lunes, septiembre 26, 2016

Esta es la ruta de lucha cívica anunciada por la Unidad Democrática (documento)



La Mesa de la Unidad Democrática, decidida a acelerar la salida del presidente Nicolás Maduro, llamó a la población a realizar protestas diarias en todo el país con el objetivo de presionar para que el referendo revocatorio se dé en el 2016.
“El referendo revocatorio se hará este año”, dijo el secretario general de la coalición, Jesús Torrealba, al leer un comunicado de la Mesa de la Unidad Democrática en el que ratificaron su intención de seguir adelante con la consulta, e indicaron que “no hay razones técnicas ni jurídicas” para impedir el referendo en el 2016.
En abierto reto a las autoridades electorales, la alianza dijo que solo acatará lo previsto en la constitución en cuanto a que la recolección del 20% de las firmas de los electores se hará a nivel nacional, y dijo que de insistir el Consejo Nacional Electoral (CNE) en exigir la colecta de las rúbricas por estados “es nuestro deber activarnos como pueblo y obligarlos en la calle y en las instituciones a acatar la constitución.
“Llamamos a realizar a partir de hoy actividades de protesta y organización todos los días y en todo el país”, afirmó Torrealba.
Durante una concentración en Parque Miranda, Torrealba afirmó que coalición realizará una movilización nacional el 12 de octubre para lograr que las condiciones de la recolección de firmas se den de acuerdo a lo previsto en la constitución.

A continuación el Documento completo
Esta es la hora del Pueblo Soberano, del Ciudadano Movilizado. Esta es la hora de los ofendidos, de los humillados, de los engañados, de los agredidos. La hora de los que hacemos colas interminables para comprar comida, de los que desesperamos por no encontrar un medicamento indispensable. La hora de quienes tenemos el dolor de llorar familiares asesinados por el hampa impune. La hora de las familias fracturadas porque sus hijos han tenido que irse del país. ¡ESTA ES LA HORA DE NO AGUANTAR MAS! ¡ESTA ES LA HORA DEL CAMBIO!
La Mesa de la Unidad Democrática, tras un proceso de debate, profunda reflexión y consulta a muy diversos sectores de la sociedad venezolana, plantea al pueblo de Venezuela nuestra posición y llamado para lograr el cambio en el 2016 ante el inconstitucional pronunciamiento del CNE sobre la etapa de activación del referendo revocatorio.
Las rectoras pesuvistas del CNE tenían la oportunidad no sólo de cumplir con la Constitución sino con todo el pueblo venezolano que exige revocar a Nicolás Maduro este año. En lugar de comportarse como Poder Independiente, las rectoras pesuvistas del CNE optaron por burlarse de los venezolanos y de sus problemas, pero sobre todo subestimaron la voluntad de cambio, subestimaron a las fuerzas democráticas, subestimaron la capacidad de acción del pueblo.
Nuestra respuesta, la respuesta de todos los demócratas, de todos los sectores sociales consultados, no es entonces al CNE ni a sus jefes: es a los venezolanos, a quienes tienen hambre de comida y de justicia, a quienes reclaman con urgencia por medicinas y por libertad, que estamos con ustedes, que esta lucha la daremos juntos y que el final de la misma se aproxima.
No esperábamos otra cosa del CNE. Ya sabemos a quiénes nos enfrentamos y ya sabemos de lo que son capaces de hacer para obstaculizar el cambio. Por eso ahora les daremos una lección de grandeza y haremos todo lo que sea necesario para hacer cumplir con la Constitución y con el deseo de cambio de millones de venezolanos. Por eso hoy lunes 26 de septiembre manifestamos que:
1. El referendo revocatorio se hará este año. No hay razones técnicas ni jurídicas para que no sea así. El RR es en 2016 porque está en la Constitución y porque es nuestro derecho y necesidad como pueblo. Cualquier intento de bloquearlo implicará la movilización del pueblo pacífico y firme en la calle para lograr la restitución del hilo constitucional.
2. Activaremos el revocatorio cumpliendo lo que está en la Constitución: la recolección de firmas que representen al menos el 20% del padrón electoral a nivel nacional. Nuestro objetivo y foco estará en levantar el 26, 27 y 28 de octubre los millones de manifestaciones de voluntad que Venezuela necesita para superar ampliamente el requisito establecido para activar el RR. Acataremos sólo la condición que establece la Carta Magna, y rechazamos de antemano cualquier “condición” que sea violatoria de la Constitución Nacional y que sea utilizada como excusa por el CNE para negar o retrasar la activación del RR2016. No aceptaremos nada que no cumpla con la Constitución, y si el gobierno ha optado por incumplirla y violarla, se encontrarán con un pueblo que los hará acatar la Constitución.
Por eso llamamos al pueblo de Venezuela a acudir masivamente a la jornada de recolección de manifestaciones de voluntad para activar el Referendo Revocatorio 2016 que se ha convocado para los días 26, 27 y 28 de octubre, asumiendo que nuestra tarea no se limitara a cumplir un trámite administrativo sino que vamos a ejercer todos los mecanismos de presión democrática necesarios para hacerlas respetar. La verdadera TOMA DE VENEZUELA se realizará durante esos tres días. Al pueblo no lo detendrán con un mezquino número de máquinas, ni ubicándolas de manera maliciosa, ni estableciendo fechas tardías. Los días 26, 27 y 28 de octubre serán tres días de pueblo democrático en la calle cumpliendo y haciendo cumplir la Constitución y la Ley.
Para lograrlo llamamos a todo el pueblo, a toda la ciudadanía democrática a activarnos desde ya, como lo hicimos para la Toma de Caracas del Primero de Septiembre, pero con muchísima más amplitud y fortaleza. Llamamos a realizar a partir de hoy actividades de protesta y organización todos los días y en todo el país. Anunciamos en particular para el miércoles 12 octubre una jornada especial de movilización nacional, en la que desbordaremos las calles de todo el país de forma pacífica, y le haremos saber al régimen y a sus agentes electorales que la recolección del 20% es nacional y que el RR es este año. Les haremos saber que las normas no las ponen ellos sino que están en la Constitución y seremos los venezolanos los que las haremos cumplir.
Desde que este régimen llegó al poder no ha hecho otra cosa que subestimarnos, hacernos pensar que ellos tienen el control de todo y que supuestamente no hay otra opción que no sea someterse a ellos.
Es el momento de recordarles quienes somos: la grandeza de este pueblo palpita en cada uno de nuestros corazones porque sabemos que nuestras diferencias nos fortalecen, porque queremos ir a elecciones de forma pacífica, porque hemos enfrentado las peores tiranías y una y otra vez las hemos derrotado.
Llegó el momento de hacerlo de nuevo y actuar: si el régimen desacata la Constitución, desacata la voluntad de El Soberano y desacata el único requisito que nuestra Carta Magna establece para la realización del Referendo Revocatorio como lo es la recolección del 20 % NACIONAL del Registro Electoral, es nuestro deber activarnos como pueblo y OBLIGARLOS en la calle y en las instituciones a acatar la Constitución.
Hoy nuestro llamado es a defender eso que nos hace venezolanos. Esta es la lección que le daremos al régimen.
Podemos lograrlo porque somos mayoría, porque la Constitución nos ampara y porque el mundo entero respalda nuestra lucha por la libertad y la democracia.
Que viva la democracia, la convivencia y la paz
Que viva Venezuela Libre
¡GLORIA AL BRAVO PUEBLO!
Caracas, 26 de septiembre de 2016

martes, septiembre 13, 2016

"La dieta de Maduro", "Maduro y su chiste sobre la dieta". ("...es la visión autolítica de una forma de pensar que se pretende aplicar sobre un país...no es un mal chiste. Es una cruel realidad.")




POR: JAVIER ANTONIO VIVAS SANTANA. 
La dieta de Maduro no sólo es una construcción originada de la sabiduría popular. Su semántica encierra el disfraz de un gobierno que autodenominado "socialista" ha aplicado contra los venezolanos el más perverso ajuste neoliberal; es decir, nos empobrece, pulverizando nuestros salarios, y generando una espantosa inflación, y una liberación solapada de la tasa de cambio, o lo que es lo mismo, destruyendo la moneda nacional.

La dieta de Maduro es aquella que liquidó todo el aparato productivo de un país para justificar grandes negocios con empresas de maletín y mafias corruptas del gobierno, en simbiosis con sectores financieros a través de importaciones fraudulentas. La dieta de Maduro, en contrario sobre lo anterior, disminuyó drásticamente las importaciones de alimentos y medicinas para un pueblo con el propósito de pagarle nuestras divisas a los más ricos del mundo ubicados en Wall Street, la cuna del capitalismo.

La dieta de Maduro, no es una simple oración con ironía. La dieta de Maduro es una lamentable realidad, cuya génesis está en la incompetencia de unos insensibles quienes se han adueñado del país como si fuera una hacienda de éstos de aquellas entre los siglos XV y XIX, con la diferencia que los esclavos tenían que ser alimentados para poder cumplir sus faenas, mientras el pueblo, en esta mácula de la historia, lo tienen sometido por el hambre.

La dieta de Maduro es la más humillante de las situaciones sociales que haya vivido el país, porque estamos con una disminución forzada en la ingesta de alimentos, bebidas y medicinas, razón por la cual, los venezolanos (adultos y niños) ante un déficit en nuestros distintos componentes nutricionales y proteínicos, nos hemos convertido en una generación de permanente caquexia.

La dieta de Maduro es aquella que ahoga económicamente a las familias de Venezuela, cuando vemos que nuestras neveras están vacías. La dieta de Maduro es la misma que nos ha obligado a convertirnos en limosneros de un salario, el cual para nada cubre las necesidades básicas para sí mismos y menos de nuestros seres queridos. La dieta de Maduro nos limita la posibilidad de alimentarnos de manera balanceada, porque millones de familias no podemos comer tres veces al día.

La dieta de Maduro nos ha hecho retornar a etapas que pensábamos superadas. La dieta de Maduro nos ha permitido ver madres con sus hijos disputarse un mendrugo o residuos de comida en el medio de la basura, al lado de indefensos animales como perritos y gatitos. La dieta de Maduro es la ruina de un país, porque decreta la pobreza y la miseria de un pueblo que no tiene el qué comer, el cómo afrontar el día a día ante la realidad social.

La dieta de Maduro ha dejado en evidencia que además de no poder satisfacer nuestras necesidades alimenticias, el venezolano común tampoco tiene suficiente dinero para la educación, salud, transporte, servicios públicos, alquiler, ropa y calzado. La dieta de Maduro, no es una simple visualización del cómo hemos perdido peso, sino que pagar servicios fundamentales y comprar bienes esenciales se convirtieron en lujos para una población.

La dieta de Maduro lo que realmente nos coloca duro es el sentimiento de lucha contra un gobierno, cuando vemos morir a un niño o un anciano de hambre. La dieta de Maduro es un mal chiste sobre disfunción eréctil, que tal vez aplique en relación con las cúpulas del partido oficialista, por razones que ellos sólo conocen en sus rojos y negros espacios.

El presidente de la República, por fin se dignó en hablarnos de una dieta que lleva su nombre, la cual se ha hecho común en el habla popular. Tal vez, sin saberlo el máximo gobernante del país, cuando nos dijo aquella infeliz frase: "La dieta de Maduro te pone duro", hizo gala de una hemiasomatognosia, combinada con una especie de misoplejia; verbigracia, conforme no hablo en sentido figurado lo que he mencionado sobre la dieta de Maduro, tampoco es figurado, la preocupante praxis verbal que conjuga el presidente. He sido estudioso del pensar y sus componentes cerebrales en los últimos años. Por ello, en una oportunidad, escribí en este portal sobre la prosopagnosia de Maduro¹. La dieta de Maduro es la visión autolítica de una forma de pensar que se pretende aplicar sobre un país. A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.

Fuente:http://www.aporrea.org/ideologia/a209756.html

Maduro y su chiste sobre la dieta

El presidente Nicolás Maduro, se lanza al ruedo de los chistes, las chanzas y el chalequeo, como cualquier estadista serio hablaría de la crisis y los problemas cotidianos de su país y que le son propios de las responsabilidades que acarrea el ejercicio de la primera magistratura. Lo tragicómico es cuando se hace de la situación real un chiste de mal calado y termina parodiando el peso de su propia responsabilidad.

Eso exactamente ocurrió durante el lanzamiento de la revista de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP). Allí preguntó a uno de sus colaboradores, Gustavo Villapol, editor del semanario Cuatro F, por qué estaba tan delgado. Villapol, alzando los brazos hacía señas que estaba trotando, hasta que los gritos del público le hicieron saber que se debía a "la dieta de Maduro".

Montando la ola del chiste, el primer mandatario ripostó entre risas "¿la dieta de Maduro?... La dieta de Maduro te pone duro… sin necesidad de Viagra" y el público acompañó la carcajada del mandatario, como si del cierre de una actuación de Bip, el mítico payaso de suéter a rayas y maltratado sombrero de copa decorado con una flor se tratara. Solo que a este chistoso le faltó la grandeza y sobre todo el silencio que acompañó siempre al gran Marcel Marceau.

¿Dónde está el chiste? ¿en la inventiva presidencial? ¿en la risa nerviosa de esos pobres diablos pagados con el dinero de nuestros impuestos para servir de comparsas en feria de pueblo arruinado? El chiste que estimula la risa en detrimento de otro, del semejante, no es chiste; es burla, pero cuando la chanza se hace prevalido de su condición o desde el ejercicio del poder, denota crueldad, maldad y una profunda ignorancia que está lejos, a miles de kilómetros de distancia de eso que rimbombantemente llaman algunos, majestad presidencial.

Insisto en la pregunta ¿dónde está el chiste? Alguien que pudo ser Perogrullo –por lo obvio- afirmó que un chiste que hay que explicarlo, no es chiste, ya que una de las características principales de este, es la complicidad implícita que se establece entre el chistoso y los receptores de la guasa. El chiste sobre el hambre que padece gran parte de la población venezolana –a despecho de los informes de la FAO- puede ser explicado por los miles y miles de venezolanos a los que la vida se les va haciendo una infame cola para adquirir un solo producto. El chiste de Maduro, también puede explicarse en los millones de personas que a diario se acuestan sin comer. El chiste de la dieta, se explica de múltiples formas y todas nos pueden hacer llorar, pero no precisamente de la risa.

"La dieta de Maduro, te pone duro" es la triste confesión de una incapacidad manifiesta, de una desvergüenza propia y ajena, de un mago al que al fallarle los trucos de la chistera, se convierte en el hazmerreir de la comunidad nacional e internacional.

"La dieta de Maduro te pone duro" ¿duro para qué o contra qué? o peor aún, ¿en contra de quién? ¿duro para soportar el hambre? ¿duro para resistir con estoicismo el espectáculo de ver como se consume la grasa del propio cuerpo en un ejercicio que se acerca más al horror del holomodor, que al acto voluntario de rebajar de peso? Ruego dispensen mi falta de sentido del humor, pero no veo motivos de risas aquí.

La relación del poder con el humor es legendaria, queda registrada para la historia como ejemplo de ingenio y tolerancia la anécdota en la que George Bernard Shaw, envió dos entradas al entonces primer ministro del Reino Unido para que asistiera al estreno de una obra suya titulada "Santa Juana" acompañándolas de una nota que decía "Una para usted y otra para un amigo "si acaso tiene uno". Churchill le contestó con una nota de agradecimiento y ofreciendo disculpas por no poder asistir al estreno le solicitó nuevas entradas para la segunda función con la coletilla "si es que la hay"

Cuando usted señor presidente quiera "echar un chiste", cuando quiera sentirse gracioso, recuerde aquella sentencia que le atribuyen a Carlos Soublette, "La república no se perderá porque el pueblo se ría de su gobernante. La república podrá perderse cuando el gobernante se ría de su pueblo".

Quizás entonces allí entienda que "La dieta de Maduro" no es un mal chiste. Es una cruel realidad. Quizás también entienda que la dieta es un acto voluntario, pero el hambre es inducida, auspiciada y provocada por su gobierno, lo cual como verá no es nada gracioso.




viernes, septiembre 09, 2016

"Una vergüenza llamada chavismo (I)"

 
 

POR:JOSÉ VICENTE CARRASQUERO.

Los profetas del desastre de finales del siglo XX venezolano teníamos razón. No podíamos esperar de Hugo Chávez otra cosa que la conducción del país a los peores momentos de su historia. No se podía confiar que quien había participado en las mortales comiquitas militares de 1992 y dispensado una visita a Fidel Castro apenas salió de la cárcel tuviese intenciones de apegarse a la reglas democráticas.De hecho, sus primeras actuaciones en la arena política venezolana fueron totalmente antisistema, buscando por la vía de la abstención la argumentación para una revuelta que diera al traste con el sistema democrático. Convencido por algunos amigos y otros oportunistas, decidió participar en las elecciones en momentos en que el continuo ataque de los medios de comunicación y otros intereses inconfesables habían socavado la base de confianza de los venezolanos en los actores políticos del momento.

Me cansé de oír decir a gente dispuesta a votar por Chávez que peor de lo que ya estábamos era imposible. Se me cayó la lengua usando el ejemplo de Chile y de otros países que habían sucumbido a los cantos de sirenas de los socialistas disfrazados de demócratas. Lamentablemente el tiempo me dio la razón.

Venezuela ha caído a la terrible categoría de territorio en disputa. Es un país que no tiene gobierno sino una comparsa que simula dirigir el estado mientras que en realidad conducen una cantidad de negocios que los hacen inmensamente ricos. Para colmo de males, introdujeron en Venezuela dos enfermedades de difícil erradicación: la guerrilla colombiana y el tráfico de drogas.

El chavismo hizo realidad el sueño de Pablo Emilio Escobar Gaviria. Puso a disposición del narco negocio todos los instrumentos que un estado puede brindar. Desde la infraestructura de aeropuertos, carreteras, autopistas, ríos y mares hasta la participación de las fuerzas policiales y militares directamente en el negocio. Ni hablar de los jueces.

Es así como Venezuela no es la sombra de lo que era en 1998. No éramos un país rico, pero se había hecho un esfuerzo gigantesco para corregir todos los errores de los populismos que gobernaron el país desde 1958. A pesar del bajo precio del petróleo, el cambio era libre y eso permitía que los venezolanos disfrutaran de bienes suficientes para satisfacer las necesidades de la población.

Un caudillo, grandilocuente, excelente comunicador y con mucho carisma nos retrotrajo a finales del siglo XIX. Obnubilado por la cantidad de recursos que entraban por el precio anormal del oro negro, pensó que tenía a Dios cogido por las barbas. Desató un ataque de expropiaciones y expoliaciones que nos tienen literalmente en la ruina. Regaló dinero a manos llenas a otros países. Dio combustible para calefacciones a barrios del país más rico del planeta. Construyó carreteras, escuelas y hospitales pero, en otros países.

Emborrachado por un poder que nadie le cuestionaba, Hugo Chávez nos deja este legado que hoy sufrimos los venezolanos y que representa una vergüenza universal. Aunque parezca chistoso, tiene que darnos pena que la prensa argentina reseñara que la selección de ese país vino a jugar con la Vinotinto apertrechada de artículos de higiene personal y papel higiénico para evitarse inconvenientes.

Da vergüenza y un inmenso dolor leer reportajes diarios de niños que mueren de hambre o que sufren de desnutrición crónica. Un inmenso pesar que no haya manera de tratar niños con cáncer y ni siquiera la posibilidad de darles calidad de vida para que puedan morir con el menor dolor posible.

Vergüenza debe darles a los chavistas que cientos de miles de hogares venezolanos llore la pérdida de un ser querido a manos de un hampa desbordada mientras la policía y quienes la dirigen están más ocupadas persiguiendo políticos y tratando de sabotear las marchas legítimas del pueblo venezolano.

Vergüenza causa un chavismo que ve a los organismos de seguridad del estado dirigidos por un señor que fue delatado como participante en narcotráfico por otros militares venezolanos capturados en el exterior. Además, su cuñado, del que no se pueda decir que haya aprobado más allá del sexto grado sino fuese por el hecho de que llegó a general, dirige el órgano de represión de la dictadura. Dedicado a inventar fábulas de golpe de estado y crear expedientes a personas inocentes para meterlas a la cárcel. Estos dos individuos son parte de esa vergüenza que es el chavismo en este momento.

Una de las banderas electorales de Chávez fue el referéndum revocatorio del mandato a los funcionarios electos. Hasta él mismo, a pesar de las trampas y violaciones de derechos cometidos, se sometió a ese proceso. Sus vergonzantes herederos, que se llenan la boca diciendo ser sus hijos, hacen toda clase de trampas e ilegalidades para impedir que se realice la consulta popular.

Después de haber recibido entradas de dinero que montan más del doble de la sumatoria de los ingresos de los gobiernos desde 1830 a 1998, nos encontramos en la vergonzosa situación de no tener moneda. Y no la tenemos porque no se puede cambiar.

La vergüenza chavista se ve en el exterior con ancianos que llevan más de quince meses sin recibir sus jubilaciones o pensiones. Con estudiantes que deben dormir en la calle cual indigentes porque el gobierno les niega sus recursos. El muy mentiroso y vergonzoso Jesús Farías llegó a decir que se les había otorgado el dinero que les correspondía.

Esta vergüenza que es el chavismo tiene muchísimas dimensiones que apuntan a un país tristemente reducido a la categoría de territorio en disputa. La penetración de la guerrilla colombiana, la conformación de fuerzas insurgentes, la libre circulación de contrabandistas de todo tipo, la presencia del narcotráfico y de las bandas criminales hablan de una soberanía vergonzosamente ultrajada por la política de un individuo que no tenía a Venezuela como un sueño sino como un instrumento al servicio de la exportación de la revolución cubana.

Es hoy muy difícil encontrar a alguien que le reconozca a Chávez algún avance del país. Y es porque hoy nos encontramos en unos niveles de miseria y atraso que solo se explican a través de la perfidia de esta vergüenza llamada chavismo. Continuaré.

@botellazo

miércoles, agosto 31, 2016

"Almagro emite contundente comunicado a horas de la marcha del 1S"


A escasas horas de las manifestaciones previstas para el 1 de septiembre, la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) recuerda que por encima de todo está la paz y los derechos de las personas. Cada uno, desde la dimensión institucional o desde las propias circunstancias de la vida, debe procurar el entendimiento mutuo y dar fuerza a la tolerancia de las ideas. La realidad de la política debe ser forjada en principios y valores que den el marco ético de convivencia, solidaridad y concordia.

En este contexto, corresponde al Gobierno, a los titulares de cargos gubernamentales y a las fuerzas de seguridad del Estado garantizar el derecho a la vida, seguridad e integridad de sus habitantes, por lo cual son personal e institucionalmente responsables ante las instancias políticas y jurisdiccionales que corresponda, tanto a nivel interno como internacional, por el resultado de sus acciones u omisiones.

Gestiones de la Secretaría General para la observación de la marcha del 1 de septiembre
El pasado 12 de agosto el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, recibió la solicitud por parte del Presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Asamblea Nacional de Venezuela, Diputado Luis Florido, y del dirigente Carlos Vecchio para que la Secretaría General de la OEA procediera a observar las marchas y manifestaciones previstas para el próximo 1 de septiembre de 2016. Dicha solicitud –que fuera posteriormente respaldada por dirigentes e integrantes de la sociedad civil- fue recibida con la mejor disposición de cooperación por el Secretario General Almagro.
Ante ello, la Secretaría General realizó gestiones con la Misión Permanente de Venezuela ante la OEA con la finalidad de habilitar los mecanismos tendientes a la observación y al acompañamiento de la marcha.
De ese modo, se cursó nota a la citada delegación diplomática el 12 de agosto de 2016 (Nota OSG 425), y se reiteraron similares gestiones el 22 de agosto del corriente (Nota OSG 438).

En dichas oportunidades la Secretaría General de la OEA manifestó:
• su disposición a coordinar el acompañamiento institucional de observación internacional de las referidas manifestaciones con el ánimo de brindar a Gobierno, oposición y ciudadanía venezolana las máximas garantías de imparcialidad en el contexto de la libre expresión de la voluntad ciudadana y el desarrollo pacífico en el marco de convivencia.
• que la referida intención se inscribe en el contexto de las competencias del Secretario General establecidas en la Carta de la OEA, la Carta Democrática Interamericana y demás instrumentos jurídicos en materia de promoción y protección de los derechos humanos.
• la vocación para explorar en forma conjunta las modalidades de seguimiento de las manifestaciones convocadas (a través de la Secretaría General y/u otros órganos de la OEA) de modo de asegurar un mecanismo de acompañamiento y observación conjunta garantista y efectiva.
• la necesidad del trabajo conjunto y el apoyo de la comunidad interamericana e internacional para garantizar los derechos de expresión ciudadana.
• que los lamentables acontecimientos del año 2014, en ocasión de las manifestaciones populares, que exhibieron niveles de violencia desmedidos, detenciones arbitrarias y la irreparable pérdida de 43 vidas humanas y centenares de heridos, recuerdan la necesidad permanente de extremar esfuerzos en favor de la paz y de la convivencia ciudadana, lo cual resulta absolutamente necesario para garantizar derechos, asegurar la no repetición y contar con elementos de rendición de cuentas.
• que la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos cuenta con mecanismos probadamente eficaces, imparciales y profesionales para brindar las garantías de observación y seguimiento correspondientes.
• que los deberes jurídicos que se desprenden de la Carta de la OEA, de la Carta Democrática Interamericana y demás instrumentos relativos a la promoción y protección de los derechos humanos obligan a las autoridades de la República Bolivariana de Venezuela a su observancia y cumplimiento cabal.
• que los mismos instrumentos jurídicos citados constituyen una obligación jurídica, ética, política y funcional de velar por su cumplimiento por parte del Secretario General de la OEA y de denunciar sus sistemáticas violaciones.
• que el contexto de erosión y deterioro institucional, militarización de actividades civiles, crisis humanitaria y existencia de presos políticos hacen aún más necesario para todas las partes contar con actores que puedan coadyuvar a otorgar las necesarias garantías de convivencia ciudadana pacífica.

Pese a las razones y argumentos presentados, el Gobierno de Venezuela ha rechazado la disposición de la Secretaría General de la OEA de trabajar para asegurar las mayores garantías para las marchas y manifestaciones previstas.
El hecho de haber negado una propuesta que otorgaba garantías a la gente para el ejercicio de sus derechos demuestra claramente una negativa de asegurar al propio pueblo condiciones de paz y tranquilidad en el contexto de las manifestaciones del 1 de septiembre. La Secretaría General de la OEA hace responsable al Gobierno de Venezuela de asegurar al pueblo su derecho a manifestarse pacíficamente, su derecho de asociación y su derecho de libre expresión sin sufrir ningún tipo de violencia e intimidación; será completamente inaceptable para la Secretaría General cualquier abuso de autoridad. La Secretaría General hace responsable al Gobierno de toda víctima, que espera no tener que lamentar.

Intentos de amedrentamiento a la oposición

La Secretaría General manifiesta su preocupación por lo ocurrido estos días previos al llamado de la oposición democrática venezolana del 1 de septiembre, donde se han recibido denuncias que demuestran el recrudecimiento de la represión y de las violaciones de Derechos Humanos. Se pretende criminalizar la protesta, se amenaza con inhabilitar a partidos políticos, y se criminaliza la actuación de diputados de la Asamblea Nacional y activistas de la sociedad civil, acciones que dejan serias dudas de que al gobierno venezolano le interese un diálogo serio y constructivo para salir de la crisis en la que ha sumergido a Venezuela.

Ante ello, se reitera la preocupación frente al creciente deterioro institucional registrado en Venezuela y -en este contexto- hace un llamado a que las manifestaciones y marchas previstas, al amparo del legítimo derecho de reunión y de expresión de la voluntad popular, se desarrollen de modo pacífico y en el clima de convivencia necesario.
Sobre este particular, se llama al inmediato cese de las medidas arbitrarias e impunes que tienen como objetivo deliberado la intimidación de líderes opositores y de la población en general a escasas horas de la marcha prevista.

Entre estas medidas se ha registrado:
• El traslado a prisión del ex-Alcalde de San Cristóbal Daniel Ceballos, medida dispuesta sin las mínimas garantías civiles ni criterios objetivos, lo que constituye un extraordinario abuso y muestra de sembrar el miedo no sólo en el núcleo familiar del Sr. Ceballos y en sus allegados, sino también en la ciudadanía en general.
• Este lunes fue detenido el activista y líder juvenil Yon Goicoechea, quien se trasladaba por las calles de Caracas cuando fue interceptado por funcionarios policiales encapuchados. Recién a altas horas de la noche se supo, a través un diputado del oficialismo, de su paradero en la cárcel del SEBIN.
• Similares parámetros de arbitrariedad y tiranía exhibe la orden de aprehensión contra el Alcalde Warner Jiménez.
• Los allanamientos arbitrarios realizados en las residencias del Diputado Lester Toledo – quien posee inmunidad- y
• Del Alcalde Delson Guarate, sin guardar el debido proceso, demostrando el ensañamiento desmedido en contra de líderes de la oposición.
• Los medios de comunicación están siendo amedrentados constantemente, y hoy la sede del diario “El Nacional” fue atacada por grupos violentos identificados con el gobierno venezolano. Periodistas internacionales que están llegando a Caracas para cubrir el evento del 1 de septiembre están siendo retenidos en el aeropuerto, e incluso esperando ser deportados, tal el caso de los reporteros de Al Jazeera, lo que impide que la cobertura llegue libremente a la prensa internacional.
• El acoso a la sede de Voluntad Popular del día de hoy forma parte también de la operación de amedrentamiento en curso.
• La detención de Carlos Melo agrava aún más los abusos y privaciones de derechos, que constituyen provocaciones que van en desmedro de la reconciliación ciudadana a escasos días de las manifestaciones previstas para el 1 de septiembre.
• El arbitrario traslado de los jóvenes Francisco Márquez y Gabriel San Miguel a la cárcel de Tocuyito, sin mostrar la orden de traslado ni habérselo participado a sus abogados ni familiares, permaneciendo presos sin acusación.
• El traslado en horas de la madrugada de hoy de Raúl Baduel y Alexander Tirado a la cárcel para presos de alta peligrosidad 26 de Julio de Guárico, sin tampoco haberlo notificado a su defensa y familiares.
• La retención en el día de hoy de la Diputada María Hernández se suma también a la lista de arbitrariedades.
• En la misma línea, el gobierno venezolano ha ordenado el despido masivo de más de 4.000 funcionarios públicos que firmaron para el revocatorio, violando los derechos constitucionales que le garantizan a todos los venezolanos el derecho a discernir y a expresarse libremente.
• Los venezolanos que desde ahora se están movilizando para llegar a la Capital y participar en la manifestación han denunciado retenciones puestas por el gobierno nacional para impedirles el paso o desviarlos, tal y como ha ocurrido con la manifestación indígena que está caminando miles de kilómetros desde el Estado de Amazonas para participar.
• En el día de la fecha se produjo también el intento de incendio de la Casa del Partido Acción Democrática en San Carlos.

Los intentos de intimidación de la población ante la proximidad de instancias de expresión popular resultan propios de los más connotados regímenes autoritarios a lo largo de la historia.

Estas maniobras contribuyen a generar un clima de confrontación y crispación, así como potencian el riesgo de desbordes ante la arbitrariedad y descarada impunidad con que se actúa.

Todos los hechos reseñados ut supra forman parte de una acción sistémica apoyada en mecanismos de represión del Estado que violan absolutamente las libertades fundamentales del pueblo venezolano. Ello contradice completamente los principios y valores democráticos y definen al Gobierno de Venezuela como una dictadura que viola sistemáticamente los derechos humanos de su pueblo.

Llamado al Gobierno de Venezuela al respeto de los Derechos Humanos y otorgamiento de las máximas garantías
Particularmente se llama al Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela a permitir, en el más amplio marco de libertad y de garantías ciudadanas, las manifestaciones de la expresión popular y a evitar medidas que puedan alentar la violencia y generar climas de confrontación, tales como la programación en el mismo día de marchas y manifestaciones pro gubernamentales.
En el mismo sentido, se llama a las autoridades electorales a asegurar los derechos constitucionales de los ciudadanos venezolanos y a brindar certezas sobre la realización del referéndum revocatorio en el año 2016.
Corresponde al Consejo Nacional Electoral ser un elemento de imparcialidad y aseguramiento de garantías, y no una herramienta del poder político para la tergiversación de los plazos -o de los porcentajes de recolección de firmas- debidamente estipulados.

El no cumplimiento de estas obligaciones por parte del CNE contribuye a deteriorar el clima de convivencia y a potenciar la polarización política y social.

Adicionalmente, la existencia constatada de presos políticos no sólo vulnera los derechos humanos de los venezolanos, sino que impide la existencia de un sistema democrático y corroe aún más las bases de la necesaria convivencia pacífica. Se reitera el llamado a su inmediata liberación, medida que sin duda coadyuvará al camino de recuperación de los estándares democráticos en el país.

La Secretaría General de la OEA también alerta sobre las manipulaciones que han impedido la concreción de una reunión entre el Secretario General Almagro y el Comité de Víctimas de la Guarimba (solicitada inicialmente por la Secretaría General el 21 de octubre de 2015) y reitera la necesidad de esclarecimiento y justicia. Truncar mediante argucias el acceso al diálogo con la Secretaría General de la OEA por parte de las víctimas no se condice con la vocación de arrojar luz sobre los acontecimientos y de brindar las necesarias garantías de rendición de cuentas y no repetición. Y no resulta en absoluto constructivo para la paz ciudadana.

Urge el establecimiento de un diálogo genuino y en busca de resultados en el país. El establecimiento de plazos, objetivos y mediadores aceptados por todas las partes constituye una condición insoslayable para la recuperación democrática en Venezuela.

Por último, la Secretaría General enfatiza su llamado en favor de la paz, la concordia y la reconciliación de los venezolanos, anclado en el respeto a los derechos de todos y a la necesaria tolerancia para la jornada del 1 de septiembre.
 Fuente:http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=42154

martes, agosto 23, 2016

«La marcha del día 1 será la respuesta a un régimen que intenta escamotear el revocatorio» ("Hay que marchar para insistir ante el país y el mundo, que los venezolanos queremos una salida democrática, pacífica y constitucional").




POR:MIGUEL HENRIQUE OTERO CASTILLO. 
 
Nadie en Venezuela desconoce a esta hora el significado político, simbólico y hasta moral que tiene la marcha de los demócratas, que tendrá lugar el próximo 1 de septiembre. Cierto es que por la coyuntura en que se producirá, ella tiene un carácter específico, que la hace incomparable. De alguna manera, inédita. Pero desde otra perspectiva, la marcha tiene antecedentes: no será la primera vez, en los últimos años, que venezolanos de todos los sectores sociales, profundamente angustiados por el rumbo de Venezuela, salgan a la calle de protestar en contra del régimen. Desde las inolvidables marchas de abril de 2002, a lo largo de los años, en decenas y decenas de ciudades de toda nuestra geografía, una ciudadanía de irreducible apego a las libertades, se ha expresado en innumerables oportunidades, incluso en los momentos de mayor adversidad.

Pero el rechazo inequívoco al régimen se ha producido en los más diversos escenarios. Fue categórico el 2 de diciembre de 2007, cuando Chávez intentó modificar 69 artículos de la Constitución vigente, a través de un Referéndum Constitucional, y fue derrotado en las urnas por una mayoría que advirtió el peligro que se ocultaba en las intenciones totalitarias del proyecto. Se repitió el pasado 6 de diciembre de 2015, esta vez en la forma de una mayoría aplastante, cuando los candidatos aglutinados en la tarjeta de la Mesa de la Unidad Democrática, obtuvieron una mayoría mayor a los 2/3 de la Asamblea Nacional.
«Hay que marchar para insistir ante el país y el mundo que los venezolanos queremos una salida democrática, pacífica y constitucional»
¿Qué hace de la marcha del 1 de septiembre, peculiar y excepcional? Que ella será la respuesta que el país dará al régimen que intenta escamotear el derecho que los venezolanos tenemos de solicitar la realización de un Referéndum Revocatorio. Será la respuesta al Consejo Nacional Electoral, organismo cuya mayoría en el directorio permanece plegado a los intereses del gobierno de Maduro, es decir, dedicado a entorpecer y retrasar la consulta. La marcha será portadora de una clara e inequívoca exigencia: que el Referéndum tenga lugar este 2016. Los antecedentes que he citado aquí, nos recuerdan a todos que el esfuerzo de volver a marchar tiene una indiscutible relevancia. La marcha se hace fundamental.

Hay que marchar para insistir ante el país y el mundo, que los venezolanos queremos una salida democrática, pacífica y constitucional. El 1 de septiembre será el día de la ratificación del 20%. Con el 20% en la calle, el Consejo Nacional Electoral tendrá la obligación de establecer, de una vez por todas, la fecha del Referéndum Revocatorio, que podría ser el 16 de octubre. Ningún ciudadano debe permanecer en su casa si está en condiciones de marchar. Son muchas las razones para hacerlo.

Excusa para la represión

Hay que marchar, para que nadie olvide que hay un millón seiscientos mil venezolanos que están fuera del país, y que si pudieran saldrían a las calles. Hay que marchar, porque esa marcha es la expresión del 90% de los ciudadanos –sí, 90%- que exige un cambio para Venezuela. Hay que marchar para evitar lo que Maduro y sus secuaces quieren: que haya violencia para justificar la represión y la cancelación.

Hay que expresarse, sin miedo, cívicamente con está marcha le decimos a Maduro, a su régimen, te queremos fuera. Referéndum ya.

lunes, agosto 15, 2016

"Dejar el poder".(" En Venezuela se trata de la descomposición de un régimen que persiste en su perpetuación")


POR:HECTOR R. SCHAMIS. 

El poder no es eterno. Saber cuando dejarlo es tan importante como entender qué se debe hacer para obtenerlo. Para un partido político, partir a tiempo, una vez que la credibilidad, el consenso o la legitimidad se han erosionado, significa ser viable en el futuro. En democracia es una inversión.

También lo es en la no democracia. El PRI bajo Zedillo reformó el sistema electoral para asegurar su transparencia. Derrotado en las urnas, entregó el poder al PAN luego de 71 años de hegemonía para regresar doce años después por medio de esas mismas elecciones libres. Con la excepción de la ex Yugoslavia, en la Europa postcomunista el Estado-partido abandonó el poder en paz. Lo que es más, en Polonia y Hungría los comunistas se convirtieron en socialdemócratas, regresando en 1994 a través de elecciones competitivas.

Y aquellos sí que eran partidos que no concebían la alternancia. El problema de Venezuela es, por ende, muy simple. Se trata de la descomposición de un régimen sin poder pero que se rehúsa a abandonarlo. Es un gobierno corriendo en la ratonera por propia voluntad. No comprenden que deben dejar el poder y que cada día adicional hipotecan su futuro hasta como identidad política, la que alguna vez fue sólida y profunda.
Y no es solo el partido de gobierno. Hay más partícipes en este crimen; algunos por acción, otros por omisión. Primero están los expresidentes Fernández, Torrijos y Zapatero, cuyo diálogo ha fracasado. Desde que comenzaron con su mediación, Venezuela no tiene menos presos políticos, ni menos carencias humanitarias, ni menos violaciones de derecho; en realidad tiene más. Pero también fracasaron por que no han sido capaces de hacerle entender al gobierno que el problema fundamental es su obstinada resistencia a dejar el poder.

O, más bien, no han tenido interés en hacerle entender. Con impúdica candidez, Rodríguez Zapatero admitió exactamente eso el 21 de junio pasado ante el Consejo Permanente de la OEA: “Este será un proceso largo, duro y difícil”, en virtud de que en Venezuela ha habido “un cambio de régimen, un proyecto político mayoritario que ganó 18 de 20 elecciones”.

Hagamos un ejercicio intelectual. Zapatero sabe bien que si Venezuela tuviera un régimen parlamentario, el gobierno de Maduro se habría disuelto el 7 de diciembre, luego de la elección. No ignora que en democracia toda mayoría es transitoria, y que un presidencialismo sin alternancia—18 de 20 elecciones—inevitablemente deriva en autoritarismo; ese es justamente su “cambio de régimen”. Y también sabe que, siendo un sistema presidencialista, la constitución tiene un mecanismo equivalente a un voto de no confianza: el referéndum revocatorio que él mismo retrasa. Nada como las profecías auto cumplidas.

Pero a fuerza de ser ecuánimes, no son ellos los únicos que han fracasado en esta misión educativa. Los dirigentes de la oposición tampoco han sido buenos maestros; deberían hacer un mea culpa. Una estrategia incoherente, por decir lo menos, la MUD ha pasado de los encuentros secretos en la República Dominicana—fracasados por que, además, el régimen se reserva el derecho de admisión—a los viajes urgentes a Washington para pedir a gritos la Carta Democrática. Claro que, una vez invocada la Carta, parecen olvidarse de la OEA y relegitiman al trío Zapatero devolviéndoles la iniciativa perdida; y no ha ocurrido solo una vez. Un gigantesco Síndrome de Estocolmo, el más reciente abuso ha sido la ratificación de la condena a Leopoldo López.
Un gigantesco Síndrome de Estocolmo, el más reciente abuso ha sido la ratificación de la condena a Leopoldo López
Tampoco ayuda la reciente postulación de Henry Ramos Allup a la presidencia. Nada menos, como si Venezuela tuviera un proceso democrático normal y con un calendario electoral normal. A menos que esa candidatura ya de por sentado que no habrá revocatorio, que Maduro terminará su período y que por consiguiente las elecciones presidenciales serán en octubre de 2018. Y que algunos potenciales competidores continuarán inhabilitados.

Tampoco Estados Unidos ha hecho una contribución pedagógica. Ni mucho menos, con una diplomacia confusa, de múltiples viajes y encuentros de los cuales no existe demasiada información acerca de sus logros. Nótese que cuando Reverol fue imputado por el Departamento de Justicia por narcotráfico, la inmediata respuesta de Maduro fue nombrarlo ministro del interior. Ello no sugiere, precisamente, exitosas negociaciones diplomáticas entre el Departamento de Estado y Caracas.

Ha sido ambivalente Santos y su política exterior, aún cuando Maduro expulsó a miles de colombianos en 2015. Entre las negociaciones en La Habana y el plebiscito que se aproxima, Santos parece creer que la continuidad de Maduro le es funcional para aprobar el acuerdo de paz. Tal vez lo sea, pero seguro que no lo es para sostener la paz al día siguiente del acuerdo. ¿Cómo podría haber paz duradera en Colombia con un Estado colapsado en Venezuela?

Lo de Argentina tampoco ha sido demasiado loable. Mauricio Macri es un presidente con principios, sin duda, y así se vio desde el comienzo. Pero luego entró la candidatura de su canciller en la ecuación, convirtiéndose casi en la prioridad de la política exterior. Así, con la presencia de Venezuela en el Consejo de Seguridad, los viajes en avión de PDVSA y la diplomacia (mal) entendida como el arte de la indefinición, la canciller se ocupa de los ambigüedades mientras el presidente se saca las fotos. A diferencia de Brasil y Paraguay, la cancillería argentina ni siquiera parece ser capaz de tener una posición inequívoca en relación a Mercosur. Una de las economías más cerradas del planeta—y en dictadura—encabezaría la negociación de un tratado de libre comercio con la Unión Europea.

En este desesperanzador contexto, quizás no sorprenda tanto que allí sigan Maduro y Cabello, en el poder. Frente a ellos, solo parece quedar la convicción de la Carta Democrática de la OEA y su Secretario General quien, ante la duda generalizada y el cálculo oportunista, continúa invocando los elementales principios del derecho. Podrá ganar o perder, pero allí mismo, en esa normatividad, yace la posibilidad de una Venezuela democrática.


Fuente:http://internacional.elpais.com/internacional/2016/08/14/actualidad/1471125958_127234.html?id_externo_rsoc=TW_CC