si le abre unos huequitos, también la puede usar como colador.

La totuma es un instrumento que ha sido relegado por otros adminículos, como la regadera, las cucharas de madera y de plástico, los coladores metálicos, las vajillas de melamina y las peluquerías unisex. Eso sí, todavía no se ha encontrado nada mejor para hacer maracas. A nosotros nos encantan las totumas, nos recuerdan a las abuelas, la tradición, los ancestros. Es decir, a nuestro pasado, pero creo que ningún venezolano quiere tener una totuma en su futuro.
Bañarse con totuma implica tener al lado un tobo. Y si nos bañamos con un tobo es que no hay ducha, Y si no hay ducha es que no hay agua. Si no hay agua las pocetas no bajan, las manos no se lavan, no se friegan los platos ni se limpia la casa. Los restaurantes cierran, las fábricas también, los comercios bajan la santamaría, los campos no se riegan y el ganado muere. La carencia de agua es una tragedia pero lo es más aún cuando es causada por la inmensa desidia de un gobierno que ahora, a estas alturas pretende nos bañemos con totuma y en tres minutos, cuando en once años no han hecho ni una campañita para ahorrar el vital líquido, “contimenos” un embalse.“Se compran una planta o no les doy más luz”, amenaza el dueño del país a los centros comerciales, en especial a su favorito Sambil. La cosa es tan dramática que ustedes no nos quieren creer lo que venimos diciendo desde hace más de 10 años, pero este hombre no va a dejarlos ni hacer el amor en paz, porque hasta a los moteles les cortará el agua y la luz. Será que quiere que sigamos la ruta de la totumita de los indígenas que se iban a hacer sus necesidades (todas, toditas) a la orilla del río, que era el sitio más fresco - porque ¿quien se ejercita a dúo con ese calorón?-, con agua y además a la luz romántica de la luna y las estrellas. Ya quisiera ver yo a Cilia y a Maduro, a Luisa Estela y a Jaquelin, a Iris y a Tarek, dándose su bañito en el Göaire, acatando las líneas de Chávez.Tal vez a la mitad del país, a ese 52% manifiestamente pobre, que nunca ha tenido ducha en su casa y por lo visto no tiene la menor expectativa de tenerla, el asunto de la totumita les haga gracia. Para quienes han pasado la vida robándose la luz del poste más cercano, el asunto de la electricidad no les haga roncha. Quienes nada han tenido, nada tienen que perder. Lo triste es que esta gente sin esperanza de un mejor futuro ha sido envenenada con un discurso de odio que los lleva a sentirse satisfecha con las pérdidas que sufren quienes tienen algo más que ellos. Esa es la gloria del comunismo: hacer a todos (menos a la clase gobernante) igualmente pobres, igualmente ignorantes, igualmente miserables. Y hacia esto va Venezuela con la Totumocracia que nos gobierna.Sin criterios de desarrollo, cerrando todos los caminos a la libre empresa, asfixiando a la academia, burlándose de la educación, saboteando cualquier vestigio de modernidad y de cultura, el régimen se ha entregado durante una década a destruir lo poco o mucho que permitía hablar de nosotros como “un país en vías de desarrollo”. La ineptitud con que se han manejado los servicios, la ausencia de criterio al elegir a los profesionales y técnicos que dirigen las políticas públicas han llevado a un colapso ya muy cercano a la hecatombe final. Más de 500 apagones diarios sin orden ni concierto, fallas constantes en el suministro de un agua de pésima calidad sanitaria, abandono de las políticas epidemiológicas, negligencia en el mantenimiento de la infraestructura, irresponsabilidad en el manejo de los dineros públicos es la consecuencia de una revolución impuesta a punta de amenazas, cárcel, difamación, expropiaciones y leyes criminalmente aprobadas para satisfacer un proyecto personalista de un vivo que cree todavía que las guerras se ganan arrasando en llamas un país como lo hizo Ezequiel Zamora o torciéndole la voluntad a sus ciudadanos, como lo hizo Fidel Castro.Yo creo que este hombre cumple con sus amenazas e irrespeta sus promesas. Desde aquel “por ahora”, se ha cebado en Venezuela como un doberman, con mandíbulas de hierro. Un Presidente que ordena a un pueblo que pasa penurias a ahorrar luz, a bañarse en 3 minutos, a no comer tanto porque engordan, a andar desnudos si la revolución así se los pide, a ser pobre porque ser rico es malo, es el mismo que ha aumentado sus gastos personales en el presupuesto del 2010 en 638%, mientras rebaja las asignaciones para los Ministerios de Educación, Interior y Alimentación. Lo que significa que el Comandante viajara mas, se vestirá mejor, dará banquetes a sus amigos mientras las Universidades cierran sus áreas de investigación y nuevas carreras, mientras la seguridad carece de planes y presupuesto, mientras el pueblo padece desabastecimiento. Las protestas diarias de los verdaderos dueños de Venezuela no le quitan el sueño a este hombre que pretende gastar el próximo año 420 millardos en “ampliar el papel de Venezuela en la geopolítica internacional”, lo que se traduce en pura promoción personal en el exterior.Tal irresponsabilidad, aunada a la manifiesta ineptitud para conducir el país hacia la prosperidad, tendrá fatales consecuencias. El gobierno transita rutas obsoletas, métodos del pasado, esta descubriendo el agua tibia cuando ya los venezolanos habíamos probado el vapor y los jacuzzis. Los habitantes de esta república bolivariana no ven la hora en que verdaderos gerentes se pongan al frente de las empresas básicas y de servicios, que verdaderos legisladores hagan leyes para el pueblo y no para el gobierno, que verdaderos magistrados administren justicia ciega y oportuna, que transparentes rectores del CNE devuelvan la confianza en el voto.
A esta gente que nos gobierna hay que enviarla a estudiar cómo dar calidad de vida a sus gobernados en países del primer mundo y prohibirles que se reúnan con mal vivientes del quinto mundo que les siembran malas ideas, sobre todo a nuestro criollo descubridor del hilo negro. Debería darse un paseíto por Dubai, país petrolero de los Emiratos Arabes donde se han construido los más grandes y hermosos desarrollos habitacionales, parques de diversiones, hoteles siete estrellas y el más bello paisajismo. Todos con luz y agua o en medio de un desierto. Producen 245.000 barriles diarios de petróleo y esto sólo representa el 6% de los ingresos del pequeño país que ha hecho del turismo y la recreación sus principales fuentes de ingreso. Ellos saben que en 20 años el oro negro ya estará agotado y para ese entonces, serán una atracción turística mundial. Esos sí que no tienen una tapara por cabeza.

martes, octubre 27, 2009

"La noche de las cavernas" ("...un país rico...se dispone a sufrir un razonamiento crónico de energía y de agua...")


POR:ROBERTO GIUSTI.

La crisis energética es consecuencia de la irresponsabilidad de Chávez

El pasado nos alcanza, volvemos al siglo XIX y casi no nos damos cuenta de ese veloz viaje a través del tiempo en que nos ha embarcado el decimonónico mortal que nos mandonea, obsesionado por llevarnos a la edad de piedra y convertirnos, como ya lo es él, en hombres de las cavernas. Así, en pleno tercer milenio un país rico en recursos naturales y fuentes de energía se dispone a sufrir un racionamiento crónico de energía y de agua corriente por la supresión parcial de dos servicios básicos que recibía la gran mayoría de los venezolanos como derechos irrenunciables e irreversibles.
La culpa como siempre es de los ricos, de los dueños de los centros comerciales, de los tecnócratas y de los derrochadores consumidores porque, según el Presidente y su nuevo acólito, el flamante ministro de (falta de) Energía, existe una "conspiración energética", una "suerte de paramilitarismo energético" que demanda la aprobación de una ley que "impida "la transferencia de información. Como si el "secreto informativo" o el fárrago legislativo de los diputados más sumisos del mundo fuese la causa de los apagones y de las tuberías secas. Lo que si se preocupan por ocultar estos militantes de la ignorancia y de la idiotez llevada al poder es que la crisis energética venezolana tiene su origen en la irresponsabilidad, la imprevisión y la incapacidad de un equipo de gobierno, vale decir del Presidente, que luego de casi once años de gobierno no se ocupó de desarrollar los planes de incremento de la oferta energética y el desarrollo de nuevas fuentes hidroeléctricas o termoeléctricas que fueran a la par con el aumento de demanda. Durante los años de la malhadada democracia representativa y a partir del gobierno de Rómulo Betancourt se inició la construcción de la represa del Guri y 25 años después de continuidad en el proyecto, se culminaba la última etapa de la obra, que preveía un crecimiento anual de la demanda eléctrica en ocho por ciento, según informa del exministro del Ambiente, Arnoldo José Gabaldón. De allí en adelante ya estaba prevista la construcción de otros desarrollos en el río Caroní.

A partir de 1998 y hasta el 2009 el gobierno de Chávez incrementó la oferta de electricidad en un seis por ciento, es decir, menos del uno por ciento anual, siete puntos menos que en cualquier año de la democracia representativa. En otras palabras, no hicieron prácticamente nada a pesar de que a diferencia del ocho por ciento de la demanda (lo cual indica crecimiento económico) que se mantuvo desde los años sesenta hasta los noventa, durante la era Chávez el consumo sólo creció a un promedio del 4%, más de tres puntos en relación con la oferta. Esa, entonces es la verdadera causa de una crisis energética que no tiene solución a corto plazo. Los resultados están ahí y no podemos decir que a la vista porque lo que viene es una larga y tenebrosa noche oscura y sin agua.


lunes, octubre 26, 2009

"Unidad perfecta y tarjeta única (I)"

POR:ARMANDO DURÁN.

El pasado 16 de octubre, en estas mismas páginas, Manuel Felipe Sierra se hacía una pregunta perturbadora: “¿Es posible lograr la _unidad perfecta de la disidencia democrática?”. Luego añadía que “frente al chavismo, el acto electoral debe entenderse como un eslabón de una cadena que exige una lucha más prolongada”.

Algunos días más tarde, en su programa Aló, Ciudadano, Leopoldo Castillo profundizaba en el tema. Según Castillo, el verdadero sentido de la unidad opositora habría que buscarlo en la intención que se persiga con ella. Algo así como preguntarse si la dichosa unidad perfecta posee una cualidad absoluta en sí misma, o si su verdadera virtud radica en que sus objetivos trasciendan la esfera de lo meramente electoral. En otras palabras, y esa es la esencia del problema, ¿para qué queremos esa unidad? ¿Para qué? En definitiva, nos advierte Castillo, de la hondura y los alcances de sus motivos político, ético y existencial emergerá su valor final.
La dirigencia de la oposición, lamentablemente, sigue confundiendo el rábano con las hojas. De acuerdo con sus discursos y sus acciones, parece que quieren hacernos creer que la solución de la crisis nacional depende, primero, del método que se utilice para seleccionar a los candidatos de la disidencia. ¡Por favor! Y en segundo lugar, según Leopoldo López, de la agenda legislativa que elabore la oposición para enderezar los entuertos derivados de la incapacidad gerencial del régimen. Precisamente para ponerse a bien con las tinieblas de la mala conciencia, muchos recurren a esta visión absurda y bobalicona de la realidad política venezolana, mentiras blancas, las llamó Teodoro Petkoff en su momento, como cuando hace pocos días un hombre tan serio y razonable como Gustavo Tarre Briceño le declaró a Leopoldo Castillo, con impactante certeza confesional, que si en efecto la oposición lograba esa unidad perfecta, podría obtener hasta 120 escaños en la próxima Asamblea Nacional y, desde allí, con la fuerza democrática que confiere esa inmensa mayoría, lograr al fin meter en cintura a Chávez y reencauzar al país por el sendero del desarrollo y la felicidad.

Mentira podrida.

Como señalaba el propio Sierra este último viernes, “la estrategia opositora sigue adoleciendo de una insuficiente percepción sobre la naturaleza del régimen… El tema electoral se aborda todavía desde una perspectiva convencional”. Hasta tal extremo, diría yo, que uno podría terminar pensando que aquí, en esta Venezuela adolorida tras diez años y tantos de autocracia militar, fanfarrona, falaz, vulgar y chapucera, en realidad no ha pasado nada.
Lo cierto es, sin embargo, que sí han pasado cosas, y muchas.
¿Acaso resulta accidental que Chávez y sus adulantes hayan tenido la audacia de elevar a la categoría de fecha patria aquel infausto 4 de Febrero, ramplona y además fracasada intentona cuartelaria por apoderarse del poder político a punta de pistola? ¿Acaso no son esos mismos golpistas violentos de entonces, Chávez, Diosdado Cabello y Jesse Chacón en primerísima fila, quienes ahora acusan a sus adversarios de ser golpistas y violentos? ¿Acaso podemos pasar por alto la experiencia adquirida con las trampas y los engaños ejecutados sin ningún pudor por el oficialismo en cada una de las farsas electorales organizadas por el CNE para mayor y exclusiva gloria de Chávez? ¿O acaso, a la hora crucial de asumir la responsabilidad de estas próximas elecciones, no cuentan el grosero desprecio del régimen por la dignidad humana, el desastre absoluto y sin remedio a corto plazo de los sistemas de educación y salud, el abandono más que culposo de los servicios de electricidad, agua y vivienda, de vialidad e infraestructura, de la producción agrícola e industrial, de las industrias básicas de Guayana y hasta de nuestra actividad petrolera? Sin la menor duda, hay que ir a votar, pero con unidad perfecta y tarjeta única, y rechazando de plano los cantos de sirena de los espíritus complacientes que aún corroen las entrañas de la oposición.

Ir a votar, por supuesto, pero con la exigencia muy firme de que para ganar son imprescindibles la unidad perfecta y la tarjeta única, en ningún caso impuestas desde arriba, y a sabiendas de que la naturaleza del régimen es totalitaria, sin esos “casi” cómplices a los que hace una semana se refería brillantemente Milagros Socorro, y que nunca se ha comportado, ni se comportará jamás, democráticamente.
Lo cual nos lleva a una nueva y dramática interrogante. ¿La dirigencia opositora tradicional estará a la altura de esta compleja circunstancia?


domingo, octubre 25, 2009

"Relatos locos.Los partidos.Una anécdota.No hay tiempo."("...si no hay unidad total...corren el gravísimo riesgo...de suicidarse...")


POR:CARLOS BLANCO/TIEMPO DE PALABRA.

Todos quieren la unidad, pero junto al reconocimiento que creen merecer.

RELATOS LOCOS. Cuando se observa perorar en el Consejo de Ministros a quien ejerce -es un decir- la Presidencia de Venezuela, se tiene una medida, tal vez extravagante, de cómo el poder produce desvaríos extremos. Causan asombro las admoniciones sobre la austeridad de parte de un insólito y contumaz despilfarrador, sólo superado por el cretinismo ocupacional al que obliga a sus colaboradores.

Un gabinete que se reúne para escuchar las necedades presidenciales, en las que el hombre firma una ley anticonstitucional como la de la Fuerza Armada y al instante da recomendaciones de cómo se duchan los comunistas de uña en el rabo, muestra la chifladura. Sin embargo, no se trata de considerar los grados de desequilibrio cerebral y espiritual que pueden llevar a este desprecio hacia los venezolanos, lo cual incluye a los ministros que, ya sin antifaces, tienen que hacer el papelón de idiotas, sino lo que significa para el país cómo tales delirios conducen a ese espacio ignoto en el cual desaparecen los barcos sin capitán y sin rumbo.

Frente a tal locura, los demócratas o, más sencillamente, la parte del país que se mantiene provisionalmente en sus cabales tiene una responsabilidad y es la de usar los instrumentos a mano para diseñar una salida que no es sólo electoral pero que incluye lo electoral. No es sólo electoral porque como quien esto escribe ha sostenido varias veces, primero hay que derrotar a Chávez políticamente para que, disminuidas sus posibilidades de controlar las elecciones, sea luego derrotado en las urnas. Esto significaría un amplio y consistente movimiento de masas que parece vislumbrarse, en el marco del cual la concurrencia a las elecciones adquiere otro sentido, más importante y amplio que el proporcionar unos puestos a dirigentes más o menos meritorios.

LOS PARTIDOS. Los partidos están en un esfuerzo que no cuaja, al menos hasta el momento de escribir estas líneas. Todos entienden la conveniencia de la unidad, pero la quieren en una situación que les otorgue reconocimientos que creen merecer. Uno argumenta que tiene más votos que los demás; otro, que sus liderazgos son más distinguidos; el de más allá, que su jefe tiene impacto nacional. Todas verdades y todas mentiras. Verdades en ese espacio liliputiense al que el mundo partidista se ha visto confinado por sus errores y por el cerco autoritario. Mentiras porque por razones buenas, regulares o malas, el grueso de la sociedad se encuentra en estado de divorcio con respecto a los partidos. Esta circunstancia podrá variar en el futuro, pero ahora es la que es.

Al entendimiento difícil en la Mesa de la Unidad se añade el desafío que representan las Redes Populares que dirige Leopoldo López, a quienes sus ex compañeros de dos partidos no toleran, con el ingrediente de que una porción de la izquierda no chavista y varios ex dirigentes estudiantiles han pasado a formar parte de este nuevo movimiento político. La propuesta de este sector con las primarias y la tarjeta única, las cuales son razonables, ha caído en el terreno de la confrontación soterrada y dura que se experimenta.

Por si fuera poca la mazamorra, se tiene que en este samplegorio todavía no entran quienes tienen, al final, la sartén por el mango, que son las variadas formas de existencia de la sociedad civil. Debe recordarse que la inmensa mayoría de los “nadie” impuso una línea política en 2005, la de la abstención, que pese a toda la polémica posterior, en ese instante se hizo imbatible. Esta tesis hoy no tiene predicamento, pero no se logrará el entusiasmo de las masas si no se apela a un entendimiento que incluya tanto a los partidos como a la sociedad civil. Para despejar equívocos, no se trata de “darles” caritativamente unos puestos a personas distinguidas independientes sino de propiciar un diálogo entre las organizaciones de la sociedad civil y los partidos para que salgan fórmulas apropiadas para seleccionar a los candidatos de la unidad. Si se arrastran los pies hasta que se haga tarde, se carecerá del entusiasmo indispensable y en medio de la campaña ventajista y fraudulenta del oficialismo, el sector que vota a ganador (para no sufrir las consecuencias espirituales y materiales de la derrota) se puede desplazar hacia el Gobierno bajo el convincente efecto del miedo; o también podría crearse una sensación de arrase brutal, tan abrumador, que un sector decisivo del electorado considere que no hay nada que hacer para impedirlo y se desarme psicológicamente.

UNA ANÉCDOTA. La causa del descrédito de los partidos fue labrada por sus dirigentes. A fines de los años 80 y comienzos de los 90 se hizo desde la Copre la propuesta más completa que haya habido en el período democrático para la reforma de los partidos políticos. Se consideraba indispensable tener mejores partidos, más democráticos y representativos. El tema no se quedó en una propuesta de ley sino que todos los partidos, el Gobierno y la Copre acordaron el Pacto para la Reforma que se firmó con pompa y circunstancia en diciembre de 1990 en el Salón Elíptico del Palacio Federal, ante el Arca que guarda el Acta de la Independencia.

Pacto que obligaba a los partidos a un programa de reformas inmediatas (un año de plazo) y reformas mediatas, todas dentro del período constitucional de Carlos Andrés Pérez que culminaría en 1994. Adivinen cuál fue el resultado. El resultado fue cero. Ni una sola de las reformas a las que se comprometieron los partidos se materializó a tiempo y tampoco la reforma de la ley de Partidos Políticos. La Copre introdujo el proyecto en febrero de 1988 a la Cámara de Diputados, en octubre de 1990 pasó al Senado y se aprobó en esta Cámara en julio de 1991.

Después de tres años se abandonó en una gaveta y se produjo lo que se sintió como una burla a la opinión pública. Lo que había sido inmensa ocasión para la rehabilitación de los partidos se convirtió en la ocasión para su condena. En ese marco se sirvió la mesa, no para la unidad sino para el desastre que sobrevendría y cuyas consecuencias paga hoy esta desdichada Venezuela.

NO HAY TIEMPO. Omar Barboza (UNT) hizo unas declaraciones curiosas al salir de una reunión con el CNE en las cuales dijo lo que ese organismo iba a hacer en términos electorales. Según el dirigente, le garantizaron que no habría elecciones en el primer semestre de 2010, lo que quiere decir que bien podrían ser el 1 de julio. Si rápidamente no hay acuerdo sobre el mecanismo, la discusión sobre la unidad puede convertirse en un boomerang: puede derivarse al debate de por qué no hay unidad; es decir, por qué hay división, lo cual paradójicamente ha pasado a dominar el mapa desde la rueda de prensa del jueves de esta semana en la cual se dijo que habría -pero no hay- unidad.

Si no hacen intervenir algún factor ajeno a las cúpulas, si no hay unidad total y tampoco tarjeta única corren el gravísimo riesgo no ya de escoger candidatos de baja representatividad sino de suicidarse.


sábado, octubre 24, 2009

"¿Como Stalin? No". ("...No hay retórica política que funcione sin luz y sin agua...")


POR:FAUSTO MASÓ.

Stalin sacó del Gulag a generales rusos para que dirigieran el Ejército Rojo, cuando los nazis avanzaban a toda velocidad hacia Moscú. Chávez no es Stalin, preferirá a quien cuelga un retrato del Che en su oficina al experto que haya trabajado para Siemens.Carlos Andrés y el gobierno colombiano enfrentaron con éxito una crisis eléctrica, los asesoraron técnicos como los que dirigían Edelca. Ahora, en las empresas estatizadas, con el pretexto de la fidelidad revolucionaria, se reemplaza a la gerencia. No quieren reconocer que simplemente cobrando con puntualidad la luz ahorrarán más electricidad que dando discursos, pero no le presentarán las cuentas de luz a los ministerios, a las oficinas del PSUV.
Por ahora el país funcionó por la inercia. En el Teresa Carreño, obra de Luis Herrera, se celebran los grandes actos oficiales; subsistimos gracias al Guri, la segunda represa mayor del mundo, construida por Betancourt, Leoni, Caldera, gracias a los ingresos extraordinarios del petróleo. ¡Que hubiera construido la cuarta república con el barril a 140 dólares! En los cerros abundan fábricas pequeñas, aserraderos, que aprovechan la energía gratis, los que más gastan no son los ranchitos.
Convendría que Chávez volviera al horario anterior, retrasara media hora el reloj y oscureciera más tarde, y la colocación de bombillos ahorradores fuera un plan permanente.
Por ahora ha preferido designar un ministro de electricidad de probada fe revolucionaria, alguien que conoce desde los tiempos de Yare. Ocurrirá con la electricidad igual que con la salud, que ha pasado de manos de un militar a otro.
En el Gobierno a todos no los ciega el discurso revolucionario, alguna mafia se afile los colmillos ante los próximos contratos para obras eléctricas. Nadie contradice al Presidente de la República en los consejos de ministros, le señala las razones del fracaso de los sucesivos planes para Cadafe, pregunta por qué se postergó la construcción de grandes plantas de generación.
Se ha preferido la asesoría de Bielorrusia a la de la General Electric, se construyeron plantas pequeñas, útiles sólo para poblaciones muy aisladas.
Giordani ¡asiste a eventos organizados por el sector privado! Giordani habla por cuenta propia, refleja la opinión de un sector del chavismo o participa en una estrategia electoral. La ley de tierras urbanas la atenúa Chávez para complacer a los constructores, pero se dicta una ley de monumentos históricos tonta.
Sin electricidad ni agua no bastará con que suba el precio del barril de petróleo, ningún dinero salvará de la ruina a las empresas estatizadas, Chávez ordena nacionalizar centrales que fueron abandonados porque no tenían caña para procesar.
La oposición da pasos en la dirección apropiada, intenta unirse, aparece una mano peluda que actúa contra esa unidad. ¿Casualidad? O favores que le hace al Gobierno algún grupo económico. El Gobierno quiere resolver la crisis eléctrica dando palos a ciegas: acusando a los ricos, al Sambil. Pronto, en la oscuridad nosotros, los ciudadanos, también recibiremos los palos a ciegas: la inseguridad aumentará en proporción geométrica…
Por ahora, en las clínicas del interior de Venezuela se estropean equipos de última tecnología. No hay retórica política que funcione sin luz y sin agua. Chávez lo sabe. ¿Qué salida le queda? Algo hará. ¿Qué?


viernes, octubre 23, 2009

"El negocio de la cobardía" ("...Todos somos culpables del César....por acción y otros por omisión...manipuladores y corderos.Tiranos y cómplices...")



POR:AGUSTÍN BLANCO MUÑOZ.

Las palabras de Pío Tamayo a su amigo Carlos Zavarce de Lima, en días cercanos a su muerte, ocurrida el 05-10-1935, a los 37 años, son una especie de requisitoria sobre el por qué Gómez se había adueñado del país. El periodista le pregunta si le guarda rencor al tirano, y con su voz de enfermo terminal refiere lo que considera la raíz de los males que azotan a Venezuela.
El régimen que, en su poema Homenaje y defensa de indio, (leído en el Municipal el 14/02/28, y motivo final de su encarcelamiento) califica como “cesarismo anacrónico” es algo “inevitable” en el curso de una historia sin rupturas, y que ha contado y cuenta con el apoyo incluso de quienes dicen ser opuestos a sus designios.

Por ello sus palabras son terminantes: “Todos tenemos la culpa. No hay uno solo de nosotros que no haya tenido, alguna vez, el mal pensamiento de cooperar con la tiranía; lo que pasa es que no se han tomado el trabajo de irnos a comprar, han equivocado el precio o han dejado pasar el cuarto de hora”.
Pero si no se hace la compra-venta en forma directa se hará a través de cargos: …”Tu verás salir de la cárcel a revolucionarios tremendos, que dejan de serlo en cuanto los nombran secretarios generales de un Estado, o diputado, o simplemente, jefes civiles de algún municipio”.
Porque, sigue diciendo PT: “El país estaba corrompido, pero Gómez es el único que ha sabido explotar la corrupción. Ha hecho de la delación una virtud; y, traidor él, premia largamente a los traidores, cuando él es el beneficiado”.Y la conclusión es muy clara: “¡Todos hemos sido cobardes! Dime, si no, ¿qué organización de defensa ha habido entre nosotros para sembrar siquiera las ideas, aunque fuese de una manera subrepticia y secreta? Mañana, cuando el dictador desaparezca, todo el mundo andará desorientado y sin rumbo y mientras se está hablando, sin obrar, un nuevo tirano se erguirá agitando el látigo sobre el rebaño de carneros que somos.” (MS, Diario del Floricultor II, CPT-UCV, 1986, p. 243.)
¿Y cómo negar que hoy estamos en este punto? Todos somos culpables del César. Unos por acción y otros por omisión. Unos manipuladores y otros corderos. Tiranos y cómplices.
Y hoy la cobardía es una credencial que paga los mejores dividendos. En las elecciones presidenciales del 2006 el lema opositor fue “Ganamos y cobramos”. A primera hora de la noche se reconoce el triunfo del César anacrónico y ante los reclamos de quienes se sentían triunfadores, uno de los jefes de campaña hizo una tajante declaración: “Nunca nos montamos pajaritos preñados con el triunfo”.
Sólo engañaron para crear un buen “escenario democrático de negociación”. Hoy la misma cobardía que impide enfrentar la realidad, plantea otra vez la compra-venta de espacios para, una vez que se gane la Asamblea, ir por la Presidencia. La misma posición de los mismos comerciantes.
Ahora los pajaritos preñados de la cobardía y la complicidad buscan el imposible de la unidad relacionada con el reparto del manjar electoral. Pero la guerra a cuchillo por el 30-35% que les dará el régimen para ponerlos como contrarios a seguir avalando “la revolución”, sólo permitirá los pactos entre unos “tiburones” que recibirán los mejores beneficios. Los calamares y sardinas quedarán a un lado.

Y todos sabemos que al régimen sólo le interesa que la gente vote. Lo demás lo hace su maquinaria de ablandamiento fraude-trampa.
Y no se venga ahora con que nada proponemos. Reiteramos la necesidad de una política contraria a la negociación, la cobardía, la complicidad y dispuesta a asumir la tarea de la organización para forjar el pensamiento y la acción que abra camino hacia una nueva realidad en la cual impere la fuerza-decisión de la sociedad. No es la violencia lo que tiene que prevalecer sino la decisión de un colectivo dispuesto a detener esta maquinaria de destrucción para avanzar hacia una historia sin cesarismos ni cómplices.

jueves, octubre 22, 2009

Chávez empavando los jacuzzi ("no estamos en tiempo de jacuzzi..." Tiempos de totumas.)


POR:ARCANGEL VULCANO.

Anoche el Señor Hugo Chávez en reunión de gabinete con sus ministros, al intentar explicar a los venezolanos las necesarias medidas que decretara recientemente, buscando el ahorro de energía eléctrica frenando su derroche, confesó publicamente que al tomar "cuando le corresponde" su aseo personal, únicamente emplea tres minutos de su tiempo, sin derrochar energía ni malgastar el preciado líquido. Así exigió a sus ministros y a todos los venezolanos el sacrificio de no usar los jacuzzis, ni tomar espumosos baños en bañeras, empavando sin proponérselo a los inocentes jacuzzis. "No es tiempo de jacuzzis" sentenció el Jefe Supremo. "¿Qué comunismo es ese?" -se preguntó- reconociendo tácitamente, cual es el sistema político que prefiere y pretende imponer en Venezuela, en los países que considera como sus aliados ideológicos y en toda la región."Les juro: Yo me baño en tres minutos y no quedo hediondo" Aseguró públicamente Hugo Chávez.

Parece que el estilo de vida derrochador de sus principales ministros, personeros de gobierno y partidarios "comunistas" ha sido ya del conocimiento del comandante revolucionario, a quienes todos imitan siempre. Así que quedaron entonces empavados los jacuzzis, sus usuarios, los fabricantes y vendedores; pero también los nuevos ricos del régimen, aunque no les prohibió su uso. ¡A bañarse en tres minutos!, es la orden del caudillo que nos da el ejemplo sin quedar "hediondo"; claro, pero hay que aguardar pacientemente el momento preciso para hacerlo con éxito, que es cuando llegue el agua y la luz, para que funcionen las bombas hidraúlicas; mientras tanto, la mayoría de venezolanos que no tienen ni han visto un jacuzzi ni en fotografía, como los que seguramente usan regularmente sus ministros y su Jefe, deben conformarse con esperar cuando por fin pase el camión cisterna, para así poder llenar sus tobos y toneles, e intentar bañarse con la ayuda de una totuma. Por tales motivos proponemos se use preferentemente la siguiente frase : No estamos en tiempos de jacuzzis sino en tiempos de totumas." ¡Que sabroso es bañarse con una totuma!" sugirió el principal responsable de la actual crisis causada por la insuficiencia de energía eléctrica en Venezuela.

"Chávez y el comunismo"



Fuente:http://www.youtube.com/watch?v=erc8Owk-BFs&feature=player_embedded

miércoles, octubre 21, 2009

"Senado español pide que se garanticen los derechos en Venezuela"


POR: JORGE SAINZ

The Associated Press

MADRID -- El senado español instó el miércoles al gobierno a que realice las gestiones necesarias para garantizar los derechos fundamentales de los opositores al gobierno de Hugo Chávez en Venezuela.

La moción aprobada en la cámara alta, que funciona como una recomendación de carácter general al ejecutivo, fue presentada por el grupo del Partido Nacionalista Vasco (PNV) y contó con el apoyo del conservador Partido Popular.

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE), en el gobierno, votó en contra, al considerar que el senado de España no tiene competencia para evaluar el funcionamiento de un estado democrático como Venezuela.

La iniciativa fue defendida en la tribuna por el veterano senador vasco Iñaki Anasagasti, quien nació en Venezuela, y generó un debate en el que las políticas del presidente Hugo Chávez coparon el protagonismo de una sesión parlamentaria celebrada, eso sí, al otro lado del Atlántico.

El texto pide al gobierno español que interceda ante las autoridades venezolanas para que se cumplan los derechos fundamentales y de defensa de los opositores a Chávez en los procesos penales que se lleven a cabo en el país sudamericano.

Anasagasti aseguró que ha emergido en Venezuela una nueva clase de detenidos con carácter político, que ven sus derechos reiteradamente violados e ignorados.

"Jueces y fiscales reciben rutinariamente el encargo de imputar cargos criminales contra objetivos políticos del gobierno", dijo Anasagasti. "Las víctimas son difamadas en los medios de comunicación, detenidas arbitrariamente y sus derechos de defensa son vulnerados".

El senador nacionalista señaló que existe un deterioro del funcionamiento de las instituciones judiciales venezolanas y pidió al presidente español José Luis Rodríguez Zapatero que intervenga en la defensa de los derechos humanos.

Anasagasti citó los nombres de varios presos, quienes, a su juicio, se han convertido en represaliados. En concreto, explicó el caso del banquero Eligio Cedeño, detenido en febrero de 2007 y cuyo periodo de privación preventiva de libertad fue prolongado el pasado junio.

"El desarrollo del proceso (de Cedeño) demuestra que no ha gozado de la imparcialidad, la justicia y la objetividad requeridas", afirmó. "Lo único que reclama este ciudadano es el derecho a un proceso normal, con arreglo a las leyes venezolanas y en el que pueda ejercer sus legítimos derechos a la defensa".

En ese sentido, Anasagasti manifestó que la República Bolivariana de Venezuela es un país democrático y pidió al gobierno de Chávez que no permanezca ajeno a las situaciones que vulneran derechos humanos elementales.

Por su parte, el senador socialista Arcadio Díaz Tejera señaló que la moción del PNV planteaba una distinción maniquea entre "chavistas y antichavistas" y recordó que España no tiene derecho a ejercer una especia de neocolonialismo jurídico sobre otro país democrático.

"No parece adecuado que desde aquí, en una especie de neocolonialismo jurídico, le estemos diciendo a otros pueblos cómo tienen que adecuar su proceso penal", dijo Díaz Tejera.

Además, el representante del socialismo español justificó su voto en contra insistiendo en que el senado no está para juzgar al presidente de una república democrática, tal y como considera a Venezuela toda la comunidad internacional.

Por su parte, Dionisio García Carnero, senador del opositor Partido Popular, muy crítico con las relaciones entre Venezuela y el gobierno español, aplaudió la moción y dijo que Venezuela es una dictadura encubierta en la que el presidente Chávez aglutina todos los poderes.

"En Venezuela, no hay libertad de expresión", aseguró García Carnero. "La única libertad de expresión es ese programa que a veces dura dos horas, a veces cuatro, a veces seis y a veces ocho horas, que se llama 'Aló, presidente'".

"Como hacen las dictaduras: (el programa) dicta los partes de obligado cumplimiento", añadió.

Después del acalorado debate, la moción fue aprobada por una amplia mayoría: 132 votos a favor, 114, en contra y una abstención.

Actualmente, las relaciones bilaterales entre España y Venezuela gozan de buena salud. Hace menos de un mes, el presidente Chávez visitó Madrid y se entrevistó tanto con el rey Juan Carlos como con su homólogo Rodríguez Zapatero.


"Ira subterránea" ("...las víctimas van acumulando las fácturas...la irritación por los racionamientos se desborda por doquier...")


POR:ANTONIO COVA MADURO.

Lo que hay que oír es el sordo tronar de la ira popular que crece con los días.

¿Creerá alguien que cuando las masas parisinas enardecidas liberaron a los escasos presos que había en la Bastilla aquel infausto 14 de julio de 1789, fue porque había un líder que ofrecía una “alternativa” a Luis XVI? ¿O porque la oposición a la monarquía ya tenía un plan absolutamente bien armado, capaz de “enamorar” a las masas con un futuro luminoso? ¿O que lo mismo sucedió entre febrero y octubre de 1917 en las calles de San Petersburgo?

Nadie con un mínimo de conocimiento histórico -y respeto por ese mismo conocimiento- cometería tal desaguisado. ¿Por qué, entonces, sobra la gente que se empeña en ver el desenlace que rápido se acerca en este país como una especie de evento académico? Uno donde una oposición sesuda y firmemente unida elabore un admirable “plan de gobierno”, casi que para lo que resta del recién inaugurado siglo, y con un muy atractivo líder se lance -¿por cuáles medios?, nadie se atreve a sugerirlo- a “enamorar” al pueblo, logrando al fin arrancarlo de las manos del déspota que lo mantiene encandilado.
Me permito disentir radicalmente de esa visión; una que casi siempre corresponde a elucubración tardía -es decir, cuando los acontecimientos ya son historia antigua- de gente que, ni estuvo allí en el momento preciso, ni si hubiera estado habría entendido nada. No, yo creo que la Historia es tan clara que uno no sabe a cuenta de qué nos empeñamos en no ver lo que nos grita desde cada una de sus páginas.
Hasta ahora la mayoría de los grandes cambios políticos han sido paridos con dolor y muchas veces sin que nadie los esperase para cuando llegaron raudos y sonoros. Es más, quienes se enseñoreaban con un poder absoluto y por eso mismo abusivo, jamás imaginaron que en muy po- cos días caerían estrepitosamente. ¿Creen ustedes que los Ceaucescu en Rumania imaginaron nunca que cuando convocaron a aquella gigantesca manifestación de apoyo a su brutal dictadura terminarían fusilados a las pocas horas?
Ni tampoco la gente, agotada y desesperanzada, tenía en mente el voraz y tormentoso desarrollo que en muy poco tiempo iban a protagonizar. ¿Imaginaron las mujeres de París que, asediadas por el hambre, emprenderían el camino a Versalles al grito de “¡Queremos pan, queremos pan!”. De allí lo traerían junto con los reyes, a quienes proclamarían sus “huéspedes” en la notoria mazmorra de las Tullerías?
No, amigos, esas cosas pasan y nadie puede predecir cuándo, ni de qué modo& Y como decía Kapuscinski: son inesperadas acciones de un pueblo que, de súbito, desahoga su hartazón. Después de un largo silencio, ese día, justo ese, estalla en mil pedazos su aguante, y de un manotazo da al traste con el despotismo que impúdicamente hacía de las suyas.
En todos los casos históricos que conocemos hay un patrón: al principio los abusos del poder se ensañan con grupos exiguos, muy minoritarios. Envalentonado por sus logros y el silencio obsecuente de los abusados -y de la población que temerosa observa, conteniendo la respiración para no hacerse notar- el régimen amplía y amplifica sus abusos: ahora más gente, nuevos grupos, se ven arrastrados al calvario. Y eso envalentona más a los secuaces del déspota. Conscientes de la total impunidad de que disfrutan, nada les impide exhibir sus tropelías. El poder se siente blindado y por tanto invencible.

Mientras, la ira sorda va minando el piso que le sostiene y las víctimas van acumulando las facturas. El poder no cae en la cuenta de que lo que ofrecía a cambio: real sin medida, prebendas a granel, son bienes no renovables y, que al verse despilfarrados por los mismos aprovechadores que le acompañan, rápido se agotan. Y lo hace mientras las necesidades de la población sometida aumentan.
Las quejas, al principio apenas musitadas, se van haciendo más estentóreas y, como anotó Tocqueville sobre la monarquía borbón en vísperas del estallido revolucionario, el poder, ya muy debilitado no ve el abismo, sino que cree que aún pisa terreno firme y controlado. Cree, como dicen en Venezuela, que puede “huir hacia adelante”. Pero adelante están los rápidos del río cuya corriente enloquece. A esas alturas, ya no hay vuelta atrás. Sólo el precipicio.
¿No creen que tiene poco sentido ver si el hombre “baja” unos puntos en las encuestas, cuando lo que hay que oír es el sordo tronar de la ira popular que crece con los días? La irritación por los racionamientos se desborda por doquier, ¿es que no la perciben en cada mirada, no sienten su resuello en cada silencio ominoso, en cada huelga?

martes, octubre 20, 2009

"No es contra Chávez" ("Es contra todos los males que sufrimos...el principal responsable...")


POR:ROBERTO GIUSTI.

Es contra todos los males que sufrimos ya como algo natural e inevitable.
Lo increíble en los resultados de las encuestas no es que Chávez pierda popularidad sino que la conserve en márgenes importantes y a veces mayoritarios. Resulta fuera de toda lógica que en un país donde la muerte se ha convertido en lugar común y en azote que afecta no sólo a los ricos, sino, sobre todo, a los humildes, la gente pueda seguir teniendo confianza en el principal responsable de esa situación.De la misma forma ocurre con la salud, el empleo, la educación y la crisis de los servicios públicos. Venezuela es un país postrado en la miseria, en la mugre, en la desesperanza y sin embargo buena parte de la población cree en Chávez, postura que uno podría atribuir a la ignorancia, la inconsciencia o al más abyecto masoquismo porque no se entiende de otra manera el conformismo o, incluso la satisfacción que alguien pueda encontrar si va a un hospital y no lo atienden, la basura se acumula a las puertas de su casa, tiene tres meses sin recibir agua y se le quemó la nevera por culpa de un apagón.
Pues no, ese sería un razonamiento facilón que si bien puede tener buena parte de la razón no termina de ir a la clave del asunto y ésta, ni más ni menos, en algo tan sencillo que si bien Chávez pierde popularidad casi nadie, en la oposición, la gana. La gente que deja de creer en Chávez y la que todavía mantiene la ilusión no encuentran en los partidos, ni en los personajes que los dirigen, una alternativa que la haga creer y sentir que las cosas no sólo pueden ser mejores sino que deben serlo.
Con eso no le resto méritos a los gobernadores y alcaldes de la oposición quienes, con todo el poder del gobierno y del Estado en contra, están realizando gestiones positivas que, la gente, poco a poco, ha venido apreciando. Es más, si de alguna parte debe insurgir un líder nacional será de allí porque no hay mejor argumento que mostrar obra hecha a la hora de salir a pedir votos.
Sólo que esas opciones aún no se consolidan y a pesar de que Capriles, Ledezma, Ocariz, Blyde, Graterón, Pablo Pérez o Pérez Vivas gocen del apoyo mayoritario de sus gobernados, resulta evidente que, hasta ahora, no despuntan como una opción política nacional ante el peor gobierno que haya tenido Venezuela en su historia y en todo caso no es mucho lo que puedan hacer ante las elecciones parlamentarias que se avecinan. Están, por otra parte, los estudiantes, pero hay que darles tiempo y eso, a juzgar por el adelanto de los comicios, es algo que no se tiene.Lo único cierto es que sólo creando una estructura unitaria donde se junten los verdaderos líderes comunitarios y se presente un programa legislativo que se convierta en una verdadera alternativa de cambio, será posible vencer todos los males a los que el acostumbramiento y la pasividad nos han condenado a soportar como algo natural e inevitable. ¿Serán capaces de lograrlo? A veces pienso que no.rgiusti@eluniversal.com

lunes, octubre 19, 2009

"Primarias para todos" ("...Instituirse como camino para escoger los candidatos a cargos públicos...")


POR:KICO BAUTISTA.

El sector democrático está obligado a mirarse en un espejo si quiere ganarle a Chávez. Las encuestas señalan que el presidente baja y la oposición no crece. Las masas esperan una oferta clara de cambio y no aparece nadie que interprete esa necesidad.

Aun cuando la oposición tiene 10 años llamando a Chávez autoritario, es reciente la pegada del calificativo. Tiene que ver con la orden de lanzarles “gas del bueno” a los estudiantes, con el encarcelamiento de un gran número de opositores y el cierre de un motón de radios. Antes de estas medidas duras, sin lugar a dudas represivas, la gente consideraba que la mayor virtud de la revolución era su talante democrático, que aquí para todo se hacían elecciones.

Es terrible reconocerlo. Pero, a quienes las mayorías no percibían claramente como demócratas eran precisamente a quienes decían llamarse así.

Numerosos sectores de la sociedad venezolana consideraban poco o nada democráticos a esos partidos y liderazgos que convocaban permanentemente a los militares a salir de los cuarteles, que organizaban paros y marchas sin ocultar sus intenciones de salir a como diera lugar del gobierno.

Esa visión ha ido cambiando. Pero, no termina de generarse una nueva que simbolice esperanza. Para poder llenar el vació del que hablan las encuestas la oposición tiene que abrirse, superar el discurso del reencuentro hasta llegar a significar inclusión, respeto e igualdad de oportunidades para todos.

Una buena oportunidad para avanzar es la elección de los candidatos a la AN.

Mientras el chavismo anunció que escogerá a los suyos por vía de primarias, la oposición pareciera estar dejando que pase el tiempo a propósito y dejando escapar esta enorme oportunidad de perfilar una oferta de victoria.

Hay quienes manejan que para la elección de la AN debe valer todo. Los candidatos deben ser electos por consenso, por primarias y por encuestas si es preciso. Es la misma tesis que origino gran cantidad de problemas en las elecciones para gobernadores y alcaldes.

La propuesta más terrible es el consenso. Aparentemente no tiene nada de malo y es de la más racional. Sin embargo, es la más letal de todas. Basta con recordar el discurso de Aristóbulo en el congreso después del golpe del 4 de febrero para reconocer su peligrosidad.

El consenso refuerza la idea del cogollo, de un grupo de iluminados, grande o pequeño que decide por la mayoría y por esa vía, una y otra vez, evita el ejercicio de la democracia. Esta propuesta no tendría ningún problema si la practica fuera la consulta abierta. A pesar del caudillismo que representa Chávez, las masas ubican a los cogollos en la oposición y como no va a ser así cuando los mensajes que mandan algunos partidos de la oposición son una declaración confesa de autoritarismo.

AD aprobó que para que algún sector pueda aspirar a la secretaria general o presidencia del partido tiene que tener planchas en un 70, 80% de las seccionales. Por esta vía se eterniza el liderazgo. Lo de Copei es para coger palco. En la disputa por el control de la organización un sector llevó a más de 100 dirigentes al tribunal disciplinario e intervino la comisión electoral y demás organismos internos para modificarlos a su conveniencia.

La mejor señal para el país es abrir nuestros procesos de elección para que participe todo aquel que quiera. Aquellos liderazgos sólidos, obvios, se impondrán sin problemas. Es más, las primarias le servirán de soporte.

Podrán llegar a todos los acuerdos y reconocimientos que necesiten y aceitar sus equipos de trabajo para la campaña. Deben servir igual para ir descartando esos personajes que lanzan sus candidaturas a cuanto cargo existe.

Los partidos tienen que entender que pedir primarias no es ubicarse en el antipartidismo. Al contrario, es buscar actualizar nuestras estructuras organizativas, modernizarlas para ofrecer al país en el 2012 una oferta de una mejor y más avanzada democracia. Las primarias deben decidirse y rápido. Instituirse como camino para escoger los candidatos a cargos públicos, llámense estos concejales, gobernadores o presidente.

Fuente:http://www.noticierodigital.com/?p=56501

domingo, octubre 18, 2009

"Perfección y unidad.Una idea.Métodos. Dudas electorales.El dilema a resolver" (...el desafío electoral dentro de una estrategia integral...")


POR:CARLOS BLANCO/ TIEMPO DE PALABRA.

“El proceso unitario no debe ser aplazado para dar cabida a la dictadura de los hechos cumplidos”.

"Perfección y unidad"

No hay certeza sobre las elecciones parlamentarias. Ni si las habrá. Las únicas certezas son las que provienen de la manipulación, el ventajismo y el fraude oficialistas. Sin embargo, las fuerzas democráticas están obligadas a estar preparadas para afrontar el desafío electoral dentro de una estrategia integral.

Se ha voceado la necesidad de la unidad; pero sin representatividad es un esfuerzo insuficiente y, posiblemente, no alcance los resultados deseables. El acertijo que tiene que resolver la oposición es cómo lograr la unidad y, al mismo tiempo, la representatividad; es decir, cómo tener candidatos apoyados por todos que, a la vez, sean también representativos de la sociedad civil. Si los partidos se pusieran de acuerdo para repartirse las candidaturas con sus dirigentes sin atender a lo que puedan representar, entonces la unidad tendría patas muy cortas. Pareciera evidente que hay que unir cuatro elementos: unidad, representatividad, partidos y sociedad civil.

Una Idea. Quien esto escribe ha hecho la siguiente propuesta a algunas figuras y dirigentes de la disidencia democrática. No había juzgado conveniente hacerla pública, pero dadas las demoras, tal vez ayude. Se trataría de escoger a un grupo de personalidades que funcionaría como un Consejo de Ciudadanos aceptado por partidos y grupos de electores. Estos factores presentarían su lista de candidatos deseables a ese Consejo, el cual haría una selección para cada estado y circunscripción electoral que tomase en cuenta los pesos políticos relativos, la representatividad y los equilibrios necesarios. Ese Consejo de Ciudadanos aprobaría las propuestas de candidaturas para cada estado. Si no surgiesen discrepancias, ésas serían las candidaturas unitarias; si emergiesen diferencias, entonces, según la gravedad de las discrepancias, se podría apelar a uno de dos métodos: un referéndum para la lista completa o elecciones primarias.

El Consejo podría estar integrado por figuras como las siguientes: Ramón J. Velásquez, Simón Alberto Consalvi, Luis Miquilena, Pompeyo Márquez, Eduardo Fernández, Luis Ugalde, Ramón Guillermo Aveledo, Ángel Lombardi, Cecilia García Arocha, Oscar Lucien, Carlos Vecchio, Leonardo Pizani, Cecilia Sosa, entre otros destacados venezolanos.

Métodos. La idea de ampliar el espectro de escogencia obedece a razones que guardan relación con los conflictos inter e intrapartidistas. Es muy difícil el proceso unitario entre los partidos, entre otras cosas porque algunos reclaman el poder relativo que reflejan anteriores procesos electorales para imponerse y otros reclaman el posible poder que pueden haber acumulado desde la última consulta. Sin dejar de contar que todos están atravesados por problemas más o menos graves. Esta circunstancia hace que los dirigentes nacionales tiendan a manejar el tema de las postulaciones como instrumento para resolver dilemas domésticos antes que como arma en la batalla contra el autoritarismo.

Para resolver de modo adecuado el conflicto se hace necesaria la intervención de factores externos al mundo partidista que pueden permitir cambiar la ecuación electoral, no en contra de los partidos pero sin dejársela sólo a ellos.

Es posible que el dirigente de un partido sea, al mismo tiempo, una figura representativa, pero si los partidos pretenden llenar las candidaturas con dirigentes de aparato, la propuesta electoral -en lo que ella signifique- puede fracasar estrepitosamente. De allí la conveniencia de esta propuesta u otra similar, que atienda a resolver los problemas apuntados.

Dudas Electorales. No se proclama en estas líneas que la unidad aquí propuesta va a permitir que la oposición se convierta en mayoría parlamentaria y, como consecuencia, Chávez tenga que atenerse a las reglas de la democracia que viola sistemáticamente. Es muy posible que la unidad representativa de un amplio bloque político y social más bien dispare un nuevo e ilegal aplazamiento de las elecciones o que el fraude en marcha se haga más descarado; pero lo importante es que puede permitir que el frente democrático tome la ofensiva política en la calle, con las masas, y de cara al proceso electoral, de tal modo que el Gobierno pueda experimentar una derrota política antes -léase bien, antes- de las probables elecciones y, como resultado, no le quede más alternativa que encajar una situación crítica en la cual su capacidad de fraude se vea minimizada.

Unidad con representación es el instrumento para presentarse a las elecciones, si las hay; para enfrentar el fraude que ya hay; y para hacer frente a un escenario en el cual no haya elecciones. Como es un arma multipropósito, este entendimiento es urgente.

Con otros dirigentes políticos y en otro momento histórico, los partidos que entonces tenían la sartén por el mango entendieron estas necesidades cuando la elección de la Asamblea Constituyente de 1999. Allí el fraude se perpetró igual con el “kino”, lo que hizo irrisoria la representación opositora; a pesar de tal condición, se logró la presencia de figuras que fueron más allá de las fronteras partidistas.

EL DILEMA A RESOLVER. Los partidos son vehículos para participar en las elecciones, pero los de hoy, los de Venezuela, están mal. La única forma de resolver el dilema entre su necesidad y su escasa representatividad es establecer un entendimiento con las fuerzas más dinámicas de la sociedad civil. No hay otra manera. Y la sociedad civil se expresa en grupos que no tienen la estructura ni la territorialidad de los partidos, pero ostentan la representatividad sectorial de la cual aquéllos carecen. El arte para desovillar este galimatías es crear los mecanismos de convergencia entre ambos.

El proceso unitario no debe ser aplazado para dar cabida a la dictadura de los hechos cumplidos, como ocurrió en las elecciones de noviembre de 2008. Cabe imaginarse lo que sería una propuesta unitaria lograda para diciembre de 2009 y que se presentaran al país decenas de postulados, capaces de personificar un espíritu de entendimiento aunque sólo fuese circunstancial; en estas condiciones los problemas gástricos e intestinales del régimen se acentuarían, las piscinas de litio se harían insuficientes y las fuerzas democráticas comenzarían a constituirse en centro de gravitación para entendimientos futuros con los sectores chavistas que quieren, pero no saben cómo hacer lo que todo el mundo sabe que, al final, tendrán que hacer. Sin dejar de lado que habría el tiempo para hacer una campaña financiera sin la cual lo demás son suspiros a la luna.

Los partidos están enredados no porque no sepan lo que aquí se ha dicho sino porque no tienen estímulos externos que les hagan más atractivo el entendimiento y más costoso el ignorarlo. La única forma de ayudar a los partidos es contribuir a crearles una situación -de la cual varios de sus dirigentes están conscientes- que equivalga al suicidio si no se unen entre sí y con la sociedad civil.



sábado, octubre 17, 2009

"61% considera que el presidente Chávez debe entregar el poder en 2012" según encuestadora Hinterlaces.





Oscar Schemel, presidente de la empresa encuestadora Hinterlaces.


"Sólo 35% votaría por Chávez. En esta encuesta, concluida a principios de octubre, se mantiene la caída en la popularidad del presidente Hugo Chávez ".

"Chavismo perdería control de Asamblea Nacional si las elecciones parlamentarias se realizaran hoy".

"El modelo cubano tiene un rechazo del 85%"

El director de la encuestadora Hinterlaces, Oscar Schemel, indicó este viernes que en la última medición se refleja que casi la mitad de los venezolanos votaría en las elecciones parlamentarias por candidatos distintos al oficialismo.

"Si las elecciones legislativas fueran el próximo domingo, el 48% de los venezolanos votaría por otros candidatos distintos a los chavistas, 31% votaría por los candidatos del presidente Chávez y un 18% no está motivado para ir a votar", reveló en entrevista con Marta Colomina en Unión Radio.

A su juicio, estos indicadores demostrarían que la mitad de la población es permeable a otra alternativa al proceso revolucionario; de allí que en los últimos días se note un esfuerzo desde el aparato propagandístico del Gobierno por acentuar los logros simbólicos obtenidos en esta década.

"La gente está entendiendo que con inseguridad no hay inclusión, que con pobreza no hay reconocimiento, que con desempleo no hay oportunidades", reflexionó Schemel, quien colocó en este panorama el rol que debe jugar la oposición.

"El reto de la oposición es proponer un modelo de inclusión superior basado en el empleo, las oportunidades, las inversiones y con acento en el reconocimiento de la condición popular".

La demanda de la población es la unidad. "Hay fatiga por la confrontación, la etapa de la revancha social ya está pasando; lo que exigen son oportunidades".

Sólo 35% votaría por Chávez

En esta encuesta, concluida a principios de octubre, se mantiene la caída en la popularidad del presidente Hugo Chávez y el apoyo a la gestión del gobierno, aunque todavía no surge una alternativa del lado opositor. Sólo un 35% votaría en unas elecciones presidenciales por el primer mandatario nacional.

"Hay descontento, eso es innegable, y eso amenaza el liderazgo del presidente Chávez. Hoy sólo 1 de 4 venezolanos, el 25% de los entrevistados, tiene una opinión muy positiva del Presidente; hay un 19% adicional que la califica de regular a buena, pero más del 50% tiene una opinión negativa de la gestión del Presidente".

En cuanto a la intención de voto, señaló que sólo el 37% de los venezolanos tiene mucha confianza en el presidente Chávez, y el 55% ninguna o poca confianza, "y esto es importante cuando medimos la intención de voto".

"61% considera que el presidente Chávez debe entregar el poder en 2012 a otro liderazgo. Este es un país acostumbrado a la alternancia que valora la renovación del liderazgo en el poder; éste es un país plural que apuesta por los valores democráticos".

Schemel atribuye la caída del Presidente más a sus propios errores e ineficiencia que al surgimiento de una alternativa opositora, "y allí está la gran oportunidad del presidente Chávez que pudiera recuperar algo de la popularidad perdida, pero lo que sucede ahora es que el discurso presidencial adolece de fatiga y ya no tiene la misma influencia ni una oferta atractiva".

Citó el caso de las misiones sociales, que, a su juicio, ya han perdido impacto simbólico y material. "El discurso presidencial comienza a presentar señales de fatiga".

Ante estos escenarios estadísticos, Schemel insiste en que "hay una oportunidad para la oposición".

Insatisfacción

"Se mantiene el clima de pesimismo, de insatisfacción con relación a lo que está ocurriendo en el país. El 54% de los venezolanos piensa que el país va por mal camino; es una tendencia importante, porque nos habla de insatisfacción y desesperanza, de frustración".

"La gente está buscando una mezcla de justicia con desarrollo, de programas sociales con empleo e inversión; a esa mezcla la gente la llama democracia, donde todos tenemos oportunidades".

En otras cifras, reveló que el modelo cubano tiene un rechazo del 85%, las expresiones de "ser rico es malo" superan el rechazo de 80%, un poco más del 60% de los venezolanos piensa que la propiedad privada está amenazada y está en desacuerdo con las nacionalizaciones y expropiaciones.

País ni-ni

"Nuevamente el grueso de la población no se declara chavista u opositor. El 29% se autodefine como chavista, un 17% se autodefine como opositor y un 52% como ni-ni".

Considera que una estrategia electoral se debe concentrar en este sector de los venezolanos, que es la mitad del país, "y el país está atrapado entre dos minorías y hay que darle una salida".

-Resaltó que los problemas agobian a la población, como la inseguridad, el alto costo de la vida, el desabastecimiento, mientras que el descontento es mayor en los grandes centros urbanos, donde hay menos dependencia de las instituciones gubernamentales-, agregó.



Hizo la salvedad en que aun cuando el presidente Chávez cae en su popularidad, "levemente ha caído también la oposición. Todavía no hay una alternativa que canalice el descontento".

"Todavía no hay ruptura en los sectores populares con el chavismo, y esto obedece a que los más desposeídos siguen observando 'la mirada de desprecio' por parte de la oposición".

Ficha técnica: Una encuesta en hogares, 1.483 entrevistas en 21 estados del país, muestreo estratificado, semiprobabilístico, aleatorio, el error muestral de 2,8%, nivel de confianza 96% y el levantamiento de la información se hizo entre el 25 de septiembre y el 4 de octubre.

Fuente:http://www.notitarde.com/valencia/valencia11.html