viernes, enero 29, 2016

Henrique Capriles: "El tiempo para un revocatorio o la enmienda constitucional ha llegado"




El gobernador de Miranda reafirmó que la crisis económica, social y política se está profundizando, y el gobierno nacional no toma medidas serias para solventar los problemas


El gobernador de Miranda, Henrique Capriles, afirmó que el presidente “Nicolás Maduro cada día suma más para que los venezolanos tomemos una decisión sobre el cambio de gobierno”.

"Pareciera que él está jugando a una explosión social. Quizás cree que puede oxigenarse si eso ocurre, pero no, aquí el único desenlace debe ser constitucional, pacífico y democrático. La solución a nuestros problemas no es un levantamiento militar, eso hay que rechazarlo", aseveró.

Capriles destacó que el gobierno nacional está obligado a darle la cara al país y tomar medidas urgentes frente a la profundización de la crisis económica y social.

“O aquí hay soluciones, o los venezolanos tenemos que plantearnos cuál será el camino para el cambio. Esa es la cuenta que está corriendo. El tiempo constitucional para un referendo revocatorio o la enmienda constitucional ha llegado”, dijo Capriles al precisar “el papel preponderante de la Asamblea Nacional para rescatar la institucionalidad”.

El gobernador señaló que el proceso de cambio constitucional también debe implicar que el Tribunal Supremo Justicia “responda al país y no al partido de gobierno”, y el nombramiento de los nuevos rectores del Poder Electoral. “A dos de los rectores del CNE se les vence su periodo en marzo y los otros tres son provisionales, es decir, en marzo se deberán renovar las nuevas autoridades electorales”.

Reafirmó que la crisis económica, social y política se está profundizando, y el gobierno nacional no toma medidas serias para solventar los problemas. “La paciencia de los venezolanos tiene un límite”, afirmó.

Capriles dijo también que la situación de violencia en el país se le fue de las manos al gobierno, y refirió como prueba de ello los constantes asesinatos de funcionarios, así como el porte de armamento militar en manos de privados de libertad. Ante estos hechos, recordó que la Asamblea Nacional puede aprobar voto de censura a los ministros que incumplan con sus funciones.

Por otra parte, también cuestionó las cifras de pobreza que el Ejecutivo nacional mostró en la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), y afirmó que la pobreza en el país ronda el 80%.

“La crisis que hoy vive Venezuela es consecuencia de un modelo que no se aplica en ningún otro país. Decían que estábamos blindados si el petróleo llegaba a cero, ahora dicen que la crisis es por la caída de precios del petróleo. El único camino para salir de la crisis es producir. Las hectáreas de tierras expropiadas hoy no aportan ni 10% a la producción nacional, el gobierno ha quebrado todo a lo que le ha metido la mano y ahì están los resultados: aunque el BCV aún informa las cifras reales, se sabe que la inflación en 2015 llegó a 270%, mientras el índice de escasez supera el 40%, cinco veces más de lo que es considerado como normal según parámetros internacionales".

  
Fuente:http://www.el-nacional.com/politica/Capriles-tiempo-constitucional-revocatoria-llegado_0_783521800.html

jueves, enero 28, 2016

"Economía venezolana sufre el peor descalabro de la historia"Discurso de Humberto García Larralde Presidente de La Academia Nacional de Ciencias Económicas y Sociales




Enrique Meléndez / especial Noticiero Digital / 28 ene 2016.- En la Academia Nacional de Ciencias Económicas y Sociales tuvo lugar este miércoles la asunción a la presidencia del profesor Humberto García Larralde para el período 2016-2018. A continuación una síntesis de su discurso.

“La economía venezolana sufre actualmente el peor descalabro del que se tenga registro, a pesar de los ingentes recursos percibidos por la exportación petrolera en los últimos diez años. Esto ha tenido terribles consecuencias para la vasta mayoría de la población. Se evidencia en las enormes colas que a diario se hacen frente a supermercados y farmacias. Gente resignada a perder horas enteras con la eventualidad –incierta- de conseguir alimentos, pañales y otros productos que antes eran adquiridos en completa normalidad”.

“También es el terrible drama de aquellos que se ven obligados a acudir infructuosamente a farmacia tras farmacia en procura de medicamentos que no consiguen, que podrían salvarles la vida. Para mayor desgracia, las cifras oficiales y, más aún, las extraoficiales, registran un incremento en el costo de la vida mucho mayor que en cualquier otro país del mundo y muy superior a los incrementos salariales decretados. La inflación en Venezuela es hoy más alta que en cualquier otro momento de su historia”.

“Más allá de los contratiempos personales se asoma la evidencia de numerosas empresas paradas o trabajando a media máquina por no disponer de insumos, repuestos y/o equipos, o por no poder cubrir sus costos con las regulaciones y controles de precio a que han sido sometidas. En consecuencia, mengua la productividad y por ende, los salarios, y aumenta el desempleo. El resultado de todo lo anterior no podía ser sino el incremento de la pobreza, como lo recoge la encuesta sobre condiciones de vida de los venezolanos, ENCOVI, realizada en 2015 por las universidades Central de Venezuela, Simón Bolívar y Católica Andrés Bello, que registró un 73% de la población en situación de pobreza por ingreso. Esto podrá avanzar rápidamente hacia estadios de verdadera hambruna en algunos segmentos de la población, si no se atajan las causas de tal descalabro”.

“Es muy censurable que el Banco Central de Venezuela se haya negado a publicar, durante largos períodos, la información pormenorizada sobre el comportamiento de distintas variables económicas, como es su deber. Mantener a la población venezolana en ascuas acerca de la conducción de la economía no sólo dificulta la labor profesional del economista; disuade el financiamiento internacional que tanto necesita el país en estos momentos; niega la información fidedigna con la que empresarios, trabajadores y consumidores, puedan tomar decisiones acertadas; y, al esconder las dimensiones y el perfil de la crisis, arroja al venezolano de a pie a entregarse angustiado a rumores sobre su suerte”.

“Lamentablemente, la anterior Asamblea Nacional, justo antes de que feneciera su período, reformó la Ley del Banco Central de Venezuela buscando otorgar piso legal a esta violación de su deber constitucional, alegando situaciones de “amenaza a la Seguridad Nacional -con mayúsculas en el original del artículo 40 reformado- y a la estabilidad económica de la Nación”, como excusa para no publicar las cifras. Este ocultamiento de información se une al desacato de los ministros de la economía por rendir cuentas a la Asamblea Nacional en ocasión del debate sobre el Decreto de Emergencia Económica, recién concluido. Es oportuno recordar que la Constitución en su artículo 141, señala:

“La Administración Pública está al servicio de los ciudadanos y ciudadanas y se fundamenta en los principios de honestidad, participación, celeridad, eficacia, eficiencia, transparencia, rendición de cuentas y responsabilidad en el ejercicio de la función pública, con sometimiento pleno a la ley y al derecho”. (negritas mías, HGL)

“El escamoteo de la realidad económica acarrea severos costos económicos y humanos. En democracia no es aceptable que servidores públicos oculten a los ciudadanos la información requerida, para que éstos puedan apreciar las consecuencias de las decisiones tomadas y evaluar el desempeño de estos funcionarios en el cumplimiento de sus deberes frente a la Nación”.

Mercados competitivos y transparentes

“El desarrollo de la ciencia económica, puesta a prueba reiteradamente en las experiencias de incontables países a través del globo, concluye de manera fehaciente que mercados competidos y transparentes, en los que se conocen precios y calidad de lo que se transa constituyen la forma más eficiente de satisfacer los requerimientos de la sociedad con los recursos y capacidades disponibles”.

“Cualquier desajuste entre demanda y oferta de un bien o servicio habrá de expresarse en su precio, incentivando la concurrencia de nuevos oferentes si sube, o desplazando a aquellos menos eficientes en caso contrario. En competencia, el sistema de precios orienta a los consumidores hacia las mejores ofertas y señala oportunidades de negocio a los emprendedores. Además, presiona a cada firma a perfeccionar su oferta, so pena de que un competidor satisfaga mejor la demanda y la desplace del mercado. Esta dinámica incentiva la innovación, mejorando la calidad de los bienes y servicios producidos, disminuyendo sus costos y generando espacios para la inversión, el crecimiento y el empleo productivo”.

“Corresponde a los gobiernos estimular la competencia, promover la transparencia de los mercados, regular los monopolios naturales y forjar condiciones que promuevan la innovación y el cambio tecnológico. Deben procurar los equilibrios macroeconómicos que están en la base de la estabilidad de precios, del financiamiento competitivo y del intercambio provechoso con el extranjero. Asimismo, es menester un marco institucional que promueva la confianza y la iniciativa de inversionistas, productores y comerciantes”.

“A la vez, el Estado debe producir los bienes públicos que requiere la sociedad, compensar las fallas de mercado ocasionadas por la presencia de externalidades y velar por la equidad y la justicia social –atendiendo, en particular, a los sectores más vulnerables de la población-, sin matar la gallina de los huevos de oro de la iniciativa privada”.

Política económica

“Pero el gobierno nacional desde hace demasiado tiempo viene haciendo exactamente lo contrario. Obnubilado por nuestra condición de país petrolero y emborrachado con el alza de sus precios a niveles nunca vistos en el mercado internacional, se desentendió de los criterios de racionalidad propios de una economía de mercado y pensó en dispensar directamente los proventos de esta industria para apuntalar su particular proyecto político. El usufructo discrecional de estos recursos en la prosecución de estos fines requería abatir las instituciones que resguardan la seguridad jurídica de los agentes económicos, y que promueven la iniciativa privada y la eficiencia de los mercados”.

“En su lugar se ha instrumentado un sistema de controles y regulaciones, y de acoso a los sectores productivo y comercial, que ha generado graves distorsiones en el quehacer económico. En particular, la fijación administrativa de precios sin tomar en cuenta los costos de producción, ha hecho desaparecer númerosos ítems de los mercados, fomentando la emergencia de una vasta economía parasitaria de revendedores que logran ofertar tales productos por canales de comercialización informales, pero a precios varias veces superior. El caso más extremo es el de la gasolina, prácticamente regalada en el país, cuya reventa en el extranjero, en connivencia con funcionarios destacados para resguardar las fronteras, genera ganancias inimaginables”.

“El ocultamiento de información, y la ausencia de transparencia y de rendición de cuentas en la gestión pública, ha permitido que se enseñoree una conducta patrimonialista por parte de quienes controlan el poder, en el sentido de manejar la Res-pública –la cosa pública- como si fuera su patrimonio personal. La excesiva y discrecional intervención del Estado de los últimos años ha desatado una profusión de incentivos para lucrarse con la intermediación y reventa de productos regulados, comisiones en los contratos con el sector público, arbitrando entre distintas cotizaciones del dólar, extorsionando a empresarios con la amenaza de leyes punitivas, con el lavado de dineros mal habidos y en otros ilícitos. Puede afirmarse que la economía de controles lo que ha prohijado es corrupción, a expensas de la actividad productiva”.

“Por otro lado, bajo el amparo de ingresos extraordinarios por la venta de petróleo, se quebrantaron los principios de una sana conducción macroeconómica. Prácticas populistas y clientelares incrementaron el gasto público de manera desordenada e insostenible, revelándose déficits fiscales descomunales al no crecer el ingreso petrolero en igual proporción. Desde 2011, tales déficits se financian en buena medida con la emisión de dinero inorgánico por parte del Banco Central”.

“Aunque ello lo prohíbe el artículo 320 de nuestra Carta Magna, se le ha querido dar visos de legalidad con la reforma de la Ley de Banco Central de diciembre pasado, antes aludida. Como consecuencia, la liquidez monetaria prácticamente se duplicó durante 2015: casi la mitad de este crecimiento vino de la “maquinita” del BCV. Tal desorden monetario ha llevado a un severo racionamiento de las divisas, que ha disparado el precio del dólar en el mercado paralelo a niveles más de 100 veces superior al tipo de cambio oficial. Todo ello impulsó la inflación por encima del 200% en el último año, empobreciendo brutalmente a la inmensa mayoría de venezolanos”.
“No hay excusa ni justificación alguna para que el Gobierno no reconozca los efectos desastrosos de estas políticas. El costo social y humano conllevado hace imperativa su rectificación. Ya basta de pretender comprar tiempo alegando conspiraciones o inventando una “guerra económica” para intentar evadir responsabilidades. No hay razones válidas para soslayar los cambios requeridos y corresponde al Ejecutivo Nacional asumirlas, como demanda un país expectante. En cumplimiento de su mandato legal, la Academia Nacional de Ciencias Económicas está presta a dar su opinión y a sugerir propuestas de política para superar el atolladero que hoy agobia a los venezolanos”.

Soluciones a la crisis

“Es menester atajar de inmediato la cruel caída en los ingresos reales de la población. Para ello hay que neutralizar los factores que nutren la altísima inflación que hoy padece el país. Debe reducirse significativamente el déficit de la gestión pública, haciendo más eficiente la recaudación de ingresos –entre otras cosas, sincerando los precios de la gasolina y de otros bienes y servicios prestados por el Estado-, eliminar el gasto dispendioso y focalizarlo en las necesidades prioritarias, a la par que se prescinde del financiamiento monetario por parte del Banco Central”.

“Ello es base de la unificación del tipo de cambio -en un mercado de libre transacción-, y la negociación del financiamiento internacional, sin el cual Venezuela no podrá cuadrar sus cuentas externas ni defender la paridad del bolívar. Honrar la deuda con los proveedores foráneos y los compromisos del servicio de la deuda financiera externa contribuirá, a su vez, con el restablecimiento de un clima de confianza para atraer a inversionistas extranjeros y propulsar la inversión local. La disponibilidad de insumos, maquinaria y repuestos importados, hecho posible por el libre acceso a las divisas, significará un paso gigantesco en la liberación de las fuerzas productivas del estrangulamiento a que han sido sometidas”.

“Estas acciones deberán complementarse con el desmantelamiento del punitivo sistema de controles y restableciendo las seguridades jurídicas a la propiedad y a las transacciones comerciales, condiciones sine qua non para ampliar la oferta de bienes y servicios demandados, sustituir importaciones -ahorrando divisas-, y proveer empleo productivo bien remunerado”.

“El gobierno descubre ahora la importancia decisiva de incrementar la producción como vía para superar la crisis. Pero hay que decirle que este llamado no responde a simples deseos o exhortaciones; debe estimularse con políticas coherentes y creíbles, que den confianza”.

“Se trata, en definitiva, de la imperiosa necesidad de echar los fundamentos de una economía competitiva, capaz de asegurar procesos sostenidos de crecimiento y de mejora en el bienestar de los venezolanos a través del emprendimiento y el dominio tecnológico, de manera de trascender las perversiones del rentismo petrolero”.
“El disparate de creer que se podía arrinconar sin mayores consecuencias el aparato productivo doméstico se pone hoy de manifiesto con la abrupta caída de los precios internacionales del crudo. Superar el rentismo implica instrumentar cambios institucionales profundos que requerirán de un liderazgo político capaz de generar los consensos necesarios para su instrumentación y sostenibilidad”.

“La discusión e implantación de estos cambios es una agenda imprescindible para los próximos años. Las perspectivas de que se prolonguen los bajos precios internacionales del petróleo, así como los compromisos adquiridos por la mayoría de los países del mundo en la reciente Conferencia de París para reducir su dependencia de los combustibles fósiles que generan gases de invernadero, nos señalan de manera terminante que nuestro bienestar futuro no podrá recostarse sólo del petróleo”.

“En fin, enfrentar las realidades duras de la situación económica del país, nos guste o no nos guste, representa un imperativo vital en estos momentos. La Academia Nacional de Ciencias Económicas renueva su aspiración a continuar promoviendo el debate de los aspectos centrales del desarrollo y de las políticas requeridas para ello. Permítaseme concluir estas breves palabras recordando un exhorto de nuestro pronunciamiento sobre la situación del país de noviembre del año pasado:

“La Academia Nacional de Ciencias Económicas hace un llamado a las autoridades públicas, los partidos políticos, al sector empresarial, las universidades, los trabajadores y al público consumidor, a concertar los esfuerzos necesarios para producir un cambio fundamental en la conducción de los asuntos económicos y así poder superar la grave situación en que nos encontramos.”

“Ya el pueblo se manifestó clara y contundentemente a favor del cambio en los comicios recientes del 6 de diciembre. Los factores políticos, económicos y sociales capaces de incidir en la toma de decisiones no pueden eludir este mandato. Corresponde al Ejecutivo, respetando la autonomía y competencias de la Asamblea Nacional recién electa, negociar los acuerdos y compromisos imprescindibles para superar el terrible drama que azota hoy a los venezolanos. Desde la Academia Nacional de Ciencias Económicas ofrecemos nuestro modesto aporte al éxito de las transformaciones requeridas”.

Fuente:http://www.noticierodigital.com/2016/01/discurso-de-humberto-garcia-larralde-economia-venezolana-sufre-el-peor-descalabro-de-la-historia/

lunes, enero 25, 2016

Henry Ramos: "O buscamos otras salidas en Venezuela o habrá colapso y guerra civil"




POR:AITOR SÁEZ. 
Tras 26 años en el hemiciclo, el ahora presidente de la Asamblea Nacional (AN) venezolana, Henry Ramos Allup, se ha erigido como el «líder de la oposición». Su discurso directo y algunos de sus gestos han generado el recelo entre las propias filas opositoras más moderadas. «Yo no me desbalanceo con los grititos, tengo kilometraje», espetó desde su asiento en la tribuna para acallar a la bancada oficialista en uno de sus primeros rifirrafes. Su actitud es la de enfrentarse a la resistencia del chavismo con un objetivo claro: tumbar al Gobierno de Nicolás Maduro en los próximos meses, la única manera, dice Allup, de superar la crisis económica que sufre el país.

–Tras el veto al decreto de emergencia por parte de la Asamblea, ¿esperan alguna otra maniobra del Gobierno? 

–Es posible que frente a todas las decisiones del poder Legislativo tengamos algún obstáculo, bien por la burocracia judicial, puede que por la burocracia del Ejecutivo, pero iremos resolviendo sobre la marcha. Entre nosotros no nos hacemos ninguna ilusión. Nosotros sabíamos desde el primer momento que el Ejecutivo no se iba a resignar nada más y nada menos que a perder el control del poder judicial que habían tenido como un altavoz del Ejecutivo durante 17 años.

–¿Cree que el decreto de emergencia ha sido una estrategia del presidente Nicolás Maduro para compartir el coste político de la crisis?

–Sin duda. La pelota envenenada: aquí está el paquete de medidas que habría podido aprobar sin necesidad de un decreto, pero las meto en un decreto para que tú me las apruebes y así tú compartes conmigo el coste de las medidas. Y si no me lo apruebas, tú eres el culpable de la crisis. Ése es el planteamiento del Gobierno, pero nosotros no somos tan lerdos para no darnos cuenta de eso.
–Conscientes de ello, ¿la oposición está pensando en tender puentes?
–O tratamos de buscar salidas para esto, que es insoportable, o simplemente dejas que la dinámica tome su propia inercia: reventón, crisis, colapso, guerra civil, etc. A mí me parece que eso es indeseable. Pero cuando digo diálogo no es imposición de una parte sobre la otra para que acate decisiones. Por eso ha sido tan importante la comisión de la AN para debatir el decreto.

–El presidente Nicolás Maduro vaticinó un conflicto de poderes si no se acepta el decreto...

–El presidente de la República puede anunciar la guerra mundial, pero el presidente de la República no nos va a dictar una conducta para acatar. Si como resultado del trabajo de esa comisión hay que aprobar, desaprobar o modificar, éso será según nuestro criterio. Que no venga tampoco el Ejecutivo con este decreto de emergencia porque la crisis no se presentó hace 15 días, la crisis tiene varios años y el Gobierno la estuvo negando frenéticamente, rabiosamente, cuando todo el mundo sentía y padecía la crisis en el estómago y en el bolsillo. ¿Va a decir el presidente que si no se aprueba el decreto se provocará un colapso? Maduro estuvo con leyes habilitantes durante años y lo que proponía en ese decreto es más de lo mismo.

–¿Cuál es la propuesta de la plataforma Mesa de la Unidad Democrática (MUD) para resolver la crisis?

–La respuesta no es de Perogrullo, pero es sencillísima: hacer y proponer las cosas totalmente distintas a como las hizo este Gobierno durante 17 años. Ha sido una política de controles, de un Estado metomentodo, que confisca y expropia, que se mete a realizar actividades para cuyo desempeño no está naturalmente preparado. Entonces hay que hacer las cosas distintas. ¿En qué país del mundo el Estado vende pollos, huevos y hierbas en los mercados? ¿En qué país del mundo a alguien se le ocurre que la empresa petrolera debe distribuir y vender alimentos o entrenar a atletas?

–Ante esas enormes diferencias, ¿cree, por tanto, que el Gobierno va a ejecutar las medidas que apruebe la Asamblea?

–No creo, la verdad. Nosotros aprobaremos nuestras leyes, y el Ejecutivo seguirá diciendo que esta ley toca algún pensamiento del comandante eterno o algún principio sacro de la Revolución. Ellos no van a rectificar. Es mi impresión.

–Entonces, ¿qué salida política hay a esta crisis para evitar la parálisis económica?

–Yo creo que hay que cambiar de Gobierno, porque este Gobierno no va a rectificar. Yo creo, y no tengo la menor duda, que mientras este Gobierno siga la crisis va a empeorar. Salir de la crisis pasa por cambiar de Gobierno. Y lo digo sin mala intención, de verdad, es mi convicción. ¿17 años no son suficientes?

–¿Han estudiado las vías constitucionales para lograr la destitución de Maduro, como anunció, en seis meses?

–Quiero dejar claro que eso no fue una idea mía. Uno de los compromisos que nosotros asumimos fue que todos los factores de la oposición que estamos en la Mesa suscribimos el 23 de julio de 2015 un documento en uno de cuyos párrafos nos comprometemos a buscar una salida a este Gobierno mediante una solución pacífica y democrática, y ésa es la vía de la Constitución. Vamos a esperar en el justo momento para ver cuál es la vía más fiable, la menos costosa y traumática desde el punto de vista político.

–Ante ese proceso de transición, ¿considera que su discurso contribuye a la reconciliación nacional? Algunos moderados opinan que es demasiado agresivo.

–Los sondeos que se hicieron, cuatro distintos, tras los discursos en la Memoria y Cuentas dieron algo así como el 87,5% de respaldo a lo que dije. Se supone que lo que dije la gente lo apreció como verdadero, porque, además, no dije nada que se me ocurriera, sino algo que traducía exactamente lo que la gente está pensando. Por eso caló el discurso.

–¿Eso contribuye a la crispación? 

–No. Lo que contribuye a la crispación es el silencio, decir la verdad nunca es malo para el entendimiento. ¿Y eso no es lo que busca el presidente? Diálogo tendrá, pero no será silencioso. Diálogo no es que usted diga y yo me manifieste, casi que me cuadre militarmente. No se equivoque. Si ése es el diálogo que él quiere, que no lo venga a buscar aquí, porque aquí no lo va a tener.

–¿Y se arrepiente por las formas que empleó al ordenar la retirada de la iconografía chavista de la Asamblea Nacional?

–En política la simbología cuenta mucho. Si la Revolución tiene su simbología, la democracia también tiene la suya. Hasta que ellos llegaron aquí, ningún jefe del Ejecutivo se atrevió a poner un retrato suyo en un congreso. El abuso no fue sacar los retratos, sino meterlos. Yo lo que hice fue repasar un retrato. ¿Qué van a hablar del respeto al Libertador, quien tiene en la moneda venezolana el retrato del Libertador y el billete vale poco menos que basura? La cara del Libertador aparece en un billete en el que el papel, la tinta y el costo de impresión valen más que el poder adquisitivo del billete. Otra advertencia: los pendones gigantescos con la imagen de Chávez y de Maduro los sacaron los propios trabajadores sin darles yo ninguna orden. Los arrancaron, además, muertos de risa, aplaudían. La orden que yo di fue la de sacar la imagen de Chávez y de Maduro, que se emparejaban a la de Bolívar. Si cien veces me toca hacerlo, cien veces lo voy a hacer y ésa es una decisión personal mía, no fue una decisión de la Cámara.

–La oposición prometió que su primera medida sería la Ley de Amnistía para liberar a los presos políticos. ¿Se han encontrado más trabas de lo previsto para su elaboración?

–De momento no hay trabas del Ejecutivo porque eso está en nuestra propia instancia. Lo que sucede es que hay varios proyectos en los que están trabajando los diferentes sectores implicados en la ley. Poco a poco se está afinando el texto. En Venezuela hay presos políticos, y eso lo dije en voz alta frente al presidente. Como el caso de Leopoldo López, donde el propio fiscal reconoció que era un proceso totalmente contaminado, donde no se le permitieron presentar pruebas a la defensa. En fin, tú puedes imputar lo que sea, pero ése es un procedimiento no fiable porque no fue un verdadero proceso judicial sino una especie de paredón de fusilamiento judicial.

–¿Puede la Asamblea Nacional emprender acciones para restaurar relaciones con otros países, como EE UU o Argentina?

–La política exterior, como la Hacienda pública, la maneja el presidente. Nosotros podemos suscribir tratados, podemos negar la designación de embajadores... Fíjese en una cosa muy curiosa: el Gobierno de Chávez trató de buscar aliados a punta de petrodólares y vea el resultado. Todos esos aliados, en el caso de los países caribeños, votaron a favor de Guyana en el referéndum histórico. Y otra cosa paradójica: mientras nosotros hemos financiado a todos esos países, ellos tienen crecimiento económico y tasa de inflación moderada: Bolivia, Ecuador, Nicaragua...El único país que da sus dólares, que no tiene para curar, comer o importar, somos nosotros. Aquéllos crecen con nuestra plata y nosotros con nuestra plata decrecemos y no tenemos.

–¿Qué dificultades se ha encontrado la oposición para elaborar propuestas económicas?
–Falta de datos. Las cifras son aproximadas. Las hemos conocido más recurriendo a la información internacional que a los organismos estatales. Tú no puedes pronunciarte sobre el acierto de una medida si no puedes basarte en datos reales, porque no puedes apoyarte sobre datos hipotéticos. Es el único país del mundo donde no hay cifras. Aquí el diálogo es noticia porque en 17 años no ha habido diálogo. Pero en cualquier democracia hay intercambio de opiniones. Aquí es la primera vez en 17 años que un presidente da un mensaje y un presidente del Parlamento le contesta, en vivo y en directo.

–¿Cómo avanza el asunto de los tres diputados opositores impugnados? ¿Cree que el Gobierno rectificará?

–Tenemos esperanza en que levanten la medida cautelar o que la sentencia definitiva reponga a esos diputados. No se nos escapa que en esa sala, dos de los tres magistrados fueron electos de forma exprés el 23 de diciembre violando todas las leyes. Pero si ordenan repetir la votación, vamos a ganar por más votos de los que obtuvimos en diciembre.

–Algunos le han acusado de buscar la destitución de Maduro para poder ser usted presidente de la República...

–Si hay una transición porque el presidente se muere o renuncia, o lo enjuician y lo destituyen, el presidente de la República no es el presidente del Parlamento, sino el vicepresidente.

–¿Hay temor en la oposición de que la crisis institucional derive en una parálisis económica?

–Si hay parálisis de la economía y la economía sigue desbaratándose, padecemos todos. ¿Quién puede querer que haya colas como las que hay? Claro que hay temor frente a la crisis. Lamentablemente nosotros no podemos resolver la crisis, porque nosotros no somos el poder Ejecutivo.

–Una de las promesas electorales de la oposición era «acompañar a los venezolanos en esta crisis». ¿Cuál es ahora su mensaje?

–El mensaje es que nosotros como poder autónomo vamos a cumplir con nuestras labores constitucionales (legislar, debatir y controlar). Ojalá pudiéramos manejar la Hacienda pública nacional; la manejaríamos de forma distinta. Si usted me pregunta cuántos ministerios hay en Venezuela yo creo que ni Maduro sabe los que hay. Aquí los funcionarios se acuestan trabajando para un ministerio y se levantan trabajando para otro, porque le cambiaron el nombre, lo refundieron... Esto es un caos administrativo total. Las funciones ministeriales están yuxtapuestas, sobreexpuestas, duplicadas. Esto es un verdadero desorden y ésas son las finanzas del país. Y eso es lo que está pasando con la emisión de moneda, el circulante, una verdadera tragedia. ¿Qué ha ocurrido con todas las expropiaciones y confiscaciones arbitrarias y caprichosas que ha hecho el Gobierno estos años? Que el Gobierno se dedique primero a hacer un inventario de las empresas ocupadas a cualquier título para que vean en qué situación están. Ninguna produce nada. En las empresas de Guayana, ahí estaba el 40% del ahorro nacional de años. Vaya a ver las empresas de Guayana ahora, son una ruina total. La siderúrgica no produce cabillas (barras metálicas). Las empresas de aluminio son poco menos que chatarra. En Guayana producir una tonelada de alúmina cuesta 2.000 dólares, y en el mercado internacional se cotiza a 200. Con esta administración ruinosa del chavismo perdemos 1.800 dólares. Más vale no producir, es más barato. Todas las empresas de cemento del país están ocupadas por el Gobierno y mire la producción cementera, quebrada. Importamos todo. Venezuela importa el 70% de lo que consume. Productos como arroz y café, que antes exportábamos, ahora los importamos.

–¿Está dispuesta la oposición en la Asamblea a aprobar créditos adicionales al Ejecutivo para ejecutar algunas medidas?

–¿Créditos adicionales sobre fondos imaginarios? Si el Gobierno certifica que hay fondos, se le aprobarán 

Fuente:http://www.larazon.es/internacional/henry-ramos-o-buscamos-otras-salidas-en-venezuela-o-nos-lleva-la-inercia-crisis-colapso-y-guerra-civil-PB11763480#.Ttt1nr2ZEPFrLCW

domingo, enero 24, 2016

"Jesús Chuo Torrealba: Carta abierta a la nueva mayoría democrática".

Jesús Chuo Torrealba: Carta abierta a la nueva mayoría democrática #opinion

Ayer sábado 23 de Enero los demócratas venezolanos (es decir: la inmensa mayoría del pueblo) conmemoró el derrocamiento de la penúltima dictadura que sufrió nuestro país.  Y lo hicimos como debe ser: En asambleas populares que promovieron el encuentro de los victoriosos diputados de la Unidad con el también victorioso pueblo que los llevó, a punta de votos, hasta sus curules.

23 DE ENERO DE ASAMBLEA Y CALLE

El perfil de estos eventos que se realizaron ayer en Caracas y en varias otras ciudades del país retratan lo que es ya el trabajo de la Nueva Mayoría Democrática:  Trabajo intenso de nuestros diputados, construyendo desde el ámbito parlamentario soluciones concretas al drama económico y social que azota a todo el país y especialmente a los más pobres, y activismo partidista y ciudadano en las calles, solidarizándonos directamente con el pueblo que es víctima del hambre y del crimen.  Y en ambos escenarios de lucha la Nueva Mayoría Democrática debe adelantar, simultáneamente con la búsqueda de mejoras económicas y sociales para la población, la búsqueda del cambio político urgente, pues sólo así el poder dejará de ser parte del problema y empezará a ser parte efectiva de la solución.

17 AÑOS CONTRA 17 DÍAS

Desmantelada no por “la oposición” sino por el país la maniobra del gobierno con el llamado “decreto de emergencia económica”, que en vez de resolver la crisis sólo buscaba endosar falazmente “la culpa” de la misma a la nueva AN. Algo insólito, por lo torpe y poco creíble: ¡Un gobierno que tiene 17 años destruyendo la economía e incubando la crisis, quiere ahora hacerle creer al país que el responsable de la crisis es una Asamblea Nacional que el viernes 22 de enero, cuando rechazó el decreto tramposo, está cumpliendo apenas  17 días funcionando! ¡17 años contra 17 días! Ahora la minoría gobiernera, aturdida, sin reflejos, actuando de error en error, sin liderazgo y sin brújula, solo atina a decir: “¿Bueno, digan entonces dónde están las propuestas de la oposición?”.

MADURO:  MUCHO AYUDA EL QUE NO ESTORBA…

A la minoría gobiernera le respondemos con claridad:  Proponer al país medidas concretas Y VIABLES para solventar la crisis es una RESPONSABILIDAD del gobierno.  Si el Ejecutivo no quiere asumirla entonces que renuncie:  ¡Mucho ayuda el que no estorba!  Si Maduro y los escombros de su gobierno no saben qué hacer, no pueden hacerlo o no quieren pagar el costo político de proponer y adoptar las medidas que requiere con urgencia el país, entonces que dé un paso al costado, y que permita (tanto a la Nueva Mayoría Democrática como a los sectores del oficialismo que no quieran inmolarse junto a la ineficiencia y corrupción madurista) construir en forma consensuada una solución constitucional, electoral, democrática y pacífica, que destranque el escenario político y genere el clima de estabilidad y gobernabilidad que es INDISPENSABLE para detener la caída de la economía e iniciar la mejora sostenible de las condiciones de vida de la población.

VENEZUELA NECESITA NO UN “PAQUETE” SINO UN COMPROMISO

Pero si ciertamente no es responsabilidad de la oposición anunciar “medidas” o “recetarios”, si es un deber de la Nueva Mayoría Democrática que en breve será poder señalar al país cuál es la orientación estratégica necesaria no sólo para vencer la crisis, sino además para convertirla en oportunidad.  También en ese sentido somos claros:  Ningún actor político o social tiene el poder, la capacidad o los recursos para enfrentar y resolver la crisis por si solo.  Es tan amplia y profunda la crisis generada por 17 años de destrucción del aparato productivo venezolano, por 17 años de ineficiencia “ideológica”, por 17 años de saqueo y corrupción, que ningún actor puede, en solitario, resolver el entuerto y reconstruir lo destruido.  El gobierno, en su inmadura soberbia sectaria, pretendió imponerle al país una receta, su receta, contenida en el fallido decreto de emergencia que no consultó con nadie.  Nosotros planteamos hacer lo que ya se inició en la Asamblea Nacional:  Consultar a todos los actores sociales, gremiales, académicos, científicos y políticos , a todas los movimientos sociales auténticos, a los trabajadores, a los empleadores, a los emprendedores, a los jubilados y pensionados, a los estudiantes, a todos, y construir no sólo un “recetario”, sino un compromiso.

LA FUERZA ES LA UNIÓN

En efecto: Así como en 1958 la Venezuela Unida logró primero el derrocamiento de la dictadura a través de la Junta Patriótica y luego décadas de estabilidad y crecimiento gracias a la cultura de entendimiento y acuerdo expresada en el Pacto de Punto Fijo, en 2016 la Venezuela Unida necesita impulsar una salida política constitucional a la crisis, si es consensuada mejor, y simultáneamente construir un pacto que garantice al país la estabilidad política necesaria para el crecimiento económico, a su vez indispensable para financiar la inclusión y el desarrollo social.

CINCO OBJETIVOS DE UN PACTO VENEZOLANISTA

Ese Pacto de la Venezuela Unida puede tener cinco objetivos muy claros:  PAN, porque hoy el hambre es el principal enemigo a derrotar; TRABAJO, porque es la única manera sostenible, autónoma y decente de lograr el pan; SEGURIDAD, porque seguridad ciudadana frente al hampa, seguridad jurídica para las empresas, y seguridad de las personas en el acceso a las medicinas son elementos indispensables para garantizar la vida y la productividad; DEMOCRACIA, porque sin poderes autónomos que se regulen mutuamente los corruptos seguirán como en estos 17 años saqueando las riquezas del país y abusando del poder; y LIBERTAD, porque esa es la vocación histórica del pueblo venezolano.

EL NUEVO PUERTA A PUERTA…

Esa es la estrategia.  La táctica es sencilla, pero poderosa y eficiente:  Desde la Asamblea Nacional, ser caja de resonancia de la Venezuela que lucha, denunciando ineficiencias y corruptelas y construyendo soluciones;  desde la calle, retomando el puerta a puerta, el casa por casa, el cara a cara con el pueblo, esta vez no para buscar votos sino para acompañar al pueblo en su lucha para defenderse de la crisis, realizando en barrios y urbanizaciones jornadas médico-asistenciales, buscando medicinas y llevándolas a donde son requeridas con urgencia, y haciendo en los sectores más pobres ollas comunes, sancochos populares, organizados por el liderazgo comunitario y financiados por la solidaridad de todo el barrio, para que por lo menos ese día cada habitante del sector tenga por lo menos una comida caliente, un plato humeante que además de valor nutricional tendrá el valor agregado de la solidaridad activa y el aprendizaje concreto de la importancia de la organización popular.

LUCHA SOCIAL Y CAMBIO POLÍTICO, UNA MISMA ESTRATEGIA

Y todo esto está íntimamente relacionado con la búsqueda del cambio  político porque precisamente organización popular, movilización solidaria y unión estrecha de la base social y el activismo democrático son las claves para lograr eso que el 6D ya vimos que además de necesario es posible:  El cambio de verdad, pacífico y contundente.  ¡Palante!

24/1/2016

 Fuente:http://unidadvenezuela.org/2016/01/37697/

"Ramos Allup insiste en la salida de Maduro del poder"("...Tenemos que resistir... frente a un Gobierno agónico que está en etapa terminal"


 «Hasta que no salgamos democráticamente de este Gobierno, Venezuela no se va a recuperar ni podrá resolver ninguno de sus problemas», ha dicho


«Hasta que no salgamos democráticamente de este Gobierno, Venezuela no se va a recuperar ni podrá resolver ninguno de sus problemas», ha dicho

Leer más:  El presidente del Parlamento venezolano insiste en la salida de Maduro del poder  http://www.larazon.es/internacional/el-presidente-del-parlamento-venezolano-insiste-en-la-salida-de-maduro-del-poder-IB11762093#Ttt1FmPsrXyU7Dnd
Convierte a tus clientes en tus mejores vendedores: http://www.referion.com

«Hasta que no salgamos democráticamente de este Gobierno, Venezuela no se va a recuperar ni podrá resolver ninguno de sus problemas», ha dicho

Leer más:  El presidente del Parlamento venezolano insiste en la salida de Maduro del poder  http://www.larazon.es/internacional/el-presidente-del-parlamento-venezolano-insiste-en-la-salida-de-maduro-del-poder-IB11762093#Ttt1FmPsrXyU7Dnd
Convierte a tus clientes en tus mejores vendedores: http://www.referion.com



El presidente del Parlamento venezolano, el opositor Henry Ramos Allup, reiteró hoy que los problemas que afronta su país con una aguda crisis económica de carestía y escasez se agravarán si Nicolás Maduro sigue en la jefatura del Estado.

"Este Gobierno no va a resolver nada; mientras esté allí todos los problemas de Venezuela van a empeorar totalmente. Hasta que no salgamos democráticamente de este Gobierno, Venezuela no se va a recuperar ni podrá resolver ninguno de sus problemas", subrayó en un discurso ante manifestantes antigubernamentales en Caracas.

Ramos Allup, secretario general del histórico partido Acción Democrática (AD, socialdemócrata), dirige la unicameral Asamblea Nacional desde inicios de mes, luego de que la oposición a Maduro ganara holgadamente las elecciones parlamentarias del pasado diciembre y se hiciera con 112 de los 167 escaños de la cámara.

"Por favor, ayuden que solo no podemos, no avanzamos sin ustedes", añadió Ramos Allup en un fogoso discurso a manifestantes congregados en una plaza del este de Caracas, en una actividad de conmemoración de una revuelta popular que el 23 de enero de 1958 puso fin a la última dictadura militar del país.

Ni Ramos Allup ni otros dirigentes de la alianza Mesa de la Unidad Democrática (MUD) que reúne a una treintena de partidos opositores a Maduro efectuó cálculos sobre el número de personas que congregó la manifestación.

"Confíen en nosotros, no los vamos a defraudar", agregó el presidente del Legislativo tras pedir "un poco de paciencia" para evitar que el apuro en acciones políticas den al Gobierno de Maduro "la excusa perfecta", dijo, para acusar a la oposición de abandonar los caminos constitucionales en su empeño por poder fin al Gobierno.

Lo dirigentes de los partidos aglutinadas en la MUD acordaron a mediados de 2015 definir hasta mediados de 2016 un camino "constitucional, democrático, pacífico y electoral" que adelantar el fin del Gobierno de Maduro, elegido en 2013 para un período de seis años.

En ese empeño, añadió Ramos Allup, "vamos a tener muchos escollos" y "a veces nos verán dar un paso atrás o un paso lateral, pero entiendan que el repliegue que se permiten los estrategas es para poder ganar la batalla definitiva".

"¡Pendejo el que crea que somos pendejos!", exclamó tras identificarse como parte de "un poderoso movimiento de recuperación nacional".

"Tenemos que resistir, no nos podemos quedar, no nos podemos fatigar, es una lucha que tenemos que emprender en todos los frentes frente a un Gobierno agónico que está en etapa terminal" tras 17 años, remarcó al sumar la gestión de Hugo Chávez (1999-2015), antecesor y mentor de Maduro.

Han sido 17 años de un período "ignominioso y degradante de la historia de Venezuela", remarcó Ramos Allup.

Fuente:http://www.larazon.es/internacional/el-presidente-del-parlamento-venezolano-insiste-en-la-salida-de-maduro-del-poder-IB11762093#.Ttt1iCSmcGI3bfM


jueves, enero 21, 2016

"El Decreto de Guerra Económica"("...podrá servir para iniciar el debate sobre qué debe hacerse, pero jamás debe aprobarse como está redactado...")

POR.TRINO MÁRQUEZ.
 
En su diagnóstico y recomendaciones el Decreto de Emergencia Económica configura un fraude con pretensiones de liberar al régimen construido por Hugo Chávez, y continuado por Nicolás Maduro, de la exclusiva responsabilidad de haber destruido el aparato productivo nacional y generado los graves problemas que encaramos en la actualidad.

El Decreto supone que los problemas –inflación, escasez, desabastecimiento- derivan de una supuesta “guerra económica” desatada por factores nacionales y foráneos. Maduro, asesorado por un equipo de miopes e ignorantes, pretende refugiarse en esa guarimba. No se pregunta por qué Venezuela es el único país de América Latina, incluidos los del Alba, donde tal guerra se desencadenó. En Bolivia, su socio Evo Morales acordó una estrecha alianza con los empresarios de Santa Cruz, la región más próspera del Altiplano; resultado: Bolivia crece a tasas sostenidas y Morales gana popularidad entre los sectores más pobres del país andino. En Ecuador el cuadro es aún más favorable: Rafael Correa ha mantenido la dolarización de la economía y ha conservado una relación cercana con los industriales; consecuencia: la inflación se mantiene en un dígito y la economía crece de forma moderada, a pesar de la caída de los precios del petróleo. Daniel Ortega, compañero de ruta de Maduro, vive una prolongada luna de miel con los Estados Unidos y con los empresarios nicaragüenses, lo que ha hecho posible la expansión de la economía con un incremento de precios muy bajo. En la otra acera se encuentra Brasil, hundido en una aguda crisis económica. En 2015 tuvo una caída del PIB de 2%, algo insólito en la séptima economía mundial. A la señora Dilma, cuya presencia en el Gobierno está seriamente amenazada, no se le ha ocurrido hablar de “guerra económica” o disparates similares. Si lo hiciese, sus palabras serían interpretadas como una burla cínica para intentar ocultar los desmanes y la corrupción que hubo en la era de Lula y durante su administración.

Si existiese la fulana “guerra económica” de la que hablan Maduro y sus adláteres, las empresas públicas funcionarían como un teatro de operaciones sincronizado, donde el Gobierno demostraría la eficacia de su modelo socialista. Resulta que las empresas estatizadas están quebradas. Fueron arruinadas por la incompetencia y la corrupción. Parece que hubiesen sido arrasadas por un huracán. De las 16 industrias que integran el complejo de la GVG, solo una muestra cifras positivas. Las demás exhiben cuentas en rojo. Pdvsa, la empresa más importante del país, y en su momento una de las más importantes del planeta, luego de una década ocupándose de todo, menos de explorar, refinar y vender petróleo, hoy se encuentra en la bancarrota. Le cuesta conseguir crédito internacional y socios para extraer crudo de la Faja del Orinoco. Agroisleña, empresa líder en el ramo agrícola, fue desbaratada por el chavismo. La fábrica de pañales desechables Guayuco, creada con capital público, no ha producido ni un solo pañal. La Electricidad de Caracas, que pasó a formar parte de Corpoelec, está postrada. Cantv y Movilnet no están en capacidad de invertir para mantenerse al ritmo de los cambios tecnológicos. No existe central azucarero, hacienda o hato que haya pasado a manos del Gobierno, que no se encuentre en un estado lamentable. Hasta los hoteles estatizados se hallan en condiciones deplorables. Si de guerra se habla, los soldados más letales son los guardias rojos que invadieron esos activos, antes en manos privadas.

La inflación, la escasez, el desabastecimiento, la caída del empleo de calidad, el aumento de la buhonería y de los oficios improductivos, la falta de medicinas, forman el colofón del socialismo del siglo XXI. Los delirios estatistas de Chávez y Maduro y los afanes expansionistas del modelo revolucionario, no podían pasar sin generar graves consecuencias. El régimen en vez de fortalecer el FEM (Fondo de Estabilización Macroeconómica), concebido para ahorrar, consolidó el Fonden (Fondo de Desarrollo Nacional) diseñado para gastar sin control. Los resultados los estamos sufriendo.

El ardid de la “guerra económica” es una treta insolente concebida para enmascarar los excesos cometidos en nombre de la revolución. Ese decreto podrá servir para iniciar el debate sobre qué debe hacerse, pero jamás debe aprobarse como está redactado. Terminaría de acabar con lo poco que queda de economía productiva.


 Fuente:http://www.noticierodigital.com/2016/01/el-decreto-de-guerra-economica/