domingo, julio 31, 2011

"Desbandada chavista"


POR:FRANCISCO ALARCÓN.

Pronto veremos la mayor diáspora dentro del “chavismo”, cuando sintiéndose sin dueño y ante mil pretensiones no les quedará más alternativa que dispersarse. Aunque Chávez se cure de sus males, ya no podrán contar con el otrora virulento candidato para las elecciones del 2012, igual que Venezuela va quedando acéfala de una dirección propia, sumisa a los Castros e intervenida desde Cuba. La anarquía que siempre existió será mayor en los mandos del gobierno, todavía no se ha definido una sucesión y todo está en veremos.


No hay estabilidad de liderazgo dentro del chavismo pero si sobran los aspirantes; asimismo nunca más el Comandante será lo que fue durante trece años. La enfermedad lo hizo claudicar y desdibujó cualquier opción de “líder”, actualmente es un veterano en condiciones de reposo que eventualmente en el mejor de los casos logrará terminar su mandato.

Las nuevas elecciones no estarán a su alcance, a pesar de mantener intacto sus puntos de apoyos e incondicionales conocidos. Los mercaderes de este país no miran sólo a corto plazo, ni planifican por un periodo breve sus negocios, las estrategias de quienes así operan están abrazando desde ya nuevas opciones, que quizá no se consigan dentro de ese chavismo heterogéneo, que no logró materializar nunca nada.

Entre ellos cada uno se considera un líder insustituible y representante de una facción, pero éstas no existen como tampoco existe el PSUV. Puras improvisaciones y movilizaciones de empleados públicos fueron las que signaron las apariencias de la Venezuela roja, hoy agonizante.

El chavismo implosionará y con mayores riesgos si no es Chávez de nuevo su candidato en el 2012. Si lo fuera habiéndole ganado cierto tiempo a su enfermedad, seria un aspirante lisiado y el temor se apoderaría de sus correligionarios duros.

Empero, los cubanos se jugarán hasta final esta ficha que es la única posible para ganar o perder todo. Entretanto de las filas de la “revolución” emergerán distintos sectores, los duros dispuestos a dar la vida por el “proceso”, militantes de los grupos minoritarios focalizados en los barrios y asidos a la bandera cubana, tan degradados como los servidores antillanos que a la hora de las chiquitas serán los primeros en escapar del país.

Los viejos combatientes guerrilleros no les quedará otra alternativa que asentarse en Cuba, su Cuba soñada y de toda la vida pero también en condiciones disímiles; posiblemente allá, recibirán los cambios de otra moribunda “revolución” erigida en un pleonasmo a la falsedad. Todo este panorama es factible para el chavismo, se creía que el Comandante tendría más años útiles pero la vida tiene sus pasajes sórdidos, llegaría el final pero no pensaron seria de esta manera. Sin embargo, debemos reconocer que en la oposición no hay una dirección política que sepa capitalizar estos avatares, y doblegar a un régimen con las mayores faltas e incompetencias en las memorias de Venezuela.

Será hoy en día, cuando deberán demostrar estos “dirigentes políticos” su desprendimiento y su amor por la patria porque ella os demanda lealtad. Con tantos tercios alborotados y con ganas de ser candidatos, habrá que tener cuidado para no correr con la misma desdicha que hoy atraviesan los camaradas, desamparados de su salvador y guardián. La unidad debe trascender más allá del vocablo y ceñirse a un único candidato, y a una sola acción en este difícil camino que todavía le falta recorrer a la disidencia venezolana. Llegó la hora de las concreciones y la impar nobleza se llama Venezuela.

@falar04

Fuente:http://www.noticierodigital.com/2011/07/desbandada-chavista/

viernes, julio 29, 2011

"El Ocaso De Las Focas"



POR:ALBERTO FRANCESCHI.

A veces los realineamientos políticos tardan años en adquirir las fisonomías que anuncian un nuevo mapa de fuerzas en pugna abierta, pero de repente pueden manifestarse en cuestión de días, y reclamar prioridad como eje de los acontecimientos. Es que los tiempos de la historia muchas veces no se corresponden con los de nuestra biología, para bien o para mal.


La tumoración en las tripas y ano del Comandante, como le gusta ser llamado, al igual que Fidel, tiene de cabeza a todos los analistas, que sacaban cuentas sin el factor, ahora dominante, de si el chavismo tiene o no destino más allá del 2012, por la sencilla razón de que el despotismo solo puede funcionar con el déspota, si éste ostenta plenitud de fuerzas y alianzas sólidas.

Y sabemos de sobra que estas lealtades descansan, entre otros factores, además de la complicidad criminal por los latrocinios y abusos compartidos, en la garantía de impunidad que generaba la salud de toro miura del gerifalte mayor, que ahora se tornó por definición transitoria y en volandas de un arrebato de la biología.

Porque una cosa es impunidad garantizada o peleada con las ventajas de un jefe que hacía creer y temer que llegaría al 2030 en el poder, y otra muy distinta es el que se admita, por ejemplo, que podría no presentarse como candidato.

Una primera conclusión nos indica la obviedad, que nos resulta mucho más complicado relacionar tiempo y oportunidad de los procesos políticos, para tratar de incidir en ellos, que relatarlos como sucesión de eventos.

La crisis que estamos presenciando, como pleito en cámara lenta, puede de repente dar un viraje brusco, radical, por la profundidad de lo que puede desgarrar, o recomponer súbitamente todo, a partir de un hecho de repercusión innegable.

La oferta golpista de Adán Chávez a finales de Junio, por ejemplo, teleguiado desde la Habana, donde Chávez y el régimen cubano estaban postrados en terapia intensiva, fue un rotundo mensaje a los sectores que cuentan cañones para la sucesión.

Se les dijo: con Chávez en convalecencia, viene una drástica modificación de la estrategia, ante la eventualidad cierta de una derrota electoral del chavismo. Y esto constituye la confesión más categórica, que ya se dibuja en el horizonte: un escenario de crisis de la cúpula de Estado, antes o durante las elecciones de presumible resultado adverso.

Porque lo único seguro es que esta trama de poder hiper-corrupta, mantenida por lealtades de compinches, será atravesada por el tema de las inviabilidades político electorales del chavismo sin pueblo, porque ahora está acogotado de problemas y por supuesto, sin la unidad “monolítica” que solo puede imponer el Jefe en pleno vigor de déspota en ejercicio.

¿Qué puede esperarse de la oposición de seguir esta con sus promesas de liderazgos mediáticos, apuntalados en un marketing de encuestas en la clase media acomodada? ¿Quien dijo que es la hora de la beautiful people, de la muchachada altruista, solícita para disputar un poder imaginado por ellos a lo noruego, sueco o danés, con sus monarquías entalcadas ultra democráticas? Lamento decirles que infelizmente tampoco estamos preparados para derrotar este monstruo populista con un Piñera chileno, hijo de 100 años de derecha política culta y curtida o con un Martinelli panameño, cuando allí se agotó por fin el ciclo del nacionalismo ramplón.

Les informo que quien detenta el poder en Venezuela, es un símil de nuestros propios déspotas y de sus modelos del Caribe, suspirando de desconsuelo por no tener el chance de manejarse aquí como Robert Mugabe, la hiena zimbabuense y sus métodos, dispuesto a matar, pero por miles, para mantenerse en el poder e identificado también con sus amigos Muamar el Gadafi el matarife libio, Bashar al-Assad el genocida sirio, Ahmadineyad, el sanguinario fanático persa, Omar al-Bashir el carnicero nazi sudanés, etc, etc.

La gran diferencia con ellos es que a ninguno les ha dado cáncer y sin confiar en la medicina cubana, ni en autosuficiencias electorales, prefirieron desde siempre curarse con salud del Primer Mundo y mantener regímenes abiertamente tiránicos, genocidas y totalitarios, del tipo que ya es tarde para intentarlo montar en Venezuela.

El mandamás de aquí tiene que lidiar con su cáncer criollo y con la rebeldía nacional. El tipo no se atreverá a desafiar ésta, matando opositores por decenas y centenares diarios, por la sencilla razón de que lo tumbarían en pocos días y con él sus esbirros: remember 11 de abril, 23 de Enero, caracazo, y 40 años de cultura democrática, mantenida también en los 12, ya demasiados, de esta piltrafa de régimen.

Porque también es demasiado sabido que no pudo quitarnos lo esencial de nuestra sociedad democrática, como apostó y perdió, aunque sepamos que por un acendrado pacifismo y pendejera genética, nos hemos resignado a liderazgos de cohabitadores con ese modelo de salvajismo atemperado y ello nos deparó niveles de barbarie, como el que sufrimos por el reino del hampa y demasiadas lacras mas para intentar siquiera enumerarlas.

Sé que resulto defensor de un gran optimismo, al sustentar la tesis que la barbarie tiene ahora plazos de cesación, sé también que nos llevará una década rehacer este país de sueños tirado hoy a la basura, pero ¿qué otra cosa podemos hacer? ¿Emigrar? ¿Y qué hacemos los que no podemos o no queremos irnos? Sólo nos queda pelear, porqué ser focas de tiranos no está en nuestra naturaleza.

Venezuela necesita para esta etapa un liderazgo con experiencia, para lidiar con una bestial crisis en el escenario del ocaso de las focas y su sustitución radical por OTRO REGIMEN… nada menos.


Fuente:http://www.noticierodigital.com/2011/07/el-ocaso-de-las-focas/

domingo, julio 24, 2011

"Obsesiones electorales y cementerios socialistas"

POR:MARTA COLOMINA.

"Las divisiones y conspiraciones" internas darán al traste con su obsesión de perpetuidad en el poder"



La Habana es la capital de Venezuela en virtud de que HCHF dice gobernar desde allí a través de una firma electrónica que la Constitución desconoce. Poco antes de marcharse dejó el rancho ardiendo con la inviable Ley de Costos y Precios que, con el cuento de combatir la especulación, le permite a Jaua desfogar su pasión expropiadora (léase confiscadora) de cuanta empresa se le antoje y generar así un desabastecimiento de padre y muy señor mío. Quedó también un Poder Judicial listo para adelantarse a los deseos del Comandante e inhabilitar a los candidatos que presenten mayores niveles de apoyo electoral que el enfermo. Sin embargo, tanta ley represiva y tanta amenaza judicial no han podido detener la circulación de largas listas con los más emblemáticos fracasos económicos y sociales del Gobierno que, con o sin Chávez, son un impedimento insalvable de cara a las apetencias electorales rojitas de 2012.


Algunos, como el profesor Tulio Ramírez, comenzaron con las promesas incumplidas desde cuando HCHF juró dejar de llamarse Hugo si en un año había un solo niño abandonado en la calle (llamados cínicamente "niños de la Patria"); o renunciar ante la primera marcha de protesta en su contra (¿cuántas miles de protestas ha dispersado el embaucador con gas del bueno y perdigones?); o reducir el número de ministerios (con el de Maripili llega a los 30); acabar con la corrupción (desde el Plan Bolívar 2000 hasta las mafias de las cabillas el robo sigue imbatible); construir el eje Orinoco-Apure (la acción depredadora del gobernador rojito Aguilarte casi acabó con Apure, sin embargo el TSJ no ha intentado acción alguna); sanear el Guaire; aprobar el sistema de seguridad social (que trastocó en prisión dictada por sus mafias judiciales contra los trabajadores y en violencia criminal de sus bandas armadas contra quienes reclaman derechos laborales; humanizar las cárceles (quedó patente la "humanización" con los crímenes y demás horrores de El Rodeo), reducir la jornada laboral, etc., etc.A las promesas incumplidas hay que añadir los cementerios de obras iniciadas, pagadas con sobreprecios millonarios y nunca concluidas. Veamos el estado Vargas con sus otroras hoteles majestuosos, hoy saqueados y abandonados; sus obras de infraestructura solo aparecen en las vallas propagandísticas. El BusCaracas, pozo sin fondo que ha devorado cinco veces el presupuesto inicial y dista de haberse terminado. De las 75 mil viviendas que debían construirse en el primer semestre, solo entregaron cinco mil, aunque el ministro Ramírez dice que son 16 mil y promete "terminar 142 mil en el segundo semestre". El racionamiento, apagones y multas por "exceso de consumo eléctrico" que son culpa de la desinversión y corrupción gubernamentales, están pasando factura. Abandono y corrupción en las obras de los metros de Maracaibo y Valencia. Cementerios de fincas que eran productivas o empresas como las de Guayana y cementeras con su producción en picada. Prueba de la "eficacia" oficial es la "arepera socialista" del Parque Central, tantas veces citada por El Iluminado. Como prueba de los efectos futuros de la Ley de Costos y Precios, la arepera tuvo que cerrar porque no podía vender "las reinas pepiadas" por debajo del costo de producción. Además (Tal Cual 21-07-2011) los trabajadores eran "pasantes" del Inces a quienes no les pagaban un salario (esa explotación "socialista" formaba parte de su formación académica). En lugar de la "arepera socialista" ahora existe un carrito que vende hamburguesas capitalistas a los obreros que van a construir las viviendas de Farruco Sesto en el Paseo Vargas.

Pdvsa declara en emergencia la Faja del Orinoco por la caída de producción. Ocurre que Pdvsa no ha invertido su parte en la Faja y los socios se niegan a poner más dinero, dada la insolvencia e incumplimiento oficiales. Chávez desbanca las reservas, que no se destinan a cubrir las necesidades del país, sino a comprar armas y en donaciones a Cuba, Nicaragua, Bolivia, etc., mientras en Venezuela cae el consumo de los más pobres y la inflación en alimentos superará este año el 48%. Tanto cacareo de Giordani sobre una inversión social de $350 mil millones y resulta que la capacidad adquisitiva del venezolano acumula una caída de 162% desde la llegada de Chávez al poder.

Los medios oficiales son prueba del uso de la enfermedad presidencial con fines electorales. Esfuerzo vano. Porque las últimas encuestas revelan que la conmiseración ciudadana por la enfermedad no se traduce en intención de voto y que el desastre gubernamental y "las divisiones y conspiraciones" internas que tanto mortifican al enfermo, son el verdadero cáncer metastásico que dará al traste con su obsesión de perpetuidad en el poder.

macolomina@gmail.com


Fuente:http://www.eluniversal.com/2011/07/24/obsesiones-electorales-y-cementerios-socialistas.shtml

viernes, julio 22, 2011

"El presidente exilado"("...El presidente Hugo Chávez les entregó la soberanía nacional a los hermanos Castro...")


POR:TRINO MÁRQUEZ.

En el artículo 18 de la Constitución aparece clarísimo: “La ciudad de Caracas es la capital de la República y el asiento del Poder Nacional. Lo dispuesto en este artículo no impide el ejercicio del Poder Nacional en otros lugares de la República”. El Poder Nacional, y el Presidente es la figura más importante de ese poder, sólo puede ejercerse dentro de los límites de la República, y no fuera de ella. ¿Hay espacio para la interpretación? ¿Cuándo te digo ¡No!, qué es lo que quiero decirte, me reñía mi madre?


Haber nombrado al Vicepresidente y al Ministro de Planificación Finanzas como sus amanuenses, no resuelve el problema constitucional creado por la ausencia del presidente Chávez debido a su exilio voluntario en Cuba. El tratamiento del cáncer en La Habana ejemplifica un caso típico de “falta temporal”, según lo señala el artículo 234. No se trata de de un viaje de Chávez por el globo terráqueo para firmar acuerdos con otros países, ni para buscar inversionistas extranjeros, sino para aplicarse un tratamiento de quimioterapia altamente agresivo, que disminuirá seriamente sus condiciones físicas y mentales.

El Presidente durante los próximos meses estará en condiciones de capitis diminutio. En estas circunstancias debería ser relevado por el Vicepresidente, de las numerosas obligaciones y competencias que le otorga el artículo 236 de la Carta Magna, pues simplemente no podrá satisfacerlas. Entre esas facultades se encuentran las de Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional y dirigir las relaciones exteriores de la República. ¿Cómo puede ocuparse de estos compromisos, además de Administrar la Hacienda Pública Nacional, si su salud está minada por un cáncer?

El presidente Hugo Chávez les entregó la soberanía nacional a los hermanos Castro, quienes administran hasta la información que los venezolanos conocemos. Esa dupla ha sustituido a las autoridades nacionales y deciden qué se hace y qué no. Este grado de enajenación al que se ha llegado sorprende porque en Venezuela estamos en plena celebración de los 200 años de la firma del Acta de la Independencia. Los sucesos que se iniciaron el 11 de abril de 1810 y culminaron el 5 de julio de 1811, se desencadenaron por la condición de rehén en que se encontraba el rey Fernando VII, a manos de José Bonaparte. Hugo Chávez, para darle más brillo a la conmemoración independentistas, decidió convertirse en prisionero de Fidel y Raúl Castro. Extraña manera de celebrar tan magna fecha, ¿verdad?

Las razones para no declarar la “falta temporal” prevista en la Carta Fundamental y optar por darle un permiso indefinido, fórmula que no existe en la Constitución, responde a varias razones. Chávez construyó un régimen personalista y autocrático que no admite sustitutos, ni delegaciones importantes. El régimen es un edificio que se apoya en una sola columna, de allí su enorme fragilidad. El PSUV no es un partido político en el sentido en que lo fueron AD y, un poco menos, COPEI. Estas fueron estructuras nacionales con una buena dosis de leninismo, capaces de sobrevivir e, incluso, oponerse, a sus dirigentes fundamentales. Raúl Leoni resultó el abanderado de AD en 1963 a pesar de las resistencias ostensibles de Rómulo Betancourt, para ese momento Presidente de la República. ¿Alguien puede imaginarse que, en el caso de que Chávez no pueda concurrir a los comicios de 2012, el candidato del PSUV no sea escogido e impuesto por el caudillo?

Este es un régimen frágil. El socialismo del siglo XXI nunca se ha consolidado en los militantes, ni en las bases del chavismo. Solo existe en la cabeza de Hugo Chávez y unos cuantos radicales que lo acompañan en semejante disparate. El entorno militar y civil que han utilizado la bonanza petrolera para enriquecerse de forma obscena no cree en anacronismos ideológicos. Le interesan más los negocios y el billete que el Manifiesto Comunista. A este grupo lo cohesiona y lo limita en sus ambiciones Chávez, nadie más.

Los acuerdos y la lealtad ciega a los Castro tampoco es asunto que le preocupe a la boliburguesía con poderosos tentáculos políticos. Las relaciones únicamente le quitan el sueño a Chávez y, parece que también, a Jaua. Por esto los Castro habrán autorizado que lo designaran el escribiente oficial del mandatario exiliado.

Queda claro, entonces, que la renuncia a la soberanía por parte de Chávez y su entrega a Fidel y a Raúl, responde a la necesidad de preservar los intereses cubanos en Venezuela, en medio de la inseguridad e incertidumbre que provoca la sucesión del caudillo criollo.

@tmarquezc

Fuente:http://www.noticierodigital.com/2011/07/el-presidente-exiliado/

martes, julio 19, 2011

"La democracia en la encrucijada"("...Nos aproximamos al borde del abismo. ¿Nos despeñaremos? Solo Dios lo sabe...")


POR:ANTONIO SÁNCHEZ GARCÍA.

La eventual desaparición del deus ex machina del totalitarismo castro comunista en Venezuela abre un paréntesis en las certidumbres que dominaban el panorama hasta el 10 de junio pasado. Vuelven a tener relevancia las dos afirmaciones categoriales de Carl Schmitt, expresadas en su obra fundamental, El Concepto de lo Político: la política es el enfrentamiento amigo-enemigo. Soberano es quien resuelve el estado de excepción. Parece llegada la hora de que ambos principios se manifiesten en toda su cruda verdad. Nos aproximamos al borde del abismo. ¿Nos despeñaremos? Solo Dios lo sabe.

1

Venezuela, no me cansaré de repetirlo, se encuentra sumida desde el asalto al Poder por el teniente coronel Hugo Chávez y el golpismo militarista venezolano, en un clásico estado de excepción. Vale decir, viviendo la pérdida del anclaje jurídico que garantizaba su estabilidad institucional, sometida a un poder arbitrario y en grave riesgo de avanzar hacia un ordenamiento totalitario de su sistema de dominación. La soberanía y el Estado de Derecho que se instaurara en el país a raíz de la caída de la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez y encontrara su ordenamiento jurídico en la Constitución de 1961 bajo un Pacto de Gobernabilidad, un régimen de consensos y un sistema político bipartidista, ha perdido toda vigencia, sin haber sido reemplazada por otro orden soberano. Un estado de inestabilidad estructural de tal naturaleza, que pierde sus instancias normativas sin acertar a dar con otro alternativo en que afianzarse, no puede mantenerse por largo tiempo sin el uso de la violencia y el terror de parte de quienes controlan provisionalmente los instrumentos del Poder. Y que mientras no encuentre un actor sobre determinante y un nuevo factor soberano que le pongan fin, dejará abiertas las puertas a la incertidumbre existencial. Será una sociedad en permanente estado de excepción, como la Alemania nazi entre 1933 y 1945.

La decisión del régimen imperante de apostar al acorralamiento de las fuerzas opositoras e ir montando progresivamente sus instrumentos de dominación de acuerdo a las clásicas maniobras fascistas, se ve impedido de alcanzar su propósito estratégico por la conciencia democrática de las mayorías, los medios de comunicación que aún le son afines, las iglesias, la empresa privada, las academias y universidades, en suma: la aún dominante Hegemonía ideológica, cultural, económica y política de la que fuera nuestra sociedad democrática. Por ello, no ha terminado por aplastar los factores que sostienen las bases democráticas de nuestra vida social. Razones de índole internacional lo compelen, asimismo, al respeto aparente de los mecanismos democráticos, particularmente, de la resolución electoral de los conflictos de acuerdo al almanaque constitucional. Para lo cual el régimen ha dispuesto de dos grandes instrumentos: el control omnímodo de todas las instituciones del Estado, particularmente de las Fuerzas Armadas, el sistema judicial, PDVSA y sus fuentes de financiamiento, mientras articula el llamado Poder Popular, de una parte; y el ascendiente de un poder personal, caudillesco, carismático y determinante en la figura del jefe de Estado y presidente de la república, por la otra.

Las fuerzas del castro comunismo expresadas en el chavismo venezolano no se han detenido un solo instante en su esfuerzo por imponer un régimen totalitario. Tras doce años de esfuerzos, la crisis terminal a la que ha arrastrado al país se le ha vuelto en contra, obstaculizando la liquidación de la resistencia democrática, hasta llegar a un virtual impasse que pone en serio peligro su sobrevivencia. A la cual un hecho inesperado ha venido a poner al borde del abismo: una supuesta enfermedad de graves consecuencias que pone en peligro la vida del único factor verdaderamente sustantivo de la autocracia gobernante.

2

Independientemente de la veracidad y naturaleza del cáncer que sufre el teniente coronel Hugo Chávez, del cual aún no existe un informe médico profesionalmente sustentado, lo cual legitima las dudas respecto de su alcance y autenticidad, lo cierto es que el país ha sufrido un vuelco trascendental desde que se conociera de la operación a la que habría sido sometido en La Habana el 10 de junio pasado. Su efecto más notable habría sido la agudización de las contradicciones internas en el seno de la cúpula gobernante. Y la irrupción de la dramática conciencia de la precariedad del régimen, basado fundamentalmente en el carisma del presidente de la república. Quien, de acuerdo a informes confiables, sufriría de un cáncer terminal.

La absoluta carencia de una institucionalidad estatal y política capaz de sostener al régimen, ha puesto de manifiesto su dependencia respecto de la figura presidencial, ha desatado toda suerte de rumores respecto de las contradicciones entre los distintos factores que componen la alianza política de gobierno y ha interrumpido el proceso electoral en que se encontraba empeñado el presidente de la república. Pero ha venido asimismo a alterar los esfuerzos unitarios adelantados por la oposición, sostenidos en gran medida por la unanimidad en torno al supremo objetivo de enfrentar al único candidato del chavismo con opciones de victoria, el propio Hugo Chávez.

Inesperadamente, un factor absolutamente imponderable como la afección del jefe del proceso ha terminado por alterar radicalmente los supuestos políticos de las dos grandes fracciones nacionales enfrentadas. Desatando en uno y otro sector nuevas configuraciones en función de las nuevas circunstancias. La parálisis del proceso electoral oficialista es manifiesta y la indefinición respecto de la eventual candidatura de su principal figura un dato inevitable. De modo que en el interior del estado de excepción imperante se ha abierto una suerte de transición hacia lo desconocido cuyo desenlace aún es imprevisible.

En cuanto a la oposición, la eventual retirada del presidente de la república de la contienda electoral, al alterar los presupuestos del enfrentamiento central, ha alterado asimismo las decisiones y expectativas de los diversos actores. Un manto de incertidumbre ha caído no sólo sobre los distintos candidatos en liza y el eventual respaldo de diversos partidos, sino sobre el proceso electoral mismo. Sería altamente irresponsable no incorporar a los cálculos estratégicos la eventualidad de un agravamiento de la salud presidencial, incluso de su deceso, y la consiguiente precipitación de los acontecimientos. Lo cual nos lleva a considerar el agravamiento de la naturaleza excepcional de la situación por que atraviesa Venezuela y a preguntarnos por sus eventuales desenlaces. A interrogarnos incluso sobre el perfil de un eventual gobierno de emergencia nacional y las reservas estratégicas con que contamos.

3

En un artículo anterior, LA HORA FINAL, sostuvimos la tesis de que tras la súbita e inesperada operación quirúrgica a que fuera sometido el presidente de la república en La Habana el 10 de junio pasado, el país había sufrido un giro de 180º. Caracterizado por el eclipse de la figura presidencial y un inevitable reacomodo del escenario político, independientemente del desenlace del supuesto cáncer de colon que padece.

Es inevitable considerar este nuevo factor, pues reaparece en la escena de los probables desenlaces la precipitación de una crisis de gobernabilidad, la tentación del atajo de fuerza para quienes resienten el duro golpe de la neutralización de su principal factor de Poder y la radicalización de las tendencias castro comunistas que hacen vida en el seno del gobierno. La incapacidad física del único candidato con relativas opciones de triunfo para llevar adelante una campaña extremadamente exigente y agotadora, podría interponerse entre el régimen y las fuerzas opositoras. Aquellas podrían considerar la militarización plena y progresiva del poder, mientras éstas verían frustrados sus deseos de ponerle fin al gobierno imperante mediante mecanismos electorales, pacíficos, constitucionales. Su desiderátum.

Sea como fuere, estamos ante la paralización de facto del esfuerzo electoral del oficialismo y la oposición. Un elemento absolutamente inesperado, irreversible y de consecuencias imponderables viene a trastocar los esfuerzos de unos y otros y a abrir un interregno de insospechadas consecuencias. Mientras el oficialismo no atina a dar con el eventual sustituto en caso de la total neutralización del caudillo – radio o quimioterapia mediante – la oposición parece trabada por indecisiones existenciales. Ni UNT, ni AD, ni COPEI, ni Proyecto Venezuela parecen encontrarse en capacidad de cortar el nudo gordiano de sus candidaturas. La esperada entrada de la diputada María Corina Machado en la contienda electoral, e incluso el regreso de Manuel Rosales o el fin de la inhabilitación de Leopoldo López tampoco introducen elementos sustantivos que apunten a una clarificación de la compleja situación suscitada. Esta es de índole existencial, no candidatural.

El país se ve empujado así y a redropelo de la voluntad de los actores políticos a la imperiosa necesidad de definir su futuro, resolver su excepcionalidad y asentar una nueva soberanía, democrática y constitucional o dictatorial y totalitaria. La indefinición en que se arrastra desde hace 12 largos y tortuosos años no puede ser soslayada mediante enmascaramientos seudo constitucionales. En juego está el Poder. En juego está la soberanía. Su resolución no puede ser dilatada indefinidamente sin provocar el absoluto desquiciamiento de la república.

La oposición ha esperado resolver el impasse por vía electoral. A pesar y en contra de las claras amenazas de sectores radicales del estado Mayor, como el general Rangel Silva. Que al señalar el rechazo a entregar el gobierno si el oficialismo fuera derrotado electoralmente, expresa, sin duda, un sentimiento dominante en el seno de dicha cúpula militar. La eventual desaparición del deus ex machina del totalitarismo castro comunista en Venezuela abre un paréntesis en las certidumbres que dominaban el panorama hasta el 10 de junio pasado. Vuelven a tener relevancia las dos afirmaciones categoriales de Carl Schmitt, expresadas en su obra fundamental, El Concepto de lo Político: la política es el enfrentamiento amigo-enemigo. Soberano es quien resuelve el estado de excepción. Parece llegada la hora de que ambos principios se manifiesten en toda su cruda verdad. Nos aproximamos al borde del abismo. ¿Nos despeñaremos? Sólo Dios lo sabe.

E-mail: sanchezgarciacaracas@gmail.com

Twitter

: @sangarccs


Fuente:http://www.noticierodigital.com/2011/07/la-democracia-en-la-encrucijada/

domingo, julio 17, 2011

"Cédula electrónica a la Cubana"



Una empresa cubana está en capacidd de manipular los millones de datos que el Gobierno de Venezuela le entregó para la elaboración de las nuevas cédulas electrónicas gracias a un convenio secreto que excluyó del proceso la participación de técnicos venezolanos, según documentos a los que tuvo acceso El Nacional. De acuerdo con un ex asesor del Ministerio de Interior y Justicia, que asegura que se vio forzado a pedir asilo en Estados Unidos por atreverse a criticar al convenio, el Gobierno cubano podrá incluir o borrar información de las bases de datos y hasta expedir documentos de identidad venezolanos a ciudadanos de otros países.

“Eso debía estar manejado en Venezuela, por venezolanos”,dice Anthony Daquin, ingeniero de computación venezolano, que hasta 2009 fue asesor del ministerio en materia de documentos electrónicos. “Los cubanos manejan el software y marcan las directrices de seguridad, cómo se abre la caja criptográfica (mecanismo de cifrado de la información en el chip electrónico), cuántas veces, cuándo se destruye el chip”, explica el ex asesor.

Daquin advierte que para Cuba será ahora muy fácil emitir cédulas y pasaportes venezolanos para sus ciudadanos y funcionarios o incluso para otros extranjeros. Son pocos los que se atreven a cuestionar el acuerdo, agrega. “A todo el que ha estado cerca del contrato de la cédula electrónica, que lo ha objetado, lo han amenazado”.

La cédula electrónica incluirá en el chip el nombre y apellido, fecha de nacimiento, fecha de expiración, las huellas dactilares, el registro de información fiscal (datos sobre el pago de impuestos al Seniat), firma y foto. También se ha hablado de incluir el tipo de sangre y la historia médica.

La empresa cubana favorecida con el contrato de más de 170 millones de dólares es Albet Ingeniería y Sistemas. Ante sus limitaciones operativas y de material, la firma debió subcontratar a la multinacional Gemalto, con sede en México. Representantes de ambas firmas se negaron a hablar con El Nacional.

Si el proceso de cedulación culmina, los venezolanos acudirán a votar en 2012 con un sistema de identidad que, en la práctica, está manejado y controlado por el Gobierno de Cuba.

Aunque la contratista sea extranjera porque en el país no hay la tecnología para desarrollar los proyectos, por un tema de seguridad de los datos y hasta de nacionalismo, debe haber un grupo de personas del país que maneje los programas”, analiza Miguel Torrealba, profesor del departamento de computación de la USB y experto en seguridad de la información. “Hay que conocer la data y protegerla de los intereses que puedan surgir, aunque se trate de compañías de naciones amigas”, añade.

El servicio de identificación, que ahora está en manos extranjeras, históricamente ha sido vulnerable.

El año pasado, por ejemplo, detuvieron en Caracas a un grupo de colombianos que cobraba entre 5.000 y 10.000 bolívares por cada cédula falsificada. La policía determinó que 2 funcionarios del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería, Saime, eran cómplices.

En 2007, el narcotraficante Farid Faris denunció que el entonces director de la Onidex (actual Saime), Hugo Cabezas, le facilitó identificaciones venezolanas falsas. El año pasado, el organismo comenzó un plan anticorrupción por el que ya lleva cerca de 300 funcionarios detenidos.

Decisión binacional
En Cuba se planificó el cambio de la cédula de identificación tradicional a una electrónica, un proyecto cuya ejecución lleva dos años de retraso. Documentos alos que accedió El Nacional señalan que en la isla se realizó la licitación para determinar qué empresas proveerían las tarjetas de policarbonato para hacer las identificaciones; los cubanos tienen facultades para subcontratar los bienes y servicios a nombre de Venezuela; sus técnicos trabajan en los programas informáticos que regirán el proceso de identificación y tienen garantizado el acceso a la data.

El Ministerio de Interior, uno de los principales clientes de Albet, le encomendó a esta compañía el proceso de modernización del Saime. La Agencia Bolivariana de Noticias reseñó que el proyecto para cambiar el sistema de identificación a uno electrónico formó parte de la VII Comisión Mixta Cuba-Venezuela, celebrada en 2007, que incluyó más de 350 planes.

Durante la gestión de Jesse Chacón como titular del despacho de Interior y Justicia se desarrolló la primera fase del proyecto de transformación y modernización del Saime, con el lanzamiento del pasaporte electrónico, cuya contratación y puesta en marcha se hizo a través de Albet. La segunda fase, la de la cédula electrónica, también le fue adjudicada a la firma cubana. En marzo de 2008, con Pedro Carreño a la cabeza, Albet y el ministerio suscribieron el Contrato de Prestación de Servicios Tecnológicos Integrales para la Transformación y Modernización del Sistema de Identificación, Migración y Extranjería (Fase 2), por 172,2 millones de dólares. Se le encomendó a los cubanos desde el suministro de las cédulas hasta el software para manejarlas.También se le asignó la emisión de documentos en sedes consulares y misiones de Venezuela en el exterior; el manejo de los puntos de control migratorio y la instalación de sistemas de seguridad en la Torre Aco, la nueva sede del Saime en Las Mercedes, así como de sus otras oficinas en todo el país.

Secreto
El convenio ha estado rodeado del más absoluto hermetismo. Sobre las 30 páginas de este acuerdo comercial pesan cláusulas de confidencialidad que se advierten desde el encabezado. “No más de 20 venezolanos tuvieron acceso a este contrato. A las reuniones siempre acudían cubanos y fue en La Habana donde se hizo la licitación para comprar la cédula electrónica”, señala Daquin. Es la primera vez que conversa –desde un lugar en Estados Unidos– sobre la información a la que tuvo acceso. “Sus correos y su teléfono deben estar intervenidos, al igual que los míos”, le dice a su interlocutora. Pide no revelar la ciudad en la que vive desde noviembre de 2009, cuando solicitó asilo político porque –asegura– fue amenazado debido a la información que manejaba sobre la intervención cubana en asuntos como la cedulación.

El contrato suscrito entre el ministerio y Albet autoriza el acceso a las instalaciones y sistemas del Saime, para los trabajos asociados a la implementación de la cédula electrónica. Una de las cláusulas establece: “Los originales de los códigos fuente (los que describen el funcionamiento del software y permiten introducirle cambios) de las aplicaciones informáticas desarrolladas serán conservadas por la parte cubana mientras permanezca vigente el período de soporte técnico”.

“La parte venezolana no podrá acceder a los códigos fuente para realizarle modificaciones o ajustes a las aplicaciones informáticas desarrolladas, mientras esté vigente el contrato o el período de soporte técnico, excepto que la parte cubana manifieste de forma expresa su conformidad con esta acción”, aclara otra cláusula.

Caro y tardío
Además del secreto y las irregularidades en su adjudicación, el convenio ha resultado altamente costoso y ha estado plagado de demoras. La transferencia tecnológica que Albet prevé tardará 10 años en completarse. “Otras empresas, como una china, la ofrecían en 3 años”, añade Daquin.

La cédula electrónica venezolana, además, es una de las más caras entre los países del continente que han adquirido la tecnología de identificación biométrica. Ecuador decidió en 2010 emplear 93,5 millones de dólares para la modernización de su sistema de registro civil, identificación y cedulación. En 2009, después de una licitación pública en la que fue favorecido un consorcio con participación nacional, México otorgó el contrato para cedular a los casi 107 millones de mexicanos por 51 millones de dólares, menos de un tercio de lo que le costó a Venezuela, que tiene 28 millones de habitantes.

El acuerdo comercial entre el Gobierno y Albet, que tenía originalmente vigencia de un año, ha sido prorrogado consecutivamente. A finales de 2009, el proyecto debía estar en marcha, pero las autoridades venezolanas han aplazadola fecha. Dante Rivas, director general del Saime, la prometió para el primer trimestre de 2011, pero todavía no está en ejecución.

Empleados públicos advierten que dentro de las instituciones es difícil cuestionar el papel de los antillanos. “Creen que estás contra ellos y no comprenden que el hecho de que los cubanos subcontraten los desarrollos de software hace que al final Venezuela paguemás por los proyectos”, dice un programador de Cantv que solicita no ser identificado.

“Estamos pagando doble por esos proyectos, para eso el Estado le paga directamente a Microsoft. Siempre tenemos al intermediario cubano. Terminamos peor que antes, tenemos doble dependencia tecnológica”, señalan desde las oficinas públicas.

Licitación antillana
Albet no produce las láminas de policarbonato para hacer las cédulas ni el software para introducir la información en los chipsy manejar el sistema, por lo que tuvo que subcontratar estos bienes y servicios.

Daquin muestra una comunicación que la empresa cubana envió, en 2008, a compañías transnacionales dedicadas a producir sistemas de identificación. La firma las invitaba a participar en “la licitación para el suministro de 6 millones de cédulas electrónicas” del proyecto que el ministerio venezolano le asignó. De acuerdo con el cronograma, el contrato debía firmarse en junio de ese año y el lote completo de cédulas debía ser entregado en marzo de 2009, en el puerto de La Guaira o en el aeropuerto de Maiquetía.

Los representantes de las empresas debían ir a Cuba para la revisión de la propuesta técnica y económica. Al final de lamisiva, Albet adjuntó un mapa del sector del municipio Playa, en Ciudad de La Habana, donde se encontraba la casa en la que se haría la reunión. Clasificaron las empresas Iris Corporation Berhad, de Malasia; Hightech, de Venezuela, con representación de una firma china; Bundesdruckerei, de Alemania; Sagem, de Francia, y Gemalto, cuya casa matriz está en Holanda.

Bundesdruckerei y Sagem confirmaron a este diario su participación en la licitación de la cédula electrónica, pero no dieron detalles sobre dónde y cuándo se hizo. En los registros venezolanos no aparece ningún llamado a licitación para esta contratación en los últimos cuatro años. “La Onidex (actual Saime) estará saliendo al mercado internacional para buscar los mejores proveedores del servicio de impresión de documentos electrónicos, medianteel correspondiente proceso de licitación conjunta con Cuba”, declaró el 13 de febrero de 2008 a la Agencia Bolivariana de Noticias José Javier Morales, entonces director de Identificación y Extranjería.

Gemalto, en su filial de México, salió favorecida y se convirtió en la proveedora de las tarjetas de policarbonato y el software. La multinacional maneja 30% del mercado mundial de sistemas de identificación y, por ejemplo, elabora el pasaporte electrónico para Estados Unidos. En Venezuela, trabaja para la banca en su migración a tarjetas de débito y crédito con tecnología de chip.

Daquin trabajó para la rama de proyectos gubernamentales de Gemalto en América Latina. Asegura que ésta fue la única empresa que aceptó las condiciones de los cubanos en lacontratación. “La oferta de los chinos era mejor, pero ellos están acostumbrados a hacer negociaciones de Estado a Estado y no aceptaron la intermediación de Cuba”, asegura. Representantes de la empresa china declinaron dar detalles sobre su participación.

"Cliente final”
El contrato entre Albet y Gemalto, por 40,5 millones de dólares, está fechado en La Habana, en agosto de 2008. En el documento se refieren al Ministerio de Interior y Justicia de Venezuela como el “cliente final”, el que usará los bienes y servicios transados. Lo suscribieron Antonio Romillo Tarke, director general de Albet, y dos representantes legales de la filial de Gemalto en México. El objeto era suministrar 6 millones de tarjetas de policarbonato con chip; desarrollar las aplicaciones informáticas relacionadas con la seguridad de los datos en las tarjetas; diseñar e instalar un laboratorio para probar las tarjetas y el software, tanto en las instalaciones de la empresa cubana como en Venezuela; capacitar y hacer la transferencia tecnológica tanto a Albet como al cliente final.

El contrato especifica que las aplicaciones informáticas desarrolladas para cumplir con este proyecto serán propiedad de Albet y Gemalto. “Debiendo dictar de común acuerdo los lineamientos bajo los cuales podrán ser utilizados por el cliente final”, aclaran. Ex trabajadores del Saime, que piden no revelar sus nombres por temor a represalias, afirman que cada vez que Venezuela necesite ajustar el software
o renovarlo tendrá que recurrir a ambas empresas y hacer desembolsos nuevamente.

En el Saime, la revisión de este contrato entre Albet y Gemalto generó problemas. Los extrabajadores de la institución señalan que, cuando presentaron sus observaciones sobre las desventajas de esta contratación, fueron removidos de sus puestos. “Se hizo una reunión con la gente de Albet y del Saime en la que se habló de la necesidad de que la infraestructura de clave pública (aplicaciones para asegurar la información en los chips de la cédula) se contratara con otras empresas que sí nos dieran acceso a los códigos fuente para que nosotros mismos, los venezolanos, pudiéramos saber qué hay en el chip y desarrollar programas para hacer cambios en él o almacenar nuevos datos. Pero a los cubanos no les gustó y nos botaron a todos”, relató uno de ellos.

En Aporrealos.com, la página de foros del portal oficialista Aporrea.org, en la que seguidores de Hugo Chávez vierten sus opiniones, quejas y denuncias, se habla de un incidente en el que se desmanteló, en el último trimestre de 2010, la Dirección de Tecnología de Información del Saime. Unos advierten que los funcionarios salieron bajo coacción por sus denuncias sobre la intervención cubana en el proyecto de la nueva cédula electrónica. Otros señalan que el grupo fue destituido por supuestas prácticas corruptas.

El punto de cuenta número 139 (memorando interno), que circuló en el Saime en octubre de 2010, revela que se buscaron otras opciones para proveer los programas informáticos que controlarán la cédula electrónica. En la comunicación, la Dirección de Tecnología de Información del organismo analiza las leyes que obligan a los organismos públicos a utilizar software libre, algo que no establecen los
contratos firmados con Albet.

Sugirieron contratar una empresa que les proveyera programas para los que no se requiera pagar licencias de uso, que les transfiriera la tecnología y les dejara a los venezolanos el control de los códigos fuente, que permiten ajustar el software para el manejo de la cédula. “Con un proyecto que cumpla esta normativa, (…) el Saime estará garantizando la operatividad soberana”, concluyeron Evaluaron ofertas de la Fundación Instituto de Ingeniería (ente público en el que cooperan el Ministerio de Ciencia y Tecnología y la Universidad Simón Bolívar) y la empresa española Realsec. Pese a lo expuesto en ese punto de cuenta, las contrataciones no se concretaron y Albet continúa ejecutando el proyecto.

“¿Por qué los funcionarios venezolanos no tienen acceso a ciertas áreas de la sede del Saime y sólo pueden entrar cubanos?”, se pregunta Daquin. Ni el Saime ni el Ministerio de Interior y Justicia atendieron las solicitudes de entrevista para darle respuesta a esta interrogante.


Fuente:http://www.el-nacional.com/www/site/p_contenido.php?q=nodo/222024/Siete%20D%C3%ADas/C%C3%A9dula-electr%C3%B3nica-a-la-cubana

domingo, julio 10, 2011

"El espectáculo debe continuar" ("Una cosa es que nos conduela la enfermedad de Chávez y otra que pretenda convertirla en chantaje...")


POR:MARTA COLOMINA.

Este nuevo capítulo de la telenovela oficialista ha logrado captar la sintonía política de la audiencia con tal intensidad que ya la masacre continuada de El Rodeo parece que ocurriera en Afganistán". Así resume Fernando Egaña (Tal Cual 07-07-2011) la agenda que ha dominado el espectro nacional desde que el Canciller anunciase que el Presidente había sido operado en Cuba de un absceso pélvico, poco después el propio Chávez oficializase en cadena que tenía cáncer, llegara sorpresivamente a Venezuela, asomase su erguida y gesticulante humanidad en el Balcón del Pueblo durante 38 minutos y presidiera a control remoto el desfile sectario y estrambótico en celebración del Bicentenario de nuestra Independencia. Acto nutrido con funcionarios disfrazados de rojo y carreteados desde todas partes del país, como los de Pdvsa, dos de los cuales murieron y varios resultaron heridos cuando el autobús que los transportaba desde Cabimas perdió el control en la Lara-Zulia. El mismo desfile en el que los paracaidistas violaban la Constitución gritando "somos socialistas y antiimperialistas" y rendían vergonzoso culto a la endiosada personalidad de Chávez, como lo hicieran días antes la presidenta del TSJ y el ministro de la Defensa.

La desinformación sobre qué tipo de cáncer padecería Chávez, en que estadio podría encontrarse y si tal enfermedad le permitiría seguir gobernando, o ser candidato en 2012, han generado muchos rumores y dudas nacional e internacionalmente que indignan al propio Chávez (critica que "una minoría enloquecida dude de su enfermedad") obviando que él mismo es el culpable por no dar la información veraz y oportuna. La Conferencia Episcopal, varios gobernadores y la MUD han solicitado respetuosamente un parte médico oficial que informe sobre el verdadero estado de salud del Presidente, como hizo Paraguay, o el rey de España. Sometido a Fidel Castro ideológica y afectivamente, la enfermedad del venezolano se ha convertido en un misterio y hasta en burla de las agencias internacionales (Reuters: "En la política y la salud, el Dr. Fidel aconseja a Hugo Chávez"). Experimentados oncólogos han comentado "off de record" lo inusual y hasta increíble que es ver dando una arenga de pie en el Balcón del Pueblo y otra desde Miraflores, a quien había salido pocos días antes de cuidados intensivos después de dos complicadas operaciones, una de ellas para extirparle un cáncer, según confesión presidencial. Algunos explican "esa resurrección" que sorprende a quienes esperaban verlo muy enfermo, en su pasión por el poder y en la convicción de que sin él su revolución se esfuma como esa pluma al viento a la que alude con frecuencia. Su ausencia demostró que ninguno de los suyos podría sustituirlo, dado el alto rechazo y el bajo nivel de aceptación popular. Quedó claro que sin Chávez su revolución desaparece. Sumemos las pugnas internas entre militares y civiles y el chavismo sin Chávez, y veremos las razones de su intempestiva llegada, el reanudar su show discursivo contra el Imperio, contra los oligarcas y a reanimar entre los rojitos la falsa idea de que su poder podrá extenderse más allá del 2021, más allá del misterioso y elusivo cáncer.

Chávez está ahora entre la espada y la pared. Porque si sigue considerando la enfermedad como una batalla nacional y convirtiéndola en el centro de su show mediático y discursivo (como el fallido tema de la vivienda en el que dijo jugarse el pellejo) los problemas de los restantes 27 millones de venezolanos van a derrotarlo. Los familiares de los presos de El Rodeo gritaban "Solución" frente al Balcón del Pueblo. Chávez los vio, los ignoró y siguió hablando de "su" enfermedad, convertida ya en epopeya. Dice "dar su palabra de aliento a todos los que padecen esta enfermedad", pero cruelmente impide recibir tratamiento médico a los presos políticos con cáncer. El Chávez amnistiado por el 4F no es capaz de un gesto de justicia a favor de la jueza Afiuni y de los otros presos políticos, a pesar de la solicitud de su admirado Noam Chomsky, ¿va a seguir hablando de su innominado cáncer mientras el hampa desbordada asesinó esta semana a dos escoltas de dos de sus rojitos connotados para robarles la moto, y a otros 40 más? ¿Va a seguir enorgulleciéndose de los tanques, helicópteros y aviones rusos exhibidos en el desfile Bicentenario, que costaron más de $12 mil millones, mientras el INE revela que bajó el consumo de alimentos entre los venezolanos más pobres?

La MUD debe eludir la agenda presidencial y prepararse para vencer en las elecciones de 2012. Porque una cosa es que nos conduela la enfermedad de Chávez y otra que éste pretenda convertirla en un chantaje emocional para que nos olvidemos de sus desmanes y de la urgencia nacional de un cambio.

mcolomina@gmail.com


Fuente:http://opinion.eluniversal.com/2011/07/10/el-espectaculo-debe-continuar.shtml

sábado, julio 09, 2011

"¿Quien recuerda el caso Makled?" ("...Chávez se disfraza de un nuevo cristo que muere en la cruz para salvar a los venezolanos...")



POR:FAUSTO MASÓ.

Chávez pretende convencernos de una falsedad, hacer que creamos que el cáncer no le impedirá seguir concentrando el poder, tomar todas las decisiones, trabajar de lunes a domingo. En el mismo tono pasa de pedir solidaridad a insistir que nada ha cambiado, por tanto ratifica a ministros y militares.

Rechaza que se emita un parte médico que le quitaría misterio a su enfermedad, para seguir utilizándola políticamente. Sigue los consejos de un maestro: en estos días Fidel Castro ha demostrado que su asesoría bien vale para Chávez 100.000 barriles diarios.

Chávez imita el estilo de Fidel Castro, un maestro en el arte del gesto sorpresivo. Se dio a conocer en la Universidad de La Habana por actos temerarios como secuestrar la histórica Campana de la Demajagua.

El asalto al Cuartel Moncada, una apuesta audaz lo volvió el amo de un país.

En su juventud, Fidel Castro tentó más de una vez al diablo, arriesgó la vida en las luchas estudiantiles de la Universidad de La Habana, donde los debates se ganaban a plomo.

Le han gustado siempre los gestos audaces, como pedirle a Carlos Andrés Pérez que nombrara encargado de su seguridad durante su visita a Caracas en 1989 a Orlando García, quien conocía a los exilados realmente peligrosos y probablemente frustró un atentado contra Castro.

Imaginemos a Hugo Chávez y a Castro discutiendo una madrugada el manejo de la dolencia, decidiendo ofrecer una interpretación sentimental de la enfermedad, examinando el primer informe médico que no le darán a conocer a la plebe: a nosotros.

Al final, con razón, desde el punto de vista político, redujeron algo tan serio como un cáncer a un discurso emotivo; dos actores formidables están jugando así con la muerte posible de uno de ellos, y logran que la opinión pública venezolana olvide desde el caso Makled hasta el desabastecimiento y tantas otras cosas.

Estas maniobras terminan dramáticamente, en definitiva el cáncer mata o se convierte en comedias si los espectadores sospechan que les tomaron el pelo, cuando por un descuido en la puesta en escena se descubre la tramoya.

Por ahora, vamos de sorpresa en sorpresa; vueltas a Caracas en la madrugada. Cuando le conviene Chávez se disfraza de un nuevo Cristo que muere en la cruz para salvar a los venezolanos, e inmediatamente se disfraza de lector de Nietzsche, el gran ateo del siglo XIX, enemigo del cristianismo y autor de un libro histérico, “Así chillaba Zaratustra”. De paso nos sugiere que el superhombre reencarnó en Sabaneta.

Con estos mensajes contradictorios del hombre doliente en agonía y del hombre que supera al hombre, persigue Chávez dar la ilusión de que todo sigue atado, y bien atado, y evitar que los electores rechacen votar por un hombre enfermo.

Enarbola el asta de la bandera desde el balcón del pueblo y exige de la oposición consideración, y le ofende sobremanera que no tomen en serio un informe médico, el dicho por él mismo o por el doctor Nicolás Maduro.

Cualquier venezolano ha vivido de cerca la agonía de un familiar o de un amigo, conoce las consecuencias devastadoras del cáncer aun para los propios sobrevivientes de la enfermedad, le indignaría saber que han jugado con sus sentimientos en un tema tan serio.

Por ahora, el caso Makled ha quedado enterrado, todo ha funcionado de maravilla. Queda un detalle, falta año y medio para las elecciones. Demasiado tiempo.

Fausto.maso@gmail.com


Fuente:http://www.noticierodigital.com/2011/07/%C2%BFquien-recuerda-el-caso-makled/

viernes, julio 08, 2011

"El cebrasno" ("...un proceso histórico que comenzó a caballo, termina en cebrasno,un hibrido entre cebra y asno...")



POR:LAUREANO MÁRQUEZ.

Típica vaina cubana, donde hasta la madre natura tiene que valerse de la creatividad para resolver. Parece que por esas cosas del déficit habitacional en la isla, que también alcanza a los animales, una cebra se vio en la obligación de coexistir con dos asnos. Parodiando aquella canción de Benny Moré, podríamos decir: “Cómo fue, no sé decirte cómo fue, no sé explicarme qué pasó, pero un burro la embarazó”.


El resultado de este inexplicable encuentro es un “cebrasno”, suponemos que un varoncito porque si no sería “burrebra”. Fidel, director del zoológico, lo describió como una verdadera rareza: “El animal tiene las patas y orejas rayadas de la madre, y el color y tamaño del padre”. Este hombre sabe de todo.

Lo que llama la atención, por ese simbolismo que ciertos detalles de la vida imponen a los acontecimientos, es que un proceso histórico que comenzó a caballo, termina en cebrasno, un híbrido entre cebra y asno.

El burro es siempre sinónimo de las calamidades por las que hay que atravesar, es por ello que se dice “trabaja como un burro”, para referirse a las personas que tienen que esforzarse mucho. La cebra, por su parte, reúne en sí misma tres especies, en este caso cuatro, con el burro. Es emblema de la indefinición, de eso que suele decirse de algo que “ni es chicha ni es limonada”. El distintivo de las cebras son las rayas, al punto de que se dice de quien obtiene una mala fama sistemática y continuada que “está más rayado que una cebra”.

En fin el cebrasno es el símbolo de los nuevos tiempos que vive nuestra amada metrópoli: trabajo, mucho trabajo por delante para superar errores continuados.

Un momento de indefiniciones históricas, eso que suele llamarse transición. Sin duda la reflexión nos alcanza. Es como para preguntarnos: ¿Qué bestia será la que resuma también nuestras incongruencias? ¿Qué animal híbrido nos saldrá al paso? Tengamos calma, el 2012 está a la vuelta de la esquina.

Fuente:http://www.noticierodigital.com/2011/07/el-cebrasno/

miércoles, julio 06, 2011

"Presidente Obama recibió a Ollanta Humala en la Casa Blanca",


Humala pide cooperación económica y tecnológica con EE UU.

WASHINGTON (AP) — El mandatario Barack Obama recibió a Ollanta Humala en la Casa Blanca, dijo el miércoles el presidente electo de Perú.

Humala dijo en conferencia de prensa que conversó sobre varios temas con el manatario estadounidense de manera “abierta y distendida”, y que ambos coincidieron en que “la mejor etapa de un presidente es la campaña electoral, porque ahí vienen los problemas. Me explicó por qué tiene tantas canas y me ha augurado la misma suerte”.

El futuro presidente peruano dijo que Obama le invitó a la cumbre de APEC prevista en noviembre en Hawai, pero no le confirmó su asistencia a la toma de posesión del 28 de julio.

El embajador Luis Cuiquihuara, integrante de la delegación peruana, describió el encuentro con Obama como un gesto de “alta deferencia política porque no es usual recibir a presidente electos”. La reunión ocurrió mientras el presidente electo peruano conversaba con el jefe del consejo de seguridad nacional Tom Doninon.

Humala señaló que buscará fortalecer la relación con Estados Unidos y con Venezuela, y dejó claro que no ve contradicción alguna en buscarlo de manera simultánea con ambas naciones.

Aprovechó una pregunta sobre Venezuela para desearle una pronta mejoría al mandatario venezolano Hugo Chávez, quien recientemente anunció que padece de cáncer.

Humala pide cooperación económica y tecnológica con EE UU

El líder peruano indicó que durante sus reuniones con funcionarios del gobierno estadounidense abordó la necesidad de establecer cooperación económica y tecnológica.

“Necesitamos infraestructura tecnológica para detectar vuelos de avionetas con drogas, pistas clandestinas y zonas de maceración, pero también para ubicar la tala ilegal de madera en el Amazonas”, indicó.

Previamente, Humala se reunió con la secretaria estadounidense de Estado Hillary Clinton, a quien le expresó su interés de fortalecer las relaciones bilaterales.

“Me siento contento de visitar el departamento de Estado de este país con el que tenemos relaciones importantes… Agradezco a (la secretaria) Clinton la amabilidad por recibirme para dialogar de manera abierta y transparente”, expresó en breves declaraciones a la prensa.

“Mi intención es fortalecer las relaciones, (con Estados Unidos) que son buenas pero queremos mejorarlas en mi gobierno”, añadió el vencedor de la segunda ronda electoral del 5 de junio.

Clinton dijo estar “encantada de recibir a Humala, esperamos trabajar con él cuando tome posesión en breve… tiene una gran agenda por delante y Estados Unidos está listo para trabajar juntos”, añadió.

El subsecretario de Estado para el hemisferio occidental Arturo Valenzuela señaló que durante el encuentro Clinton recalcó el compromiso estadounidense de seguir colaborando para que el nuevo gobierno peruano alcance sus metas y subrayó la importancia que Humala concedió durante su campaña electoral a los temas sociales.

Valenzuela indicó que Clinton no podrá asistir a la toma de posesión de 28 de julio por tener compromisos previamente adquiridos, pero señaló que Washington enviará una delegación de alto nivel.

El peruano también se reunió con el secretario general de la Organización de Estados Americanos, OEA, José Miguel Insulza, y señaló que abordaron problemas importantes para la región, como la lucha contra el crimen organizado y la necesidad de reforzar el respeto a la carta democrática interamericana.

Insulza agradeció a Humala por la visita a la sede principal de la OEA, la cual interpretó como una muestra de “apoyo total” al organismo hemisférico y adelantó haber aceptado la invitación para acudir a la toma de posesión del mandatario.


Fuente:http://www.noticias24.com/actualidad/noticia/274561/obama-saludo-sorpresivamente-a-humala-en-visita-a-la-casa-blanca/

martes, julio 05, 2011

"Las lecciones del cáncer presidencial"("...ante el secretismo y la evidente traición a nuestra soberanía...")


POR:ANTONIO SÁNCHEZ GARCÍA.

Un mes ha tardado el presidente de la república en comprender que a pesar de todos los pesares, los deseos de su camarilla y el capricho de su padre putativo, Fidel Castro, sigue siendo el presidente de un país que no pierde su vocación democrática y tiene suficiente lucidez, temple y coraje como para exigir que se cumpla lo pautado en la Constitución Nacional. De allí la primera de las lecciones: por más que lo quieran él y sus secuaces y se agrave el estado de su salud hasta ponerlo al borde de la muerte, no es el monarca de una Venezuela aherrojada que actúe – como lo quisiera el más pérfido, traidor e inmoral de los rastreros, José Vicente Rangel – como “le dé su real gana”. El presidente de Venezuela quisiera, pero no puede actuar como un monarca. Tendrá realísimas ganas. No tiene ni tendrá jamás la facultad de ejercerlas.


La segunda lección de este mes de acefalia es el inmenso sentido de la responsabilidad de nuestros medios, de nuestros comunicadores y de nuestra élite política. El país no se enteró del cáncer presidencial por el Sr. Mario Silva, epitome mediático del régimen, ni por ninguna de las plumarias y plumarios oficialistas. Muchísimo menos por la inmensa batería propagandística y de desinformación de sus medios impresos y radioeléctricos. Se enteró por los clásicos canales de una democracia asediada: informantes confiables y un periodista excepcional como Nelson Bocaranda. Quién a través del medio impreso y la emisora en los que labora, así como por la red – que ha demostrado por primera vez la misma potencia movilizadora que en la crisis de los países árabes – supo informar no sólo a la mayoría opositora, sino al mismísimo entorno presidencial, patéticamente ignorante de lo que sucedía con aquel al que sirve.

Si la indignación de la opinión pública ante el secretismo y la evidente traición a nuestra soberanía por parte de quien le entregó el destino final de su vida a un tirano extranjero se mantuvo en los cauces de la opinión y no se desbordó en acciones de calle se debió al sentido de responsabilidad de nuestra élite política, que ante el tortuoso desafuero insistió en mantener la calma y exigir el cumplimiento de las normas constitucionales. Si Venezuela ha mantenido la calma, en medio de la inexplicable ausencia presidencial y los graves problemas nacionales, se ha debido a la oposición, no al gobierno. Hemos sido los garantes de la cordura, la paciencia y la racionalidad. Por ahora. Es la tercera gran lección de estos 30 días luctuosos.

La cuarta lección es más compleja y en cierto sentido aterradora: El país se sostiene en pie gracias a la sensatez y la disciplina de los sectores opositores. Si dependiera de la insólita, la descomunal, la intolerable mediocridad del cogollo presidencial viviríamos al borde del caos y la disolución. Puede que ello explique la decisión final del presidente de la República yderegresar a hacerse cargo del desbarajuste gubernativo. Lo dijo Diosdado Cabello – por cierto, desaparecido de la primera fila de eventuales sucesores -: con Chávez (vivo) todo. Sin Chávez (vivo) nada.

Otra de las lecciones con las que quisiera terminar esta primera evaluación de los acontecimientos tiene que ver con un hecho desgarrador: el sistema público de salud está en estado tan catatónico, que fuera de dos clínicas privadas – en las que el presidente de la república no confía – no existe en toda Venezuela un solo oncológico que merezca tal nombre. Mientras Chávez se sometía a una cirugía mayor en La Habana, los oídos de los caraqueños eran torturados con el bramido de los aviones rusos surcando los cielos. ¿Cuántos oncológicos se hubieran podido construir con el dinero dilapidado en armas, tanques, aviones que posiblemente no encuentren jamás otro motivo operativo que los amenazantes desfiles patrios?

Debemos extraer las debidas consecuencias de estas dolorosas lecciones. Pues nada augura un desenlace feliz a esta tragicómica circunstancia.


Fueente:http://www.noticierodigital.com/2011/07/las-lecciones-del-cancer-presidencial/

lunes, julio 04, 2011

"La enfermedad del líder la está sufriendo Venezuela"



ENTREVISTA ENRIQUE GHERSI, EX PARLAMENTARIO PERUANO

POR:ROBERTO GIUSTI .

"Cuando el Gobierno se sostiene en una persona y se enferma, todo se paraliza por la sorpresa" "Donde no existe Estado de Derecho no se informa sobre la salud del mandatario"


Directo y al grano. Enrique Ghersi no tiene recato a la hora de hablar sobre la situación venezolana. Coautor, con Hernando De Soto, de un libro que ya es un clásico, El Otro Sendero, este abogado, político y ex parlamentario peruano, considerado uno de los más connotados voceros del liberalismo en el continente y profesor visitante en universidades del continente, vino a Caracas para participar en la asamblea anual de Cedice en honor a Enrique Zuloaga.

-¿Qué sensación le genera la situación venezolana a un visitante como usted?

-Preocupación y angustia. La Venezuela saudita de los 70 ya no existe. Uno ve un país decaído, con una crisis económica injustificada por su enorme riqueza. A juzgar por los precios internacionales del petróleo Venezuela debería disfrutar de unos ingresos espectaculares, pero encontramos un país sumergido en la crisis y la inflación. Una situación absurda. Simultáneamente uno encuentra en los venezolanos desencanto y desilusión. Parece haber desaparecido esa exuberancia optimista que los ha caracterizado a ustedes.

-¿Cree que hay fatalismo, derrotismo, a pesar de unas expectativas de cambio?

-Creo que hay algo de fatalismo porque la expectativa de cambio está relacionada con el corto plazo y el régimen lleva en el poder más de doce años. Es difícil que hasta el más optimista sienta que un líder, luego de doce años sin haber impulsado un cambio positivo, pueda hacerlo en el futuro cercano. Entonces la desilusión cunde. Además de que el discurso ideológico del presidente Chávez es más bien flojo, hecho a la medida de las circunstancias y con mucho de oportunismo político. No tiene, por tanto, la carga ideológica de los regímenes estalinistas o de Pol Pot en Camboya.

-Quizás se parezca más, aunque suene paradójico, a los regímenes liberales porque, a pesar de su vocación intervencionista, ha perdido control en muchas esferas.

-Felizmente. En Venezuela existe un gran sector informal que es el refugio de la libertad. Incluso gente que podría haber tenido simpatías hacia el Gobierno constituye el colchón de amortiguación que le permite desarrollarse a muchos sectores del país. Toda una paradoja porque el sector informal debería haber sido suprimido completamente en un esquema como el que plantea el régimen actual. Pero no le es posible porque apenas comienzan las medidas intervencionistas aparecen los mercados negros.

-¿No tenemos tanto intervencionismo como mercados negros, lo peor de ambos mundos?

-Cuando se altera los incentivos en una sociedad se produce una conjunción de males. Una suerte de perversión social donde se maximiza los perjuicios y no los beneficios.

-¿No resulta hasta cierto punto razonable y comprensible que ante la enfermedad del Presidente que, en otro país sería causa de preocupación pero para el cual hay previsiones legales acatadas y piezas de recambio, en Venezuela provoque un revuelo porque la próstata o el colon del presidente son la próstata y el colon del país?

-Hay una especie de metonimia: cuando no existe Estado de Derecho se confunde el fondo con la forma. Entonces el Presidente viene a ser una especie de representación real del país. Si se enferma de la próstata o del colon, estos se convierten en la próstata o el colon del país porque no hay una separación. El Gobierno es una persona. Pero el Estado de Derecho es distinto al estado de legalidad. Hay unas leyes, pero esas leyes van de acuerdo con lo que el Presidente dice. Entonces no gobiernan las instituciones sino las personas. La enfermedad de una persona se convierte en la enfermedad de un país, nadie toma decisiones y todo el mundo se queda paralizado por la sorpresa. La parálisis es el reflejo de la situación política. Ahí el poder no tiene límites institucionales.

-¿La ausencia de límites institucionales no implica superar los límites democráticos?

-Eso prueba que más que gobiernos democráticos tenemos presidencias bonapartistas, en el sentido de Luis Napoleón, quien da un golpe contra sí mismo el 18 de brumario, tal y como lo caracteriza Marx. Ese esquema, más que otros, es el sistema latinoamericano de presidencias imperiales. Desde México hasta Argentina, con notorias y notables excepciones. Y el presidente Hugo Chávez se ha convertido en la versión moderna de Bonaparte.

-El otro problema es la desinformación. Aún no sabemos cuán enfermo está el Presidente, cuál es la extensión del mal, ni dónde se localiza.

-Hay una absoluta diferencia entre el comportamiento de los países donde hay democracia y Estado de Derecho con los países que no lo tienen. En EEUU si el Presidente se interna para curarse un grano, salen a relucir informes médicos, se presentan evidencias y se publican los diagnósticos porque el ciudadano tiene derecho a saber qué le sucede al Presidente. Pero en un país donde no existe Estado de Derecho no se informa, o se informa de manera indirecta. Sin mentir, tampoco se dice la verdad. Señalan cuáles son los síntomas pero no la enfermedad. Es el Newspeak de Orwell: "vamos a decir las cosas de tal manera que el poder no se vea afectado".

-En la situación que usted describe, ¿no crean las enfermedades de los presidentes expectativas de cambio?

-Eso ocurre cuando no hay Estado de Derecho y éste es sustituido por la voluntad individual de una persona. Es el estado voluntarista, como lo denominan algunos sociólogos. Así, la expectativa de transformación política es la expectativa de cambio de personas y no de modificaciones institucionales. No me extraña para nada que en ese contexto se produzca una inquietud. Es un poco lo ocurrido con Fidel Castro. Hasta hoy su enfermedad es un gran misterio.

-También hay velo sobre la muerte de Stalin.

-Ese es otro misterio Hay versiones macabras sobre Beria bailando alrededor de un Stalin moribundo.

-¿Qué expectativas tiene con Humala? ¿Comparte el voto de confianza que le dio Mario Vargas Llosa?

-Humala es una incógnita. Ha dicho y hecho cosas contradictorias. Durante la campaña electoral, no obstante haber tenido, al principio, un plan de gobierno más en su tradición socialista, se comprometió, con juramento incluido, a respetar la Constitución y a adoptar un programa centrista. Luego presentó una hoja de ruta en la que asumió compromisos políticos económicos y sociales. Ganó por muy poca diferencia (400 mil votos). Así que no tiene un cheque en blanco. El suyo será un gobierno minoritario porque carece de mayoría parlamentaria. En Perú tenemos un sistema francés, con presidente y primer ministro y éste último requiere el voto de investidura del parlamento. De manera que para formar gobierno necesita los votos de los parlamentarios de Pedro Pablo Kuczinski, Alejandro Toledo, Keiko Fujimori y Luis Castañeda, todos de oposición.

-Parece que ya tiene parte de esos votos.

-Hasta ahora ha demostrado inteligencia emocional y fue práctico en la campaña electoral. Ya veremos si esto es una estratagema política o un acto de madurez.

-De su respuesta uno deduce que en Humala no hay una voluntad de cambio, sino que está atado a las circunstancias.

-Alan García gobernaba igual. Estoy seguro que no piensa como gobierna. Alberto Fujimori ganó las elecciones con la izquierda y gobernó con la derecha. Kant nos indujo a un grave error. Juzgar a la gente por sus intenciones y no por sus actos. Yo estoy en la tradición de liberal de Bernardo Mandeville y creo que la gente mala puede hacer cosas buenas. Los antecedentes de Humala no hablan bien de él, pero la gran prueba será la designación de su gabinete que irá al parlamento.

-¿Humala ganó porque la mayoría esperaban que aplicara su vieja receta o por el cambio de ese discurso?

-El dejó claro que no va ser lo que propuso en la campaña anterior. El voto marginal, que significó la diferencia a su favor, no fue un voto por él sino en contra de Keiko Fujimori. Y la gran sorpresa del fujimorismo fue descubrir el grado de resistencia que, veinte años después, sigue causando en la población. Ellos pensaban que con el neo-fujimorismo de Keiko la gente recordaría sólo lo bueno y no lo malo de Fujimori. No fue así, aun cuando sacó una importante cantidad de votos. Otra sorpresa es que candidatos de centro derecha como Kuczinski o Lucho Castañeda llamaran a votar por Humala.

-¿No tuvo que ver en ese apoyo la posición de Vargas Llosa?

-Sí y la de Alejandro Toledo, quien finalmente respaldó al Comandante Humala, pese a haber sido enemigo político suyo. Además del movimiento juvenil, que hizo una gran campaña a través de las redes sociales.


Fuente:http://www.eluniversal.com/2011/07/04/la-enfermedad-del-lider-la-esta-sufriendo-venezuela.shtml

viernes, julio 01, 2011

"El dueño del enfermito"(".Hugo Chávez le vendió su alma al diablo, hipotecó la República, le cedió a los Castro, intuitu personae, en concesión...")


POR:PEDRO LASTRA.

Nunca en la historia de Venezuela un presidente y su gobierno estuvieron en manos extrañas como lo está al día de hoy. La vida de Hugo Chávez está en manos de los hermanitos Castro, que lo llevan, lo traen, lo empujan, lo parapetan, lo auxilian, lo mantienen con vida. Nadie, absolutamente nadie tiene voz ni voto respecto de lo que hace o no hace, debe o no debe hacer. Salvo Fidel Castro, mandamás de su hermanito Raúl. Hugo Chávez le vendió su alma al diablo, hipotecó la República, le cedió a los Castro, intuitu personae, en concesión ad aeternum nuestro petróleo, nuestra infraestructura, nuestras vidas todas, Venezuela llave en mano a una moribunda satrapía.


¡No me lo mueven de aquí! ¡No, hasta que esté seguro de que no se me muere! ¡Los venezolanos pueden irse al demonio, el enfermito es mío y está bajo mi cuidado!¡No me lo monten en un avión ni me lo tiren a las fieras de la gusanera oligárquica venezolana! ¡Me lo dejan aquí, que los camaradas venezolanos son una sarta de ineficaces, necios y corruptos! ¡Yo ya los hubiera fusilado a todos, salvo a los verdaderos revolucionarios como Fausto! ¿Qué lo requieren? ¡Pues que lo requieran! ¡La verdad es que no se me sostiene vivo gracias a sus fuerzas armadas, que no valen un comino! ¡Banda de corruptos, ladrones y cobardes!¡Quien lo sostiene soy yo, es Raúl, es Ramiro, es nuestra gente de seguridad! ¡Son nuestros médicos, verdaderos camaradas revolucionarios! ¿Mandarlo para que los médicos de la oligarquía caraqueña nos lo envenenen o le monten una septicemia? ¡Jamás! ¡Se me queda aquí, con o sin esa patraña del 5 de julio, que es el típico festejo de las burguesías vendidas al imperialismo! ¡Permitiré que se vaya cuando pueda manejarse por sus propios pies, no como ahora, que depende de una silla de ruedas! ¡Del Poder no hay que bajarse ni cadáver! ¡Se queda! ¡Es mi última palabra! ¡Basta!

¿Quién habría podido contravenir sus órdenes? ¿Elías Jaua? ¿Nicolás Maduro? ¿Tarek El Aissami? ¿Aristóbulo Istúriz? ¿Cilia Flores? ¿Adán, doña Elena o el Sr. Hugo? ¡Por favor! Donde manda capitán, no manda marinero. Mucho menos estos náufragos que se montaron al Poder gracias al portaviones y no lo sueltan por ningún motivo, así se esté hundiendo, que sin el portaviones vuelven a sus anónimos menesteres: que si gestora, Cilia, si chofer de Metrobus, Maduro, que si jubilado Alí Rodríguez. Ninguno de ellos tiene vida. Con la excepción de un exilio dorado para aquellos que se jartaron: Diosdado, Rangel, Istúriz, Rafael Ramírez. Pero ¿Soto Rojas? ¿O es que ya se nos volvió ladrón?

Nunca en la historia de Venezuela el gobierno estuvo en manos extrañas como lo está al día de hoy. Su vida está en manos de los hermanitos Castro, que lo llevan, lo traen, lo empujan, lo parapetan, lo auxilian, lo mantienen con vida. Nadie, absolutamente nadie tiene voz ni voto respecto de lo que hace o no hace, debe o no debe hacer. Salvo Fidel Castro, mandamás de su hermanito Raúl. Hugo Chávez le vendió su alma al diablo, hipotecó la República, le cedió a los Castro, intuitu personae, en concesión ad aeternum nuestro petróleo, nuestra infraestructura, nuestras vidas todas, Venezuela llave en mano a una moribunda satrapía.

Sólo una sociedad tan enferma como el enfermito, privada de un liderazgo político dotado de auténtica vocación de Poder, puede calarse este histórico, colosal, homérico despropósito. Y hay quienes recomiendan discreción y prudencia. No hay caso: el que nace barrigón, ni que lo fajen chiquito.

Fuente:http://www.noticierodigital.com/2011/07/el-dueno-del-enfermito/