miércoles, abril 27, 2016

Inmensas colas para firmar por el revocatorio en toda Venezuela.

 

Inmensas colas para firmar por el revocatorio en todo el país

La oposición deberá consignar en los próximos 30 días las firmas del 1% del padrón electoral (195.721 electores de todo el país).

El Consejo Nacional Electoral entregó el martes la planilla para el proceso del referendo, sin embargo, restan diversos pasos para que el Poder Electoral anuncie la fecha del revocatorio.

Este miércoles dio inicio la primera fase para la activación de este mecanismo que busca sacar a Nicolás Maduro del poder: la recolección de firmas.

La oposición deberá consignar en los próximos 30 días las firmas del 1% del padrón electoral (195.721 electores de todo el país).

Las marchas que se habían convocado para exigir este miércoles la planilla se transformaron en una gran concentración, en los mismos puntos, para iniciar la recolección masiva de rubricas.

lunes, abril 04, 2016

"Polvorín" ("...Venezuela es un Polvorín")



 POR:MARTHA COLOMINA.

Venezuela es un polvorín en manos del gobierno y de su brazo político, el tsj, que puede ser activado por un pueblo desesperado sin alimentos ni medicinas, con pobreza creciente (70%), acosado por la criminalidad y la inflación más alta del mundo y que, además, ve burlada su voluntad soberana expresada masivamente a través del voto del 6-D. Las acciones del régimen de Maduro no se orientan hacia la búsqueda de soluciones concertadas con todos los sectores nacionales para salir de la estallante crisis que nos ha convertido en el país más arruinado del continente a causa de la corrupción y despilfarro oficiales, sino en violar flagrantemente la Constitución para permanecer “como sea” en el poder, a pesar de que 85% de la población clama por la salida pacífica de Maduro y su sustitución por un gobierno de concertación nacional.
El tsj acaba de declarar “inconstitucional” la ley del BCV aprobada por la nueva AN que ponía fin al decreto de Maduro con el cual el instituto emisor se convertía abiertamente en su caja chica, y podía nombrar a dedo a toda su directiva. En cualquier país democrático, su banco central goza de autonomía para así garantizar que el interés nacional quede a salvo de los abusos y corrupción del poder. Con apenas 3 meses de la nueva AN, el tsj al servicio de las aberraciones inconstitucionales de Maduro acabó con la mayoría calificada opositora, mediante la cual podía remover magistrados, rectores del CNE e integrantes del mal llamado Poder Ciudadano, todos obscenamente politizados a favor del régimen. La sala electoral rojita interrumpió sus vacaciones navideñas para suspender la elección de los 4 diputados de Amazonas (tres de los cuales son opositores) con el peregrino argumento de que “había muchos votos nulos” y la acusación de “compra de votos”, nunca probada, por ser incierta. El caso está engavetado hasta el punto de que tampoco han llamado a nuevas elecciones en Amazonas porque saben que las perderían por paliza. Las “sentencias” de la sala (in)constitucional del tsj son todas anulatorias de las atribuciones del nuevo Parlamento, a saber: declarar “constitucional” el adefesio del Decreto de Emergencia Económica de Maduro que no combate la crisis económica, sino que amplía las políticas erradas que han llevado a Venezuela a la ruina y acabado con la agricultura, la industria, los servicios y la salud de los venezolanos. Maduro “está raspando la olla”: está vendiendo el poco oro monetario que nos queda, entregando la minería a empresas trasnacionales, incluidas parte de las filiales de la hoy arruinada Pdvsa (los crímenes de Tumeremo podrían formar parte de la urgencia de “limpiar la zona” para entregarla a sus nuevos dueños). Ninguna de estas operaciones han sido para paliar las necesidades del pueblo, sino para aumentar el gasto público (acaba de crear 9 nuevos ministerios, hasta llegar a casi a 50 y más de 140 viceministerios). Una mirada a la desolación del país nos muestra un sistema eléctrico destruido, con constantes apagones de los que oficialmente culpan al fenómeno de El Niño: 60 millardos de dólares en plantas, equipos, y turbinas que, en su mayoría, no llegaron al país, o se compraron usados, y nunca funcionaron (solo 28% de las plantas eléctricas compradas a Cuba a precio exorbitante está operativo). Las hidrológicas demuestran la negligencia y corrupción durante los 17 años de gobierno chavista, culpables de la carencia de agua en toda Venezuela, hasta límites de crisis humanitaria (la sarna y los piojos reinan). El Proyecto Tuy IV, que debía haberse concluido en 2007, sigue paralizado en 2016 (con lo dilapidado en la última campaña electoral de Chávez podrían haberse construido 3 represas), pero sí hay millones de dólares para comprar armas a China y Rusia que llegarán a fines de este año. El chavismo abandonó también la represa Yacambú-Quíbor, en la que se han gastado más de 1 millardo y solo registra 50% de lo programado. Igual ocurre con los hospitales y su mantenimiento: “A los venezolanos nos envían al hospital a morir” relatan medios internacionales. Tampoco han hecho mantenimiento de las infraestructuras y equipos bajo control del gobierno: las refinerías de Pdvsa son una ruina, al igual que el resto de sus instalaciones. La revista Dinero acaba de publicar un reporte sobre el caos de las empresas del Estado y el declive de su producción (Industrias Diana, Mercal Producción, Lácteos Los Andes, etc.). ¿Ustedes han visto en los anaqueles algún paquete de harina de maíz de las 16 plantas que tiene el Estado? Hasta el ministro Faría reconoce que “las empresas expropiadas no producen”. El sector privado hace 4 años que no recibe divisa alguna para insumos y equipos, mientras Cuba sigue recibiendo gratis 100.000 barriles diarios de crudo venezolano. Maduro confiesa desvergonzadamente que la “revolución venezolana mantiene a países del Caribe” mientras los venezolanos mueren de mengua.
El gobierno, que ordenó las muertes y torturas de quienes participaron en las protestas de 2014, dice cínicamente ahora “que los asesinos de las 43 personas durante las protestas no pueden ser amnistiados”, adelantándose así a una nueva sentencia de “inconstitucionalidad” del tsj sobre la Ley de Amnistía. Los mismos que celebraron el perdón a favor de Chávez con sus muchos muertos del 4-F. Las críticas a la AN de algunos demócratas nos parecen injustas, porque nuestros diputados están haciendo lo que pueden ante un régimen dictatorial apoyado delictivamente por los demás poderes, incluidos sus militares armados. Sin embargo, sería bueno que además del trabajo parlamentario, los dirigentes de los partidos y sus millones de activistas rompieran la censura mediática oficial yendo de casa en casa, informando al pueblo que no habrá comida en los anaqueles, ni medicinas en las farmacias, ni hospitales equipados, ni electricidad, ni agua en nuestros hogares, ni seguridad en las calles, ni tampoco disminuirá la inflación mientras Maduro y sus huestes sigan en el poder. Y que quienes están impidiendo que la soberanía popular sea respetada para producir los cambios pacíficos que los venezolanos reclamamos, son los magistrados del horror que están al servicio de la dictadura de Maduro y dirigentes rojitos tan aberrantes como el dizque abogado constitucionalista que sacraliza en las redes sociales y en la hegemonía mediática oficial la reedición del horror de las Lista Tascón: “Si a Maduro quieres revocar, tu firma y cédula las van a publicar”.
Así que el régimen no se asombre de que cualquier día de estos, con tanta provocación, el pueblo se plante masiva y pacíficamente a las puertas del tsj reclamando sus derechos electorales conculcados por un “poder” secundario, que no puede estar por encima de la carta magna, ni burlarse del voto popular en el que descansa la verdadera soberanía constitucional. Tic, tac, tic, tac.

lunes, febrero 15, 2016

Capriles: "Es hora de recoger las firmas para el revocatorio"

 

 
"A tomar decisiones en unidad"


POR ENRIQUE CAPRILES.

Para resolver los conflictos, en muchas ocasiones, hay que sacrificar ambiciones, aspiraciones y miedos propios. Los venezolanos nos lo están pidiendo. Todos los días los escucho en nuestros recorridos por nuestras comunidades, y veo cómo nuestra gente sabe evaluar correctamente los éxitos y los fracasos que ha tenido el país.

Conozco muy bien las capacidades de nuestro pueblo y precisamente por ello les digo que estoy lleno de esperanza. También por eso me permito, una vez más, invitarlos a reflexionar y a actuar con esa sabiduría que tiene nuestro pueblo, para juntos, en unidad, tomar decisiones frente a lo que impera en quienes, absurdamente, intentan mantenerse en el poder “como sea”.

Nuestro fin mayor, lo que nos ha animado en este camino, es transformar a Venezuela en un país de justicia social, libertad, igualdad y solidaridad. Esos son los valores conductores que todos queremos, porque ya no somos dos mitades, somos una inmensa mayoría que clama diálogo, comprensión y conciliación, en lugar de la violencia de todo tipo que recibimos de quienes se creen el Estado.

Ese fin mayor es un compromiso que tenemos con nuestras futuras generaciones, hay que actuar para evitar que el país caiga en el abismo. El gobierno de Maduro está jugando con ese tiempo y los venezolanos no podemos permitirlo.

El 6 de diciembre le ha dado a la unidad la mayoría, una mayoría que está reflejada en la Asamblea Nacional y que ha visto cómo después de dos meses el Gobierno Nacional, lejos de darnos respuestas, y de asumir lo que los venezolanos expresaron con su voto, no quiere cambiar nada. Quieren que pase el tiempo para tratar ellos de salvarse y mantenerse en el poder, mientras el país se hunde. Pero ha llegado el tiempo y la mayoría de los venezolanos exige que pacíficamente nos activemos para salir de esta crisis.

Es necesario un cambio político, ha llegado la hora y el tiempo constitucional. Desde hace semanas hemos elevado la propuesta de activar los mecanismos constitucionales. La Enmienda y el Referéndum revocatorio no son excluyentes y tenemos que activarlos de manera paralela. Pero tenemos que ser muy claros, nosotros siempre hablamos con la verdad por delante. Nuestro pueblo no aguanta una frustración más y por eso estamos llevando el debate a las comunidades. Tenemos que tomar decisiones sobre la base de cuál es el camino más viable, el que a pesar de los obstáculos pueda concretarse.

Podemos hacer una Enmienda, que cambie el sistema político del país, la duración del período presidencial, que revise el tema de la reelección indefinida y coloque la doble vuelta, pues eso fortalecería nuestro sistema político.

Ahora bien, hay que preguntarse qué hacer cuando el TSJ diga que la Enmienda no puede aplicarse para este período y que sería inconstitucional. Tenemos que estar claros que la Enmienda será obstaculizada por el Tribunal Supremo de Justicia, si es con el fin de recortar el período que ejerce Nicolás Maduro. Eso está cantado.

El TSJ está subordinado a los intereses de un partido político y no de los venezolanos y así quedó demostrado esta semana, cuando, una vez más, se burló de nuestro pueblo, al desconocer a la Asamblea Nacional y tomar una decisión “psuvista”: declarar que el Decreto de Emergencia Económica, que el 22 de enero la Asamblea Nacional negó por mayoría, está vigente y que su legitimidad se mantiene irrevocablemente.

Quieren el decreto de emergencia económica para no pasar por controles y seguir con su derroche mientras el país se hunde. Porque no hay dólares para medicinas y alimentos pero sí para traer artistas internacionales. ¡Ya basta! Ha habido un proceso electoral, las cosas se han hecho como se tienen que hacer, se ha organizado una fuerza que quiere que el país cambie y esa fuerza tiene que seguir avanzando con la Constitución.

Por eso hay que evitar que se tranque el juego y hacer viable lo que quiere la mayoría de los venezolanos. Por eso he insistido en el Referéndum Revocatorio, pues no tienen argumentos posibles en su contra; al activarse, el Gobierno se tendrá que someter a la consulta.

Es urgente que la Asamblea Nacional, que sí está comprometida con los intereses de nuestro pueblo, legisle para dictar las normas que rigen la realización de los Referéndums. Hay una mora y la ley evitaría que el gobierno pretenda dilatar el Referéndum, obstaculizar el proceso de recolección de firmas, que está establecido en la Constitución, y los procesos de consulta que se quieran hacer.

Tenemos que avanzar en las reformas, hay que reinstitucionalizar el país y eso pasa también por contar con un CNE que no esté controlado por el PSUV. La Asamblea Nacional tiene que elegir a los rectores del CNE y precisamente a dos de ellos se les vence el período en marzo.

Hay que tomar las decisiones en el momento que corresponde y ha llegado ese momento. La crisis va a un ritmo acelerado y este gobierno no hace nada. Han tenido todas las oportunidades y no han querido cambiar la situación económica. Estamos hablando de que el 2016 podría culminar con una inflación de 700%, tenemos más de 70% de escasez de medicinas y en algunos casos hasta de 90%. Ante esa situación tenemos que dar una respuesta y esa respuesta tenemos que darla unidos y con la Constitución.

Ese es el debate que se está dando, pero ahora hay que tomar decisiones, porque el gobierno está jugando con los tiempos y nosotros no podemos dejar que jueguen con los tiempos de los venezolanos ni del país. Tenemos que evitar el colapso definitivo de nuestra Venezuela. Hay que salir a recoger las firmas para revocarle el mandato a quien profundiza la crisis.

Ya es tiempo de que, junto al pueblo, tomemos las decisiones que el gobierno no tomó, llegó la hora de parar la destrucción.

¡En unidad cambiaremos a Venezuela!

¡Que Dios bendiga a nuestra Venezuela!

Fuente: http://www.noticiasaldiayalahora.co/capriles-es-hora-de-recoger-las-firmas-para-el-revocatorio/

domingo, febrero 14, 2016

“El aparato productivo fue barrido”. “ la gente que hoy sufre los estragos de la escasez, especulación e inflación ha llegado a la conclusión de que...si esta calamidad es el socialismo, mejor me quedo con el capitalismo...”

 Víctor Álvarez, economista

 

Víctor Álvarez, exministro de Industria y Comercio, considera que el control cambiario degeneró en un instrumento de dominación política



POR. ANDREÍNA GARCÍA REINA.

El trabajo y análisis económico de Víctor Álvarez R., investigador del Centro Internacional Miranda (CIM), ha sido reconocido con el Premio Nacional de Ciencias y ha sido merecedor dos veces de la Mención Honorífica del Premio Internacional “Libertador” al Pensamiento Crítico, el Premio Municipal “Gustavo Machado”, el Premio Ensayo Crítico “William Lara” y la Orden “Arturo Michelena”.

Fue ministro de Industria y Comercio en el primer período del fallecido presidente Hugo Chávez, pero en los últimos tiempos se le ha visto muy crítico frente a las decisiones económicas que ha tomado el gobierno. De hecho, fue uno de los expertos consultados por la Asamblea Nacional para rechazar el Decreto de Emergencia Económica hecho por Nicolás Maduro durante el mes de enero.

¿Cuáles son las medidas urgentes para salir de la crisis?

El gobierno aún tiene margen de maniobra para poner en marcha un programa de estabilización económica con bienestar social, con medidas que tendrían un impacto positivo sobre la economía y la sociedad. Puede sincerar el precio de la gasolina, unificar el régimen de cambios, reorientar en favor de la producción nacional las importaciones gubernamentales, reducir el gasto militar para priorizar la inversión en salud y seguridad, reprogramar el pago en divisas de las obras de infraestructura contratadas a Brasil, China, Irán, etcétera, recomprar la deuda externa que se remata con un descuento de más de 50%, renegociar la deuda externa para aliviar los pagos en 2016 y 2017, y sustituir los ineficientes subsidios directos por subsidios directos a los hogares pobres.

Algunos economistas han criticado que el gobierno ha tardado mucho en tomar medidas y aún si se aplican hoy mismo no será fácil salir de la crisis. ¿El panorama es así de negro para Venezuela? 

— Las medidas económicas, aunque sean las correctas, si no se toman a tiempo luego no tienen el mismo impacto, el retraso las mediatiza y puede anular el efecto deseado. Es como un cáncer que, a pesar de haber sido diagnosticado, si no se trata a tiempo ni como es debido, los daños pueden ser irreparables. Y el caos económico y social que se genera puede provocar una crisis de gobernabilidad que desemboque en cambios políticos.
“La oposición juega a la inacción para que se siga deteriorando la situación y capitalizar electoralmente el descontento social”
Ante la inacción de las autoridades frente a la profunda crisis que atravesamos, ¿cree que desde el gobierno se apuesta por el caos? ¿A alguien le conviene un estallido social?

El gobierno no entiende la naturaleza de la crisis, hasta confunde inflación con especulación y por eso ataca el alza de los precios como si se tratara de un delito, a través de operativos, multas y cárcel. No logra reconocer el impacto de las distorsiones macroeconómicas, inseguridad jurídica y conflictividad laboral en la caída de la inversión productiva y la grave escasez que azota a la población. No comprende que el financiamiento del déficit fiscal con emisiones de dinero sin respaldo atiza la inflación. La oposición juega a la inacción para que se siga deteriorando la situación y capitalizar electoralmente el descontento social. Ya cobró jugosos dividendos en las elecciones del 6D y ahora espera amasar más ganancias en las elecciones de gobernadores. Pero apostar a una batalla final es provocar un conflicto social que puede terminar en una grave crisis de gobernabilidad. Lo que está en juego no es la estabilidad de un gobierno sino la viabilidad de una Nación.

¿Por qué cree que no se han tomado las medidas económicas? ¿Qué consecuencias tiene la demora?

El gobierno está preso de creencias limitantes. Le atribuye a las medidas económicas un impacto antipopular con el consiguiente costo político. Mas no termina de entender que lo antipopular es prolongar una serie de rígidos controles e ineficientes subsidios que no benefician para nada al pueblo que dice defender y, por el contrario, son aprovechados por las mafias de especuladores y corruptos que han amasado escandalosas fortunas aprovechando los incentivos perversos que ofrecen las desviaciones y errores de la política económica.

¿Considera necesaria la unificación cambiaria? 

La unificación cambiaria es lo único que puede salvar al gobierno de su naufragio fiscal. No nos llamemos a engaños, las cifras sobre el cumplimiento de las metas de recaudación están abultadas por la inflación. En 2015 la contracción del PIB será mayor de 8% y muchas empresas cerrarán con pérdidas y no pagarán impuestos. La voraz inflación ha llevado a un proceso de des-informalización de la economía y un creciente número de operaciones de compra-venta se hacen sin factura para evitar el pago del IVA. Para tapar el hueco fiscal la única opción que le está quedando al gobierno es vender los dólares más caros.
“Lo que está en juego no es la estabilidad de un gobierno sino la viabilidad de una Nación”
¿De cuánto debería ser paridad?

La tasa de cambio es una relación entre dos monedas, en este caso entre bolívares y dólares. El gobierno va a devaluar al ojo por ciento, pero un criterio técnico para aproximarse a la nueva paridad pudiera ser la tasa de cambio implícita que resulta de dividir la liquidez monetaria entre las reservas internacionales. Con una diferencia superior a 150 veces entre el dólar oficial y el paralelo, una tasa de cambio baja seguirá siendo una tentación para los cazadores de rentas que siempre encuentran la manera de capturar los dólares baratos para después venderlos caros. Unificar en torno a la tasa Simadi, aunque apenas sea un 20% del paralelo, generaría suficientes bolívares para que Pdvsa pueda pagar nómina y deudas.

¿Cuánto le cuesta a Pdvsa producir un barril de petróleo?

No hay datos actualizados pero según el último informe de Pdvsa del año 2014, el costo de extracción promedio está en 18 $/b. Con precios del petróleo a 25 $/b y una Pdvsa obligada a vender su menguado ingreso en divisas a 6,30 o 13,50 se está matando la gallina de los huevos de oro. A la tasa de 6,30, por cada barril de petróleo de 159 litros que venda a 25 dólares, Pdvsa apenas obtiene 157,5 bolívares, menos de 1 bolívar por litro de petróleo. Y cuando vende los petrodólares a 13,50 bolívares, entonces obtiene 337,5 bolívares, 2,12 bolívares por litro de petróleo. A las tasas de Cencoex o Sicad, los bolívares que obtiene Pdvsa no le alcanzan para pagar una nómina de más de 140 mil trabajadores, honrar sus deudas con proveedores y contratistas, transferir aportes a los programas sociales y mantener al día las obligaciones con el fisco. Por eso se endeuda con el BCV que es obligado a realizar desmesuradas emisiones de dinero sin respaldo para financiar el déficit fiscal, cuestión que se ha convertido en el principal factor propagador de la inflación.

Se vence una cuota de la deuda y hay quienes plantean refinanciar la deuda, incluso hay quien dice que no se debe pagar. ¿Usted qué opina?

Venezuela debe pagar pero antes hay que sacar unas cuentas para ver si realmente puede pagar, sin sacrificar el objetivo prioritario de reactivar la producción para superar los problemas de escasez que tanto malestar genera en la población. Según datos de la Opep, Pdvsa extrajo 2.900.000 bdp en 2015. Para calcular el ingreso neto en divisas hay que restar el consumo interno de 750.000 bdp. Si se dejara de enviar petróleo a Cuba, Alba y PetroCaribe y se redujeran los envíos a China a 300 mil bdp, quedan 1.850.000 bdp para exportar. Si al menos se logra el precio de 40 $/b estimado en el Presupuesto 2016, el ingresó será de $ 27 mil 10 millones. Las cuentas no cuadran si se tiene en cuenta que las importaciones esenciales para evitar una contracción mayor del PIB no bajan de $ 25 mil millones, mientras que los vencimientos de capital e intereses de deuda externa en 2016 superan los $ 10 mil millones. El gobierno debe sentarse con sus acreedores y ratificarles su voluntad de pago a través de una reprogramación de los próximos vencimientos, los cuales se irían ajustando a medida que se recuperen los precios del petróleo.

¿Tendremos que acudir al FMI? 

Ojo, lo que acabo de decir no quiere decir que el país inevitablemente se encamine hacia un default y tenga que morir en el FMI. El gobierno aún tiene margen para compensar la caída de la renta petrolera si adecua los convenios de cooperación energética, reduce el gasto militar, recompra la deuda externa venezolana que se remata a menos del 50% de su valor facial y reprograma el pago del componente importado de los proyectos de infraestructura contratados a Brasil, China, Irán, etcétera. Si aun así no le alcanza la cobija, entonces tiene que sentarse con sus acreedores y ratificar su voluntad de honrar la deuda, pero planteando la necesidad de reprogramar los próximos vencimientos de capital e intereses. Esto conviene a ambos ya que así se evita una cesación de pagos que pulverice la cotización de los bonos venezolanos, los cuales seguramente serán comprados por los fondos buitres que ya están sobrevolando Venezuela. Si no quiere terminar en el FMI, esta opción debe ir acompañada de un Programa Básico de Estabilización Económica, así como la designación de un equipo negociador experto y de alto nivel que genere confianza en los acreedores para flexibilizar las condiciones de pago hasta que mejore el mercado petrolero.
“El gobierno no termina de entender que lo antipopular es prolongar una serie de rígidos controles e ineficientes subsidios que no benefician para nada al pueblo”
Se dice que el español Alberto Serrano Mancilla asesora a Maduro en materia económica, ¿qué opina al respecto? ¿Considera acertado el diagnóstico que hace sobre la economía el Presidente?

El país necesita verdaderos expertos que entiendan la naturaleza del problema, profesionales capacitados y sensatos que no tengan su pensamiento hipotecado con ideas mohosas y fermentadas, sacadas de polvorientos panfletos de economía. Necesita un equipo económico con visión compartida, con una sólida unidad de criterios que asegure coherencia en la acción para que todos empujen la carreta en la misma dirección.

¿Se debe eliminar el control de cambio?

El control de cambios se aplicó por razones económicas pero degeneró en un instrumento de dominación política. Después de 13 años, es irrefutable que no dio los resultados esperados. Aumentó la fuga de divisas debido a los incentivos perversos a la sobrefacturación de importaciones, la subfacturación de exportaciones, las empresas de maletín que defraudaron a la Nación, y hasta los raspacupos fueron tentados por los siniestros estímulos de comprar dólares baratos para después venderlos caros. El control tampoco pudo defender las reservas internacionales y hoy no hay ahorros suficientes para cubrir las importaciones esenciales y honrar la deuda externa. Por si fuera poco, el control de cambios no sirvió para proteger el poder de compra de la moneda y el otrora bolívar fuerte que fue acuñado con tanta rimbombancia hoy está pulverizado. Si quieres resultados diferentes hay que hacer las cosas de manera diferente. Ante tan desastrosos resultados, hay que preparar las condiciones para unificar primero el régimen de cambios múltiples y posteriormente ir a la liberación cambiaria.

El FMI ha pronosticado una inflación de más de 700% para el año 2016 en el país, ¿es esto posible?

Según los datos atrasados que acaba de publicar el BCV, la inflación anualizada hasta septiembre en alimentos llegó a 254%. Los casos de hiperinflación estudiados en el mundo tienen tres características semejantes: 1) un recurrente y creciente déficit fiscal, 2) su financiamiento a través de emisiones de dinero sin respaldo, 3) poco ahorro en moneda nacional debido a su acelerada pérdida de valor. En Venezuela están dadas las condiciones para un proceso hiperinflacionario. En los últimos ocho años, el déficit fiscal supera el 10% del PIB, y en 2016 lo más probable es que rebase el 20%. El financiamiento de este creciente déficit se hace a través de emisiones de dinero sin respaldo por parte del BCV, lo cual causa inflación. Y con tasas de interés que no compensan lo que quita la inflación, en lugar de ahorrar las personas prefieren adquirir bienes o comprar dólares en el mercado paralelo.

¿Se hizo más rentista la economía venezolana en años de la “revolución bolivariana”? 

El genoma de una economía rentista es portador de potenciales patologías que el gobierno bolivariano no fue capaz de prever y evitar. Al igual que los gobiernos de la IV República, también cayó en las tentaciones del rentismo y terminó hundido en la maldición de la abundancia. Tanto el capitalismo rentístico como el neorrentismo socialista se han sustentado en el extraordinario poder político, económico y social que confiere el control de la renta petrolera. El neorrentismo socialista es un modelo de dominación que se basa en el uso de la renta para financiar la inversión social y crear una red clientelar que le sirve de apoyo. Debido a la contracción del aparato productivo y su incapacidad para generar nuevos empleos, el neorrentismo socialista exacerbó el papel empleador-clientelar del Estado burocrático que funcionariza y somete a la fuerza de trabajo. Así, la dominación se logra a través de un sistema de premios y castigos para asegurar la lealtad de los seguidores políticos, comprar la simpatía de grupos ambivalentes y castigar o disuadir a los adversarios.
“El control de cambios se aplicó por razones económicas pero degeneró en un instrumento de dominación política”
¿Cómo describiría la situación actual del aparato productivo del país? ¿Es recuperable? 

El aparato productivo fue barrido por el deslave de importaciones que se hicieron con un dólar barato. La inyección de petrodólares a la circulación nacional originó una demanda que no pudo ser abastecida por el precario aparato productivo local. Y entre producir e importar, el gobierno apeló al expediente fácil de importar lo que con esfuerzo y constancia tenía que producirse nacionalmente. Con el colapso de los precios del petróleo la fantasía de bienestar hizo crisis. Al no contar con un sólido aparato productivo, es imposible cubrir con producción nacional lo que ya no se puede importar. Y su recuperación no la puede acometer un gobierno que sufre severas restricciones presupuestarias. Tampoco la inversión privada fluirá en un ambiente de inseguridad jurídica y conflictividad laboral.

¿Cómo evalúa su paso por la CVG? ¿Cuáles fueron sus fallos y aciertos? ¿Por qué se separó de su cargo?

Fui ministro entre los años 2005 y 2006 y los resultados de mi gestión cualquiera los puede evaluar a través de los estados financieros auditados de las empresas básicas. Con la excepción de Alcasa, todas generaron ganancias. En ese par de años impulsamos la planta de purificación de mineral de hierro para alimentar la nueva siderúrgica de aceros especiales e inoxidables. También iniciamos los proyectos de la planta de tubos sin costura para la industria petrolera y petroquímica, la fábrica de rieles para el plan ferroviario y de estructuras metálicas para la Misión Vivienda, la laminadora de aluminio para dejar de exportar bobinas y lingotes sin valor agregado, la desmotadora de algodón para la industria textil-confección, la procesadora de madera para aprovechar las plantaciones de pino. Fueron aprobados los proyectos para concentrar territorialmente las misiones sociales en las Ciudades del Acero, del Aluminio y del Diamante, como pequeñas ciudades que crecerían en torno a esa nueva generación de industrias básicas. Lamentablemente, estos proyectos fueron paralizados y abortados. Las empresas básicas hoy están secuestradas y quebradas por el burocratismo, el pseudosindicalismo y la corrupción que sabotearon los ensayos de control obrero. Su decadencia se acelera debido a la crisis eléctrica que las somete a un severo racionamiento, afectando considerablemente sus niveles de producción. Para rematar, los frecuentes cambios en los equipos directivos sometieron a las empresas a la pésima conducción de personas sin ninguna formación técnica ni gerencial.

A raíz de un problema de salud que se fue complicando y me mantuvo un año en rehabilitación, solicité se me retirara del cargo y juré que más nunca volvería a sufrir la pesadilla de las intrigas palaciegas que soportan los ministros y altos cargos.


La vanguardia chavista no aprendió la lección

¿Quiénes son los culpables de la quiebra? ¿Cuál es la cuota de responsabilidad del fallecido presidente Hugo Chávez en el actual caos? 

En el año 2010 el presidente Chávez celebró la contracción de 5,8 % del PBI como “el velorio del capitalismo”. En respuesta a quienes consideraron aquella caída como el “fracaso del gobierno”, Chávez respondió afirmando que “la economía que está cayendo en Venezuela es la economía capitalista”. Pero destruir la economía capitalista sin construir simultáneamente una eficiente economía socialista terminó siendo el atajo perfecto para hundir al país en este círculo vicioso de escasez, acaparamiento, especulación e inflación que atormenta a toda la población. Una Revolución verdadera es un proceso de destrucción creativa: destruye lo viejo e inferior y lo suplanta por lo nuevo y superior. Pero la gente que hoy sufre los estragos de la escasez, especulación e inflación ha llegado a la conclusión de que “si esta calamidad es el socialismo, mejor me quedo con el capitalismo”. Pasará mucho tiempo para que la gente sencilla del pueblo vuelva a creer en el socialismo como vía para lograr una sociedad libre de desempleo, pobreza y exclusión social. Esto ya pasó en los países del llamado socialismo del siglo XX, pero la vanguardia chavista no aprendió esa lección.

Chávez gobernó a través de medios que acentuaron el rentismo. Creer que los precios del petróleo siempre seguirían subiendo llevó a crear el Fonden para gastar todo el ingreso petrolero, en lugar de ahorrar parte de la renta en el Fondo de Estabilización Macroeconómica (FEM), tal como lo ordena el artículo 321 de la CRBV. Noruega, un país que hace 50 años era una de las economías más pobres de Europa, pasó a ser la más igualitaria del mundo. En lugar de crear fondos para gastar las reservas excedentarias o todo el ingreso petrolero por encima de precio presupuestado del barril de petróleo, Noruega creó fondos para ahorrar dinero y encarar los malos tiempos. Construyó un gran acuerdo nacional y estableció una regla que limita a 4% -el equivalente al rendimiento esperado del Fondo- el dinero que el gobierno puede retirar para completar su presupuesto, el cual se nutre fundamentalmente del ingreso fiscal no petrolero.

Fuente: http://www.larazon.net/2016/02/14/victor-alvarez-aparato-productivo-fue-barrido/

jueves, febrero 11, 2016

"Acción del TSJ sobre el Decreto de Emergencia Económica es nula e inconstitucional"

José Vicente Haro, abogado constitucional | Cortesía

José Vicente Haro, especialista en Derecho Constitucional, aseguró que el ente gubernamental violó varios artículos de la Constitución 


José Vicente Haro, abogado y especialista en Derecho Constitucional, expresó que la acción del Tribunal Supremo de Justicia al declarar vigente el Decreto de Emergencia Económica es anticonstitucional y violatoria.

El jurista indicó que la decisión del ente gubernamental es completamente nulo conforme al artículo 25 de la Constitución venezolana.

El mencionado artículo reza que cualquier acto que viole los derechos de la Carta Magna tiene nulidad. Asimismo, indica que los funcionarios o autoridades que ordenen actos inconstitucionales como lo hizo la Sala Constitucional, deben incurrir en la responsabilidad civil, penal, disciplinaria y administrativa, según sean los casos.

Haro aseguró que dicho decreto viola dos derechos: el de libertad económica y el derecho de propiedad, los cuales están establecidos en los artículos 112 y 115.”Es una violación abierta a los derechos humanos”, sostuvo.

¿Qué puede afectar el decreto?

El mencionado decreto puede afectar los bienes de propiedad de cualquier ciudadano o empresa y decidir cuales serian sus usos. Además violaría el derecho de libertad económica.

“Este hecho violaría el derecho de propiedad porque faculta en el decreto de emergencia a disponer o tomar medidas que registran la disposición del dinero las inversiones de los venezolanos y las empresas en cuentas bancarias de instituciones financieras en el país (…) Puede abrir paso al llamado corralito financiero”, espetó.

La Sala Constitucional estaría usurpando funciones privativas, exclusivas y excluyentes que solo le compete al Parlamento.

¿El decreto podría entrar en vigencia?

El Art. 339 señala que la única forma que entre en vigencia el Decreto de Emergencia Económica es por medio de la aprobación jurídica de Sala Constitucional, pero también sería necesaria la aprobación política de la Asamblea Nacional.

“Se deben hacer los dos juntos. Tienen que coincidir ambos para que entre en vigencia el decreto (…)  Si la Asamblea Nacional no aprueba el decreto entonces no es válido. No basta una decisión de la Sala Constitucional para que tenga vigencia alguna”, expresó. 

¿Qué podría hacer al AN?

El también profesor universitario señaló que la AN debe hacer valer el Art. 333 de la Constitución. Cuando la Constitución pierde vigencia por cualquier mecanismo establecida en ella, toda persona está en la obligación de colaborar a su efectiva vigencia”, sostuvo.

Los diputados deben convocar a una sesión extraordinaria urgentemente para debatir sobre esta decisión de la Sala Constitucional y deben decidir qué posición tendrá el Parlamento al respecto.

Asimismo, aseguró los ciudadanos entrarán en un capitulo oscuro en Venezuela, sí la AN no toma acciones a tiempo.

Fuente: http://www.el-nacional.com/politica/Accion-TSJ-Decreto-Emergencia-Economica_0_791921019.html

miércoles, febrero 10, 2016

"Venezuela: el silencio cómplice"


 


"Si lo que está ocurriendo en el país sudamericano sucediera en cualquier otro país, la respuesta de la opinión pública mundial sería muy distinta. Cuando todo acabe, quienes han callado quedarán en evidencia"

POR:ENRIQUE KRAUZE. 
 
Si la gravísima crisis económica, social, política y moral que hoy vive Venezuela estuviese ocurriendo en cualquier otro país latinoamericano (que no fuera Cuba, que la vive desde hace décadas), ¿sería distinta la reacción continental? Respuesta inmediata: por supuesto que sería distinta. Habría manifestaciones en las calles, protestas ante las embajadas, cartas abiertas de intelectuales, ríos de tinta en los periódicos, seminarios académicos, declaraciones condenatorias en la OEA y un tsunami de repudio en las redes sociales. ¿Por qué no hay una respuesta vagamente similar en el caso venezolano?

Ante todo, por el cinismo pragmático de los Gobiernos de la región que, hasta hace poco, se limitaban a expresar su “honda preocupación”. En fechas recientes algunos Parlamentos y Gobiernos (entre ellos el mexicano) han dado muestras de solidaridad con la Venezuela mayoritaria que busca la libertad, pero son todavía actos aislados.

Tampoco contribuye la naturalidad con que Estados Unidos trata al régimen dictatorial cubano. El restablecimiento de relaciones ha sido un acto de sensatez y realismo que dará frutos a largo plazo, pero pudo haberse acompañado de un señalamiento más claro sobre el terrible estado de las libertades y los derechos humanos en Cuba y, de manera tangencial, en Venezuela. Al no haber ese deslinde, las timoratas democracias latinoamericanas se sienten aliviadas.

Pero hay un motivo adicional. La protesta en torno a Venezuela es débil porque contra ella opera un antiguo chantaje ideológico: denunciar lo que hace un régimen “de izquierda” es, supuestamente, un acto “de derecha”. Por eso la mayoría guarda silencio. Los demócratas latinoamericanos hemos vivido sujetos a ese chantaje desde la célebre declaración de Fidel Castro en 1969: “Con la Revolución todo, contra la Revolución nada”. Al menos tres generaciones de intelectuales han obedecido la consigna. Todo lo que era favorable a la Revolución y sus avatares (desde el guevarismo hasta el chavismo) pertenecía al territorio puro de “la izquierda”, corriente que representa al “pueblo”. Todo lo que se oponía a la Revolución (incluida la democracia, enemiga absoluta del militarismo) pertenecía al territorio turbio de “la derecha” que encarna al “no pueblo”.

Con el advenimiento de Hugo Chávez el maniqueísmo tomó nuevos bríos

El chantaje ha funcionado. Disentir de esa corriente, aún hegemónica en América Latina, cuesta. Hubo excepciones que confirman la regla. Todavía en los años setenta, un liberal puro, como el gran historiador mexicano Daniel Cosío Villegas, podía criticar a las dictaduras militares del cono sur, lo mismo que al régimen de Castro y aun al de Salvador Allende, sin ser considerado “de derecha”. Pero Cosío Villegas murió en 1976, justo cuando el militarismo genocida comenzó a entronizarse en varios países latinoamericanos para reprimir la nueva ola revolucionaria que estalló en la región. Entre esos dos extremos violentos —los gorilas y las guerrillas— las voces democráticas y liberales quedaron confinadas a los márgenes. En los años ochenta, con el triunfo del sandinismo y el ascenso de las insurgencias en Centroamérica, pasaron a formar parte de “la derecha”.

A pesar de todo, esas voces fueron ganando las conciencias. La crisis de los socialismos reales, la caída del muro de Berlín, la desaparición de la URSS y la conversión de China al capitalismo de Estado anunciaron la posibilidad de un cambio. La región pasó del militarismo a la democracia. En México, por ejemplo, intelectuales prominentes que defendieron por décadas al régimen de Fidel Castro se atrevieron poco a poco a criticarlo. Pero con el advenimiento de Hugo Chávez y su “Revolución Bolivariana” el maniqueísmo tomó nuevos bríos, ya no con el fundamento de una ideología marxista sino de un liderazgo populista: “con el líder todo, contra el líder nada”. Y el chantaje subsiste. Véase por ejemplo la reacción condenatoria de varios órganos periodísticos de la región tras el triunfo del derechista Macri en Argentina.

Mientras las corrientes populistas (ahora volcadas al culto de los redentores políticos) no ejerzan la autocrítica, no hay diálogo posible porque no creen en el diálogo. Su recurso al chantaje persistirá porque es su arma específica: no el debate civilizado, fundamentado y tolerante sino el terrorismo verbal, la santa inquisición en 140 caracteres. Es mejor confrontarlos con su mala fe. En España, me atrevo a pensar, la cuestión es de una seriedad mayúscula, porque atañe al proyecto histórico de Podemos.

Mientras las corrientes populistas no ejerzan la autocrítica, no hay diálogo posible

Para ello volvamos al caso venezolano. Los hechos son evidentes. Contra la voluntad mayoritaria de la población, expresada en las urnas el pasado 6 de diciembre, el Gobierno de Maduro ha buscado nulificar a la Asamblea Legislativa. Para ello ha manipulado al poder judicial (nombrado por él después de las elecciones) contra los representantes. El líder Leopoldo López y muchas otras figuras de la oposición sufren un encarcelamiento absolutamente arbitrario. (Amnistía Internacional ha admitido que López es un preso de conciencia). En Venezuela los medios están cercados: mientras la verdad oficial es omnipresente, casi no existe la televisión independiente, y la prensa y los comunicadores críticos sufren un acoso sistemático.

Ante ese cuadro, la pregunta a los populistas de las dos orillas del Atlántico es directa y sencilla: si un régimen —como ahora el venezolano— ahoga las libertades e impide a la representación mayoritaria acotar el poder de quien consideran un mal gobernante (y aún revocarlo legalmente, si la provisión —como es el caso— existe en la Constitución), ese régimen ¿puede considerarse una democracia? Si no puede considerarse como tal, denúncielo. Si puede considerarse como tal, demuéstrelo. Por supuesto que no denunciarán nada ni demostrarán nada. Su silencio cómplice (y su labor de silenciamiento) ante el tácito golpe de Estado en Venezuela comprueba su propio proyecto: usar a la democracia para acabar con la democracia.

Venezuela vive hundida en el desabasto, la inflación y la zozobra. El país atraviesa una crisis humanitaria sin precedentes. El Gobierno colapsará y, cuando eso pase, terminará por salir a la luz la podredumbre y la dilapidación del régimen chavista. Esa toma de conciencia por parte de quienes han creído en él será muy dolorosa. En ese momento, quienes han ejercido o inducido el silencio cómplice quedarán en evidencia. Pero será demasiado tarde para la autocrítica. Nadie creerá en su autoproclamada superioridad moral. Y nadie estará dispuesto a pagar, ni un minuto más, el chantaje.

Enrique Krauze es escritor y director de la revista Letras libres.