miércoles, abril 16, 2014

"El "auto suicidio" del PSUV"("...Tan ciegos están, que la MUD les ofreció un salvavidas, y no quisieron aceptarlo...")


POR:LUIS JOSÉ SEMPRUM.

Debo confesar que el discurso de Henry Ramos Allup en el "diálogo" del jueves pasado fue brillante; lo cual no significa que esté de acuerdo con su contenido.

Fue brillante porque expuso de manera impecable una ruta para que el "presidente" Maduro y sus aliados se mantengan en el poder hasta las elecciones de 2019.

Les dijo exactamente lo que debían hacer para conservar la silla de Miraflores: promulgar una Ley de Amnistía, dejar de violar la Constitución, cesar la represión, abandonar la intención de imponer su hegemonía y despolitizar las Fuerzas Armadas, entre otras medidas.

Lo que Ramos Allup no dijo, pero quedó implícito en su discurso, es que si Maduro adopta esas medidas, entonces la MUD estaría dispuesta a reconocerlo como legítimo, dejando impunes los crímenes de lesa humanidad cometidos durante los últimos dos meses.

Lo sorprendente es que los voceros del PSUV, en lugar de felicitarlo y tomarle la palabra, le cayeron encima a Ramos Allup, como que si les hubiera mentado la madre.

Soberbia, intolerancia, terquedad y, sobretodo, desconexión con el mundo real; esas fueron las actitudes de los "dialogantes" del oficialismo. Tan ciegos están, que la MUD les ofreció un salvavidas, y no quisieron aceptarlo.


La ceguera del gobierno presagia un desenlace traumático a esta crisis, pero sin duda los venezolanos recuperaremos la democracia y las libertades. Aprovechemos estos días santos para reflexionar y prepararnos para los tiempos duros que vendrán.

@LuisSemprumH

Fuente:http://www.eluniversal.com/opinion/140416/el-auto-suicidio-del-psuv

lunes, abril 14, 2014

"El rey está desnudo"



 POR:ANTONIO SÁNCHEZ GARCÍA.

Me imagino la indignación del valido de los Castro, Chávez, Maduro y el Foro de Sao Paulo en Paris, el periodista de origen español Ignacio Ramonet que dirige la redacción de Le Monde Diplomatique, ante los editoriales del periódico estrella de los medios franceses y europeos, Le Monde, que se ha encargado de desnudar la catástrofe chavista ante la intelectualidad francesa y europea. Al calificar en reiteradas ocasiones la absurda y devastadora gestión del castro chavismo en Venezuela de “pesadilla”, Le Monde, un medio reconocidamente liberal y de izquierda, le quita todo piso de credibilidad al gobierno venezolano y lo desnuda en lo que es: una autocracia cleptócrata, militarista, ineficiente y corrupta que lleva la economía al colmo del absurdo: ser una economía petrolera eminentemente exportadora y carecer de recursos: “Al país no le quedan casi divisas, ¡el colmo para un país exportador de petróleo! A los hospitales les falta de todo. Los cortes eléctricos son cada vez más frecuentes. La inflación anualizada sobrepasa el 56%, condenando a los más pobres a aún más pobreza.”


Según el editorialista de Le Monde no es sólo la economía que naufraga a la deriva: es la sociedad venezolana como un todo: “Al derrumbamiento de la economía se agrega una inseguridad galopante: 25 mil homicidios por año, sin contar los robos, agresiones de todo tipo y secuestros. Caracas es la capital más peligrosa del planeta.” La visión, amén de ceñirse estrictamente a la realidad de los hechos, pinta un cuadro sombrío respecto al capítulo de la represión de la población y la brutal violación a los derechos humanos, un tema extremadamente sensible para la opinión pública europea:” Los manifestantes se enfrentan a las milicias paramilitares del régimen. Este acusa a los “burgueses” de tomar la calle. Se equivoca. Detrás de los estudiantes, punta de lanza de la manifestación, está todo el espectro completo de la sociedad venezolana que expresa su inquietud por el futuro.” Resulta perfectamente imaginable extraer la conclusión de los informados y cultos lectores de Le Monde: en Venezuela impera un régimen dictatorial que atropella a la ciudadanía y devasta todas las bases materiales y espirituales de la sociedad. Y lo que resulta extremadamente grave para el régimen cubano, que ha disfrutado de medio siglo de comprensión y tolerancia de parte de un medio liberal y progresista, de centro izquierda, que cuenta con una enorme credibilidad mundial, detrás de la pesadilla Le Monde ve las peores taras de la dictadura cubana: “Bajo la personalización del poder a ultranza que ejercía Hugo Chávez, el ejército no ha dejado de aumentar su dominación de la vida política. El “modelo cubano” produce acá todos sus efectos nocivos. Se ha creado una economía paralela, un mercado de tráfico interno y externo que beneficia a una pequeña nomenklatura sin escrúpulos.” Una pésima referencia para un país que busca desesperadamente el respaldo de la Unión Europea para sortear las gigantesca dificultades que se le avizoran si la crisis venezolana se prolonga en el tiempo y da al traste con el gobierno que la ha mantenido durante estos últimos 14 años.

Es el ambiente de rechazo y repudio a un régimen no sólo dictatorial sino profundamente destructivo e ineficiente que recibirá a la principal figura mediática de la oposición venezolana a nivel mundial, la inconstitucionalmente inhabilitada diputada María Corina Machado, que parte esta semana a Bruselas en misión informativa. Y de cuya elocuencia y capacidad de convencimiento político nadie duda. Invitada por su partido, Vente Venezuela, acaba de visitar Caracas un importante grupo de parlamentarios chilenos que, profundamente conmovidos por lo que presenciaran en Caracas, se convertirán, sin duda ninguna, en excelentes defensores de la lucha que libra la oposición crítica y militante por avanzar en la gestación de las condiciones sociopolíticas que aproximen a nuestro sufrido pueblo el momento de esperanza y amanecer cuyo desenlace no puede ser otro que la renuncia del gobierno en pleno, el inmediato llamado a elecciones, la conformación de un gobierno unitario de salvación nacional y el inicio de un proceso de transición hacia el dominio pleno de la democracia en nuestro país.

Los editoriales de Le Monde no hacen más que reflejar una realidad que ya ha ocupado los espacios editoriales de los periódicos más importantes e influyentes del mundo. En todos ellos, desde el Times de Londres hasta el New York Times y el Washington Post, el protagonista ha sido la juventud universitaria que ha dado alma, corazón y vidas por sacudir la también pesadillesca apatía de la oposición tradicional, demostrando que sólo la lucha frontal, sin concesiones y llevada al extremo de la entrega y el sacrificio, son capaces de vencer a una dictadura como la que hoy sufrimos los venezolanos. Sus victorias no pueden ser más evidentes. Han dado una campanada que ha sacudido los corazones de millones y millones de mujeres y hombres de buen voluntad a lo largo y ancho del planeta.

Es, como lo señalara la gran socióloga franco venezolana Elisabeth Burgos, el resultado de un nuevo liderazgo que ha asomado su valía en las luchas históricas que se libran hoy por hoy en Venezuela. Respaldarla, sin dejarse engatusar por las mañosas triquiñuelas del castro chavismo, que convoca a diálogos sin otro propósito que satisfacer las vanidades de quienes se han quedado varados en los andenes del pasado, es nuestro imperativo moral. El mundo ya lo está haciendo.
@sangarccs

 Fuente:http://www.noticierodigital.com/2014/04/el-rey-esta-desnudo-2/

viernes, abril 11, 2014

El diálogo del heredero del garfio del Capitán Naufrago.




“Flotando sobre las aguas turbulentas del océano, acechados por escualos, dialogando con su tripulación y sobrevivientes del naufragio”.

POR: ARCANGEL VULCANO.


El legatario, dueño del circo, títere del sainete montado por su autor intelectual y vetusto pirata mayor del caribe, el temporal heredero del garfio del “Capitán Naufrago”, sumergido en el abismo del océano, víctima de sus propios errores, excesos, torpezas y calamidades, obligado a dialogar con su errática, mal herida, agonizante tripulación y sobrevivientes, intentando salvarse en medio de un turbulento océano de dificultades, plagado de escualos de todas las especies, está a penas flotando en medio de la espantosa y tenebrosa función nocturna, mostrándole muy débil y torpe. En sus cantinfléricas peroratas, esta vez terminó de hundirse aún más en el pestilente fango de sus falencias.

Aunque es evidente la velada intención del portador temporal del garfio, al pretender ganar tiempo, en su vano intento por sobrellevar los nefastos resultados de la catástrofe que precipitó hacia el abismo el destartalado buque seudo revolucionario, también lo es que todo escenario que sirva para terminar de desenmascararlo para mostrarlo tal cual es, debía ser aprovechado. Lo más resaltante del gris episodio, es lo muy desgastado y debilitado que está el legatario, y pareciera que no sabe que hacer con el garfio oxidado. El fantoche, junto a los tripulantes y sus secuaces, actuando oprobiosamente se ha quedado desnudo frente al mundo, sin poder esgrimir argumentos ciertos para justificar la brutal represión desatada inmoralmente contra los indefensos sobrevivientes que flotan a la deriva, protestando en contra de los desastrosos y nefastos resultados del hundimiento y naufragio.

Las recientes actuaciones de algunos de los maltrechos sobrevivientes tripulantes y pasajeros, desesperadamente aferrados sobre los restos del naufragio del buque escarlata seudo revolucionario, flotando sin salvavidas, nadando contra corriente sobre las tibias y cálidas aguas del caribe, acechados por las bestias de las profundidades y muy mal heridos, sedientos, deshidratados, hambrientos e intentando en vano parar las hemorragias de sus sangrantes heridas, provocadas por el pavoroso tsunami que azotó y arrojó al bergantín “rojito” contra los filosos y cortantes arrecifes, provocando el hundimiento y conocido triste final del Capitán Garfio, obligado al final de sus trágicos padecimientos a cederle su pesado y oxidado garfio al más desangelado de sus tripulantes subalternos.

El Almirante Mayor del Porta aviones de la MUD, nos pareció que cumplió su decoroso papel de iniciar nadar contra las altas olas; tal vez le faltó mayor contundencia. Pero sin dudas hizo lo indispensable, cumpliendo su tarea de comenzar la aproximación a la costa; pero se nota que nadó con dificultad y a contra corriente; es probable que el peso de tantas responsabilidades a cuestas le dificultan sus brazadas; pero como viejo lobo del mar al final logró sujetarse a uno de los remos que quedaron flotando a la deriva,

Vimos muy contundentes las brazadas del Capitán General del viejo trasatlántico Blanco, quien lució como un experimentado esgrimista, fino espadachín, pirata consumado en mil batallas. Centró sus fuerzas en temas esenciales, restregándoles a los secuaces del sucesor en la cara valientemente, la evidente y flagrante “violación de la Constitución" y el uso indebido y delictivo de la Fuerza Armada Nacional. Dijo lo que todos los sobrevivientes del naufragio desearían gritarle “al heredero del garfio” encadenado al palo mayor nacional: “La palabra revolución no está en la Constitución Nacional, y la Fuerza Armada Nacional no debe estar al servicio de ninguna parcialidad política sino de toda la Nación”, estás violando la Constitución Nacional y debes cumplirla, no mostrárnosla. Además, le aseveró al naufrago mayor en sus bigotes: “Usted es quien decide que hacer para ayudarnos a salir de este naufragio, usted es el principal responsable, usted decide”. Sus poderosas remadas hacia la orilla no tienen desperdicio. ¡Zorro viejo! es este bucanero de alta mar. El heredero del garfio del capitán naufrago no podrá ignorarlo jamás. Por fin alguien con agallas, le expelió en sus narices con claridad, lo que requiere y necesita hacer sin demora: remar entre todos juntos hacia la orilla sin ser engullidos vivos por los escualos devoradores.


El Cacique descendiente de nobles y recios indígenas, el forjador de hierro, Jefe de la nave azul y negro, gladiador de acero, acostumbrado a navegar en las encrespadas y caudalosas aguas del turbulento océano sindical, el sempiterno obrero, nos pareció muy preciso, calificando el desastre del barco, muy comedido, fue uno de los que debió iniciar la remada. Nos preguntamos: ¿Si le hubiera correspondido hablar después de oír al bucanero ex  de Aragua, con apellido de Prócer, qué arpón usaría?

El Almirante de la nave Larense, sin duda es muy elocuente, pero a estas alturas del fatídico naufragio nos luce suplicante y muy dramático. Habla como si tuviera el exclusivo “secreto único”, la panacea de la crisis sin retorno que hundió el barco, cuando sabemos que también hay otras posibles “salidas”, como la renuncia del legatario, que es una viable solución para llegar a la costa seguros, y que cada día es más probable poder despojarlo del garfio del capitán, posibilidad que ya comienza a considerar la herida tripulación del legatario. Pero el navegante de la tierra del golpe tocuyano, con el agua haciéndole estragos en sus bigotes, en medio del peligroso océano, les pide a los náufragos, rodeados de fieras marinas acechándoles, muy histriónico, pronuncia su frase trasnochada como si hubiera descubierto el agua tibia: " o dialogamos o nos matamos"; nos recuerda al inefable y tristemente célebre Ministro de la Defensa del buque hundido, quien afirmó en aquella inolvidable noche de los cuchillos largos:"Todo está absolutamente normal".

El Capitán General del Gran buque “Miranda” parecía muy enojado, contrariado, cariacontecido, como si actuara obligado por las circunstancias, tal vez no tenía más remedio. Chapoteando y tragando agua salada, al verlo sufrir sus padecimientos recordamos es al preso del calabozo militar, que está robustecido moralmente en su celda de dignidad y decoro. El mirandino, se dispuso a remar al final de la noche oscura, cuando los sobrevivientes duermen. Debe estar lamentando su falta de tabaco en la vejiga.

El Capitán General del gran barco zuliano, usando un novedoso reloj, muy cumplidor, por ceñirse a la necesidad de nadar juntos hacia la costa del tema económico, que es sin dudas la principal causa de la tragedia. Le increpó al Zar del petróleo, y le estremeció con el codo  hasta por debajo del paladar.

El Capitán General de la nave Amarilla y Negra, al principio chapaleó muy acertado, por ofrecer el pésame a los familiares de las víctimas; pero nos lució histriónico -por decir lo menos- y cada vez que lo vemos nos recuerda su programa televisivo. Acartonado, sin naturalidad. Nada en piloto automático.

El Capitán del barco  Verde nos recordó el estilo grandilocuente del superdotado jefe socialcristiano en sus tiempos juveniles; intentó adornarse usando un lenguaje desgastado para la ocasión. Aunque sus chapaletas son significativas.

El Cacique mayor del buque del Amazonas, demostró por qué tuvo razón al brincar a tiempo la talanquera. Nos pareció muy positiva su hazaña.Este es un experimentado guerrero.

La chapoteada de agua para espantar a los escualos y demás fieras marinas más llamativa, la hizo el pirata subalterno del palo mayor del buque Libertador, quien con su peculiar sonrisa de hiena, irónicamente intenta sin lograrlo contrarrestar las mortíferas dentelladas de las blancas pirañas, que terminaron devorándolo vivo.

El vigía encapuchado de la nave Central, nos lució desgastado, repitiendo lamentos de ahogado, inoportuno para la ocasión considerando que les ha estallado un espantoso motín flotando a la deriva que los amenaza con hundirlos al abismo.

El desconcertante pirata del acorazado de Anzoátegui critica la hipocresía de los sobrevivientes al sostener su presunta verdad. Pero ya sabemos que no hay verdades absolutas como dijo Kant. Cae en el remolino del ridículo.

El pirata mayor del oro negro, sin dudas nos confirma, que encarna el poder detrás del trono. Es el tripulante más aventajado del régimen y principal responsable del desastre colectivo. Era esperable su comedia de "Alicia en el país de las maravillas"

jueves, abril 10, 2014

"La emboscada del diálogo"

 
 
POR:THAYS PEÑALVER.

Dejémonos de idioteces. Sabemos perfectamente que el diálogo parte de los amigotes de Castro, Hussein, Gadafi, Al Asad, Kim-il y compañía.  Que parte de personas sancionadas internacionalmente (lista OFAC) por apoyar el narcotráfico, al terrorismo internacional islámico y con personas que idearon mecanismos para burlar las sanciones a Irán. Vamos a dialogar con una veintena de "nuevos zares" mil millonarios que ahora tienen el control de Venezuela y sus recursos, con cientos que viven una vida de lujos sin parangón y con las mafias protegidas. Así que sabemos que están dispuestos a todo por conservar el botín.

También por la minoría suicida salvajemente atrasada que piensa que la Revolución no se negocia y también con los más peligrosos: la jauría homicida. Los que no ha tenido contemplación alguna en crear una estructura parajudicial, parapolicial y paramilitar para protegerse, destruyendo la vida de miles de sus compatriotas. Con aquellos que se saben enjuiciados tanto por tribunales locales, como por internacionales, desde el que entró a las tierras sudadas por otros con cinismo y violencia para arrebatárselas, o a las empresas, hasta los que dirigen a los "tonton macoutes" (hombres del saco de Haití) y a los interahamwes (los que pelean juntos de Ruanda) criollos, porque saben perfectamente que al dictador que un día fue endiosado en Haití, terminaron por sacar sus huesos de la tumba y apalearlos (Duvalier) y los 95 que crearon en Ruanda a los "colectivos armados" fueron arrojados para siempre en las mazmorras. En fin, que sabemos, pues, la estatura de los personajes con los que se pretende dialogar, la altura del diálogo posible, y mas aún conocemos sus posibilidades de éxito.

Pero, ¡cuidado!, pongamos las cosas en orden. Una cosa es saber todo eso y una muy distinta negarnos internacionalmente al diálogo, porque en este momento el diálogo es una papa caliente internacional que está en nuestras manos. Así que ordenemos un poco nuestros pensamientos. Este es el primer diálogo internacional de Venezuela, de allí su principal atractivo. Es un diálogo monitoreado por la ONU y por el pleno de la Unión Europea, con cancilleres buenos y malos según se mire, pero a la vista del planeta, y esos cancilleres serán los responsables internacionales del éxito y del fracaso, así que ya no podrán responder sólo a sus intereses.

Lo segundo, es que los que quieren diálogo y no resistencia en la calle, deben entender que el diálogo (internacional) llegó a ser posible gracias a la crisis generada en esa calle. Que fue esa resistencia la que mostró al planeta la verdadera cara de la Revolución. Así que maldecir esa resistencia, que fue la que obligó al diálogo internacional es por mucho, una auténtica idiotez. Pero la resistencia ciega también es una idiotez, porque en el terreno de la diplomacia no solo se ganan grandes batallas, sino lo más preciado, la legitimidad. Por eso el Vietcong jamás estuvo negado al diálogo de paz y la guerrilla colombiana ha estado sentada con el gobierno varias veces sin que ello desmeritara posición alguna de las partes.

Hoy el planeta civilizado está de nuestro lado. Pero el gobierno débil como nunca, con toda su malicia nos ha emboscado con el diálogo. Se han presentado ante ellos como una hermanita de la caridad, cuando lo que pretende precisamente es que nos neguemos a ese diálogo internacional. Ahora bien, es perfectamente lógico que muchos piensen que les están robando su lucha de resistencia sentándose a dialogar y también es perfectamente válido el pensamiento que suscribo plenamente de María Corina, sobre que el diálogo no puede ser para "darle estabilidad a la dictadura" sino para "transitar hacia la democracia".

Pero precisamente por eso las FARC le pidieron al gobierno de Santos 99 condiciones. Y en nuestras condiciones para el diálogo está nuestra legitimidad democrática y el apoyo internacional a nuestra causa. Unas condiciones previas legítimas pueden revertir la emboscada y ser en sí mismas la respuesta a la inquietud de María Corina. Si no se cumplen, el planeta entero (menos los sospechosos habituales) apoyarán nuestra lucha.

Ahora contemos nuestras bendiciones. En la última "batalla electoral presidencial" dejamos claro nuestro poderío, ganamos la "batalla de la calle" y en la "batalla de la Resistencia" estamos logrando el apoyo del planeta democrático. Ahora, si rehuimos la "batalla diplomática" lo perderemos todo. Entonces no se trata de cambiar de batalla, sino de que simplemente nos abrieron otro frente en la misma batalla y debemos pelearlo con la misma intensidad de las barricadas. Nuestro único enemigo es la representatividad de los dialogantes. En esa mesa no pueden haber "representantes de nadie" o las "nulidades engreídas" de siempre y mucho menos las sillas vacías de quienes han conquistado este presente.

Como dirían los españoles, sabemos que dialogaremos con macarras y que la batalla a nivel nacional ni siquiera tiene sentido, pero los podemos terminar de aplastar a nivel internacional.

tpenalver@me.com

@thayspenalver

Fuente: http://www.eluniversal.com/opinion/140410/la-emboscada-del-dialogo

"La falsa revolución en su encrucijada" ("...se resiste a morir y la oligarquía chavista está dispuesta a arrastrar a toda Venezuela consigo para sobrevivir en el poder...")



POR:VLADIMIRO MUJICA.

Motivos suficientes tienen los chavistas de corazón para pensar que la revolución ha sido traicionada y que los herederos de Chávez han dilapidado el enorme capital político que les legó el Comandante Eterno cuando partía hacia su siembra. La última estocada al desastre del gobierno de Maduro es la sabia advertencia de Lula señalando que es necesaria la conformación de un gobierno de coalición para prevenir el colapso total, ya no de la revolución sino del país. En otras direcciones, otrora aliados incondicionales del “proceso bolivariano” han expresado críticas diferenciadas de la doctrina de la no intervención. UNASUR, el supuesto santuario alejado de las influencias nefastas del imperio y de la OEA, está participando abiertamente como mediador en el conflicto y especialmente las conductas de los cancilleres de Ecuador, Perú y Brasil, distan mucho de la de aliados incondicionales del gobierno venezolano. En el fondo, casi podría afirmarse que los países amigos están tratando de salvar al gobierno venezolano de sí mismo.



La verdad del asunto es que es injusto atribuirle el desastre actual al desgobierno de Maduro. Todo lo que estamos viviendo hoy tiene sus raíces en el proyecto militarista, populista y profundamente atrasado que el propio Chávez comenzó. La única y muy importante diferencia es que el Comandante era un político carismático que sabía administrar sus fuerzas sin recurrir a la represión abierta y que las arcas públicas estaban mucho más llenas. Pero así como los males crónicos de la vejez se deben en buena medida a la forma en que hemos vivido nuestras vidas, así el otoño senil de la revolución se debe a los excesos de sus progenitores. De la misma manera, el nacimiento del populismo chavista está anclado en la antipolítica y el colapso del sistema de partidos, de modo tal que el país está comenzando a llegar a términos con la trágica historia de una nación girando en círculos como un perro intentando morderse su propia cola. Pero la historia no tiene porqué detenerse allí.

Porque a diferencia de la sentencia inolvidable de García Márquez, “(…) y que todo lo escrito en ellos era irrepetible desde siempre y para siempre, porque las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra”. Uno quisiera pensar que los pueblos tienen otra oportunidad de enmendar su historia.

Pero la falsa revolución se resiste a morir y la oligarquía chavista está dispuesta a arrastrar a toda Venezuela consigo para sobrevivir en el poder. No otra cosa se desprende de las declaraciones de los personeros del régimen y de la conducta escandalosamente represiva del gobierno y sus bandas del terror aliadas. Pero los hechos son tercos, y la realidad de centenares de miles de manifestantes obstinadamente manteniendo una protesta en toda Venezuela que parecía inimaginable hace un par de meses, unida al despertar del mundo que percibe cada vez con mayor claridad la realidad de un gobierno represivo y violador de los derechos humanos, ha terminado por obligar al régimen a abrir una ventana al diálogo.

Pero no puede haber lugar a engaños. La única razón por la que el gobierno dialoga es porque políticamente no se puede seguir rehusando. Ya el costo de la represión en términos de su credibilidad internacional ha sido muy elevado, e internamente se avecina el temido encuentro entre la protesta política y la protesta por la catástrofe de la conducción económica y social de la nación.

Pero a la par que invita al diálogo, el régimen mantiene la más salvaje represión y los encarcelamientos con procesos viciados. Pero esta conducta dual no es esquizofrénica, sino que más bien está cuidadosamente diseñada para maximizar la ventaja del gobierno en cualquier eventual negociación.

Del lado de la alternativa democrática es necesario proceder con la misma visión y estrategia que el régimen demuestra para sobrevivir a todo evento.

Pero de este lado para salvar al país. La acción en la calle y la valentía de los estudiantes y de quienes han arriesgado su vida en las barricadas han abierto la puerta para que el gobierno negocie. Es necesario reconocer con generosidad que independientemente de si se piensa que jugaron posición adelantada, el valor demostrado por Machado y López en asumir las consecuencias de su liderazgo está fuera de toda discusión. Y también el valor de Capriles y la moderación impuesta por la MUD. La verdad es que en la encrucijada de la revolución fracasada todos son necesarios para concluir el tránsito hacia la Venezuela posible. Pretender desactivar la protesta pública es un grave error, pero también lo es chantajear a quienes hablan de la necesidad del diálogo. A su vez el diálogo no puede ocurrir en un conciliábulo que fortalezca al régimen despótico y represor sino de cara al país e involucrando a quienes han hecho esto posible.

Como reza el dicho popular, la oscuridad es más profunda cuando se avecina el día. Nos asiste la razón ética e histórica de enfrentarnos a la revolución fracasada y obligar a los testaferros vivos del comandante sembrado a negociar. Pero para derrotar a la revolución en profundidad hay que abrazar sus objetivos nunca atendidos de justicia social e inclusión. Cuando esa síntesis que hoy parece imposible se haga verdad en nuestro discurso y acción se abrirá el futuro y se reconciliará al país.

 Fuente:http://www.noticierodigital.com/2014/04/la-falsa-revolucion-en-su-encrucijada/

domingo, abril 06, 2014

"Todavía estamos a tiempo de evitar una situación límite" "Cuando el Estado, a través de la Guardia Nacional o cualquier otro cuerpo de seguridad, impide una manifestación ciudadana se convierte en una barricada, en una guarimba"

 
 
 
| Monseñor Diego Padrón, presidente de la CEV.
 
POR:JUAN FRANCISCO ALONSO |  EL UNIVERSAL

Perseverancia u obstinación. Da igual cuál sea, lo cierto es que alguna de estas características parece sobrarle a monseñor Diego Padrón, quien pese a ver cómo su llamado a las autoridades para que cesen la represión contra los estudiantes que participan en manifestaciones, para que desarmen a los grupos civiles identificados con el oficialismo y convoquen a sus adversarios a un diálogo de iguales con una agenda, parece haber sido desoído, insiste en su exhortación.

"El único camino para normalizar la situación es el diálogo con las condiciones que hemos señalado: una agenda, un programa y unas condiciones de igualdad", afirmó el presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) en conversación telefónica con El Universal.

-El miércoles la presidencia de la CEV emitió un duro comunicado en el que responsabilizaban al Gobierno de la actual crisis y le exigían dejar de reprimir y sentarse a conversar. Sin embargo, visto lo que ocurrió el jueves en la Universidad Central de la Venezuela (UCV) podemos llegar a la conclusión de que las autoridades siguen en sus treces y no piensan moverse un ápice. ¿Qué responde usted?

-El mensaje de nuestro comunicado se mantiene. Nosotros hemos señalado allí la necesidad de que el Gobierno controle a esos grupos civiles armados porque de otra manera habrá más violencia. Nosotros sabemos que la violencia genera más violencia. Ahora bien, nosotros entendemos que esos grupos pertenecen al sistema y que es difícil para el sistema hacer un cambio que sería radical, porque esos grupos son de defensa del sistema.

-Pero los últimos acontecimientos no dejan en claro que no hay posibilidad de diálogo. ¿Usted en realidad cree el Gobierno y también la oposición, la cual ha sido incapaz de desmarcarse de actos violentos como las guarimbas, quieren sentarse a hablar?

-Por supuesto, es que el diálogo es un hecho que viene de la razón, de la conciencia y de la confianza en que todo puede ser mejor. Nosotros tenemos la capacidad y voluntad de cambiar las cosas. El diálogo es algo fundamentalmente racional no emotivo.

-Insisto: La represión a las manifestaciones y el no desarmar a los grupos civiles, por un lado; y el mantenimiento de las barricadas, por el otro, ¿no son señal de que ninguno de los sectores quiere sentarse a dialogar?

-Eso es difícil determinarlo, pero yo soy optimista y me mantengo optimista creyendo que en el fondo hay voluntad de dialogar, de querer resolver la situación por otro camino. Los días, las semanas, nos irá diciendo si estoy equivocado.

-Ustedes atribuyeron la actual crisis al "Plan de la Patria". ¿Solo esa iniciativa es la culpable? ¿Esto no es producto de la manera sectaria y poco dialogante como el anterior Presidente gobernó y como su sucesor pretende seguirlo haciendo?

-Partiendo del hecho de que la crisis tiene una génesis multifactorial, en eso creo que coincidimos todos, mantengo que la aplicación del "Plan de la Patria" es el problema. El "Plan de la Patria" es lo que antes se llamó socialismo del siglo XXI, que fue rechazado en aquel referendo de la reforma constitucional del año 2007, y fue impuesto y sigue siendo impuesto. El problema es que es impuesto y ha traído esta serie de consecuencias fatales tanto en lo económico, político como en lo social.

Estoy convencido de que si el Gobierno se hubiera manejado de una manera más dialogante y abierta no estaríamos como estamos y nosotros en este comunicado hacemos un llamado a la rectificación, pero este llamado no se limita solo al Gobierno sino también a la juventud y a la oposición. Todo aquel que tenga que rectificar en su método debe hacerlo.

-Le repito, ¿hay voluntad?

-Sigo estando convencido. Si no fuera así no mantendría este optimismo, pero supongamos que no hay esa voluntad la situación, su agravamiento, va a obligar a buscar unos cambios. La gravedad de la situación se va a terminar imponiendo. Lo ideal sería que no lleguemos a una situación aún más crítica, límite para tomar los correctivos. Todavía estamos a tiempo.

-¿O sea, a su juicio, el Gobierno y la oposición están condenados a sentarse a dialogar, el asunto está en el costo que deberá pagar el país antes?

-Sí y no creo haya que esperar a que tengamos el doble de muertos ni siquiera uno más para rectificar. Ya es más que suficiente la señal de muerte y violencia que hemos tenido. Paremos el tren.

-¿No cree que la CEV, con el comunicado del miércoles, se excluyó como posible mediador de un hipotético dialogo entre el Gobierno y sus adversarios?

-No y te voy a decir por qué. Uno, en el comunicado no estamos inventando nada. Nosotros estamos recogiendo y poniendo de relieve lo que está sucediendo en Venezuela. ¿Quién puede decir que en Venezuela no hay inseguridad, desabastecimiento, especulación con los alimentos e imposición de un modelo reñido con la Constitución? Segundo, partiendo de esa verdad estamos haciendo un llamado a la reflexión y a la razón. ¿Quién nos puede negar este derecho a hacer un llamado a la racionalidad? Nadie. No hemos ofendido a nadie, pero si por decir la verdad somos excluidos pues no se puede hacer nada. Pero nosotros no nos hemos excluido. Ahora, es verdad que por decir la verdad corremos el riesgo de ser excluidos. Pero también es cierto que la verdad se debe decir sin importar el riesgo.

-¿Usted corre ese riesgo porque sabe que ningún obispo será aceptado como mediador por el Gobierno y que si la Iglesia participa será a través del Vaticano?

-Con mediación o sin ella el diálogo es urgente. La mediación no es lo importante sino que en el país haya racionalidad y diálogo.

-El presidente Nicolás Maduro ya ha dicho que el diálogo debe ser sin condiciones ni agendas previas. ¿Eso puede rendir algún fruto? ¿Eso es un diálogo?

-No, eso es una prepotencia. Cuando se trata de diálogo los partícipes deben ponerse en una condición de igualdad. Una oveja jamás irá a hablar con un león. Asimismo debe haber una agenda, porque sino no sabremos hacia dónde vamos, qué queremos, cómo esperamos lograrlo ni podremos evaluar los resultados. Con la propuesta del Presidente se corre el riesgo de que caigamos en errores del pasado, cuando se habló y mucho, pero cuando vas a buscar los resultados consigues pura hojarasca.

-Ustedes han exigido respeto al derecho constitucional a la protesta, pero han criticado las guarimbas. ¿Las guarimbas son una forma lícita de protesta o no?

-Todo aquello que dañe a las personas, que dañe las propiedades e instituciones y genere violencia tiene que ser separado del método para llevar adelante una protesta. La única protesta válida es la pacífica y constitucional, lo que se salga de allí no se puede aplaudir ni apoyar.

-También han criticado los abusos de las autoridades policiales y militares a la hora de reprimir estas acciones. ¿Era necesario actuar como se ha actuado?

-La represión ha sido excesiva y en general uno siente que la medida general es la represión. Yo creo que todas las formas represivas son otras expresiones de guarimbas. Cuando el Estado, a través de la Guardia Nacional (GN) o cualquier otro cuerpo de seguridad, impide una manifestación ciudadana se convierte en una barricada, en una guarimba.

-Ustedes, en su comunicado, se hacen eco de las sospechas de que los hechos violentos son producto de infiltrados. ¿Qué elementos tienen para afirmar esto?

-Es evidente. Yo, en lo particular, creo que la línea es desprestigiar a la protesta y provocar su condena no solo por parte del Gobierno sino de la sociedad. La idea es que la sociedad diga que la protesta no es válida porque es violenta, aún cuando los violentos son los infiltrados que forman parte de grupos armados. Esto tiene objetivo: Presentando la violencia como acción de unos civiles el Estado se ve libre de una acusación de violación a los Derechos Humanos, porque según los tratados internacionales el Estado es el responsable de la violación de los Derechos Humanos.

-El líder opositor, Henrique Capriles Radonski, cree que el Gobierno fomenta las barricadas y los disturbios porque quiere que esta situación de estado de excepción y violencia se prolongue y así distraer a los ciudadanos de los problemas que enfrentan como la escasez de alimentos, la inflación o la devaluación. ¿Qué cree usted?

-No participo de esa idea, yo creo que más bien el objetivo es desprestigiar a la protesta.

-El Gobierno afirma que estas protestas y disturbios no persiguen ninguna reivindicación y que simplemente forman parte de un plan para derrocarlo. ¿Usted cree que eso es posible?

-Hasta cuándo vamos a estar con eso de los golpes de Estado, de las conspiraciones y magnicidios. Ese cuento de los tres generales de hace una semana más bien se parece al cuento de los tres tristes tigres. ¿Dónde están las pruebas de ese supuesto golpe? En ninguna parte. Eso es un fantasma. No niego que pueda haber personas, incluso militares, descontentos, pero son personas aisladas. Si hubiera una amenaza real del golpe lo que reflejaría es que el Estado no está en control de la Fuerza Armada Nacional (FAN), lo cual es algo muy grave. Para mí es un error que el Gobierno ande hablando siempre de esto porque da la impresión de que no está en control de la situación de la FAN.

jalonso@eluniversal.com