viernes, agosto 28, 2015

Ante la situación de la frontera colombo-venezolana el Obispo de San Cristobal Mario Moronta expresa su mensaje. (“Una Iglesia sin fronteras, madre de todos”



El Obispo de San Cristóbal, Monseñor Mario Moronta expresó este jueves su compasión, solidaridad y misericordia ante las deportaciones de los ciudadanos colombianos, hechos ocurridos en localidades que jurídicamente están dentro su Diócesis.

A continuación el texto completo:

Al Presbiterio, a los Fieles Cristianos
y personas de buena voluntad en la Diócesis de San Cristóbal

¡Salud y paz en el Señor!
1.
Ante una multitud que le seguía como ovejas sin pastor, el Señor Jesús exclamó “Tengo compasión de ellos” (Mc. 6, 34). Le pidió a los discípulos que les atendieran y Él luego les dio de comer al multiplicar los panes (cf. Mc. 6, 37 ss). Esta imagen evangélica sale a nuestro encuentro para iluminarnos ante la inédita situación creada en días pasados con medidas tomadas por el Gobierno Nacional y que han incluido la deportación de numerosos hermanos colombianos. No podemos sentir menos que el Señor y por eso, manifestamos nuestra compasión, acompañada de solidaridad y de misericordia.
2.
Nos preocupa como creyentes en el Evangelio de Jesús que quienes han sido más golpeados por las medidas tomadas sean gente pobre y familias con niños pequeños que, incluso, han perdido sus viviendas. Han venido como inmigrantes y requieren un trato justo y respeto de su dignidad. Muchos han sido deportados y otros, atravesando el río y por sendas improvisadas, han pasado la frontera cargando con sus enseres. Lamentablemente, son los más débiles socialmente quienes sufren los rigores de medidas como las tomadas. Ante esto, recordamos la enseñanza del Maestro Jesús: “Lo que le hicieran a uno de mis pequeñuelos a Mí me lo están haciendo” (Mt 25,40).
3.
Es cierto que hay conductas irregulares e ilegales por parte de algunos ciudadanos venezolanos y colombianos. Ellos deben responder por sus actos. Las autoridades competentes deben confrontarlos y llevarlos ante la Ley. Suele pasar que quienes son responsables de tantas situaciones inmorales y contrarias al Bien Común nunca aparecen ni son conseguidos para que asuman sus responsabilidades y sean debidamente sancionados. No es secreto para nadie que hay personas y grupos irregulares que han venido creando zozobra no sólo en el eje fronterizo sino en las diversas comunidades del Táchira y de la hermana República de Colombia. Es a ellos a quienes hay que buscar y desenmascarar y hacer que paguen sus fechorías.
4.
Condenamos todo exceso que vaya contra la dignidad de la persona humana y pedimos que se respeten los derechos humanos de cada quien, cualquiera que sea su condición, nacionalidad y credo. Todos somos hijos de Dios y poseemos una dignidad desde la cual brilla el esplendor de la Verdad que libera (Cf. Jn 8,32). Esto incluye el dejar a un lado cualquier tipo de ofensa o expresión peyorativa, así como cualquier tentación a promover conductas de tipo xenófobo. Los colombianos y los venezolanos hemos convivido en esta frontera con un gran sentido de fraternidad durante siglos. No podemos negar que numerosos tachirenses tienen vínculos familiares con hombres y mujeres de Colombia.
5.
Invitamos a todas las autoridades, a todas las instituciones públicas y privadas para que se encuentren. En el encuentro podrá darse siempre un diálogo constructivo que resuelva situaciones controversiales y conflictos que se puedan dar. La historia común nos enseña que es posible. Hoy más que nunca se debe hacer, a fin de consolidar los vínculos de unión e integración que nos distinguen. La frontera no es una simple línea divisoria de carácter geopolítico. Es mucho más: es un ámbito donde comunidades de varias naciones hacen posible la comunión de esfuerzos en orden al desarrollo integral de todos los ciudadanos. Nuestra frontera colombo-venezolana, sobre todo en nuestra región Táchira-Norte de Santander se ha caracterizado por ser una de las más vivas del continente latinoamericano. Debe seguir siéndolo. La hora presente nos desafía a todos para lograrlo en el diálogo, en políticas comunes y acuerdos que favorezcan tanto la paz social como la sana convivencia de hermanos y el desarrollo integral de los ciudadanos y comunidades.
6.
Desde hace varios años, los sacerdotes y Obispos del eje fronterizo colombo-venezolano nos hemos encontrado para dialogar, realizar proyectos comunes de atención al pueblo y para reafirmar que somos miembros de una misma Iglesia. Hoy, podemos tomar las palabras del Papa Francisco: “Una Iglesia sin fronteras, madre de todos” (MENSAJE PARA LA JORNADA MUNDIAL DEL EMIGRANTE Y DEL REFUGIADO, 2015). Nos enseña el Santo Padre: “La Iglesia sin fronteras, madre de todos, extiende por el mundo la cultura de la acogida y de la solidaridad, según la cual nadie puede ser considerado inútil, fuera de lugar o descartable. Si vive realmente su maternidad, la comunidad cristiana alimenta, orienta e indica el camino, acompaña con paciencia, se hace cercana con la oración y con las obras de misericordia”.
7.
Desde hace tiempo hemos venido denunciando las situaciones terribles que golpean nuestra frontera: desde el contrabando, el narcotráfico y la trata de personas (sobre todo de niños) hasta conductas amorales que pretenden justificar el relativismo ético que les caracteriza. No hemos sentido una respuesta global de la sociedad civil ni de las autoridades. También hemos anunciado las hermosas realidades que nos permiten ver que el futuro es posible y promisorio en todos los campos. En este momento, el testimonio de trabajo desinteresado de nuestros sacerdotes y de laicos, en comunidades eclesiales de base y grupos apostólicos ha sido determinante para mostrar la compasión y la misericordia hacia quienes más lo requieren. Las “Caritas Parroquiales” están en disposición de atender a tantas personas que tienen necesidad tanto de una ayuda material como de un consuelo humano y espiritual.
8.
Reafirmamos nuestra vocación de servicio y la opción preferencial por los más pobres y excluidos, sean colombianos, venezolanos o de cualquier otra nación del mundo. Nos mueve a ello un solo interés: el amor fraterno que nos debe distinguir siempre como discípulos de Jesús (cf. Jn 13,35). Lo hacemos pues nos identificamos con Él en su amor hecho entrega liberadora para todos los seres humanos del mundo y de la historia. Acompañamos este compromiso con la oración, en particular la eucarística donde podemos compartir el pan de la Palabra y de la Eucaristía, entregado para la salvación de todos sin exclusión de nadie. María, Madre de Dios y Madre Nuestra, la misma Chiquinquirá y Coromoto, nos acompañe con su intercesión y solícita protección.

Mario Moronta, Obispo de San Cristóbal.
San Cristóbal, 27 de agosto del año 2015, Fiesta de San Agustín.

 Fuente:http://www.noticierodigital.com/2015/08/mensaje-del-obispo-diocesano-mario-moronta-ante-la-situacion-en-la-frontera/

martes, agosto 25, 2015

"Un nuevo comienzo para Venezuela" Fue el lema de la Convención Nacional del G12 en Barquisimeto.



Más de 14.000 personas fueron ministradas en la Convención Nacional ‪#‎UnNuevoComienzo‬ ‪#‎Venezuela‬ ‪#‎Barquisimeto‬
 Los pastores del ‪#‎G12Venezuela‬ se unen para clamar por la redención de toda ‪#‎Venezuela‬ ‪#‎UnNuevoComienzo‬ ‪#‎Barquisimeto‬

"Venezuela vive un nuevo comienzo que cambiará la historia de la Nación"

Fuente:https://www.facebook.com/G12Venezuela 




jueves, agosto 06, 2015

"El peligroso juego del caos" ("... estrategia que adelanta el gobierno...")



 POR:VLADIMIRO MUJICA.

Existen muchas evidencias históricas de cómo movimientos de inspiración fascista, de derecha o de izquierda, promovieron el desorden, la violencia y el caos como una manera de hacerse con el poder. Los ejemplos de Hitler en Alemania y de Mussolini en Italia son probablemente los más obvios, pero casos similares se han presentado también en el resto del mundo. La receta es relativamente sencilla desde el punto de vista conceptual, pero sus efectos son potencialmente letales. Se trata, en esencia, de jugar con el miedo de la gente y de crear la sensación de que solamente un gobierno fuerte puede poner freno a una situación de violencia y desorden, creada precisamente por quienes se presentan como una alternativa salvadora frente a una población atemorizada. 

Una variante del juego del caos ha sido practicada abiertamente en Cuba y Centroamérica, y ahora en Venezuela. En esta versión es el Estado el que estimula, de manera abierta o encubierta, manifestaciones de anomia y caos como formas de avanzar el control social. Se trata, en la práctica, de promover acciones y controles desquiciantes que enervan de manera continua a la población y generan un estado de angustia y ansiedad cotidianas que transforman la vida de la gente en un ejercicio agotador de supervivencia. El resultado final que se pretende es que la población termine por ocuparse solamente de subsistir y abandone la resistencia al control social.

La estrategia de inducir el caos en la situación venezolana se torna aún más compleja para el gobierno porque pretende ejecutarla desde una posición de relativa debilidad política ante la cercanía de unas elecciones que el chavismo da por perdidas. Ello ha determinado el endurecimiento de la conducta del gobierno en todos los flancos y la aparición de manifestaciones abiertamente desesperadas. Por ejemplo, la errática conducta en el plano internacional ha ido aislando en cada vez mayor medida al chavismo en un terreno otrora controlado por una operación de desinformación y de chantaje petrolero cuidadosamente articulada. El gobierno venezolano es percibido en cada vez mayor medida como un régimen paria y violador de los derechos humanos. El espectáculo de oleadas de parlamentarios y ex presidentes de países amigos condenando sin reparos la detención arbitraria de López, Ledezma y de otros importantes dirigentes políticos, activistas ciudadanos, obreros y estudiantes, ha pulverizado la imagen del régimen chavista en prácticamente todos los escenarios diplomáticos del mundo. La infame doctrina del “injerencismo” defendida denostadamente por la Cancillería venezolana ya no tiene ninguna credibilidad y cada vez se impone con más fuerza la noción de que los derechos humanos, la democracia y la libertad no tienen fronteras y que cuando son vulnerados, como en Venezuela, es deber de los pueblos y gobiernos civilizados y democráticos del mundo opinar y actuar dentro del marco del Derecho Internacional.

En otra dirección, la creación de las llamadas “Zonas de Paz” fue tan ilegal y violatoria de la Constitución y las leyes venezolanas como lo es la detención arbitraria, los allanamientos y la terrible violencia de lo que pretende ser el correctivo del gobierno. De hecho, uno casi podría afirmar que simplemente se pasó de una versión de la OLP en las Zonas de Paz, la Organización de Ladrones Protegidos, a la otra más aceptada oficialmente de Operación de Liberación del Pueblo, ambas con las mismas siglas, dos caras de la misma moneda con diferente significado. Que sea este el momento en que el gobierno pretenda reprimir a sangre y fuego a una delincuencia que su propia acción u omisión contribuyó a crear, no es sino otro episodio de la desinformación característica del juego del caos. Lo mismo puede afirmarse del manejo del desabastecimiento y la crisis económica: se la crea durante años de desaciertos y corrupción, los mismos que ahora supuestamente se pretende corregir con una nueva ola de abusos y expropiaciones.

Pero hay otra dimensión de toda esta tragedia que se cierne sobre Venezuela que no puede ser desestimada y que también se deriva de la peligrosa estrategia que adelanta el gobierno. Se trata de que la desesperación de la gente y los episodios incontrolados de violencia y saqueo de los que hemos sido testigos en estos meses, tienen el potencial de generar una reacción en cadena que se le puede escapar de las manos al represivo gobierno de nuestro país. La resistencia democrática claramente no tiene ningún interés ni vocación en provocar un estallido social incontrolado. Ello solamente abriría la puerta a más violencia y a poner en riesgo la consulta electoral del próximo diciembre.

La estrategia del caos puede terminar por volverse contra sus creadores, y el gobierno venezolano, acorralado en el perverso juego por mantenerse a todo evento en el poder, puede descubrir que la paciencia y el miedo de la gente tienen un límite. Una frontera muy tenue separa el que salgamos de este desastre por medios democráticos o que el drama que ya vive nuestro país dé paso a una tragedia humanitaria de hambre y violencia. A evitar que esto último ocurra debemos contribuir todos los demócratas y amantes de la libertad, no importa donde estemos ni que nacionalidad tengamos.

Fuente:http://www.noticierodigital.com/2015/08/el-peligroso-juego-del-caos/

sábado, agosto 01, 2015

"2015: ¿Último año de gobierno chavista? por Heinz Dieterich.


 POR:HEINZ DIETERICH.
1. Crisis terminal
La crisis económica de Venezuela se ha convertido en una crisis política terminal para el gobierno de Maduro. Maduro perderá las elecciones parlamentarias de este año y saldrá a más tardar en 2016 del poder, sea por referéndum revocatorio, renuncia o intervención militar. Es prácticamente imposible que el oficialismo revierta este escenario. Con el 75% de la población en contra del gobierno de Maduro; con China negándose a inyectar más liquidez a una política económica idiota y suicida; con una oposición unificada para las elecciones parlamentarias y la cobardía sin límites de los gobernadores y líderes del PSUV para cambiar el rumbo del país, el oficialismo ha perdido todo poder de negociación para salvarse. La troika Maduro-Cabello-Arreaza se mantiene sobre mentiras y bayonetas. Pero, las mentiras (“guerra económica”) ya sólo convencen al 20% de la población y el tiempo de las bayonetas se acaba. En menos de dos años, una troika de ineptos y prepotentes ha despilfarrado la herencia de lucha popular de generaciones; desprestigiado la alternativa del Socialismo del Siglo 21 y creado las condiciones para la reconquista del poder por la oligarquía y el imperialismo.

2. Economía política del debacle
La crisis terminal es resultado del fallido intento de la Nueva Clase Política “bolivariana”, de monopolizar el poder político monopolizando el plusproducto petrolero. En un raro momento de verdad, el Gobernador del estado Anzoátegui, Aristóbulo Istúriz, reconoció públicamente (14.7.2014) esa estratagema: “El control de cambio en Venezuela no es una medida económica…, es una medida política. Porque si nosotros quitamos el control de cambio, ustedes sacan los dólares y nos tumban. Mientras gobernemos tendremos que tener control de cambio. […] Y tendremos que amoldarnos, con control de cambio, a manejar la economía”.
Dirigir un país a través del control del plusproducto –medida recomendada por Fidel a Chávez— es una política correcta. De hecho, todas las clases dominantes del mundo lo hacen. Pero, hay que saber hacerlo. Y ahí, la troika tenía todo resuelto. Delante de sus narices, Evo Morales, Rafael Correa, Lula y Daniel Ortega, aplicaban exitosamente el know how del desarrollismo criollo viable en América Latina. Simplemente, tenían que entender y asimilar la dialéctica de este desarrollismo. Pero, su incultura, arrogancia e ideología delusional (delusional thinking) lo impidieron y llevaron la economía nacional al actual panorama desolador. Las cifras del PIB, del déficit fiscal, de la inflación, de las reservas internacionales, de la sobrevaluación, etc., describen el panorama con precisión; mientras que el precio bajo del petróleo y la incapacidad de someter mercantilmente a Arabia Saudita, Irak y Qatar, aborta las esperanzas de una pronta recuperación.

3. Se asoma el Leviatán
En su sobreestimación infantil del poder del Estado frente a la sociedad, y su hybrisgeneralizada, la nomenclatura del PSUV convirtió la crisis económica en crisis política. Su receta de autodestrucción consta de tres elementos: a) no hacer las reformas necesarias cuando tenía el poder de negociación necesario, después de la elección de Maduro; b) no entender que su mentira de “guerra económica” tenía un ciclo de manipulación efectiva limitado, como toda propaganda; c) al obligar al ciudadano a presentar documentos de identidad, registrarse, someterse a controles biométricos, conculcarle sus derechos civiles y constitucionales (prohibición de pernoctar fuera de supermercados) etc. —y toda esta parafernalia para comprar un kilo de papas (sic)— lo humillan, muestran que su modelo económico es inviable y exhiben la cara de Leviatán del Estado (policiaco).

4. La negación de China
El gobierno chino ha tenido tres fases en su trato con la troika. Cuando –por default— la troika llegó al Palacio de Miraflores, Beijing creyó en los reportes triunfalistas de los burócratas de su embajada, de que todo iba viento en popa. Cuando los índices de disfuncionalidad de la troika se hicieron más evidentes, Beijing aceptó que había una alta probabilidad, de que fracasara. Pero, para proteger sus inversiones de alrededor de 50 mil millones de dólares, por razones de Estado y geopolítica, decidió seguir apoyando, para evitar el peligro de un gobierno de derecha pro-gringa. Sin embargo, con el fracaso de la desesperada e improvisada visita de Maduro a China, Rusia y los países de Medio Oriente, quedó claro que Beijing ha abandonado la esperanza de que la troika pueda salvarse. Le negó a Maduro la liquidez necesaria ($16 mrd) para mantener su reality show” de “socialismo” hasta las elecciones. Para Beijing, la troika ya ha entrado en un de facto default político-económico. Es una conclusión nada dramática ni sorprendente. Simplemente reconoce una verdad objetiva que en lo económico ya había sido evidenciada por múltiples instituciones financieras del Capital.
5. Las mayorías se van – el fin del Chavismo
La sentencia al colapso de la troika está escrita en la evaluación de su gestión en las últimas encuestas nacionales. El 84% de la población considera la situación del país mala o muy mala; el 74% piensa que la gestión de Maduro es mala; el 72% no creen “nada” de las declaraciones del Presidente sobre la economía; el 70% no quiere que siga más allá del 2016; el 86% lo considera responsable de las colas; la presencia de los militares en el gobierno es considerado malo por un 70% y el 75% cree que la situación económica es ahora peor o mucho peor que hace un año.

Maduro es, hoy día, un general sin tropas. Pero, peor, sin espacios de maniobra: el 80% de los encuestados está en contra de una devaluación del bolívar; el 70% en contra del aumento de la gasolina; el 85% rechaza las expropiaciones como mecanismo para resolver la crisis y más del 90% considera indispensable un acuerdo entre el sector público y el privado para enfrentar la crisis.

6. La Batalla decisiva y el colapso de la 5ta República
La troika y su sumisa nomenclatura entran ahora a la batalla decisiva por el poder. Pero, comandan una fuerza fantasma. No tienen programa, ni cuerpo dirigente, ni narrativa o mística de guerra, ni tropas (apoyo popular/clase media), ni dinero. Es decir, carecen de los recursos básicos para vencer. Y, aunque en la guerra se cuentan los muertos después de la batalla, es obvio, que el destino de la batalla está sellado.

Ante esta situación, al 40% de los ciudadanos que no quieren votar ni por la troika moribunda, ni por la derecha unificada de Capriles- Fcón-López, les queda un solo camino de acción, para garantizar su futuro y el de la Patria. A semejanza de Grecia y España (Syriza, Podemos), formar un nuevo partido político de centro(-izquierda) que acaba con el estéril bipartidismo venezolano.

 Fuente:http://barometropolitico.com/2015/07/31/2015-ultimo-ano-de-gobierno-chavista-por-heinz-dieterich/

jueves, julio 23, 2015

"Tarjeta única, comando unitario y estrategia común”. Anunció la MUD. .



POR: MICHELLE FIGUEREDO.

El secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática, Jesús Chúo Torrealba, anunció que la MUD tendrá su tarjeta única en las parlamentarias del 6 de diciembre.

Así lo dijo a través de su cuenta en Twitter @ChuoTorrealba.

“Informo al país q hoy en la MUD se aprobaron 3 documentos que abren camino a la tarjeta única, al comando unitario y a la estrategia común”.

Continuó diciendo: “El primero de los documentos aprobados define los lineamientos de la estrategia unitaria para ganar la Asamblea Nacional: Solución a la crisis y cambio político”.

Finalmente, agregó: “Con estos 4 documentos hoy la Unidad puede decirle al país: Tenemos estrategia común, tenemos comando unitario y tendremos tarjeta única”.

Fuente: http://www.noticierodigital.com/2015/07/chuo-torrealba-tendremos-tarjeta-unica/


 MUD acordó unificar tarjeta, estrategia y campaña para elecciones del 6D

El secretario ejecutivo, Jesús Torrealba, informó la noche del miércoles que con su mayoría parlamentaria la alianza reunificará al país. "Si cualquier otro poder intenta bloquear las soluciones a la crisis, el Soberano por ella representada activará los mecanismos previstos en la Constitución para resolver tal situación", precisó.

POR:ELVIA GÓMEZ

Caracas. La Mesa de la Unidad Democrática finalmente alcanzó la unanimidad en la definición de la estrategia de campaña de cara a las elecciones parlamentarias y definió que hará todas las postulaciones de candidatos a diputados, en alianza perfecta, con la tarjeta azul de la MUD, así como que tendrá un comando de campaña unificado, cuyos miembros serán dados a conocer en los próximos días.

Avanzada la noche del miércoles, Jesús Torrealba, secretario ejecutivo de la alianza, informó que los miembros suscribieron cuatro acuerdos en los que se define, no sólo la actuación desde ahora y hasta el 6D, sino lo que la Unidad Democrática hará con su mayoría parlamentaria. El portavoz hizo expreso reconocimiento de los partidos que dieron el debate, a saber: Primero Justicia, Voluntad Popular, Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo, Copei, La Causa R, Alianza Bravo Pueblo y Vente Venezuela. De los partidos que integran el equipo permanente, sólo VP no había decidido plegarse a la tarjeta azul.

"Promoveremos desde la nueva AN las soluciones a la crisis y el cambio político en el primer semestre de 2016 antes de las elecciones regionales. Impulsaremos renovación del CNE y el TSJ llenando vacantes que surjan con apego estricto a la Constitución. Revisaremos nombramientos irregulares. Recuperaremos para la AN las dos funciones que le asigna la CRBV: Legislar (adiós habilitantes) y control de gestión (hola interpelaciones)", indica uno de los documentos aprobados.

"La estrategia aprobada destaca el respaldo a los presos, exiliados y perseguidos políticos, y a los familiares y víctimas de la represión. La estrategia aprobada contempla la presión para lograr junto a las ONG observación electoral calificada y condiciones electorales justas", indicó Torrealba en su cuenta de Twitter, donde fue desgranando el contenido de cuatro documentos donde se precisan las líneas de acción a seguir.

"Si cualquier otro poder intenta bloquear las soluciones a la crisis que promoverá la Representación Nacional encarnada en la nueva AN, el Soberano por ella representada activará los mecanismos previstos en la Constitución para resolver tal situación. Tales mecanismos son la enmienda constitucional, la reforma constitucional, el referendo revocatorio o la Asamblea Nacional Constituyente. La selección del mecanismo constitucional a utilizar será decidido por la Unidad a la luz de la situación concreta, optando por el que en ese caso específico se considere más expedito, más inclusivo y mas generador de participación y estabilidad. ¡Dentro de la Constitución todo, fuera de la Constitución nada!", precisó el portavoz.

La Mesa indica en su declaración que la mayoría parlamentaria por la que luchan será empleada para "la construcción de soluciones urgentes a la crisis económica, social y de inseguridad". Asimismo dejaron previsto que todas las organizaciones que integran la alianza ejercerán los cargos directivos en la Asamblea Nacional de forma rotatoria.

"Ejerceremos la mayoría que seremos en la AN de manera democrática, respetando el derecho de las distintas fracciones oficialistas a estar representadas en la directiva parlamentaria y en las comisiones, demostrando en los hechos cómo se conduce democráticamente un Parlamento. Obviamente, también cambiaremos el Reglamento de Interior y de Debates y el canal de televisión de la Asamblea cubrirá actividades de todos los miembros del Parlamento", explicó.

La Mesa definió que con su mayoría parlamentaria se ocupará de promover "la producción nacional de alimentos y medicinas, respetando la propiedad privada y la libertad de trabajo, garantizando la seguridad jurídica a las inversiones y el cese a las expropiaciones, estatizaciones, confiscaciones y otras formas de apropiación indebida. Legislaremos para: viabilizar mecanismos de emergencia para garantizar el acceso de la población a alimentos y medicinas, con énfasis en los más pobres. Legislaremos para Cesar toda política oficial de complicidad o "acuerdos" con bandas hamponiles, reformando y fortaleciendo integralmente el sistema de justicia para garantizar su imparcialidad y combatir la impunidad, impulsando una política efectiva para que el Estado Venezolano recupere el control del territorio y el ejercicio del monopolio de la violencia legal, desarmando a las bandas delictivas y a cualquier otro grupo o "colectivo" que irregularmente intente usurpar el papel que la Ley y la Constitución reservan a los cuerpos civiles de seguridad y a la Fuerza Armada Nacional", precisa el segundo documento.
Fuente:http://www.eluniversal.com/nacional-y-politica/150723/mud-acordo-unificar-tarjeta-estrategia-y-campana-para-elecciones-del-6

lunes, julio 20, 2015

Moisés Naím: "Estoy convencido de que la situación actual es insostenible"



"Hoy en día el poder es más fácil de obtener, más difícil de mantener y más fácil de perder", asegura en su libro El fin del poder.

Son las tres de la tarde en Washington cuando Moisés Naím toma la llamada de El Nacional para esta entrevista. No es la primera que concede en el día. Desde que en 2013 publicó El fin del poder su agenda está llena de peticiones. El domingo pasado la obra ­traducida a 22 idiomas­ fue best seller en 10 países. No es su primer éxito de ventas. Ilícito, publicado hace 7 años, salió de las librerías y fue llevado a la pantalla por National Geographic.
El fin del poder ­seleccionado como mejor libro del año por el Washington Post y el Financial Times, que lo incluyó entre los mejores de la década­ no deja de darle sorpresas. Una de ellas ocurrió a principios de 2015, cuando por un movimiento poco usual en su cuenta de Twitter se enteró de que Mark Zuckerberg la había escogido para bautizar el club de lectores de Facebook. 

Considerado como uno de los intelectuales más influyentes del mundo, ha hablado frente a líderes de la OTAN, del Pentágono o el Vaticano; juntas directivas de empresas como Google y Facebook, o instituciones académicas, en las que ha explicado cómo el ejercicio del poder está poniendo en aprietos a los líderes mundiales. "El poder es hoy más fácil de obtener, más difícil de mantener y más fácil de perder", sostiene, aunque se apura en aclarar: "Sigue habiendo muchísima gente e instituciones con un inmenso poder, eso no ha cambiado, lo que lo ha hecho es la forma de obtenerlo, utilizarlo y mantenerlo". 

--En su libro analiza la influencia de los micropoderes. El surgimiento de Hugo Chávez representó en su momento la irrupción de un micropoder, ¿qué pasa cuando los micropoderes llegan al poder y no están preparados, o que una vez instalados copian las conductas de sus antecesores? --La historia de Venezuela de los últimos 16 años es una perfecta evidencia de la tesis central de El fin del poder. Aparece alguien improbable que viene de un mundo diferente al de la política tradicional y se enfrenta exitosamente con los megajugadores de siempre: AD, Copei y las élites tradicionales. Este micropoder los desplaza y se vuelve un poder que crece y después se pierde. No hay duda de que Chávez en sus últimos años, independientemente de su enfermedad, había perdido poder: tenía menos opciones, menos apoyo internacional, menos simpatía, menos dinero, menos influencia geopolítica. Y luego le pasa el poder a Maduro, que tiene menos poder que Chávez, pero también menos del que tenía el propio Maduro al principio. 

Claro que tiene poder, todos los días manda gente a la cárcel, regala dinero de los venezolanos, reprime a estudiantes ¿pero alguien duda que Maduro tiene menos poder? --Usted habla de los escudos del poder, ¿cuáles tiene todavía el gobierno? --Ya están apareciendo dentro del régimen, del chavismo y del PSUV lo que se pronostica en El fin del poder: la fragmentación. Hay diferentes facciones que rivalizan y aunque tratan de mantener una imagen de coherencia, cohesión y solidaridad, sabemos que tienen peleas internas muy fuertes. Quién duda de que Ramírez y Cabello tienen diferencias, o que Ramírez es hoy menos poderoso de cuando era zar del petróleo. Lo que vemos es que para la gente que obtuvo el poder fue fácil de obtener, muy difícil de usar y hoy es más efímero. 

--Señala que cuando las personas tienen vidas más plenas son más difíciles de controlar. ¿Son entonces más fáciles de controlar cuando centran toda su energía en resolver problemas básicos y cotidianos? ¿Es una herramienta de control social? --La respuesta es doble. Por supuesto que una población que depende de los favores, dádivas y protecciones del Estado es más fácil de controlar que una que no necesita de él para sobrevivir. Hay millones de venezolanos cuya vida cotidiana depende de que le lleguen regalos del gobierno. 

--Pero ese control no sólo ocurre con los más pobres... 

--Correcto. Por un lado tienes las clases más pobres que el gobierno controla porque dependen de él, y está el otro control que es tener a la población distraída buscando comida para la cena, medicinas, repuestos para los carros o leche para los niños. 

Cuando tienes a toda la población concentrada en eso, tienes una manera de controlarla. 

--¿Cuánto tiempo puede beneficiarse el gobierno de esta dinámica? --Nadie puede creer que el gobierno puede mantener a una población hambreada, desabastecida y reprimida por mucho tiempo. Lo hace porque no hay que olvidar que ha importado las mejores tecnologías del Estado policial cubano, que sabe cómo se reprime y se mantiene a una población en pasividad. 

Esa tecnología está siendo operada en Venezuela por agentes cubanos desde La Habana. 

--Según estadísticas que recoge en el libro, la década de 2000 a 2010 fue la mejor para la humanidad. Ese período coincide con la era chavista. 

¿Rescata algo de estos años o fue una década perdida para el país? --No hay dudas de que millones de venezolanos tuvieron más acceso al consumo gracias a los masivos subsidios del gobierno. Y también que se puso a los pobres y a la desigualdad en el centro de la conversación y como prioridad de las políticas públicas. A todo eso hay que darle la bienvenida y reconocérselo a Chávez. Pero hay que reconocer también que nada de eso fue sostenible y que dependía de los altos precios del petróleo. Hoy hay más pobreza, más enfermedades, aumentó la mortalidad infantil. A un país desabastecido donde los niños no toman leche lo condenas a unas taras perpetuas. Lo que vemos es que mientras el mundo tuvo un extraordinario progreso social, tecnológico y conquistas de todo tipo, Venezuela lo único que tiene que mostrar es una década en la cual a muchos venezolanos el gobierno les regaló la posibilidad de sobrevivir sin trabajar. 

--¿Venezuela va a contravía de las tendencias mundiales? --Sí, pero aclaro: no fue Venezuela, sino el gobierno de Chávez el que fue a contravía, porque a pesar de la masiva llegada del dinero del petróleo y del endeudamiento, no logró progresos extraordinarios como Perú, Colombia, Chile o República Dominicana sin tener esos recursos. 

--Afirma que nunca ha habido una población tan joven en el mundo, tan bien educada y con buenos ingresos. En Venezuela cada vez son más los jóvenes que optan por irse ¿Qué pierde un país cuando se produce una fuga masiva de talentos? --Yo soy optimista porque creo que en Venezuela ha habido una fuga de capital financiero y humano que en algún momento va a estar disponible para reconstruir el país. 

--¿Usted confía en que regresarán? --Soy invitado frecuente de grupos de venezolanos alrededor del mundo y en todos lados veo venezolanos talentosos que están pensando en cómo volver y qué van a hacer cuando lo hagan. El país no tendrá la capacidad de atraerlos a todos, pero todavía en Venezuela hay mucho talento que no quiere vivir de esta manera y quiere un país mejor. Por supuesto, que el país se está descapitalizando de gente y de dinero. Y hay que decir que es imposible en estos momentos tener grandes capitales si no se está asociado o se es cómplice del régimen, de los militares o sus familiares. Son ellos los que están sacando cantidades masivas de dinero, los principales fugadores de capital. 

--Confía en el potencial de Venezuela para salir de la crisis. 

--Absolutamente. Como digo en el libro, es muy difícil mantener una situación como esta. 

Yo no pongo fecha, no tengo el pronóstico de cuándo ocurrirá, pero de lo que estoy plenamente convencido es que la situación actual no es sostenible. 

--¿Y un país que pierde el paso, qué tan rápido puede reinsertarse en las tendencias mundiales? --Algunos con enorme velocidad. Hemos visto países que han dado la vuelta muy rápidamente. 

Tailandia e Indonesia, sacudidos por la crisis económica asiática, se recuperaron. Lo vimos en Irlanda o en Colombia, que estaba camino de ser un país fallido y pudo darse la vuelta. 

No hay fórmulas mágicas, y depende de mil cosas, pero sobre todo del liderazgo del país y de la capacidad de la población para reconciliarse. Hasta que eso no ocurra será muy difícil que Venezuela avance. Sé que suena más bonito y fácil de lo que es porque la reconciliación significa hacer las paces con quienes han cometido abusos inenarrables contra el país y los ciudadanos, pero sin ella no habrá paz y sin paz no hay prosperidad. 

--¿Qué pasos deberían darse para que eso ocurra? --Entre los representantes del régimen y sus simpatizantes tiene que haber conciencia de que lo que está pasando es una catástrofe que los afecta a ellos, a su familia, al futuro y a sus hijos. Con ellos hay que empezar a conversar sobre cómo reconstruir el país. El país no se va a reconstruir dividido. 

--¿El acercamiento entre Cuba y Estados Unidos abre una ventana? --Absolutamente. Es un ejemplo del tipo de cosas que hay que ver. Hago notar que esa negociación ocurrió a espaldas del gobierno de Venezuela. La semana que se anunció el acuerdo para normalizar las relaciones entre Washington y La Habana en Venezuela el gobierno estaba organizando marchas y protestas contra Obama. Eso da mucha información. 

--¿Cuál es la estrategia de Cuba hacia Venezuela? --Continuar extrayendo la máxima cantidad de recursos en el menor tiempo posible. Los cubanos están saqueando a Venezuela junto a los chavistas y eso va a continuar. Es perfectamente consistente y racional negociar con Estados Unidos y seguir saqueando a Venezuela tanto como se deje y se pueda. 

Una de las razones por las que Cuba negoció es porque al ser los mejores informados sobre la verdadera situación de Venezuela, se dieron cuenta de que no podían seguir contando con el país por mucho tiempo por el caos y colapso económico. 

Ellos son sumamente pragmáticos, la ideología es solamente un discurso que sirve para proteger los privilegios de la casta familiar que controla la isla. Lo mismo ocurre en Venezuela, donde la ideología y los discursos sirven a una pequeña casta de militares, líderes chavistas y sus familiares que está expoliando al país. 

--Afirma que no hay democracia sin partidos sólidos. 

En Venezuela siguen percibiéndose como los responsables de lo que tenemos hoy. 

--Yo soy tan crítico como los demás. Creo que fueron irresponsables y la lista de acusaciones contra ellos es fácil de hacer. Pero hay que tener mucho cuidado porque esa lista fue la que permitió que llegara el chavismo. Yo no le perdono a AD, Copei y el MAS que hayan mal manejado la democracia al punto de que la gente quisiera cualquier cosa, menos a ellos. Los veo muy débiles y poco atractivos. 

Hay que renovarlos, traer nuevas caras o crear unos nuevos. En todo el mundo los partidos han dejado de ser la casa de los idealistas y se han convertido en el hogar de los oportunistas. Hasta que no vuelvan a ser el lugar natural de los que quieren cambiar su país, no va a pasar nada. Pero no hay tal cosa como una democracia sin partidos. 

--¿Qué importancia le otorga a las parlamentarias del 6-D y qué narrativa deberían tener los partidos? --Esas elecciones son claves. 

Yo soy un radical y estridente fanático de la importancia de votar, aun sabiendo que el gobierno va a hacer todas las trampas posibles y a usar los ventajismos. Esa película la hemos visto, pero creo que cabe la esperanza de que la oposición tenga un desempeño enorme. El mensaje es que esta es la alternativa, no hay otra. Rescato que la oposición ha sido admirablemente democrática, no violenta, no terrorista, y participativa. 

Aquí la violencia ha venido de un solo lado, del que tiene las armas: los cuerpos de seguridad, las milicias armadas, los colectivos. 

--¿Qué papel le toca a los medios de comunicación? --Simplemente decir la verdad, investigar y revelar lo que está pasando. Este es un gobierno que se caracteriza por mentir, inventar situaciones, utilizar estadísticas falseadas. 

Es importantísimo que los medios de comunicación y ciudadanos periodistas desenmascaren las mentiras. 

--¿Si lo nombraran jefe del gabinete económico, qué medidas tomaría? --Mientras en Venezuela no haya seguridad, y la gente no pueda salir a la calle sin que su vida corra peligro, es inútil hablar de economía. 

--¿Qué frase retrata hoy al país? --En la Venezuela de hoy hay un gobierno que no quiere a los venezolanos. 
 
Fuente:http://www.el-nacional.com/siete_dias/Moises-Naim-convencido-situacion-insostenible_0_667733241.html