jueves, febrero 16, 2017

"La estampida"


POR:CHARITO ROJAS.
 
“La verdad se corrompe tanto con la mentira como con el silencio”
Cicerón (106 AC-43 AC) Escritor, orador y político romano.

Unas largas vacaciones en el exterior, en contacto con compatriotas en el exilio y con acceso a una prensa que investiga y publica sin cortapisas los resultados de sus pesquisas, me concedieron una visión panorámica del horror que es Venezuela bajo el mando de una revolución que en 18 años mató la prosperidad y la democracia.
Los venezolanos no vivimos. Sólo estamos tratando de sobrevivir a este ciclón de miseria que se llama chavismo, socialismo del siglo XXI o madurismo. Todo eso es la misma miasma, y su único empeño es controlar hasta los más privados aspectos de los que aún sobrevivimos en nuestra tierra. Tenemos un gobierno que nos pichirrea y raciona hasta los pañales y los modess, por hablar de cosas íntimas; ha encochinado a los venezolanos, siempre tan limpios y olorosos, ahora usando bicarbonato y limón porque no hay desodorante, lavándose el cabello con lavaplatos porque no hay champú, enjuagándose con agua oxigenada porque no hay crema dental.
Igual sucede con la escasa comida, la dieta diaria ha variado notablemente, las proteínas bajan, el ñame y la yuca suben… y los niños y ancianos mueren de malnutrición. La yerbatería sustituye a la medicina, lo cual en dolores de estómago o de cabeza sienta bien pero no en enfermedades graves que requieren de medicinas que no se consiguen o que son racionadas de forma tal que igual terminan produciendo muertes que se pudieron evitar.
Como la vida o la muerte de los venezolanos poco importa al gobierno, se niega a recibir donaciones de medicinas y alimentos, tal y como lo confirmó el Presidente de Brasil Michel Temer recientemente.
Este gobierno es tan pero tan malo que ha producido la estampida más grande de venezolanos en sus 500 años de historia. Según el profesor de la UCV Tomás Páez, estudioso de la diáspora venezolana, sólo durante estos 18 años han emigrado entre un millón 800 mil y dos millones de ciudadanos. El núcleo más grande se encuentra en Florida, donde el consulado que atendía a unos 400.000 venezolanos fue cerrado hace 5 años en una rabieta del finado comandante. Sigue clausurado, aunque el gobierno sigue alquilando el local vacío por 10.000 $$ mensuales, mientras los venezolanos deben hacer peregrinajes a New Orleans o Washington para arreglar sus asuntos consulares o votar.
Cientos de niños venezolanos no han sido registrados, miles de venezolanos tienen cédula o pasaporte vencidos. Los compatriotas en el mundo están desamparados, dicen que las embajadas venezolanas solo se ocupan de hacer propaganda a la revolución o lobby a los jugosos negocios de los jefes.
Venezolanos que salieron en diciembre de vacaciones, se quedaron en los sitios de destino. Prefieren estar ilegales pero como me dijo uno “con los hijos a salvo” de la espantosa inseguridad que da a Venezuela el primer lugar mundial en homicidios. Eso, y más de 1.000% de inflación prevista para este año hace que se queden en cualquier condición en el exterior. Lo último es ir hacia países andinos en autobús, haciendo largas travesías. Tristemente, todo es mejor que esta Venezuela anárquica y peligrosa.
La tragedia es vista en el exterior a través de la cantidad de estudiantes, mayoritariamente de postgrado, que no culminaron sus estudios pues desde la mala hora en que llegó “el hijo de Chávez” a la presidencia, les cortaron los dólares preferenciales para sus cursos. Los pensionados y jubilados en el exterior tampoco disfrutan de ese beneficio que les pertenece y ganaron con su trabajo: tienen ya 15 meses sin cobrar pensiones. Estudiantes y viejitos venezolanos han tenido que buscar la beneficencia, los comedores de las parroquias católicas y los auxilios de la Cruz Roja para sobrevivir en el exterior. Ellos son la cara de un régimen que no vela por sus ciudadanos.
La enormidad de lo que sucede en Venezuela se resume así: la justicia sentencia siempre a favor del gobierno, el ente comicial trabaja para bloquear elecciones, los militares no defienden a los ciudadanos sino a la revolución, la revolución extermina la economía, los malandros y pranes son gobierno y los gobernantes malversan en su circo revolucionario los recursos de vida de 30 millones de venezolanos.
Durante 18 años, los medios y periodistas libres hemos publicado la verdad. Desde el año 2010 el Departamento del Tesoro hace seguimiento a las inmensas fortunas que circulan por bancos norteamericanos, provenientes del narcotráfico y la corrupción en Venezuela. El magistrado Aponte Aponte cantó que Chávez le había ordenado construir un expediente contra Leopoldo. El ayudante militar Leamsy Salazar reveló los vínculos de Diosdado con carteles. Muchos boliburgueses han sido sacados de USA y sus bienes congelados, muchas visas negadas o canceladas. Y ellos calladitos, para que acá no se enteren. En 2011, la llamada “lista Clinton” salió al a luz pública con nombres de quienes hoy están protegidos en Venezuela.
Cuando el “Pollo” Carvajal fue atrapado por la DEA en Aruba, fue el gran campanazo de alerta: los estaban rastreando y más que nunca debían protegerse, activarse con testaferros, y sobre todo, quedarse dentro de las fronteras venezolanas, donde no pudieran atraparlos. Por eso nombran ministros y vicepresidentes a quienes hoy son acusados abiertamente de narcotráfico por Estados Unidos. Luego, el juicio y condena de los narcosobrinos fue el toque de terror para decidir que “como sea” se quedaban en el gobierno. Por eso todos los chicos malos se unieron para negar el revocatorio. Por eso ahora bloquean las regionales, por eso aprietan cada vez más para ahorcar las libertades en Venezuela, por eso dividen a la MUD, por eso lanzan zorros en medio del gallinero. Dividir es su política para reinar.
Llegó la hora de la justicia, de detener la estampida de los emigrantes obligados; de juzgar a los delincuentes, los destructores del país deben pagar su delito, resarcir los daños. Los recursos humanos y económicos deben volver al país. Si la ley venezolana no funciona, todavía queda la justicia internacional. Porque la divina tendrá su momento perfecto.



Fuente: http://www.noticierodigital.com/2017/02/charito-rojas-la-estampida/

jueves, enero 12, 2017

" Venezuela, preludio de una dictadura militar"




POR:HEINZ DIETERICH.

1. El Comando Nacional Antigolpe
La constitución del “Comando Nacional Antigolpe” y el nombramiento de Tareck El Aissami como su coordinador y nuevo Vicepresidente ejecutivo, colocan a Venezuela en la antesala de la dictadura militar abierta. Es el último dispositivo disponible de un Estado y modelo en agonía, previo a la instalación de un régimen militar abierto. Significa la amenaza con la fuerza brutal, que Federico el Grande llamaba ultima ratio regis: el último argumento de los reyes; consigna que mandó grabar en los cañones de su ejército.
Que el “madurismo” prepara el Estado de Excepción y su propio “Comité de Salud Pública”, a fin de “buscar las medidas preventivas, legales y correctivas contra los sectores golpistas, y así lograr la paz y la estabilidad de la población venezolana”, es lógico, desde su afán de prolongarse en el poder. Sin embargo, ni caminando sobre el filo de la navaja, el régimen es capaz de acertar en sus recursos de sobrevivencia. La preparación de una mayor violencia estatal es una medida impotente que en nada ayudará a cambiar la agonía del régimen y el desenlace de la crisis terminal, en que se encuentra.
2. Tres escenarios de cambio
En un país con una crisis terminal del modelo monoproductor económico, caracterizada por una caída del Producto Interno Bruto de alrededor del 12% y una inflación de 500% en el año pasado; los precios mundiales del petróleo estancados; con un gobierno incapaz de tomar las medidas necesarias para cambiar el rumbo nacional; una oposición parlamentaria igualmente incompetente y corrupta para re-direccionar el país; un pueblo y clases medias antagónicas a la violencia; una fuerza armada controlada por una fracción hegemónica abrazada al “Libro de las Revelaciones” (apocalipsis) gubernamentales; una creciente pérdida de prestigio y posiciones internacionales y, sin un sujeto nacional visible capaz de impedir de manera racional el colapso del modelo, la preparación represiva estatal del “Comité de Salud Pública” madurista, sólo acelerará la llegada del Termidor, del fin del proceso. Ante el parálisis estructural del Estado, del sistema partidista y de los movimientos sociales independientes, eventuales cambios de rumbo sólo pueden devenir de tres fuentes: a) una mayor intervención de Washington; b) un levantamiento popular y/o de clase media; c) un cambio en la correlación de fuerzas dentro del aparato militar.
3. Onán, el estratega de la MUD
Un cuarto escenario posible, pero que no cambiaría la tragicomedia venezolana actual, sería la capitulación final y abierta de la MUD, aceptando las condiciones del madurismo en un modelo de poder compartido. Julio Borges, el nuevo líder de la AN, con un pasado turbio suyo y de Primero Justicia, parece estar en ese camino, con su estratagema idiota de la declaración de “abandono de cargo” de Maduro. De hecho, la oposición actúa en la realidad virtual (VR) de su play station “Asamblea Nacional”, con episodios como los de una nueva asamblea constituyente, de desconocimiento del gobierno, de referendos revocatorios, de diálogos de paz, etc., tratando de justificar su razón de ser ante su clientela electoral con prácticas, que más bien pertenecen al campo de la satisfacción auto-erótica (Onán), que a la política. Es totalmente claro, que la camarilla en el poder no entregará el Estado bajo ninguna de las modalidades institucionales que la oposición promueve en sus simulaciones y “reality shows” parlamentarios. El diálogo con la Internacional Socialista y el Vaticano, por ejemplo, es un foro mediático y, nada más. La modificación real del status quo sólo vendrá por uno de los tres escenarios mencionados anteriormente. Lo demás son memes propagandísticos y deseos filantrópicos que desconocen la realidad darwinista de las sociedades de clase y el papel de la violencia en ella.
4. El Aissami versus Diosdado Cabello
En la despiadada lucha por el poder dentro del oficialismo, el nombramiento de El Aissami refuerza el eje Maduro-Padrino López, en detrimento del grupo de Diosdado Cabello. La implicación para las elecciones del 2018 es evidente. Si El Aissami logra cierto éxito en el cargo, será el candidato presidencial del PSUV en el 2018. Si Maduro es forzado a renunciar antes, lo que es probable, El Aissami será automáticamente la cabeza del Estado. Ambos factores operan en contra de Cabello, quién además, carece de un sostén fundamental: no tiene proyección ni respaldo geopolítico. Siendo El Aissami parte del grupo de Maduro, cuenta con la simpatía de Cuba, a diferencia del anticomunista Cabello, a quién la Revolución Cubana nunca vio con buenos ojos. De la misma manera, por los grandes éxitos del eje geoestratégico Putin-Irán-Hezbollah-Turquía en Medio Oriente, el factor etno-político de ser libanés-sirio, beneficia excepcionalmente a El Aissami. El flamante Vicepresidente ejecutivo contará con el apoyo de esta nueva y poderosa configuración geopolítica mundial y, por supuesto, el de la comunidad sirio-libanesa venezolana.
5. Dos atractores, cero pueblo
El talón de Aquiles de El Aissami es, que lleva el estigma del fracaso del madurismo y que tiene que compartir entusiastamente todo el discurso absurdo y engañoso del grupo en el poder, por ejemplo, que el raquítico aumento al salario mínimo reciente es el comienzo de la “contraofensiva económica del Gobierno Revolucionario” y que 2017 será el inicio del “despegue económico”. De todas formas, su nombramiento y los cambios en el gabinete no salvarán al gobierno, porque el cambio de algunas figuras de la inflada e inepta burocracia ministerial madurista no parará la crisis sistémica del modelo, ni convencerá a los ciudadanos de que el Titanic pueda salvarse. Sin un programa de saneación económica y sobrevivencia nacional, una narrativa de esperanza creíble y un extraordinario equipo humano capaz de salvar el barco del naufragio, no servirá de nada cambiar alguno de los oficiales a bordo.
El nombramiento de El Aissami y la formación del Comando Antigolpe representan la política madurista de siempre: improvisaciones tácticas, carentes de estrategia y perspectiva. Mientras tanto, el país sufre las consecuencias de este circo político, en el cual entretienen los gladiadores y payasos de dos camarillas de la clase dominante. A diferencia del circo romano, el pueblo está ausente. ¿Hasta cuándo?

 Fuente:http://www.lapatilla.com/site/2017/01/12/heinz-dieterich-venezuela-preludio-de-una-dictadura-militar/

sábado, enero 07, 2017

"Parte de guerra: las agendas de la oposición"



POR:VLADIMIRO MUJICA. 
 
Leo con atención el escrito adulante y sibilino de Ignacio Ramonet que circula en las redes sociales sobre las victorias de NIcolas Maduro en el año 2016 y acerca de su transformación en líder indiscutible de la revolución chavista. A pesar de que todo lo que allí se señala constituye una manipulación descarada de realidades a medias y mentiras obvias, como atribuirle a Maduro una competencia de la AN como el nombramiento de los magistrados del TSJ, es inequívoco el mensaje: en la guerra declarada contra el pueblo de Venezuela y la oposición democrática, el gobierno de Maduro ha salido fortalecido.
El parte de guerra favorable al gobierno en el 2016 incluye tres retrocesos importantes de las fuerzas opositoras: la suspensión del RR; la anulación y el secuestro de la AN y el uso del diálogo oposición-gobierno mediado por el Vaticano y el trio de ex-presidentes, para dividir a la oposición y debilitar su imagen internacionalmente. La oposición inició 2016 con una victoria electoral monumental, la conquista de la mayoría en la AN, lo cual auguraba un año de avances sostenidos. Termina en una situación disminuida y, lo que es más grave, con su propia base de sustentación confundida y frustrada y con el liderazgo político, tanto el reunido alrededor de la MUD, como el que se desempeña en otros espacios, profundamente cuestionado.
No cabe ninguna duda de que el primer señalamiento que hay que hacer es que el “avance” del gobierno está construido sobre violaciones sostenidas de la Constitución, represión, corrupción masiva y de la pobreza y la miseria de su propio pueblo. Estamos enfrentados a una anocracia cuyo único objetivo es la preservación del poder a todo evento y esto determina que la lucha de las fuerzas democráticas sea singularmente compleja. A ello hay que sumarle el hecho nada trivial y relativamente poco examinado que “el ciudadano opositor de a pie” sigue teniendo las mismas carencias de inmediatismo y visceralidad que en su momento llevaron a la clase media venezolana a apoyar a Chávez por el rechazo a los partidos políticos. Y toda esta situación, agravada por otro elemento tóxico en el panorama político: el secuestro de la opinión ciudadana y la virtual fabricación de realidades a través de las redes sociales. Todo un entramado de artilugios electrónicos simultáneamente en manos de cualquiera con un computador y en manos de organizaciones fabricantes de realidades, que elevan a la cima de la adoración pública o hunden en la sima del desprecio a los actores políticos, en cuestión de horas y que son capaces de generar alarmas y distorsiones que a su vez influyen desmedidamente en la conducta del liderazgo político. Como suele ser el caso, los avances tecnológicos que permiten la comunicación masiva en las redes sociales facilitan tanto la activación y la concientización ciudadana, como el ejercicio de conductas viles y la manufactura de realidades a conveniencia.
Pero todos los señalamientos del párrafo anterior son tan solo una explicación parcial del debilitamiento y los retrocesos de las fuerzas democráticas opositoras. Hay otras razones de fondo, que deben ser procesadas e internalizadas cuidadosamente tanto por los partidos políticos como por la sociedad civil, y también, en última instancia por todo ciudadano que sienta como su responsabilidad la democracia y la libertad de su país. La primera causa de fondo es que el movimiento opositor venezolano ha sido incapaz de generar una verdadera dirección política que se apoye en una visión y proyecto de país y que lidere el esfuerzo unificado de los ciudadanos para salir de la anocracia. La MUD fue una exitosa alianza electoral pero la existencia innegable de agendas, ya ni siquiera secretas, sino públicas y destructivas de los partidos políticos y sus dirigentes fundamentales, han tornado en una tarea imposible la conversión de esa convergencia electoral en una dirección política nacional. Si se me permite la imagen, estas distintas agendas coinciden en un vórtice divergente: la pretensión de dirimir el liderazgo que surgirá luego de la derrota de la anocracia chavista sin haber resuelto el problema fundamental de cómo se derrota al régimen. Por increíble que parezca, esta simple explicación basta para entender porque nos metimos en el camino sin retorno del RR sin contar con las fuerzas políticas para lograrlo. O porqué se abandonó la exigencia constitucional de realizar las elecciones de gobernadores. O porqué la primera acción de la AN no fue actuar contra la designación arbitraria e inconstitucional de los magistrados del TSJ, a sabiendas de la estrategia del gobierno de usar al TSJ para neutralizar a la AN. O porqué se acudió con divisiones a la crucial cita de la mesa de diálogo. O porqué se desactivó todo el mecanismo de presión de calle durante el proceso de diálogo. O porqué se aprobó un acuerdo conjunto MUD-Gobierno que claramente debilitaba el esfuerzo opositor. O porqué se debilitó el esfuerzo internacional, tan difícilmente conseguido, de la OEA, Mercosur y la Unión Europea. Por supuesto que aún con una dirección política real se pueden cometer errores, pero en cada una de las instancias mencionadas la inexistencia de esa dirección, cuya responsabilidad última sería conducir el esfuerzo unitario contra el régimen, impidió la evaluación sólida de riesgos y amenazas y expuso al movimiento opositor a derrotas previsibles y, quizás, evitables.
Cabe aquí una reflexión importante. Soy un convencido de que los partidos políticos son indispensables para la democracia y durante mucho tiempo he actuado con desinterés para favorecer su crecimiento, casi con independencia de su signo ideológico, porque pienso que los tiempos de deslinde serán otros, cuando volvamos a vivir en democracia. Debo a mi amigo Wilfredo Urbina el recordarme un escrito de Leon Trotsky donde el gran estratega bolchevique apuntaba que los partidos eran a las masas como la máquina de vapor era al vapor. Sin la máquina, el gas es incapaz de generar trabajo, del mismo modo que sin la dirección de los partidos el descontento y la acción de las masas carece de efectividad. Como menciono arriba, en el combate contra regímenes autoritarios la dirección política es insustituible, pero la misma puede ser ejercida, o no, por los partidos políticos, precisamente porque estas organizaciones pueden estar naturalmente disminuidas. En el caso venezolano hemos probado casi todas las alternativas: previo al desastre del Carmonazo, fungía de dirección una alianza de los medios, y organizaciones patronales y sindicales; la Coordinadora Democrática era una alianza de partidos y la sociedad civil, al tiempo que el predominio de los partidos en la MUD es total.
Cualquier alternativa de conformación de la dirección política es válida. Lo que es inaceptable es la imposición de agendas partidistas o individuales sobre el esfuerzo unitario. Eso lo estamos viviendo y es urgente corregirlo. Pero no se pueden esperar soluciones mágicas: la sociedad civil no está exenta de los mismos vicios de los partidos, así que tendremos que hacerlo juntos, pero la destrucción del país no admite más dilaciones.
La segunda responsabilidad de fondo del liderazgo opositor es no contar con un canal fluido de participación y discusión con la gente. No tanto para celebrar las victorias, que no requieren mucha explicación, sino para que se entiendan los retrocesos y los cambios de rumbo, sobre todo cuando se han anunciado grandes victorias que luego se desvanecen.
No tengo claro que surgirá en esta nueva etapa. Espero si, que no sigamos apostando al reventón social y a las contradicciones del chavismo como remedio a nuestras propias carencias.

jueves, enero 05, 2017

"Arzobispado de Caracas pide elecciones y resolver crisis en 2017 "

Arzobispado de Caracas pide elecciones y resolver crisis en 2017
1. Al inicio de este nuevo año 2017 nos complace enviar a todos los habitantes de Caracas, en especial a los católicos de nuestra Arquidiócesis, así como a los sacerdotes y diáconos, a las religiosas vicarias y a los miembros de institutos de vida consagrada, un afectuoso saludo en Jesucristo, nuestro Salvador, y la seguridad de nuestras oraciones por todos ustedes.
2. Acabamos de celebrar la Navidad. En medio de nuestras dificultades, Dios está con nosotros en Jesús, Emmanuel, Dios hecho hombre. El nos alienta y llena de esperanza, aún en medio de las peores circunstancias. Jesús nos dice hoy, como a los apóstoles en el lago: “Soy yo, No teman” (Mt 14,27). Movidos pues, por la ternura y la fuerza del amor de Dios, nos acercamos al año próximo con la esperanza puesta en Dios de alcanzar la felicidad que todos anhelamos y nos deseamos mutuamente.
3. Recordemos que Dios es el autor de la felicidad, que es la conjunción de la serenidad, la alegría y de la paz. Y Él la concede, como nos enseña Jesús, a quienes escuchan y cumplen su palabra: “Dichosos los que escuchan y cumplen la Palabra de Dios” (Lc 11, 28). Ese es, pues el camino, el secreto de la felicidad, aun en medio de circunstancias adversas: estar unidos al Señor, vivir en su amor, cumplir su palabra, cumplir los Diez Mandamientos de la Ley de Dios. Recordemos eso, y pidamos al Señor nos ayude a ir por ése, que es el único camino hacia la felicidad.
Urgencias para el próximo año
4. Este año 2016 ha sido un año difícil, cargado de angustias y dificultades para todos nosotros. El diálogo entre el gobierno y la oposición, que fue un motivo de esperanza para amplios sectores del país, está seriamente cuestionado. Independientemente del futuro de ese diálogo, que debía haber aportado soluciones a la severa crisis actual, debemos tener presente que el pueblo exige la paz, seguridad personal y convivencia social, y condiciones que permitan trabajar y vivir en tranquilidad. Esto solo puede darse con el concurso de todos.
5. El sufrimiento de millones de venezolanos reclama al Gobierno Nacional la necesidad de resolver la gravísima crisis alimentaria y de medicamentos que sufrimos, y que tiene su causa en la aplicación de un sistema económico errado, el totalitarismo socialista que adscribe al Estado el control total de la economía. ¡Nunca antes tantos venezolanos han tenido que buscar comida en la basura!
6. Otro problema pendiente es el reconocimiento de las facultades constitucionales de la Asamblea Nacional, actualmente bloqueada tanto por el Poder ejecutivo como por el Judicial. Esto configura una situación real de dictadura, por el desconocimiento de la voluntad del pueblo expresada el pasado 6 de diciembre de 2015. Para el normal desarrollo de la vida democrática, es preciso que se restituyan a la Asamblea sus facultades constitucionales.
7. De nuevo pedimos la liberación de los presos por hechos conexos con actividades políticas. Tanto el Poder Judicial como el Gobierno Nacional tienen instrumentos legales y constitucionales para poner en libertad inmediata a la mayoría de esos ciudadanos, más de un centenar, que sufren una prisión injusta. Además, aunque estuvieran presuntamente incursos en delitos, todos ellos deberían ser procesados en libertad, tal como lo dispone el Código Orgánico Procesal Penal.
8. Y es preciso que se permita el ejercicio de la potestad electoral del pueblo, a través del referendo revocatorio o de otras elecciones que resuelvan la crisis política actual, pues el pueblo en las elecciones de diciembre de 2016 indicó mayoritariamente no estar de acuerdo con el actual Gobierno.
9. Por último, es preciso que se evite la violencia social como el vandalismo y saqueo que se provocó, y el gravísimo caos y dolor que se causó, especialmente a los más pobres, con la desacertada medida de sacar de circulación los billetes de cien bolívares. Mientras no haya otros billetes y monedas que los sustituyan, es absolutamente necesario mantener la validez de esos billetes.

Tomada de Arquidiócesis de Caracas 

Fuente:http://www.unidadvenezuela.org/2016/12/arzobispado-caracas-pide-elecciones-resolver-crisis-2017/

martes, diciembre 20, 2016

"La improvisación e ineptitud de Maduro"

  

POR:CARLOS E. AGUILERA.
 
Produce disgusto, ira y molestia, que quien dice manejar los destinos del país, utilice la alta tribuna de la jefatura del estado, para mancillar el honor de personas a las que sin escrúpulos de ninguna naturaleza ofende y las expone al escarnio público, por el simple hecho de no comulgar con su comunismo del siglo XXI. Salta a la vista su resentimiento, por la escasa preparación que tuvo, para hacer frente a la vida y los avatares que ella le depararía, claro está que jamás ni nunca pensó que llegaría, nada más ni nada menos, a ser Presidente de la República, luego de un proceso viciado de irregularidades que pusieron en tela de juicio, su triunfo.
Aflora en sus actos, que a menudo realiza en cadena nacional de radio y televisión, el resentimiento o rencor, sensación que le causa un profundo malestar que le dificulta e imposibilita su relación con quienes ofende. Su resentimiento, es el linaje de una venganza atenuada con la que pretende mortificar o perjudicar a su gusto y satisfacción. Por tanto, el resentimiento enquistado y agraviado acaba produciéndole rencor, maléfico elemento que lo lleva a manifestar incoherentes hechos, que causan malestar al país nacional.
En cierta ocasión expresó: “Ni derrocándome saldrán en libertad los fascistas, porque a mí nadie puede derrocarme, porque soy el pueblo. Además están presos por los asesinatos que han cometido y violaciones de derechos humanos y eso que lo sepa el imperialismo y que lo sepa el que tenga que saber (¿?), yo sé muy bien lo que estoy diciendo. La continuación de la revolución bolivariana es la única garantía de paz que tiene la república”.
¿Quién le ha dicho a Maduro que la persona que le suceda tras su posible enjuiciamiento político, será afín a su partido el PSUV?. ¿Acaso ignora que en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, reposa un voluminoso expediente, por la violación de los derechos humanos en Venezuela? ¿Quién le ha dicho que la revolución mal llamada bolivariana, es la única garantía de paz en el país, en el que todos los poderes están secuestrados por el gobierno? No hay duda alguna de que su proceder es Maquiavélico, aun cuando estamos seguros de que jamás tuvo en sus manos la obra de Nicolás Maquiavelo, “El príncipe”, de quien a casi a medio milenio legó para la historia una tesis que escandalizaría a incontables moralistas, obra que la iglesia prohibió y cuya máxima enseñanza parecería ser, famosamente “El fin justifica los medios”. La política insistía, no tiene por qué estar sujeta a la moral y si hay que elegir entre ser amado o temido, la mejor opción para un líder siempre será la segunda”.
Maquiavélico se entiende por manipulador, falso, oportunista y cruel, por lo que no es un buen adjetivo con el cual verse asociado. Y todos estos adjetivos juntos los exhibe Maduro, tras la irresponsable e improvisada medida que puso en práctica para recoger durante tres días los billetes de Bs. 100, la cual generó en todo el país un verdadero caos a las puertas de las instituciones bancarias, y al mismo tiempo produjo disturbios y protestas de un pueblo que se siente burlado y humillado, que produjeron y saqueos que arrojaron cuantiosas y millonarias pérdidas a comerciantes, propietarios de mercados populares, bodegas e informales, cuyo saldo arrojó , como ocurrió en El Callao, 4 personas víctimas de la violencia con la que fueron reprimidos por los cuerpos policiales y de la Guardia Nacional.
Nicolás Maduro, había informado el pasado día viernes que “en la madrugada del domingo” llegaría al país una “buena cantidad” de los billetes y monedas que conformarán el nuevo cono monetario venezolano, y reiteró que la distribución de estas piezas se hará “paulatinamente”. Sin embargo, y tras los hechos ocurridos en estos tres últimos días anunció 24 horas después, la prórroga para sacar de circulación de billetes de 100 bolívares hasta el próximo 2 de diciembre. “He decidido prorrogar la vigencia del billete de 100 bolívares hasta el 2 de enero de 2017, para la comercialización en los establecimientos y los bancos del país; también he decidido prorrogar el cierre de la frontera con Colombia y Brasil pero el paso peatonal para visitar a la familia va a estar abierto”. Con evidente descaro que no pudo disimular, agrego que ” A tres aviones de carga ya pagados y contratados para traer los nuevos billetes les dijeron que se desviaran a otro país (…) Por eso he decidido una nueva logística para que los nuevos billetes lleguen”.
Es notoria la improvisación e ineptitud de Maduro en el manejo de los asuntos del Estado, cuyo costo social es de impredecibles e infaustas consecuencias hasta el actual momento, y como de costumbre en sus discursos (¿) populistas y demagógicos, aflora la excusa de que la situación obedece a “un sabotaje internacional para que los nuevos billetes” no lleguen a Venezuela, tal como lo señaló desde la avenida Bolívar en el marco de la movilización oficialista del pasado sábado, en el que agrego olímpicamente como si nada hubiese pasado en los tres aciagos días: “Hemos venido transitando un año de batallas complejas, enfrentando mafias políticas, mafias económicas, enfrentando dificultades de diverso signo”.
En su pretensión de justificar la hecatombe que generó la absurda medida Maduro señaló que “siempre la derecha va en contra de los intereses nacionales, y busca pescar en río revuelto, la violencia, fíjense lo que sucedió ayer en Guasdualito. Un grupo de la derecha, de Primero Justicia y de Voluntad Popular, ya están detenidos los responsables del ataque y la quema de las sedes bancarias (…) están tras las rejas. Apoyados en mafias buscan la desesperación de sectores populares en algunos puntos del país por una medida que tomé, necesaria, porque estaban robándonos y sacando los billetes de 100 para dejar al país sin billetes en el mes de diciembre como parte del golpe económico y político de las mafias de la MUD, y se le quedaron más de 300 mil millones de bolívares en la mano de los mafiosos en Cúcuta, Maicao”.
Una vez más acusa irresponsablemente a sus adversarios políticos de haber generado la conflictiva situación, que sobrevino en masivos disturbios en todas las ciudades del país, cuando salta a la vista su manifiesta responsabilidad de lo ocurrido por su incapacidad, negligencia, ineptitud e improvisación con la que maneja los destinos del país, hoy por hoy sin rumbo cierto y a la zaga de Zimbahue, la república presidida por su colega y amigo el dictador Robert Mugabe, en cuyo país de 13 millones de habitante, solo trabajan 900 mil. Según datos aportados por el Banco Mundial, la realidad de los zimbabuenses es que el 72% está por debajo del umbral de la pobreza, el 30% sin acceso al agua y la luz y una expectativa de vida de 56 años. Otra realidad que pretenden ocultar los socialistas de todas las latitudes del globo, pero que resulta imposible.
Tras recular, Maduro sabe que este hecho puede propiciar nuevos disturbios en el país, por lo que ordenó a los mandos superiores de la Fuerza Armada Nacional el acuertelamiento tipo “A” de las tropas el cual implica que el personal militar debe permanecer íntegramente disponible dentro de sus unidades, y particularmente en la Guardia Nacional, medida que abarca tanto a oficiales como a las tropas profesional y alistada, como lo refiere el colega de este diario El Nacional, Javier Ignacio Mayorca.
La grave y crítica situación que vive el país exige la inmediata renuncia de Maduro, a fin de evitar que el país se siga desangrando y destruyendo, pues los sucesos ocurridos en los últimos días, revelan no solo el desatino de quien se encuentra al frente de la Jefatura del Estado, sino también la ignorancia en el manejo de los asuntos económicos, políticos y sociales, sin dejar de lado lo militar, que de proseguir, seguirá originando desconcierto, angustia, temor y desesperación. Los diputados Julio Borges, Delsa Solórzano y Simón Calzadilla, así como también el secretario ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba, coinciden con este planteamiento que debe ser analizado con la premura del caso, por la Comisión Delegada de la Asamblea Nacional, a la cual no hay que disolver como solicita Maduro por “nefasta e inútil”, cual “mea culpa” inconsciente.
Quienes se comportan como delincuentes y se proclaman bolivarianos, son más hijos de… la peor revolución socialista, que propiamente “hijos de Bolívar”, al que ofenden con su grosera patanería, ignorancia y prepotencia, y con la alevosa conducta que exhiben se alejan cada día más del poder.
Estamos a tiempo, para más luego es tarde.

Miembro fundador del Colegio Nacional de periodistas (CNP-122)
careduagui@yahoo.com

Fuente:http://www.noticierodigital.com/2016/12/la-improvisacion-e-ineptitud-de-maduro/

lunes, diciembre 19, 2016

"Miles de comercios cierran en Venezuela por por temor a los saqueos y la falta de dinero efectivo "


 
 
POR:LUZMILA VINOGRADOFF. 



Aunque el presidente Nicolás Maduro prolongó hasta el 2 de enero la vigencia de los billetes de cien bolívares que había prohibido previamente, miles de comercios venezolanos han cerrado en vísperas de las fiestas navideñas por temor a los saqueos y la falta de dinero en metálico. Dos días de caos y disturbios en diferentes puntos del país se han saldado con al menos cuatro muertos y 300 detenidos a causa de la violencia.
En un intento de frenar los desórdenes, Maduro anunció este domingo la inminente llegada de los billetes de 500 bolívares. Los de 100 fueron retirados de la circulación hace una semana sin esperar a que llegaran los nuevos. En su programa «En contacto con Maduro», el mandatario culpó de la crisis a una «conspiración» y señaló que el cargamento fue objeto del «sabotaje internacional». «Después de haber sufrido sabotajes, el nuevo billete de 500 bolívares, que debió haber llegado el pasado jueves, está llegando este domingo», precisó. Los de 500 eran los primeros billetes que debían haber comenzado a circular el pasado 15 de diciembre, cuando vencía el plazo para canjear los de 100 bolívares. Pero como no llegaron y los de 100 estaban prohibidos, se agravó dramáticamente la escasez de dinero en metálico.
Las tiendas de Ciudad Bolívar, capital del estado Bolívar, volvieron este domingo a ser objeto de saqueos y vandalismo a pesar de la prórroga anunciada por Maduro y del toque de queda que decretó el gobernador, Francisco Rangel Gómez. También otros estados venezolanos fueron militarizados y el Gobierno decretó el acuartelamiento del Ejército. Y pese al cierre de la frontera con Colombia, en el estado de Táchira este domingo muchos intentaban cruzar los puentes internacionales a pie para comprar víveres y medicinas en la ciudad colombiana de Cúcuta.
La Asamblea Nacional tiene previsto debatir de nuevo este lunes posibles vías para destituir a Nicolás Maduro
En Bolívar, numerosos comercios de alimentación, ropa, farmacias, concesionarios de coches, ferreterías y algunos bancos fueron asaltados por saqueadores. El pasado viernes ya hubo cuatro muertos en El Callao (Bolívar), según denunció el diputado opositor Ángel Medina.
Los disturbios se produjeron en vísperas del debate previsto para este lunes en la Comisión Especial de la Asamblea Nacional (de mayoría opositora) para ver posibles vías de una futura destitución del presidente. «Ya el daño está hecho», manifestó por su parte el gobernador de Miranda, el opositor Henrique Capriles Radonski, quien pidió la salida de Maduro por haber llevado el país a la ruina.
Ciudad Bolívar –patrimonio cultural de la Unesco, situada al sur de Venezuela– sufre los más fuertes embates del vandalismo, pero no fue la única ciudad en la que se produjeron disturbios por la furia ciudadana al ver que las entidades bancarias se quedaron sin dinero en efectivo. Maracaibo, Ureña, Barinas y Guasdalito fueron otras tantas localidades en las que se registraron protestas y desórdenes. Pero el estallido social en el estado Bolívar, que los oficialistas nunca esperaron que ocurriera en estos 18 años del chavismo, ha sido devastador. En estos días los disturbios se saldaron con más de 115 comercios desvalijados.

Muertos identificados

En la zona minera de Tumeremo (municipio Sifontes, también en Bolívar), los saqueos comenzaron a mediodía del viernes, principalmente en negocios de chinos situados en el centro. En total, se vieron afectados cuarenta comercios y fue asesinado un ciudadano identificado como Melvin Bastidas Rodríguez. Estos disturbios comenzaron tras una protesta en la que los ciudadanos exigían una prórroga para depositar sus billetes de 100 bolívares en el banco. Al no obtener una respuesta, decidieron desvalijar los comercios de la zona.

Al mismo tiempo, en la minera región de El Callao hubo fuertes saqueos que afectaron a al menos treinta comercios, algunos de propietarios chinos. Residentes enfurecidos destrozaron al menos cinco vehículos pertenecientes a ciudadanos asiáticos. Los disturbios en este sector provocaron un muerto, Alejandro Guarayote, de 15 años, y 27 heridos leves. Al parecer el joven estaba saqueando un local cuando recibió un disparo en la región frontal. Por último, en la localidad de Guasipati, también en Bolívar, los saqueos afectaron a unos 45 negocios. Un joven identificado como Frenyerbeth Soto recibió múltiples disparos durante los disturbios y saqueos.
Casi nada se libró de la violencia en Ciudad Bolívar. Según el diario Caroní, fueron arrasadas las urbanizaciones de La Sabanita, Los Próceres, Psiquiátrico, Vista Hermosa, Mercado Periférico,El Perú, San Rafael, La Fundación, Andrés Eloy Blanco, Avenida 17 de Diciembre, La Paragua y Negro Primero. «Los saqueadores se movieron en manadas. Cuando arrasaban con un local, seguían con el otro», explicó el periódico local.
Los supermercados chinos, las panaderías y las bodegas eran el principal objetivo de los delincuentes. En algunos casos, los clientes quedaron retenidos durante varias horas en el local porque sus dueños prefirieron cerrar sus puertas antes de que fuera invadido por los saqueadores, como ocurrió en el Central Madeirense, de la urbanización Andrés Eloy Blanco. El comercio El Súper Baratón, frente a la glorieta del Hospital Psiquiátrico, se quedó con las estanterías vacías. Más tarde le ocurrió lo mismo al almacén de Plumrose, según informó el Diario Caroní.
El pánico que han sentido los empresarios les ha obligado a mantener cerrados sus negocios: bien para evitar los saqueos o bien porque no aceptan el pago en efectivo ni en tarjetas de crédito o débito. Yes que la empresa de pago por tarjeta Credicard, cuyo 30 por ciento pertenece al Estado, no les ha devuelto su dinero después de haber sido intervenida hace dos semanas.

Doble escasez

La penuria de los venezolanos se ha agudizado por la falta de dinero para comprar productos básicos escasos, desde alimentos y medicinas a repuestos de vehículos. Venezuela importa el 80 por ciento de los productos que consume y no hay dinero para pagar los salarios de la Administración Pública ni las pensiones de tres millones de ciudadanos. Al desabastecimiento generalizado se suma una inflación anual galopante del 720 por ciento, según el Fondo Monetario Internacional (FMI). La agencia Bloomberg estima que en el sector de los alimentos la inflación supera el 1.500 por ciento en las últimas 17 semanas, según su medición diaria del precio del café con leche en establecimientos de Caracas.