domingo, diciembre 29, 2013

"Perspectivas para el 2014"("...reporte anual, Situación y Perspectivas de la Economía Mundial 2014, de la ONU ...)



POR:ALEJANDRO A. TAGLIAVINI                          

 Siempre me llamaron la atención los pronósticos y toda la econometría, porque jamás aciertan -compare lo que predecían con lo que dicen ahora- se diría que los seres humanos, que todos juntos hacen al mercado, no son "matematisables". Pero el reporte anual, Situación y Perspectivas de la Economía Mundial 2014, de la ONU resulta sugestivo porque prevé mejor performance en aquellos países que, con más decisión, se dirigen en el sentido del respeto al mercado -como China- de no interferencia coactiva vía monopolio estatal de la violencia.

                           Para la ONU, la prolongada recesión en la zona euro terminó, el crecimiento económico de EEUU se fortaleció algo, y China e India destacaron en el crecimiento a pesar de todo. El mundo se habría desacelerado por segundo año y el crecimiento en 2013 habría sido de 2,1%, y crecería 3% en 2014 y 3,3% en 2015. La inflación global se mantendría bajo control, el desempleo seguiría estando entre los principales desafíos y los precios de muchas mercancías se mantendrían estáticos a pesar del crecimiento moderado de 4,7% en el comercio internacional para 2014. En cuanto a los países desarrollados, en 2014 el PIB aumentaría 2,5% en EEUU y 1,5% en Europa occidental y Japón. Entre los países en desarrollo, el crecimiento de Brasil sería de 3% en 2014, China mantendría una tasa de crecimiento de 7,5% en los próximos años y Rusia se recuperaría modestamente 2,9% en 2014.

                           Ahora, en una estrategia que supone el principio del fin del programa de "estímulo" estatal en EEUU, la Reserva Federal (Fed) anunció una reducción del programa de compra de deuda pública, de US$ 85.000 millones mensuales a 75.000, con el que lleva casi año y medio intentando apuntalar la economía sin éxito real y comprometiendo un gasto astronómico, pero mantendría el costo del dinero en mínimos históricos así, por ahora, la tasa de interés de referencia fluctuará entre 0% y 0,25%. Pero la ONU –organismo estatal como es y, por tanto, defensor del estatismo-  advirtió que un final "abrupto" de la política de estímulos de la Fed puede ser una "amenaza" para la economía global.


                           Uno de los casos más tragicómicos es el del (des) gobierno -como que siempre la violencia desordena- de Nicolás Maduro que alista una serie de medidas que se caracterizan por imprimir cada vez más coacción, como un nuevo sistema cambiario que incluye la devaluación de la moneda, subir arbitrariamente -en lugar de liberar el mercado y bajar impuestos- el precio de la nafta, y súper rebajas a la fuerza en comercios de electrodomésticos y otros rubros que debían provocar  "-5% de inflación en noviembre". Venezuela está a la cabeza del ranking mundial de la inflación, en dura lucha con Siria e Irán.

                           En sentido opuesto, para The Economist, Uruguay es el "país del año" por el "matrimonio" gay, la ley que libera parcialmente a la marihuana, y la sencillez de su presidente "Pepe" Mujica. La sencillez de Pepe me da igual porque solo importa, en cualquier persona, que su trabajo sea en beneficio real de la sociedad. La marihuana definitivamente es dañina y el "matrimonio gay" no es tal  -como no lo es la iglesia de san "registro civil"- porque de él no resulta naturalmente una familia. Pero estas tres "políticas" del gobierno uruguayo suponen menos coacción sobre la sociedad y eso sí es positivo ya que toda violencia (coacción, coerción), siempre destruye. 

              Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

https://twitter.com/alextagliavini  (@alextagliavini)

alextagliavini@gmail.com

viernes, diciembre 27, 2013

"Combustibles: ¿Aumentar los precios o cambiar de manera radical la conducción del país?"("...es necesario producir un cambio radical en la conducción política del país...")



POR: HORACIO MEDINA.

Mientras el régimen continua alimentando el tema del aumento de la gasolina, dando toda clase de argumentos para dar sustento a la necesidad de tomar la medida, el país continua su franco camino hacia el colapso, al menos en el concepto racional de lo que debe ser un país que un importante número de ciudadanos venezolanos tenemos y que por cientos de millones comparten ciudadanos del mundo.

Los personeros del régimen, de manera continua e incesante, encabezados por esta suerte de albacea de las divisas y de su convertibilidad, llamado Rafael Ramírez, esgrimen razones y hacen comparaciones para justificar el aumento. En especial este señor Ramírez que nunca deja de sorprendernos por su cinismo, no dice que acaba de descubrir que la gasolina y el diésel se regalan en Venezuela. Lanza cifras y hace conjeturas sobre la magnitud del aumento, tal cual como si fuese un Ministro recién nombrado en el cargo, nos quiere hacer olvidar que tiene once años en el ejercicio. Razón tenía Voltaire cuando decía que la idiotez es una enfermedad muy particular, ya que no afecta a quien la padece sino a los demás.

Por otro lado, mientras insisten en la necesidad inaplazable de aumentar el precio de gasolina y el diésel en el mercado interno para generar muchos más bolívares, este mismo personaje, pero acompañado por otro miembro del triunvirato, se reúnen en nuestro país, en Caracas con el club de gobiernos adulantes, pedigüeños y vividores en que se ha convertido Petrocaribe para anunciar la intención de crear un mercado común que se conectara con Alba, Caricom, Mercosur y cuanto programa, iniciativa o bodrio exista, para enviar una parte de nuestros recursos. Este edulcorado personaje apellidado Ramírez, envía más de 180 mil barriles diarios de nuestros crudos y productos, incluyendo gasolina y diésel a Petrocaribe. En el papel, lo factura en dólares, done el 75% deber ser pagado al contado, es decir contra entrega, el otro 25% nos los pagaran en cómodas y olvidadizas cuotas en 20 años, con tres de gracia a un interés que no supera el 2%.

No dicen ni Ramírez, ni Maduro que estos países no pagan su alícuota en dólares, tal como está establecido, pues pagan en porciones importantes, cuando pagan, en especies, frijoles, azúcar, habitaciones de hotel y hasta pantalones. No nos dicen de manera clara cuantos nos deben los miembros del club en dólares, ni cómo vamos a cobrar. Por supuesto, estos personajes que hacen grandes esfuerzos por parecer serios, tampoco mencionan los 105 mil barriles diarios de crudos y productos que enviamos Cuba (+ 38 millones barriles anuales) y que, en consecuencia se ha convertido en un país exportador de crudo y productos. Obvio Cuba exporta y cobra, en el mercado internacional nuestro crudo y nuestros productos que aparecen en la memoria y cuenta de los ministros cubanos, como un importante rubro de divisas, es decir dólares.

La desvergüenza de estos personajes es tal que pretenden justificar un aumento de la gasolina y el diésel, por el cual desde hace más de una década se ha venido clamando, mientras continúan regalando nuestro crudo, gasolina y diésel. Algo sencillamente inaudito. Es por eso que, quien suscribe considera que antes de aumentar los precios de los combustibles, es necesario producir un cambio radical en la conducción política del país.

Lo peor del asunto, es que este tema, sirve como telón de fondo a una suerte de paquetazo económico que esta por anunciarse, una vez sensibilizada la opinión pública sobre la imperiosa necesidad de aumentar el precio de la gasolina y el diésel, vendrá el anuncio de la devaluación, el control de precios, la importación selectiva y otros tantos anuncios que preceden a la quiebra de la economía privada y pública, elemento primordial para instaurar un Estado Comunal.

Mientras esto ocurre, algunos liderazgos de la alternativa democrática claman por el dialogo sincero, serio, respetuoso. Piden recursos para la gestión de sus cargos públicos. Pero no rechazan el aumento de la gasolina y el diésel, sin que lo acompañen de otras medidas requeridas, como el análisis detallado de la matriz energética nacional, sin revisar los convenios con Cuba, Petrocaribe, China, Rusia, Bielorrusia, ni las dádivas para Argentina, Uruguay, Bolivia.

¿De verdad creen que con estos personajes se puede dialogar de manera clara, sincera, seria y respetuosa?

2014 un año que nace viejo.

Cuando esta nota se publique, la llegada del 2014 estará muy cerca, tal vez ya las medidas económicas habrán sido anunciadas y algunas incógnitas estarán despejadas, pero muchas otras aparecerán, será sin duda un ano de incertidumbres, de situaciones complejas en todos los ámbitos del quehacer nacional.
También me gustaría saber que Iván Simonovis, en primer término, ha recibido la medida humanitaria solicitada y que los otros presos políticos han sido liberados, ruego a Dios porque así sea. Un gran motivo para el fin del 2013.

Muchos tal vez, no notaremos el cambio de 2013 al 2014, terminamos en crisis e iniciaremos en crisis. Pero será necesario perseverar y mantenernos activos, no estaremos derrotados mientras no presentemos nuestra rendición. Quizás algunos sientan que los líderes de la oposición se rindieron y tienen sobradas razones para sentirlo así, sin embargo, no todos se han rendido, todavía muchos continuamos luchando desde y como nos es posible hacerlo, porque apostamos a otra realidad, a otro futuro, por eso no abdicamos y los invitamos a que no lo hagan, por más que las circunstancias se lo quieran imponer.

Pero preparemos un alto por estos días y todos aquellos que tienen a su familia a su lado, siéntanse felices, vivos y activos, reciban este año 2014, a pesar de los pesares, con optimismo, pidiendo salud y fuerzas para continuar.

Nos reencontramos pronto.

 Fuente:http://www.noticierodigital.com/2013/12/combustibles-aumentar-los-precios-o-cambiar-de-manera-radical-la-conduccion-del-pais/

lunes, diciembre 23, 2013

"El diálogo"



POR ANTONIO SÁNCHEZ GARCÍA.
Aparece el “diálogo” como un intento por desarmar una bomba de tiempo del que sólo el delirio puede esperar algún fruto. Un atajo que la racionalidad pareciera estar dispuesta a conjurar. Si a ese fin coadyuva el diálogo que apenas se asoma, bienvenido sea. El tiempo, el implacable, terminará por ser juez y parte de un conflicto que sigue arrastrándonos por la calle de la amargura. Y al que hay que ponerle fin cuanto antes.
“Honi soit qui mal y pense”
1
Hace ocho meses, cuando poco después de las elecciones del 14 de abril desde las filas de AD y de COPEI se adelantaran las propuestas de avanzar hacia un diálogo con el oficialismo, incluso del reconocimiento a la legitimidad de Nicolás Maduro al frente del gobierno, escribí un artículo – El Diálogo – y junto a algunos colaboradores del suplemento DEBATE FINAL, que entonces dirigía para ser encartado en Sexto Poder, editamos un número dedicado in extenso al tema. Fue el número 2, editado en mayo de 2013, en el que presentaran sus opiniones al respecto José Vicente Carrasquero, Alexis Alzuru, Trino Márquez y Asdrúbal Aguiar. Anticipándonos al período de turbulencias que se abría tras las cuestionadas elecciones presidenciales, escribí entonces: “Se cierra así todo un ciclo de nuestra historia – la llamada VRepública -, entramos a una suerte de interregno en que la Patria navega, acéfala, a la deriva. Y se abre el escenario a un desenlace por ahora oscuro y brumoso. De la sabiduría de la oposición depende que el país no se despeñe a los abismos. Y se abra a los luminosos senderos de un futuro que hoy, por primera vez en 14 años, se avizora. Dios nos asista.”

En cuanto al diálogo mismo, de cuyos presupuestos y buenas intenciones de una de las partes dudaba entonces y continúo dudando hoy, de no mediar una auténtica disposición al entendimiento por imperativo de las circunstancias, escribí:” Acorralados en un mismo espacio, saben ambas partes de esta crisis de excepción que el diálogo sólo es posible – pero entonces deja de serlo – luego de la rendición y el sometimiento de uno de ellos. O cuando menos, cuando medie el reconocimiento a la impotencia de la pretendida imposición totalitaria. Y ni siquiera entonces. Cuenta Norberto Fuentes en su Autobiografía de Fidel Castro que en sus riñas adolescentes libradas en el Colegio Jesuita de La Habana, desoyendo los gritos de rendición de su vencido adversario, seguía golpeándolo con mayor ferocidad. Ante el reclamo de un testigo, que le preguntó por qué seguía golpeándolo con saña si el vencido se había rendido, le habría replicado: “Por eso. Porque ahí es que hay que darles con todo. Cuando se han rendido”. Luego de lo cual me preguntaba: “¿Será posible el diálogo con sus aventajados aunque nada talentosos discípulos venezolanos? La pregunta es pertinente. El diálogo, si no es tramposo y fraudulento como las elecciones, no le hace mal a nadie. Se hará inevitable si queremos evitar una tragedia”. Particularmente si no hay un solo indicio de capitulación. Y no lo hay.


2
En cualquier caso: un diálogo empeñado en pleno desarrollo del conflicto, como es del caso, ni supone ni requiere de una tregua o de la suspensión de las hostilidades. Se dialoga, como lo demostrara el diálogo entre norteamericanos y vietnamitas en las postrimerías de la guerra de Vietnam, mientras las partes aceleran y profundizan su intervención para mejorar su punto de arranque en una eventual y posiblemente inevitable negociación. Como se observa en el diálogo entre el gobierno colombiano y la FARC, que tiene lugar en La Habana. Se puede – y se debe – dialogar sin renunciar a ningún esfuerzo por desalojar al contrario. En nuestro caso: reafirmarnos en nuestras convicciones democráticas y exigir el cumplimiento irrestricto de la Constitución. He considerado, pues, que entre los posibles escenarios del desenlace de esta tragedia que hoy sufrimos los venezolanos uno de ellos e incluso el más probable de entre los que rondan los espíritus – una derrota electoral fulminante de uno de los adversarios, una rebelión popular que ponga en jaque al ejecutivo y/o la resolución del empate de fuerzas mediante la intervención de las fuerzas armadas y un golpe militar o cívico militar, incluso la combinatoria de cualesquiera de ellos – sería un desgaste de los contendores que lleve a la mesa de negociaciones y al diálogo para ponerle freno a una sangría que carcome por igual a los dos bandos en conflicto. Y del que nuestras futuras generaciones terminarán pagando los platos rotos.

En condiciones de crisis de excepción y abrumados por la naturaleza cuasi bélica del conflicto extremo que vivimos, dicho diálogo se hace extremadamente complejo y difícil de llevar a cabo. Pero ello no obsta para que se le pueda considerar más necesario que nunca. Y se le impulse. La primera gran dificultad radica en que los protagonistas sustenta sus exigencias en un perverso escenario del todo o nada, con argumentos y principios meta históricos, por no decir irracionales: unos, porque se creen con derecho a hacer tabula rasa de la realidad – nada más y nada menos que una forma de existencia, la república liberal, que ya tiene mal que bien doscientos años de historia asentados en los usos, hábitos y costumbres de millones y millones de ciudadanos, seres de carne y hueso de toda edad, sexo, edad, clase y condición – para construir en cambio su forma antagónica, una dictadura totalitaria de signo castrista. Aunque poco importa su adjetivación. En los hechos, la imposición totalitaria y violenta de una parte de la sociedad sobre la otra. Aquella que resiste el embate porque en la pérdida de la institucionalidad democrática y todos los deberes y derechos concomitantes, de entre los cuales la propiedad privada y la libertad individual, son perfectamente capaces de promover su defensa a sangre y fuego.

Una segunda razón que hace extremadamente difícil arribar a una concertación de voluntades luego de un diálogo honesto, sin trampas ni celadas tiene que ver con los reconocimientos de las reales fuerzas que sustentan las pretensiones de las partes. Mientras la oposición no acepte los métodos y medios empleados por el oficialismo para aparecer como un adversario en igualdad de condiciones, valga decir: un adversario que no es mayoritario a pesar de haber secuestrado todos los poderes y detentar el control absoluto de las mediciones de fuerza – por ahora electorales, gracias a la prudencia de las partes – de una parte; y el gobierno no reconozca la hasta ahora invencible fuerza democrática que exhibe la oposición, a la que no ha logrado vencer a pesar de los severos obstáculos que le ha puestos en su camino, oposición y gobierno estarán acorralados en un callejón sin salida. Tú no me reconoces, yo no te reconozco. Yo dispongo de todos los derechos. Tú no dispones de ninguno. Primera víctima: la sensatez.


3
¿Es imaginable un desbloqueo de ese callejón aparentemente sin salida y el encuentro de una suerte de tercera vía, favorecido por el diálogo de las partes? Dicho sin melindres: ¿tiene sentido dialogar cuando sus frutos se ven tan lejanos e inalcanzables? Lo que puede ser expresado en términos propiamente ideológicos: ¿es posible insuflar racionalidad en el discurso del poder en la Venezuela sumida en esta auténtica crisis de excepción?

La muerte de Hugo Chávez y la grave crisis socioeconómica que deja en herencia y cuyos efectos eventualmente devastadores todos prevén para el año entrante, permiten establecer como meridiana una verdad ineludible, que ni la sordera ni la ceguera de las partes pueden ni deben escamotear: el régimen socialista, bolivariano, chavista o como quiera llamárselo es completa y absolutamente inviable en esta Venezuela y en este mundo de hoy. Las elecciones han venido a demostrar de una vez por todas que sin artilugios de eficacia en el corto plazo – como la promoción del saqueo – pero desastrosos luego de los resultados inmediatos, el gobierno está condenado a ir perdiendo sistemáticamente su base social de apoyo. Ha llegado a un punto en que su única puerta de escape es la violencia desatada, la represión totalitaria y el intento por imponerse a través de una dictadura militar de sesgo castrocomunista abierta y sin enmascaramientos. O ceder al imperativo de la realidad. Ayer el truco para aparentar poder fue legitimar el recurso gansteril al saqueo. Mañana, ¿lo será liquidar la propiedad privada no sólo de los medios de producción, sino de las viviendas, los pequeños comercios, los automóviles, los ahorros y cuentas bancarias?

En otras palabras: el gobierno y su régimen han llegado a un punto en el que sus opciones existenciales se estrechan hasta un grado de suicidio. Dado el tamaño de la crisis, la sistemática pérdida de ingresos y el aumento exponencial de los requerimientos y deseos de su masa social de apoyo, el desvanecimiento del llamado socialismo del siglo XXI es un hecho, como lo han puesto de manifiestos sus intelectuales orgánicos más consecuentes. De entre los cuales el más lúcido y valiente, Heinz Dieterich. La única opción real del Poder es negociar para preservar las conquistas de toda índole que lo sustentan. Y poner sobre la mesa de discusiones una arquitectura de poder alternativo. De allí la necesidad del diálogo.

Por parte de la oposición, la misma radicalidad suicida que exhiben quienes promueven el enfrentamiento desde los cafetines del delirio, o el entendimiento, para conjurar salidas de fuerza que por ahora lucen distantes, brumosas y carentes de garantías de futuro. Su opción al diálogo surge del convencimiento de que apostar al desgaste del gobierno, a la profundización de la crisis y a una salida violenta puede ser mucho más gravosa e impracticable de lo que creen sus impulsores.

Aparece el “diálogo” como un intento por desarmar una bomba de tiempo del que sólo el delirio puede esperar algún fruto. Un atajo que la racionalidad pareciera estar dispuesta a conjurar. Si a ese fin coadyuva el diálogo que apenas se asoma, bienvenido sea. El tiempo, el implacable, terminará por ser juez y parte de un conflicto que sigue arrastrándonos por la calle de la amargura. Y al que hay que ponerle fin cuanto antes.

@sangarccs

Fuente: http://www.noticierodigital.com/2013/12/el-dialogo-2/

sábado, diciembre 21, 2013

"Bravo, Ledezma"("...No hubo diálogo...sino un teatro bien montado...Habrá un verdadero diálogo al final de esta tragedia, cuando haya que facilitarles un puente de plata a capitostes chavistas...")



POR:FAUSTO MASÓ.

No hubo diálogo en Miraflores sino un teatro bien montado, pero la oposición acertó al prestarse a la farsa en la que cada cual buscaba aprovechar el escenario. Por unas horas Nicolás Maduro habló educadamente con las ratas peludas, los fascistas; Antonio Ledezma, y también Blyde, Ocariz, Falcón, Smolansky, le respondieron sin ceder un centímetro. A la distancia, desde Miami, se condena la presencia en Miraflores de la oposición, sin comprender que hubiera sido un error desaprovechar la ocasión para hablarles a los millones de chavistas, a Catia. Habrá un verdadero diálogo al final de esta tragedia, cuando haya que facilitarles un puente de plata a capitostes chavistas.

Los radicales querían que la oposición hubiera copiado en Miraflores el tono del mensaje de Fidel en el Moncada. Nuestros radicales, de lado y lado, se limitan a los discursos. No matan, no disparan, no se juegan el pellejo. Hablan mucho de calle y no lanzan piedras o le disparan a los motorizados, no se comportan como en Argentina o Perú. Dicho esto hay que agregar lo que parecerá para algunos una contradicción: a partir de ahora, desde ya, a la oposición le toca no dar la otra mejilla, expresarse golpeadito en los hechos y en las palabras, demostrar que no acepta un proyecto autoritario y que cuenta con una salida a este berenjenal, una estrategia, una respuesta. 

El socialismo del siglo XXI destruye el país y obliga a la resistencia. Los que han perdido sus tierras, sus propiedades, sus fábricas, su trabajo, exigen posiciones enérgicas. El chavismo con una habilidad diabólica quiere que la oposición se coloque al lado de los ricos contra los pobres. Craso error: recientemente no había que defender a los especuladores sino insistir en que los precios los baja la competencia, no los militares, porque los que entregaron los dólares de Cadivi se hicieron la vista gorda, eran socios en el negocio: no les molestaba que después se vendiera la mercancía como si la hubieran comprado a dólar libre.
Después de 50 años, el exilio cubano aprendió una verdad elemental, su misión es respaldar a los que en la isla corren los riesgos. Llevó tiempo que los exiliados comprendieran que la distancia es el olvido, que una vez que se abandona el frente de batalla toca jugar un papel secundario.

La oposición ha dejado de ser mediática, le quitaron la televisión. No hay que quejarse, es una bendición disfrazada que los canales de televisión no dirijan la política. No queda otra que trabajar, en la calle.

El país está dejando atrás el cuento de la cuarta república, comprende que no hay que avergonzarse de un Prieto y un Calvani ni de los próceres civiles que rechazaron el militarismo desde los comienzos del siglo XIX. Nos tragamos el discurso de Chávez en 1999, aceptamos que el pasado había sido vergonzoso, discurso que fue abonado por muchos intelectuales que elogiaron la sinceridad de Chávez al asumir su responsabilidad en el 4-F. Esa irresponsabilidad le abrió las puertas al socialismo del siglo XXI.

Igual que nuestros radicales, yo también me voy de vacaciones. Ni en la Revolución francesa ni en la rusa, o la cubana, los últimos días de diciembre políticos y periodistas corrían a los lugares de recreo. Nada de guillotina, vacaciones para todo el mundo, esa es la consigna del socialismo del siglo XXI.

Estas semanas las aprovechará Maduro para firmar ciertos decretos.

Fuente: http://www.el-nacional.com/opinion/Bravo-Ledezma_0_322167846.html#.UrWMbMeRC38.twitter

miércoles, diciembre 18, 2013

"Venezuela: la dictadura imperfecta"


POR:JOSÉ GUERRA.

En un debate con Octavio Paz, en medio de un encuentro de intelectuales realizado en México, en agosto de 1990, Mario Vargas Llosa, soltó una frase que cayó como un balde de agua fría al calificar al gobierno de México dirigido por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), como la dictadura perfecta. Se refería Vargas Llosa a que con apariencia de democracia, el sistema de dominación que había instalado el PRI en México tenía la fachada de democracia, pero en el fondo se trataba de una dictadura. El escritor mexicano Enrique Krauz explica de esta manera lo que dijo Vargas Llosa en aquella ocasión: “La dictadura perfecta no es la Cuba de Fidel Castro: es México, porque es una dictadura de tal modo camuflada que llega a parecer que no lo es, pero que de hecho tiene, si uno escarba, todas las características de una dictadura”.

No se trataba en el caso de México de una dictadura vulgar como la impuesta por Fidel Castro con el uso de la fuerza bruta, mediante fusilamientos masivos, prohibición de los partidos políticos, eliminación de la libertad de prensa, monopolio político por parte del Partido Comunista, persecuciones a la disidencia, entre otros aspectos. Detrás de la escena de aquel México que fue referente cultural para el mundo, que acogía a los exiliados y perseguidos políticos de cuanto régimen militar hubiese en América Latina, se escondía una maquinaria bien aceitada y cronometrada de dominación, comenzado por el movimiento sindical totalmente secuestrado por el PRI, un sistema judicial corrompido igualmente al servicio de ese partido y una estructura electoral proclive a la trampa y la compra de votos.

Todo eso era cierto. Sin embrago, con el PRI, México dio un salto importante hacia el desarrollo, el país se fue industrializando, se conformó una tecnocracia altamente calificada y el partido de gobierno se hizo de una élite intelectual muy respetable. Todo ese sistema se comenzó a resquebrajar con las crisis económicas que cada cierto tiempo sufrió el sistema, en especial a partir de 1982, cuando no pudo pagar la deuda externa y también por la desmoralización del mismo PRI, hasta que Vicente Fox, del Partido Acción Nacional, los derrotó en unas elecciones.

A diferencia de México, en Venezuela, guiado por el marxismo-leninismo, se procura estructurar un sistema de gobierno que tiene todos los defectos y ninguna de las virtudes de lo que el PRI hizo en México. Pero además, teniendo como referente a un régimen dictatorial abierto y pedestre como el existente en Cuba, el cual vocea como modelo. Como en estos tiempos la extensión de una dictadura abierta, tipo Cuba o Corea del Norte no pareciera admisible, la dominación adquiere formas más sutiles pero igualmente efectivas para someter a los adversarios políticos. Así, el sistema de justicia en Venezuela es una pieza articulada no para decidir con base en la ley, sino más bien para revestir de legalidad todas las decisiones que el gobierno pretende llevar adelante en ese campo de la acción pública. La conformación del Tribunal Supremo de Justicia lo corrobora al estar integrado principalmente por militantes del PSUV: Algo parecido puede afirmarse del Consejo Nacional Electoral, de cuya directiva de cinco miembros, cuatro son abiertamente fichas del PUSV, bien por estar inscritos o haberlo estado o por haber sido parte del tren ministerial o de alguna empresa del Estado. Todo lo que decide el CNE en cada comicio es para favorecer o facilitarle el trabajo electoral al PSUV, además, lo hace de forma descarada y estrafalaria.

A todo esto sigue una estatización creciente de la economía que ha hecho del Estado y de la regulación de la actividad económica privada la arena propicia para la arbitrariedad, el acoso y la persecución. Con los controles de cambio y de precios, el gobierno ha descubierto un mecanismo muy poderoso para someter a los empresarios y literalmente arrodillarlos, como productores o comercializadores y también como ciudadanos, que muchas veces se inhiben de opinar para que no se perjudiquen sus negocios. Repitiendo, los aspectos más repulsivos del regímenes fascistas y comunistas, se ha dado rienda suelta en Venezuela a un culto a la personalidad que raya no solamente en la estupidez sino también en la idolatría. Esto último se ha extendido hacia la educación primaria y básica donde los textos escolares reafirman hasta en las operaciones aritméticas y algebraicas, ese culto a la personalidad al presidente fallecido Hugo Chávez. Pero si todo lo anterior no fuese suficiente, ha conformado el régimen una especie de brigadas armadas móviles, paralelas a la fuerza armada, que infunden terror entre quienes no comparten las políticas del gobierno. Y para colmo, cada vez que el gobierno pierde una elección, en los hechos desconoce los resultados al instaurar estructuras políticas paralelas a las constitucionalmente existentes.

Carece el régimen venezolano de varios atributos de los que tenía aquel instaurado por el PRI, como es el caso de una influencia determinante en el mundo laboral organizado, una capa intelectual que le confiera soporte conceptual al estamento político y una estructura técnica y política que haga eficiente las acciones del Estado. Finalmente, contrario al México del PRI, la Venezuela del PSUV es una nación estancada, azotada por la inflación, la escasez y altamente vulnerable y dependiente de la suerte del mercado mundial de materias primas.

 Fuente:http://www.noticierodigital.com/2013/12/venezuela-la-dictadura-imperfecta/

martes, diciembre 17, 2013

"Ilegítimo, a pesar del 8D"("...Venezuela, en suma, sigue bajo el mando de un gobernante ilegítimo...")

"Las mayorías en una democracia no pueden, mediante el voto, escoger el camino de la dictadura"

POR:ASDRÚBAL AGUIAR.

Entiendo bien que la política es una ciencia que administra realidades. Una de ellas es que hay un heredero que invade hace meses -con el apoyo inconstitucional de los suyos- el Palacio de Miraflores y desde allí manda al país. Posee y actúa de forma ilegítima, y esto también es otra realidad.

La política, cabe ajustarlo, cuando se entiende como el "campo más vasto de la caridad" -la expresión es de Pío XI- y, de suyo, cuando es servicio al prójimo y medio para su perfectibilidad, trasvasa el odre de los hechos inmediatos para situarse como vector de los mejores derroteros. De modo que, lo ominoso o desgraciado de las realidades con las que topa la política y que a diario obligan a los políticos a mediar y transar, no conlleva tener que soportarlas y menos poner de lado el deber de cambiarlas.

La política, además, cuando sirve a la verdad, ha de realizarse con fundamento en principios invariables e irrenunciables; lo que no implica una ideologización de las realidades. Antes bien, exige el manejo de las realidades conforme a los cometidos finales del ser humano. Y esa verdad tiene nombre y apellido, es la dignidad humana, de la cual se coligen esos principios fundantes de la misma actividad política. De no ser así, apenas sería un instrumento de la perversión. Dicho esto, he de observar que el ocupante de Miraflores sigue siendo un gobernante ilegítimo, a pesar de los debatidos y controvertidos resultados de las elecciones municipales del pasado 8 de diciembre.

Unos dicen que el régimen perdió todas las capitales "vitrina" de Venezuela: expresión que al paso molesta, pues toda vitrina oculta la trastienda del abandono, lo decía Rómulo Betancourt. Otros, arguyen que los seguidores del mismo régimen suman más alcaldías que sus adversarios opositores y demócratas. Los más, en fin, dicen que uno y otro grupo siguen en tablas. Pero en algo coinciden ambos. Los unos, para decir que la democracia perdió en su intento de plebiscito frente al inmaduro heredero. Los otros para señalar que fue error intentar hacer de las últimas elecciones eso, un plebiscito.

Unos y otros, como lo creo, al admitir siquiera como imagen que los comicios recientes eran una suerte de revisionismo del fraude electoral ocurrido antes, durante las elecciones del 14 de abril precedente, prostituyen el sentido y propósito de la política según los términos explicitados; todavía más, es un sacrilegio si la entendemos como política democrática.

Quiero decir con esto que la ilegitimidad democrática de origen, cuando es producto de golpes desde el Estado, jamás es redimible. Mal puede ser purificada a través de un hecho electoral. Tanto como no podía cumplir ese cometido la jornada del 8D, menos podía admitirse la legitimidad de unas elecciones presidenciales como las del 14A, cuyo objetivo fue, justamente, escoger entre un candidato constitucionalmente habilitado -Henrique Capriles- y otro que jamás ni nunca pudo ser candidato, salvo por lo ocurrido, los dos golpes que le asesta a la Constitución el Tribunal Supremo de Justicia en acatamiento del testamento político de nuestro último gendarme, fallecido en La Habana.

Según la doctrina democrática más autorizada y a la luz de la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, las mayorías en una democracia no pueden, mediante el voto, escoger el camino de la dictadura. Mediante el voto de las mayorías nunca pueden reducirse los derechos de las minorías. Siempre es ilegítimo poner de lado, mediante el arropamiento mayoritario, las garantías de la democracia, del Estado de Derecho, y de los derechos humanos. Quien hoy ocupa la sede presidencial de Venezuela -no debe olvidarse- es la obra de dos atentados constitucionales. El primero, la sentencia de 9 de enero del presente año -próxima a su aniversario- mediante la cual se le encarga de la Presidencia ilegítimamente, sin que ello fuese posible; pues el electo para el mandato que se iniciaba el día 10 no tomó juramento, murió. El ejercicio constitucional transitorio correspondía al presidente del Parlamento. El segundo, es la sentencia de 8 de marzo que acepta, violando palmariamente a la Constitución, que el Vicepresidente en ejercicio se presente como candidato presidencial.

Venezuela, en suma, sigue bajo el mando de un gobernante ilegítimo. Es la consecuencia, eso sí, de una desviación genética o realidad trágica que ha llevado a entender o hacer creer a las mayorías que la fuerza de las espadas o el voluntarismo, incluso apoyado en la mentira con mengua de la razón y de la decencia humana, también vale: ¡Así, así es que se gobierna! Pero ello es, justamente, lo que deben atajar y "resistir" los políticos, si son demócratas y creen en los principios.

correoaustral@gmail.com
 Fuente:http://www.eluniversal.com/opinion/131217/ilegitimo-a-pesar-del-8d

domingo, diciembre 15, 2013

"La oposición venezolana cierra un ciclo y se dispone a reformularse"."Los resultados de las elecciones municipales obligan a la Mesa de la Unidad a reestructurarse y sumar a nuevos grupos."




POR:ALFREDO MEZA.

Es cierto: Henrique Capriles Radonski, gobernador del estado Miranda, fue quien mejor resistencia opuso a los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro en quince años. Con justicia se convirtió en el líder de la oposición cuando se impuso a otros cinco candidatos en las primarias de febrero de 2012. Pero tras cuatro procesos electorales con resultados adversos y sin nuevos comicios la oposición ha comenzado a replantearse de qué manera enfrentará al chavismo en el corto plazo.

En estos días sus principales voceros tratan de sacar un balance positivo de las elecciones municipales del domingo pasado, a la vez que se reúnen entre ellos para iniciar lo que Ramón Guillermo Aveledo, el secretario de la Mesa de la Unidad (MUD), la alianza de partidos opositores, ha llamado una introspección. Está claro que la estrategia pactada hace casi dos años –derrotar al gobierno por la vía electoral y subordinarlo todo, incluso la necesaria discusión sobre la visión del país, a conseguir más votos que su contraparte- ha culminado con el resultado del domingo, bueno o malo según la interesada interpretación de las cifras. Es cierto que la oposición sumó más alcaldías –de 55 pasó a 76-, que hubo un avance si se miden sus votos de esta contienda con respecto a los obtenidos en los comicios regionales de diciembre de 2012, que gobernará en 19 de las 24 provincias, pero la amplia derrota en el voto nacional obliga a reconsiderar por qué razón se volvió a ensanchar la brecha que en abril, cuando se midieron Maduro y Capriles, fue de 1.49%. Hoy la diferencia es casi la misma que obtuvo el fallecido Hugo Chávez en octubre de 2012 (55.07% versus 44.71%)
.
El viernes pasado el Consejo Nacional Electoral dio los resultados definitivos. El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y sus alianzas capitalizaron 242 alcaldías, el 72,24% de las 335 en disputa y una suma de 5.277.491 sufragios (54% de los votos). La MUD y sus aliados obtuvieron 75 alcaldías, 22.39% del total, con 4.423.897 votos (44% de las papeletas válidas). No pocos observadores atribuyen ese resultado a la desmovilización de las bases opositoras promovida por Capriles tras declararse ganador de las elecciones sobrevenidas del 14 de abril. En aquella ocasión el gobernador prefirió evitar el estallido de un conflicto civil a gran escala y continuar su reclamo por la vía judicial a sabiendas de que sería muy difícil lograr su objetivo siguiendo ese camino.

Hoy no está en discusión la unidad de la oposición, pero sí la estrategia para enfrentar a Maduro. Ramón Guillermo Aveledo ha colocado su cargo a la orden para repensar el futuro de la alianza. En paralelo se destaparon diferencias hasta ahora ventiladas puertas adentro. En un sintonizado programa de radio matutino Aveledo criticó a los parlamentarios que colocaron en la agenda temas que no estaban en el radar de intereses de la MUD, que se centró en señalar las consecuencias de la crisis socioeconómica legada por el modelo chavista. “Nos distrajimos en el Esequibo o la nacionalidad colombiana de Maduro”, dijo. Fue una alusión directa al trabajo de algunos diputados opositores reunidos en un grupo llamado “La movida parlamentaria”. En noviembre, en plena campaña electoral y junto a miembros del partido Voluntad Popular, los parlamentarios viajaron al Esequibo, en la frontera con Guyana, para reafirmar la soberanía sobre el territorio, protestar in situ el otorgamiento de concesiones petroleras en aguas territoriales de Venezuela y dejar en claro, especialmente a los militares venezolanos, el aparente desinterés del Gobierno por atender la silenciosa expansión de los intereses de Guyana. La líder del grupo es la diputada independiente María Corina Machado.

Al mismo tiempo Henrique Capriles criticó, aunque sin mencionarlo, al líder del partido Voluntad Popular, Leopoldo López, quien en un comunicado de prensa resaltó la mayoría obtenida por su organización dentro de la alianza opositora en las municipales. A la luz de esos resultados la tolda es hoy el principal partido de la oposición. “Todos los alcaldes están en sus cargos gracias al trabajo de la unidad”, dijo a la salida de la proclamación de uno de ellos, el burgomaestre de la zona metropolitana de Caracas Antonio Ledezma.

En esas dos diferencias públicas se asoma una grieta que divide a la oposición en dos: entre aquellos que apuestan a seguir una ruta centrada en lo electoral, donde se encuentran Acción Democrática (socialdemócrata) Copei (socialcristiano) y sus líderes, los viejos dirigentes que barrió Chávez en 1998, y quienes, sin desconocer lo previsto en la Constitución, creen que hay que estimular un desenlace en el corto plazo para evitar que las consecuencias de la profunda crisis económica del próximo año provoquen la salida de Maduro y una sucesión no deseada, que venga incluso dentro del chavismo. Ellos son los dirigentes opositores surgidos en estos últimos tres lustros. Los primeros están dispuestos a dialogar con el gobierno sin tomar en cuenta que la convocatoria pública de Maduro a los alcaldes tiene una condición: que todos ellos trabajen en sus municipios bajo los lineamientos del Plan de la Patria 2013-2019, el último programa de gobierno escrito por Hugo Chávez, convertido en ley de la República por la mayoría chavista en el Poder Legislativo a principios de diciembre. Los segundos no consideran un mal menor la supuesta colisión de este plan con la Constitución venezolana, ni la complicidad del Consejo Nacional Electoral con el ventajismo del Gobierno, y son partidarios de estimular y acompañar la protesta de los ciudadanos en la calle.

Es un enfrentamiento generacional de consecuencias que aún no es posible avizorar. La oposición enfrenta de nuevo una encrucijada. O se convierte en un adversario a la medida del gobierno, que cumpla con las formalidades electorales cada vez que la convoquen, porque entiende que de esa forma podrá convertirse algún día en mayoría, o se arriesga a seguir un camino incierto que puede terminar en un nuevo abismo o en una ruta inédita al palacio de Miraflores. Las apuestas están abiertas.

Fuente: http://internacional.elpais.com/internacional/2013/12/15/actualidad/1387068587_367253.html

"No Maduro, usted sigue siendo ilegítimo"("... Usted no tiene suficiente autoritas sobre los venezolanos...lo que debe hacer es dejar de sembrar odio con esa prédica disolvente...")

 
 
POR:FERNANDO OCHOA ANTICH.

La razón es muy sencilla. Usted no tiene suficiente autoritas sobre  los venezolanos y mucho menos sobre la Fuerza Armada. Esta condición sólo surge como consecuencia de la actuación ética de un líder que genera ante los ciudadanos respeto y admiración. Dolorosamente, usted no ha interpretado el momento histórico que enfrenta Venezuela teniendo, por esas circunstancias del azar, la responsabilidad de estar al frente de la jefatura del Estado. Usted, en lugar de empinarse ante sí mismo para enfrentar las difíciles realidades que vive nuestra patria, lo único que ha hecho, durante estos meses de Gobierno, es irrespetar la dignidad de nuestro pueblo y los valores más sentidos de nuestra nacionalidad. Usted, en lugar de buscar la concordia de su pueblo, se ha dedicado a sembrar odio a través de una prédica cargada de resentimiento.

Usted pudo haber obtenido más votos en las elecciones municipales, aunque esa supuesta victoria suya, ha empezado a tener muy diversas interpretaciones, pero lo que no logró fue fortalecer su  legitimidad, ya que fue tan grotesco el ventajismo que utilizó para lograr ese discutible éxito, que hasta sus seguidores tienen que estar convencidos, de que en iguales y equitativas condiciones electorales, la oposición lo derrotaría sin ninguna dificultad. Esa es la verdad. Usted se imagina unas elecciones en la cual la oposición tuviera el mismo acceso a los medios de comunicación que tuvo usted para ayudar a sus candidatos. Usted cree que los venezolanos pueden aceptar que usted haya abusado del poder imponiéndonos hasta tres cadenas diarias para escuchar sus mentiras sobre una supuesta guerra económica y otras calumnias contra muchos venezolanos honestos.

Tampoco es aceptable que los medios de comunicación del Estado hayan sido utilizados, sin ningún límite, por los candidatos oficialistas y negados totalmente a los de la Mesa de la Unidad. El colmo del ventajismo electoral fue escoger el 8 de diciembre como el día de las elecciones, haciéndolo coincidir con el Día de la Lealtad a Hugo Chávez, justificando de esa manera una cadena presidencial durante las horas de votación y un sinnúmero de abusos de todo orden que buscaban influir en los votantes para que favorecieran a los candidatos del Gobierno. También se debe señalar la injustificable debilidad de la Fuerza Armada que permitió la presencia de tarantines del PSUV a menos de 200 metros de los centros electorales  y su incapacidad para enfrentar a los grupos de motorizados armados enviados para atemorizar a nuestros testigos.

Estas son algunas de las razones por las cuales usted no puede tener legitimidad. Para colmo, usted se atreve a invitar a los alcaldes de oposición que lograron, en medio de tantas desventajas, ganar las elecciones, a una reunión, poniendo como condición que tienen que reconocerlo a usted como Presidente y aprobar ese mamotreto que usted llama el "Plan de la Patria". Al darse cuenta, que la respuesta de muchos de ellos tuvo la dignidad que esperaban sus electores, se le ocurre empezar a designar a los perdedores para funciones dentro de la propia área territorial, buscando de esta manera que fracasen los alcaldes escogidos por la voluntad popular. Esa jugada no le dará resultado. La mayoría de los alcaldes de la oposición harán una brillante gestión, como hizo Ledezma, en la Alcaldía Mayor.


Usted, en lugar de tratar de destruir a los nuevos liderazgos que están surgiendo en Venezuela, debería reflexionar sobre los grandes problemas nacionales y la tragedia que vive Venezuela como consecuencia de los infinitos errores cometidos por su mentor Hugo Chávez que, en medio de su soberbia, despilfarró los mayores ingresos petroleros que ha tenido Venezuela en toda su historia y que, además, endeudó a nuestro país en más de 220.000 millones de dólares, comprometiendo el destino de nuestras futuras generaciones.  Usted, lo que debe hacer es dejar de sembrar odio con esa prédica disolvente, ya que de seguir por ese camino lo único que logrará es un gran enfrentamiento nacional. Recuerde que los errores políticos tienen siempre un inmenso costo para el líder que los comete...

fochoaantich@gmail.com

@FOchoaAntich.

Fuente: http://www.eluniversal.com/opinion/131215/no-maduro-usted-sigue-siendo-ilegitimo

sábado, diciembre 14, 2013

"Los resultados del 8-D"("...despreciar la voluntad popular....los ministerios y “protectorados” para los perdedores...")



 POR:FERNANDO LUIS EGAÑA.

Lo primero es lo primero: este proceso electoral se convirtió en la apoteosis del ventajismo para avasallar, discriminar y tratar de condicionar resultados. Es decir, agravó la realidad impuesta en el laberinto revocatorio del 2003-2004 –continuada y reforzada desde entonces—que hace que las elecciones y referendos venezolanos no se realicen en un contexto de equilibrio democrático sino de control hegemónico. Y este tema no puede relegarse a un plano secundario, ni subestimarse por el hecho de que se obtengan triunfos específicos.

Dicho esto, salta a la vista la abstención del 40%. De cada 10 electores, 4 no salieron a votar. Cierto que eran elecciones municipales que, por lo general, cuentan con menores niveles de participación. Pero también lo es que voceros calificados de la plataforma opositora intentaron nacionalizar los comicios con la tesis del plebiscito, y sus contrapartes oficialistas se esforzaron en uniformarlas alrededor de la marca nacional de Chávez.

Maduro pasa la prueba de las municipales, en lo que a él más le importa: en su conflicto interno con Cabello. Mantiene una votación que ayudó a insuflar con el “efecto plasma” y las expectativas sobre una calamidad electoral del Psuv no se cumplieron. Además, las resultas en Maturín debilitan a Cabello, o sea que favorecen a Maduro. Y las de Barinas debilitan a Adán Chávez, lo que no necesariamente es cosa mala para el “madurismo”. En todo caso, las estadísticas electorales le dan municiones a la propaganda gubernativa. En especial, cuando ésta es un tributo al acomodamiento interesado de la realidad.

Ahora bien, la terca realidad trae noticias muy preocupantes para Maduro en la perspectiva nacional. Su parcialidad perdió en casi todas las principales ciudades del país, incluyendo las cuatro más pobladas: Gran Caracas, Maracaibo, Valencia y Barquisimeto. Y perdió en el feudo barinés y en el día de la lealtad… Es obvio que los números del oficialismo se hacen cada vez más dependientes del férreo control sobre el proceso electoral. No obstante, el quid de la hegemonía es hacerse independiente de la variable electoral.



La unidad opositora también se encuentra con una situación agridulce. Lo segundo por las contundentes victorias urbanas, lo primero porque el porcentaje nacional desmejora. La percepción generada en el arranque de la campaña sobre un triunfo indiscutible se fue matizando a lo largo de su desarrollo. El oficialismo hizo y deshizo a su antojo, como siempre; y la oposición política fue descentrando el discurso general. Pero vistas las cosas en el contexto en que hay que verlas, o sea en el contexto de control hegemónico, los resultados de la Mud son muy importantes.

Otra cosa es que se tenga la capacidad de contrapesar, efectivamente hablando, el poder de la hegemonía imperante. Y acá se ubica el meollo de la cuestión. Porque reconocer resultados adversos –como se ufanan algunos voceros oficiales—para luego seguir haciendo lo que les da la gana, como si esos resultados no existieran, es despreciar la voluntad popular. Verbigracia, los ministerios y “protectorados” para los perdedores.

A nivel nacional, los resultados del 8-D, por sí mismos, no cambian mucho las cosas o el estatus previo. Y eso es malo. Pero los alcaldes democráticos de tantas y principales ciudades pueden conformar una fuerza de lucha y activismo que impulse cambios de fondo. Y eso tiene que ser bueno. ¿Podrán? ¿Querrán? Esperemos que sí…


Fuente: http://www.noticierodigital.com/2013/12/los-resultados-del-8-d/

jueves, diciembre 12, 2013

"Divididos hasta los tuetanos"("...Maduro que no se engañe. Pronto se le revertirán las políticas estatistas...")


POR:OSCAR ARNAL.


 Los resultados del 8 de diciembre pueden analizarse desde diversos puntos de vista. El primero es observar qué ha pasado en la historia electoral de Venezuela, en comicios regionales o municipales, que se producen cerca de la elección presidencial. La respuesta es una barrida de quien ganó el Ejecutivo y muy poca participación. En las regionales del 2004 por ejemplo la abstención llegó al 68%. Sin embargo, en las elecciones que acaban de transcurrir, el Gobierno no pudo pasar la aplanadora y encontró un liderazgo democrático y un pueblo de pie.

La oposición siguió mostrando sus fuerzas, en muchas de las grandes ciudades, donde están los mayores centros poblados, la ciudadanía más informada y menos dependiente del estado. Son triunfos memorables los obtenidos en la Alcaldía Mayor, Maracaibo, Valencia, Barquisimeto, San Cristóbal, Mérida, Maturín, Porlamar y hasta en Barinas, capital del estado natal de Chávez, en el día de la lealtad decretado. Igualmente, victorias apabullantes como las de Ramón Muchacho en Chacao y Gerardo Blyde en Baruta, quienes obtuvieron 85% y 80% del total electoral. En el Táchira la Unidad conquistó 17 alcaldías y el PSUV no superó la docena.

El Gobierno en votos totales, junto a sus aliados obtuvo el 49,24% de quienes participaron. Mientras que sí a la MUD que obtuvo el 42,72%, se le suman el 8,03% de los grupos electorales no alineados con el régimen, hay una mayoría absoluta del 50,75% de votos contra el PSUV. Si además contamos a los abstencionistas que fueron 41%, el Ejecutivo aparece en franca minoría.

Hay muchas formas de leer los resultados. Quizá el Gobierno se salvó de perder todavía en peores circunstancias, por las medidas demagógicas, de última hora contra comerciantes y empresarios. Pero Maduro que no se engañe. Pronto se le revertirán las políticas estatistas, que ahuyentan las inversiones y acaban con la confianza, que es el factor fundamental de la economía. El paquete chileno es el peor enemigo del régimen. Ante la inflación, la devaluación, la escasez y la inseguridad desbordadas o cambia de rumbo o quien sabe cómo amanece cualquier día Venezuela. El camino por el que va el Gobierno es insostenible. En el primer trimestre del 2014 estaremos frente a la encrucijada.

@OscarArnal

oscar.arnaln@gmail.com

Fuente: http://www.eluniversal.com/opinion/131212/divididos-hasta-los-tuetanos

miércoles, diciembre 11, 2013

"La oposición: ¿de derrota en derrota?"("...el cambio político –el de verdad, no el de fachada o sólo de nombres– cada día está más cerca...")

POR:ANGEL AOROPEZA.

Desde hace varias semanas advertimos que, dadas las particularidades de la consulta electoral del pasado domingo 8, el ganador iba a ser quien lograra vender mejor los datos obtenidos. No sólo porque en política, igual que en la vida, lo perceptual es muchas veces más importante que lo físicamente real, sino porque las características y naturaleza propias de esa elección obligaban a esperar varios tipos de resultados y efectos.

Lo cierto es que, en línea con lo anterior, el gobierno ha iniciado una estrategia mediática y comunicacional de grandes dimensiones para imponer su sesgada y particular interpretación de los resultados, convencer a la gente que la verdad es lo que ellos dicen y no lo que en realidad pasó, y aplicar así una medida de control y atenuación de daños políticos.  Se trata de un  esfuerzo de convencimiento psicológico interesante que, lamentablemente para nuestra oligarquía gobernante, no se corresponde ni con lo que arrojan los fríos números, ni con lo que la temprana –y forzada– celebración de Maduro el domingo en la noche pudiera sugerir.
 
No sólo las ciudades y municipios más importantes del país pasan a manos de la alternativa democrática, sino que la mayor parte de Venezuela, en términos demográficos, será gobernada ahora por alcaldes distintos al gobierno. Pero además, el voto nacional total, agrupado en bloques, ofrece el panorama de un país políticamente polarizado y dividido en porciones de similar tamaño.

Por supuesto que el gobierno no actúa como un analista electoral confiable e imparcial que simplemente va a explicar qué fue lo que pasó. Al contrario, se comporta como el propagandista de una mala mercancía, pero que necesita vender mediante la exageración  de sus virtudes y ocultamiento de sus defectos.  La pregunta central es: ¿por qué lo hace? Porque si reconoce lo que en verdad ocurrió, tendría que renunciar a la pretensión de implantar una hegemonía política, ya que no existe hegemonía ni posible ni viable cuando se tiene a la mitad del país en contra de tal despropósito. 

Pero, además, el reconocimiento objetivo de los resultados del domingo le obligaría, aunque sea más por necesidad de supervivencia que por convicción democrática, a tomar en cuenta a esa mitad del país, a dialogar con sus representantes políticos, a conversar con ellos, y a renunciar al inviable sueño del apabullamiento hegemónico y excluyente.

Por eso, el primer paso para la urgente reconciliación que clama el país, para comenzar a construir espacios de necesaria convivencia entre los venezolanos y disminuir no sólo la pugnacidad política sino los intolerables índices de criminalidad, violencia y delincuencia, consecuencias todas de la polarización, es leer y analizar bien los resultados del domingo. Porque no se trata de un resultado que muestra a un gigante de 3 metros que puede pasarle por encima a un enanito de insignificante estatura. Hay que recordar que ningún diálogo es posible sino entre actores de igual tamaño y significación. Disminuir artificialmente la magnitud e importancia del otro, a través de manipulaciones mediáticas y falsos argumentos,  es el ardid perfecto para huirle al diálogo y a la convivencia.

Entender bien lo que pasó el 8D no es un asunto trivial, ni de ver quién aplica mejor su estrategia de control de daños ni mucho menos un asunto de falsa terapia de consolación. Por el contrario, auscultar con la mayor objetividad lo ocurrido el domingo –sin triunfalismos de ebria irresponsabilidad ni injustificables llantos y lamentos infundados– es de trascendental importancia para garantizar la paz en el país. Venezuela es hoy, más que nunca, como una persona que necesita ambas piernas para caminar. Pretender correr con una sola es imposible: lo más seguro es que termine cayéndose.

¿Está la oposición democrática venezolana de derrota en derrota, como coinciden curiosamente Maduro, los poderosos oligarcas del postchavismo y algunos radicales supuestamente antioficialistas?  Lo cierto es que si la alternativa democrática sigue acumulando "derrotas" tan fructíferas y positivas como la que supuestamente "sufrió" el domingo, no sólo se confirma que la estrategia adoptada de articulación con el pueblo es exitosa, sino que el cambio político –el de verdad, no el de fachada o sólo de nombres–  cada día está más cerca. Es sólo cuestión de perseverancia e inteligencia. Y de no abandonar la estrategia de organización popular. La única que funciona, y la que realmente nos puede conducir al país que queremos.

@angeloropeza182
Fuente: http://www.eluniversal.com/opinion/131211/la-oposicion-de-derrota-en-derrota

"Cuando todos pierden"("...Nadie ganó. Venezuela, pobre país… más pobre que nunca...")



 POR:OSWALDO ALVAREZ PAZ.

Perdió el gobierno al fracasar en las capitales más importantes del país. Entre otras la Alcaldía Metropolitana, Maracaibo, Valencia, San Cristóbal, Mérida, Barinas, Maturín, Barquisimeto, Porlamar y otras. En el caso de la Capital, los municipios Chacao, El Hatillo, Sucre y Baruta fueron insuficientes los esfuerzos hechos con peloteros, artistas animadores de TV y la intensa campaña divisionista desplegada. Si este régimen se cierra sobre si mismo alrededor del peligrosísimo Plan de la Patria, acortará su permanencia en el poder. El maduro-cabellismo perdió feo, así traten de convertir la derrota en victoria.

La oposición caprilista también perdió. Convirtió la elección en plebiscito nacional sobre la aceptación o el rechazo al régimen. Perspectiva equivocada. Capriles además de plantearlo asumió la dirección de la campaña desde una perspectiva nacional. Es increíble, pero olvidaron que una cosa dice la gente con su voto y otra el CNE dirigiendo el proceso. Ese organismo es la joya de la corona. Mantiene el control absoluto de todas las instancias del proceso. Esto incluye lo nacional, lo estatal, lo municipal, lo parroquial, los centros de votación y las mismas mesas. Nadie ganó. Venezuela, pobre país… más pobre que nunca.

Por último, explicaré lo sucedido con mi voto. Sin notificación me eliminaron de la lista de electores del centro escolar Conopoima en el Hatillo. También del cuaderno de votación. Allí voté, en octubre 12, diciembre 12 y abril 14, pora solo mencionar lo más reciente. Al hacer la consulta al CNE, por la Web, me entero que mi cédula está objetada y no podría votar. “Inhabilitado político…pena que conlleva la suspensión temporal…del goce del derecho activo y pasivo del sufragio” Remite a un “tribunal penal competente”. Fraude político y judicial. Abuso de poder insólito. Acoso y persecución personal. Esa sanción no existe en mi caso. Es contraria a Derecho. Esto apenas empieza.


 Fuente:http://www.noticierodigital.com/2013/12/cuando-todos-pierden/

martes, diciembre 10, 2013

"5.494.436 de electores no votaron el 8-D por candidatos del gobierno"





Los partidos disidentes al PSUV ganaron en 10 en municipios y sus tarjetas lograron 561.723 votos

POR:CELINA CARQUEZ.


Una de las lecturas que se desprende de los resultados del domingo indica que la mayoría de los venezolanos decidió no apoyar las fórmulas de candidatos postulados por el PSUV para las 337 alcaldías. En total, 5.494.356 (51,31%) electores no apoyaron al Gobierno, mientras que el PSUV y sus aliados obtuvieron 5.213.190 (48,69%). El total de votos nulos alcanzó 412.977, lo que suma un total de votos escrutados de 11.120.603 con un total de 98,61% de actas recibidas.

La disidencia del oficialismo cifró 561,723 sufragios (5,05%) y la de la oposición llegó a 274.634 (2,47%), y otros partidos 283.169 votos (2,55%).

En total, 13 alcaldías cayeron en manos de candidatos disidentes: 3 vinculados a la oposición y 10 relacionados con organizaciones oficialistas.

Dos candidatos postulados por el MAS alcanzaron la victoria. En Santos Michelena (Tejerías), Aragua, Alcides Castillo concentró la mayoría del voto opositor en la tarjeta naranja y derrotó al candidato del PSUV, José Gregorio Díaz, en un municipio en el que el abanderado de la MUD (Benedeto Santoro) quedó relegado al último lugar, con menos de 5% de los votos.

Algo similar ocurrió en el municipio Carvajal, Trujillo, donde Marcos Montilla logró imponerse con la tarjeta del MAS y de otras organizaciones disidentes de la oposición: sacó una ventaja de más de 7 puntos a la abanderada del PSUV, Maribel Uzcátegui.

Otro disidente opositor que logró llegar a la alcaldía fue Luis Rodríguez en Uracoa, Monagas, donde se impuso a los aspirantes de la MUD y del PSUV con una alianza de partidos encabezada por su movimiento, Unidos por Monagas.

La categoría de “otros” partidos logró 833.731 votos en las elecciones municipales del domingo (8,03%). Estas organizaciones, que en su mayoría rompieron con el PSUV y sus aliados, conquistaron tres alcaldías y ganaron espacios en varios municipios del país.

De la decena de disidentes chavistas que lograron victorias este domingo, casi todos lo hicieron con la tarjeta de Vanguardia Bicentenaria Republicana (VBR). Por ejemplo, en el municipio Sucre, Trujillo, Luis Parrillo venció a los candidatos de la MUD (José Messina) y del PSUV (Edubijes Torres).

l VBR sumó otras tres victorias en los municipios Casacoima, de Delta Amacuro (donde Edgard Guzmán doblegó al candidato del PSUV, José Santaella, por casi 15 puntos); Tocopero, de Falcón (con Neptaly Quero, que venció por solo 44 votos al candidato del PSUV, Julio Rojas); Buroz, de Miranda (Ramón Gómez, que derrotó por 18 puntos al aspirante del PSUV, Deivis Cáceres).

Otro disidente chavista que derrotó a la maquinaria del PSUV fue José Gregorio Pérez (partido Joven) en el municipio Guayabal, de Guárico.

En el estado Portuguesa, 4 de los 14 municipios fueron conquistados por candidatos disidentes del chavismo. En el municipio Unda se impuso con claridad Oswaldo Zerpa (Tupamaro), al igual que Alirio Bonilla (Poder Laboral), en Papelón; Armando Rivas (PCV), en Boconoíto; y Carlos Molina (PCV) en Ospino.

También en Trujillo, el candidato José Torrealba (postulado por Juan Bimba y otros tres partidos) venció al PSUV y a su candidata, Irma González, por más de 5 puntos.

Despolariza. Para el sociólogo y docente Trino Márquez, es positiva la intervención de distintos factores alternos al PSUV y a la MUD porque despolariza el antagonismo entre ellos.

“Se entiende porque el PSUV tiene un proyecto hegemónico marcado y quiere someter a sus aliados, la MUD es más plural, permite puntos de vista”, afirmó Márquez.

La politólogo Mariana Bacalao indicó que la disidencia en el chavismo se produjo porque algunos partidos no están dispuestos a dejarse arrollar por una estructura que toma decisiones verticalmente y que los somete a la lógica de “o te sometes o pereces”. Dijo que estos casos abren una ventana para que se produzcan más rupturas en el chavismo.

En Cifras

- 176.654 Votos obtuvo el partido Vanguardia Bolivariana Revolucionaria, y fue la tercera tarjeta más votada en el país en las elecciones

- 39,34% De sufragios obtuvo la tarjeta de la Mesa de la Unidad Democrática, lo que representa un total de 4.374.910 sufragios.

- 412.977Sufragios nulos se registraron en todo el país. La cifra alcanzó 3,77% del total de votos en el ámbito nacional.

- 274.634 Votos de disidentes de la alianza opositora se registraron en todo el territorio. La cifra representa 2,47% del total de sufragios. 

Fuente:
http://www.el-nacional.com/politica/electores-votaron-candidatos-gobierno_0_315568722.html

lunes, diciembre 09, 2013

"La oposición ganó contundentemente en las grandes ciudades" Aseguró el Presidente de Datanálisis, Luis Vicente León



"Aunque el oficialismo ganó contundentemente el número de alcaldías, la oposición ganó en las ciudades más importantes del país. Así lo dijo esta mañana el presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, en Globovisión."

Así lo dijo.“La elección municipal tenía tres índices para poder evaluarla: el número total de alcaldías “y eso es un triunfo para el gobierno, contudentemente, a pesar de que la oposición crece con relación a la elección anterior”.
El segundo criterio es quién gana los “emblemas y los símbolos”.

“A pesar de que algunos titulares muestran que el gobierno gana 13 capitales y la oposición 8 que harían pensar que hay un triunfo del chavismo, los emblemas fundamentales no son todas las capitales del pais, son las grandes ciudades y allí hay un triunfo absolutamente contundente de la oposición, que gana en Caracas, la alcaldía metropolitana y cinco de las seis alcaldías aunque el gobierno mantiene una de las joyas de la corona que es el municipio Libertador, Maracaibo, Valencia, Barquismeto, Mérida, San Cristóbal,…”

Y en cuanto al tercer índice, total de votos, León concluyó que el intento de la oposición de darle un carácter plesbicitario a las elecciones de este domingo no funcionó.

“Evidentemente el gobierno obtiene un triunfo de entre 6 y 7 puntos porcentuales que le dice que de alguna manera no fue retado en términos plesbicitario, la oposición no logra el éxito que estaba buscando de decir que la mayoría contundentemente votaba en contra de Maduro”.

Aseguró León que el triunfo de la oposicion en la ciudad de Barinas “es más importante en cuanto a la simbología de la familia Chávez que relacionado a los temas poblacionales”.

El presidente de Dataanálisis aseguró que la participación de casi 60% en las elecciones “puede considerarse una participación elevada para una elección de alcaldes; si hacemos un análisis más sofisticado podríamos decir que la oposición no logró motivar a la población que esto era un plesbicito… creo que la elección local está demasiado cerca de la población… sobre todo en el interior”.

Con relación a las medidas económicas tomada por el presidente Nicolás Maduro, León dijo: “Esas medidas, muy difíciles de mantener en el tiempo por el impacto económica que puedan tener, sin embargo, te podría decir sin ninguna duda han sido positivas para el gobierno en terminos polítcos y han tenido un impacto relevante sobre los resultados que vimos ayer en el número de votos”.

Fuente:http://www.noticierodigital.com/2013/12/luis-vicente-leon-la-oposicion-gano-contundentemente-en-las-grandes-ciudades/

sábado, diciembre 07, 2013

"Crónica Reuters: Venezuela vive mañana unas elecciones marcadas por la economía"



(Caracas, 07 de diciembre – Reuters).-El presidente de la República de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, enfrentará su primera prueba de fuego con las elecciones municipales del domingo, que serán un termómetro del apoyo de los venezolanos a sus drásticas medidas para resolver los problemas económicos.
 
Aunque se trata de comicios locales, las elecciones para renovar 337 alcaldes y 2.523 concejales también medirán si la oposición mantiene el apoyo cosechado en las presidenciales de abril, que perdió por poco margen frente al socialista Maduro.

Con esas elecciones presidenciales, Venezuela quedó dividida entre los que respaldan al sucesor del fallecido Hugo Chávez y los que creen que el país debería tomar otro rumbo.

Maduro, un ex sindicalista de 51 años, retomó el encendido discurso de su antecesor y el intervencionismo del Estado en la economía pero no ha logrado tener la extraordinaria conexión del carismático Chávez con los venezolanos más pobres.

Desde que asumió, Maduro ha tenido que lidiar con una inflación que ya roza el 55 por ciento anual, desabastecimiento de productos básicos como harina o papel higiénico, débil crecimiento económico y fallas en los servicios públicos.

Para atacar el alza de precios y la supuesta especulación de la que acusa a empresarios, el presidente ordenó en las últimas semanas bajar los precios en miles de tiendas y puso límites a los costos de los alquileres comerciales.

Maduro acusa a sus rivales de tratar de desestabilizarlo con una “guerra económica”, pero la oposición dice que la situación es resultado de muchos años de malos manejos y que las recientes medidas adoptadas por el Gobierno son populistas e insuficientes.

Alcaldías emblemáticas

El líder de la oposición, el gobernador y ex candidato presidencial Henrique Capriles, asegura que las elecciones del domingo son un examen a la gestión de Maduro.

El presidente ha apostado fuerte, impulsando candidaturas de hombres del oficialismo de alto perfil, como el ex ministro de Comunicaciones Ernesto Villegas para alcalde metropolitano de Caracas o el ex vicepresidente Jorge Rodríguez para retener el municipio de Libertador, que controla la otra parte de la capital.

Aunque las encuestas pronostican una carrera peleada, algunas medidas tomadas por Maduro podrían darle ventaja al oficialismo, de acuerdo con especialistas.

“En términos de votos totales, las encuestas hasta octubre mostraban una situación cerrada”, dijo el analista Luis Vicente León, de la encuestadora Datanalisis. “Sin embargo, los acontecimientos recientes podrían jugar a su favor (de Maduro) en términos de popularidad”, añadió.

La economía es el tema central

El debate para las municipales del domingo estuvo dominado por la economía, que se ha convertido en la principal preocupación para los 19 millones de venezolanos empadronados, pero Maduro confía en un triunfo.

“Prepárense para los resultados del domingo; ya está escrita la victoria de la patria el próximo domingo. Lo que falta es tocar el botón para imprimir las actas, porque eso está escrito en el corazón y en la mente de la mayoría de los venezolanos que queremos paz”, dijo el mandatario.

Capriles, por su parte, convocó a sus adeptos a acudir masivamente a las urnas para convertir las municipales en un voto contra Maduro.

“Hasta ellos saben que este país cambió y que saben muy bien lo que va a pasar en las elecciones del 8 de diciembre si el pueblo sale a votar”, auguró Capriles.

Pero el ausentismo tradicionalmente alto en este tipo de comicios podría debilitar la propuesta del opositor. En las últimas municipales, en el 2008, la abstención llegó al 34,1 por ciento y las encuestadoras calculan que el domingo la cifra rondaría el 40 por ciento.

Triunfo para ambos

Como habrá tantas maneras de interpretar los resultados -porcentaje de alcaldías, alcaldías emblemáticas y número de votos totales- se espera que cada bando cante victoria.

Si se toma el número de alcaldías, las probabilidades de triunfo favorecen al “chavismo”, según analistas. Pero la oposición podría conquistar alcaldías adicionales a las 57 que controla hoy, e incluso ganar en varias grandes ciudades.

Sin embargo, la treintena de partidos opositores agrupados en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) no podrán clamar victoria si no obtienen dos trofeos clave: Caracas y Maracaibo, las dos ciudades más pobladas del país petrolero.

Como Caracas cuenta con dos representantes (el alcalde Mayor y el alcalde del distrito Libertador) y las encuestas vislumbran resultados cruzados, el bando que logre ganar Maracaibo tendrá más argumentos para declararse vencedor.

Algunos observadores locales y grupos opositores se han quejado del uso de recursos públicos y apariciones en los canales de televisión del Estado para favorecer candidaturas oficialistas.

Fuente: http://www.noticias24.com/venezuela/noticia/212216/cronica-reuters-venezuela-vive-manana-unas-elecciones-marcadas-por-la-economia/