lunes, noviembre 30, 2009

Los chivos expiatorios del chivato.



POR: ARCANGEL VULCANO.

"SER CHIVO EXPIATORIO"."Este dicho proviene de una práctica ritual de los antiguos judíos, por la que el Gran Sacerdote, purificado y vestido de blanco para la celebración del Día de la Expiación ("purificación de las culpas por medio de un sacrificio") elegía dos machos cabríos, echaba a suerte el sacrificio de uno, en nombre del pueblo de Israel y ponía las manos sobre la cabeza del animal elegido -llamado el Azazel- al que se le imputaban todos los pecados y abominaciones del pueblo israelita".
"Luego de esta ceremonia, el macho sobreviviente era devuelto al campo por un acólito y abandonado a su suerte, en el valle de Tofet, donde la gente lo perseguía entre gritos, insultos y pedradas".
"Por extensión, la expresión ser el chivo expiatorio adquirió entre nosotros el valor de hacer caer una culpa colectiva sobre alguien en particular, aun cuando no siempre éste haya sido el responsable de tal falta".
¿Qué podría explicar la conducta indigna, sumisa, adulante, obediente y blandengue, de algunos de los más encumbrados funcionarios públicos del régimen revolucionario escarlata, ante los más frecuentes humillantes regaños públicos que les hace el chivato mayor ?. Plantearemos una hipótesis que nos daría algunas ideas para explicar tan vergonzosa y reprochable actitud.
Tenemos la impresión, de que se trata de un planificado teatro táctico, fríamente articulado y realizado como parte de una inmoral estrategia política, que hasta ahora le ha rendido resultados positivos al chivato. Estrategia probablemente ejecutada con la muy conveniente complicidad, anuencia servil, la aprobación de varios chivos expiatorios seleccionados y muy bien recompensados; pero ejecutada deliberadamente con el visto bueno y fingido arrodillamiento de los escogidos, para servirse de sus siempre ofrecidos y bien pagados favores recibidos.
Los falsos e histriónicos llamados de atención públicos del chivato a sus previamente escogidos chivos expiatorios, parecieran ser muy bien planificados, estudiados y ejecutados, procurando lograr varios objetivos políticos. El principal es intentar convencer a sus conciudadanos que él como chivato mayor es absolutamente inocente de cualquier imcumplimiento, error, falla, delito, corrupción o desaguisado pasado, presente o futuro, fingiendo ser ajeno e ignorante de cualquier evento negativo, que lo pudieran eventualmente comprometer de alguna forma directa o indirecta, procurándose la impunidad eximiéndose de responsabilidades para así evitar sufrir los nocivos efectos y consecuencias del desencanto popular, y la futura persecución de la larga mano de la justicia, culpando hábilmente de su fracaso y errores como gobernante y administrador a sus chivos expiatorios escogidos, que le han vendido sus servicios y conciencia por tentadoras ofertas, tanto por poder político y económico, que ejercen conjuntamente con el chivato, bajo sus órdenes y arrastrándose bajo sus pies.
El chivato quiere convencernos para siempre de que él es el único excepcionalmente honesto, una Santa paloma, muy pulcro, pudoroso, puro, limpio, transparente, bien intencionado, inmejorable y que por eso, su sola presencia en el gobierno resulta toda una bendición para la patria, y el pueblo debería estar tranquilo, feliz y orgulloso de contar con su suprema deidad y disfrutar del ejercicio eterno de su bienaventurada autoridad, porque él es el único incorruptible e infalible, sabedor y conocedor de todas las cosas, que como pueblo caído en desgracia requerimos y necesitamos.
Responsabilizando de todos los males que sufrimos a sus chivos expiatorios escogidos, el chivato pretende asegurarse de que nos convenzamos, que él es el más sabio, el mejor de todos, el mayor conocedor y posee en su mente excepcional, luminosa, brillante y lúcida, las mejores respuestas y soluciones para todos los males que sufrimos y padecemos como sociedad en crisis; explicándonos, que no se materializan sus propuestas solucionadoras, luego de largos años de su benefactor gobierno, porque no son suficientemente entendidas, comprendidas, asimiladas y obedecidas, ni sus lineamientos, reflexiones, instrucciones y órdenes por parte de sus incompetentes funcionarios ( sus chivos expiatorios escogidos); pero pretendiendo en vano que olvidemos muy convenientemente que únicamente él los puede y los ha seleccionado haciendo uso de su exclusiva potestad y autoridad, ejerciendo el privilegio exclusivo de su libre nombramiento y remoción .
Muy ambiciosamente pretende el chivato intentar por siempre mantenernos engañados manipulándonos con su verborrea interminable, quisiera sin lograrlo dejarnos indeleblemente en nuestras mentes, que sus promesas electorales de redención social no se han cumplido aún, porque sus mejores propuestas de soluciones han sido, son y seguirán siendo desatendidas por sus divididos, ambiciosos, díscolos funcionarios públicos insubordinados, quienes para nuestra desgracia no han podido ni sabido cumplir cabalmente como deberían, sus inigualables ideas cada vez que se las ha impartido sabiamente.
Para alcanzar varios objetivos políticos, el chivato, muy probablemente se ha dado el lujo de escoger, seleccionar a varios de sus chivos expiatorios. Ha escogido y usado inescrupulosamente para tan inconfesables fines, a varios de sus más desmesurados, desenfrenados e incondicionales partidarios; pero lo ha hecho casi siempre, con su voluntaria e interesadísima colaboración; así ha logrado y obtenido resonantes victorias políticas -entre otros fines- pero también, les ha procurado huidas y retaguardias seguras prometidas para sus escogidos obedientes chivos expiatorios. Es una hipotesis que podría explicar en parte la humillante, inmoral y sumisa actitud de varios de sus más desvergonzados funcionarios lame botas, ante tantas aparentemente groseras reprimendas públicas; porque serían sus taimados cómplices, y fingirían ser sus delfines, aventajados discípulos, apóstoles, incluso sus antiguos y nuevos Judas, escorpiones, traidores, contra figuras etc, pero no son tales –hay excepciones- parecieran ser mafiosos integrantes de la banda del chivato mayor, sus chivos expiatorios, a quienes hoy el país identifica gracias a la vanidad desmesurada del chivato que aparentemente los regaña, agravia, desacredita, expone al escarnio y el desprecio público, pero bajo su antes expreso y acordado consentimiento, íncluso, en algunos casos con su acordado silencio.
Solía cantar mi abuelita para intentar explicarnos a sus nietos, cómo hacer rendir mejores beneficios al invertir nuestras modestas mesadas: “Con real y medio, compré una chiva, con real y medio compré un chivito, tengo la chiva, tengo el chivito, y siempre tengo mi real y medio". Aquí quiere el chivato explicarlo de otro modo:"Quiero que empiecen la obra antes que culmine el año" -brama frente a sus conciudadanos fingiendo el chivato- y sus chivos expiatorios, luego del regaño público de rigor que soportan indignamente sin pensar jamás en renunciar, que pretende exculpen y eximan al chivato mayor de sus responsabilidades, muy obedientemente responden a su benefactor excepcional bramando: ¡meee!, mande mi comandante, como usted diga señor chivato; para eso somos sus muy convenientes chivitos expiatorios. "Con real y medio compre un chivito..."; pero siempre tendrán su real y medio, sin ser Judas, ni escorpiones, ni traidores, sólo cómplices del chivato, quien paga cuantiosamente sus servicios, sin importar dignidades, ni pena, ni patria, ni verguenza, ni nada, sólo les importa su real y medio, que es con lo que se compran suficientes chivitos expiatorios, que fingen para exculpar al chivato mayor; ¡vainas que se nos ocurren!, ¿será?...

domingo, noviembre 29, 2009

"La paradoja hondureña o una receta para derrotar al golpe estado siglo XXI"


POR:MANUEL MALAVER.

A Julieta Fernández Catalá
Resultó una paradoja desconcertante, y de señales aparentemente aviesas e inescrutables, que en la crisis de Honduras los países que en la región promueven la guerra social, la exclusión, el militarismo y la presidencia vitalicia (o sea, la dictadura) aparecieran defendiendo la democracia; y los que promueven la paz social, la inclusión, el poder civil y la alternabilidad republicana (o sea, la democracia) defendiendo al golpe de estado.
Acertijo que empieza a descifrarse cuando notamos que las elecciones de hoy domingo que buscan poner fin a la crisis restableciendo la democracia y el estado de derecho, son boicoteadas, adversadas y deslegitimadas por los que condenaron el golpe; y respaldadas, avaladas y legitimadas, por quienes lo auspiciaron.
O sea, que las preferencias cambian en cuestión de días, semanas o meses, y resulta difícil orientarse en el laberinto de lo que realmente se busca o se quiere.
Porque es que la política deviene en un sfumato, donde lo claro se torna oscuro y lo oscuro claro, y los roles se intercambian como en un juego de espejos que se presta idealmente para que aquellos que terminan imponiéndose sea quienes practican principios totalmente contrarios a las que defendían; y los derrotados, partidos e individualidades, perciban aterrados, al final, cómo por defender la democracia y el estado de derecho, fueron extraídos y desarraigados del poder.
Me explico: si en la crisis de Honduras, cuando Chávez y sus socios comenzaron a manipular al infeliz Zelaya, y lo convencieron para que violara la constitución y continuara con el guión de convocar la “constituyente” que siempre termina barriendo con la democracia y allanando el camino para la “dictadura”, los demócratas y las instituciones democráticas hondureños hubieran caído en la trampa de “defender la democracia”, “dejando hacer” al hombre que quería destruirla, pues hoy estarían como los venezolanos, nicaragüenses, ecuatorianos o bolivianos: sin democracia o con menos democracia y traumatizados por haber contribuido a destruir su don más preciado en términos políticos y constitucionales: la libertad.
Por el contrario, en el país de Morazán, los demócratas y las instituciones democráticas apuraron el trago amargo de pasar por golpistas y antidemocráticos -de arriesgarse incluso a un boicot o a una invasión-, por preservar la democracia, a través de la defensa de la constitución.
Por su parte, Chávez y los hermanos Castro, y quienes los secundan en el continente, tanto dentro, como fuera del ALBA, también decidieron pagar costos, como fue aparecer defendiendo un sistema que en el fondo abominan y aspiran desaparezca de América y el mundo: la democracia que llaman representativa y formal.
A este respecto, cabría recordar -porque quedó para la historia-, el discurso de Raúl Castro el primero de julio pasado en Managua, en una reunión del Grupo de Río, cuando, para defender a Zelaya y su intento de violar la Carta Magna hondureña, se presentó como un campeón de la democracia, del sistema que el marxismo considera desigual por excelencia y facilitador de la “odiada” explotación del hombre por el hombre.
Y aquí llegamos al abordaje del tema central de este artículo, cómo es demostrar -publicitar, más bien- que en un momento de los años 90, la izquierda náufraga que sobrevivió a la caída del Muro de Berlín y al colapso del comunismo soviético, se trazó como estrategia para la reconquista del poder, camuflarse de demócrata y de defensora del estado de derecho y de los derechos humanos, pero exclusivamente para ambientar su participación en elecciones presidenciales que le garantizaran un acceso relativamente barato al poder, para después, desde el poder mismo, proceder al desmontaje del Estado democrático, “capitalista y burgués”.
Es lo que los politólogos, Andrés Benavente Urbina y Julio Cirino, llaman en un estudio memorable, “La democracia defraudada” (Editorial Grito Sagrado. Buenos Aires. 2005), “la democracia instrumental”, porque, en sentido alguno apela la democracia como esencia, sino como un mecanismo que, por irrenunciablemente legal, facilita una conquista “suave” del poder.
Y luego de está labor de reingeniería, desembocar en lo de siempre: el establecimiento de un sistema colectivista y totalitario, que vía el esquema monopartidista, de pensamiento único y de presidencia vitalicia y dinástica, restablezca la utopía marxista que durante el siglo XX representó la destrucción de mas de 30 de países y las violaciones de los derechos humanos más crueles y masivas que conozca la historia.
O sea, que demócratas y capitalistas en los medios, y dictatoriales y comunistas en los fines, que es una trampa en contravía, que no es que no se hubiese experimentado antes y con abundancia, sino que ahora surge como principio y dogma de la izquierda radical para la reposición del comunismo y todo el andamiaje anacrónico y retrovisual que le es ínsito.
Que -vamos a ser claros- es una forma mucho más humana y tolerable de cuando se hacía promoviendo guerras de guerrillas, insurrecciones, terrorismo, golpes de estado y cualquier otro tipo de violencia, pero que al final, cuando las sociedades se encuentran con sus derechos conculcados y las dictaduras establecidas, produce un desarraigo, el ratón moral, de que quien queda convencido de que colaboró cumplida y eficientemente en su holocausto, en su inmolación.
De ahí que sea más eficaz, pues campañas electorales en países en crisis y altos niveles de desigualdad e injusticias, tienden a ser ganadas por hábiles demagogos que, una vez que se hacen con el mando, no hacen sino acrecentarlo y potenciarlo.
La gran lección, en definitiva, del fin de la Guerra Fría, y del comienzo de otra, en que es inexcusable no admitir que el comunismo fue derrotado y se imponían la democracia y el capitalismo, y los paradigmas de legalidad, pluralidad, alternabilidad, constitucionalidad y respeto por los derechos doctrinarios e inesquivables y sobrevivir en política era, por lo menos, simular que se creía en ellos y había intención de practicarlos.
No fue, por cierto, el programa de Hugo Chávez cuando insurgió en la vida política venezolana el 4 de febrero del 92, pero que copia inmediatamente al decidir participar en las elecciones presidenciales del 98 y va perfeccionando y profundizando a medida que durante 10 años derroca unos gobiernos e instaura otros en América latina.
Bolivia, Ecuador y Nicaragua son ejemplos de lo que puede hacerse con unas democracias que no se activan para autodefenderse y permiten que los demócratas de nuevo cuño, los post guerra fría, los que son demócratas en los medios y totalitarios en los fines, vayan asesinando al estado de derecho, lenta, cruel e implacablemente.
En otras palabras: lo que hubiera pasado en Honduras si se permite a un presidente que se había convertido al chavismo desde su alta investidura, y tenía todas las ventajas para aplicar la fórmula, se saliera con la suya y hoy el país estuviera en transe de elegir una constituyente, que al igual que se hizo en Venezuela, Bolivia y Nicaragua (la también llamada “Banda de los Cuatro”) barriera en la nueva constitución con el estado de derecho, la independencia de los poderes y la inviolabilidad de los derechos constitucionales, que al final no conduce sino al poder personal y dictatorial.
Parto que se abortó en Honduras en cuanto ya era una conspiración avisada y los demócratas y el pueblo hondureños tenían ya el ejemplo de lo que había pasado en los países de la “Banda de los Cuatro”, como para no activarse y correr el riesgo, como dijo en un momento la viceministro de Relaciones Exteriores, Martha Lorena Alvarado, de pasar por golpistas de hecho, siendo demócratas de derecho.
Que fue, a fin de cuentas, lo que aceptó y admitió la mayoría de los gobiernos y pueblos de la región, que celebran hoy que los hondureños hayan vuelto a las urnas, pero no para eligir los diputados de la constituyente de Zelaya, sino al presidente constitucional y legítimo que regirá sus destinos en los próximos 4 años.

sábado, noviembre 28, 2009

"El socialismo de la basura" ("...este socialismo del siglo XXI no sabe recoger la basura...Basura por todas partes...")


POR:FAUSTO MASÓ.

Esta basura es endógena, nunca antes el socialismo produjo tantos desechos. Budapest o Varsovia resplandecían de limpias, no había consumo ni despilfarro, ni tampoco basura. Gracias al petróleo, el venezolano todavía consume.Hemos inventado el mejor socialismo que el dólar puede comprar, pero por desgracia este socialismo del siglo XXI no sabe recoger la basura. ¡El socialismo del siglo XXI es el socialismo de la basura! Basura por todas partes, montañas de basura. Sólo hay un remedio: recogerla;
algo más allá de las posibilidades del Hombre Nuevo, o adoptar otra salida heroica; no consumir, no importar, vivir de la producción endógena, del aire, pues. Si Miraflores movilizara al ejército, al PSUV, armara con una escoba a los funcionarios públicos, quizá disminuiría la basura por unos días, pero después reaparecerá invencible.Frente a este socialismo de basura la oposición ganará cómodamente las elecciones si se unificara al 100%, Sin fisuras, malacrianzas y golpes bajos. Inevitablemente en Caracas los dirigentes de los partidos y buena parte de la sociedad civil se unirán, pero ¿qué pasará en los Teques, Calabozo, o Chacopata? Si los candidatos resentidos arrastran los pies a la hora de votar ganará el PSUV, que si contará con una maquinaria engrasada y obediente: el que salga de la línea también saldrá del gobierno. En una elección presidencial, o en un referéndum, a los electores no hay que llevarlos a votar, comprenden la trascendencia de la elección y no quedan dolientes por no haber sido incluidos en las listas candidatos. En resumen la unidad es perfecta, de arriba abajo, o habrá sorpresas en septiembre, a pesar que se nota una rabia creciente en los barrios por la basura, la falta de luz y de agua, la inflación. Digan lo que digan las encuestas las elecciones no son pan comido. El gobierno alentará la abstención designando algún talibán en el CNE, los abstencionistas encubiertos dirán que votar no cambiará nada.

¿Está consciente el país de lo que está en juego en las elecciones legislativas? No.

Si Chávez se impusiera vendría en los meses siguientes la operación de recogida y mesa limpia, y hasta estaría en peligro la soberanía nacional.
Hace 25 años Caracas y Bogotá acordaron colocar en el congelador el tema del golfo de Venezuela, Chávez lo está poniendo sobre la mesa. Ambos países se beneficiaban en el pasado del intercambio comercial. Hoy Chávez disminuyendo el comercio con Colombia amenaza la estabilidad del país vecino, lanza a la ruina a cientos de miles de colombianos; aunque el bloqueo comercial de Venezuela a Bogotá no se haya cumplido íntegramente, por ahora, hay la amenaza de que se recrudezca, en los momentos que Venezuela está en condiciones de inferioridad militar, lo contrario de lo que ocurrió en el caso del Caldas.Chávez quizá no podrá retroceder frente a situaciones peligrosas y esta crisis escale en los próximos meses, o semanas, lo que colocaría en peligro a la propia soberanía nacional. Venezuela es una pieza desechable en un juego de política, en el que los grandes actores son Brasil e Irán, no Caracas. Es una locura abrazarse con Abenayad.Otra cosa: De joven yo era socialista pero con tanta basura me estoy volviendo súper capitalista. Con un montón de basura en la puerta de su casa Marx no escribe el Capital.

viernes, noviembre 27, 2009

"El comandante se queda solo" ("...contando la cuenta regresiva para su salida de la presidencia de la República...")


POR: FRANCISCO ALARCÓN.

Los encuestadores siempre dieron como un axioma que, cuando los estratos sociales más bajos abandonaran al Comandante, sería para irle contando la cuenta regresiva para su salida de la Presidencia de la República. Pues, eso es lo que sucede actualmente, las quejas, protestas y desencantos proceden de ellos y no de la clase media veleidosa y clasificada de NINI. Esa mayoría de la cual siempre se habló y estaba aposentada en los barrios de Venezuela comienza a despertar, quizá, aprisionados por la desaceleración económica. Vuelven aparecer los viejos fantasmas del desempleo, la inseguridad huelga y no hay luz que encienda de nuevo los motores de la economía, luego que el régimen minimizó a la empresa privada. Tampoco hay eficiencia en el gasto público y todo tiende a difuminarse. El dinero de procedencia inorgánica pronto no alcanzará para pagar los bienes y servicios necesarios, posiblemente esta debacle sea la que llama el Presidente “economía socialista”, y esté dispuesto a implementar la tan temida libreta de racionamiento.

Es evidente el abandono al Comandante de sus correligionarios, cuando observamos la poca afluencia de votantes en las elecciones del partido oficialista PSUV, ni siquiera en el otrora bastión del “socialismo del siglo XXI” el barrio 23 de Enero en Caracas, lograron aglutinar a mil personas para que sacaran las fotos de rigor. La calle es una muestra palpable del gran desaliento por el “líder” de la “revolución”. No se necesita preguntar a algunos para oír los improperios y rezongas en contra del máximo responsable de la quiebra del país.

Su guerra es sólo de él, nadie se siente identificado con ella después de haber coexistido en comunión con los colombianos durante toda la vida, habiéndose identificado con esta nación desde hace tiempo y en el plano comercial siendo nuestro segundo socio Colombia; desde allá vienen gran parte de los alimentos que forman nuestra dieta. Esta aberración, no anima a nadie ni desvía la atención de los graves problemas internos, como la desaceleración económica, racionamientos de luz y agua, inseguridad, desempleo, escasez de alimentos y medicinas, y muchos otros. Aquí están las prioridades de los venezolanos y no en enfrentarse con nadie, ni mandarles a lavar el paltó a Obama y a Uribe. Una vez se lo celebraron al Comandante contra Bush, otra se lo rieron y hoy sienten profunda vergüenza cuando escuchan las expresiones soeces del “líder”, rindiéndole tributo a la mala ilustración y desacreditando el gentilicio de este pueblo “pobre pero honrado”.

Se revierte el descalabro de once años de imperdonable fracaso, los venezolanos no tenían en sus mentes que se trocara la riqueza en miseria. Por eso, ahora es cuando el pueblo comienza a reaccionar, y quienes cuidan más sus puestos son esos nini temiendo quedarse en el limbo después de jugarles quiquirigüiqui a la disidencia, estando un día con ella y cohabitando con la “revolución; su “viveza” se acabó. El camino es único para todos, quiéranlo o no, a menos que ocurra un milagro quedarán en la calle y peor que antes del advenimiento del “proceso,” al que tanto le exprimieron, sacándoles remuneraciones extras en movilizaciones, aguinaldos triples y otras canonjías, simplemente por decir yo no soy político, me dedico a trabajar y mi obligación es con Venezuela.

Evidentemente, Venezuela es otra, está quebrada y está en sus últimos instantes de “gloria”, siendo la prioridad fundamental tratar de mantener en alto la figura del Comandante; que respingue todos los improperios que quiera, así piensan sus más cercanos colaboradores creyendo retomar fuerzas con ello, para continuar en este festín, llamado alguna vez “socialismo del siglo XXI”. Qué harán con tanto dinero y adquisiciones, cómo justificarán los desbarros ante la justicia que tarda pero llega. Cómo le pagaran a Venezuela su ruina y los reclamos que en cualquier minuto exigirá ese pueblo al que defraudaron. Actualmente son rezongas y protestas no ordenadas pero en lo que se junten todos esos descontentos, será otra cosa. Así discurren las añagazas en esta patria cambiando de un momento a otro cuando se les defrauda a los venezolanos


Todo sobre el columnista: Francisco Alarcón

jueves, noviembre 26, 2009

Rumbo al naufragio Capitán Garfio (Capítulo II)


Publicado el martes 14 de octubre del 2008.


POR:ARCANGEL VULCANO.

Luego del complejísimo motín que sufriera hace algún tiempo el Capitán Garfio caribeño seudo revolucionario, a bordo de su destartalado buque escarlata, navegando por las cálidas y hoy turbulentas aguas del Caribe. Hoy lo amenazan seriamente varios temibles factores; por una parte, un poderoso y tumultuoso huracán económico, gestado en distantes y oceánicas aguas, por otro lado, combinado con un destructivo tsunami geopolítico, contentivo de gigantescas olas inflacionarias, provenientes de lejana y cercanas playas, y que podrían provocar el más desastroso, destructivo e inesperado naufragio del inestable barco “rojo rojito”, y que hace aguas por todas partes, y al que se le han abierto grandes boquetes en su debilitada quilla.
El Capitán Garfio, mirando fijamente desde su camarote a través de una minúscula ventanilla, que a penas le permite avizorar en el oscuro horizonte grises nubarrones, que parcialmente le hacen presentir a lo lejos una tormenta incipiente; pero ignorando que a escasos kilómetros se ha gestado el más terrible, desolador y catastrófico huracán financiero global, que lo aguarda inmisericorde para estremecerlo junto a su arcaico barco, cuando trasponga la línea del horizonte, dentro de escasos instantes, en los que sufrirá el más cruel abatimiento por causa de la combinación letal de los elementos climáticos de todo tipo, que lo golpearán sin darle tregua ni oportunidad de reaccionar adecuadamente por culpa de los parches rojos que mantiene colocados en sus ojos, hasta hundir y precipitar al abismo su destartalado armatoste, que apenas flota artificialmente, en medio de las agitadas aguas, sólo en virtud de sus pertrechos, y cofres repletos de morocotas de oro que suele repartir sin medidas malbaratándolas, derrochando a manos llenas en cuanta costa suele visitar; pero siendo víctima de los deshilachados remiendos de las velas obsoletas, por lo que será sin duda, presa fácil del caudaloso tsunami que destruirá la carcomida y podrida madera del bergantín que le sirve sólo para medio flotar; cuyo casco jamás renovado, sino que únicamente maquillado con un barato barniz que le da apariencia novedosa, pero al fin de cuentas muy frágil para afrontar exitosamente futuras tempestades, huracanes nivel 5 y destructivos tsunamis; en fin, un remedo de buque mercante pero muy pirata en realidad, que apenas sirve para practicar la piratería, disponiendo de riquezas mal habidas, sobreviviendo pescando pececitos con oxidados anzuelos; navegando sin rumbo fijo haciendo turismo, sobre calmadas y cristalinas aguas, sin crear riqueza sino bebiendo el agua de los cocos que le regalan las blancas arenas de las paradisíacas playas de estos parajes tropicales maravillosos, sin sospechar que sobrevendrán catástrofes, es decir el naufragio.
El Capitán Garfio, presiente el peligro, pero no tiene claras las ideas para asumirlo, afrontarlo y vencerlo; se siente acechado por los tiburones de todo tipo, de distintas especies y colores que merodean su barco, por eso se nos muestra muy desencajado, descompuesto, encolerizado, iracundo, muy desesperado y visiblemente nervioso. Grita improperios a los cuatro vientos, lanzándoles sin contemplaciones excremento en la cara a sus más cercanos principales colaboradores, y que han viajado durante largo tiempo acompañándole fingiendo lealtades incondicionales al enfurecido pirata, pero siempre muy convenientemente aferrados al mástil mayor como si fueran unos pegajosos y cartilaginosos pulpos empleando sus versátiles tentáculos para amarrarse seguros, y así evitar resbalarse por la borda. El Pirata a varios de sus más diestros marineros, con su garfio les ha propinado varias heridas en la cara, marcándolos de por vida como indignos de su confianza; a otros amotinados en cambio, prefirió lanzarlos sin piedad por la borda, arrojándolos con sus huesos para ser devorados vivos por los escualos; el iracundo Jefe culpa a sus timoneles de cuanta calamidad u acontecimiento ocurra dentro del barco, o en el océano; escupe a los vigías de turno, acusa a los almirantes de “traidores, desleales, mentirosos y contra revolucionarios”; reúne a toda su tripulación en la borda y ante el tumultuoso escenario, se queja de ser desconocido, desobedecido por los arponeros que le han cazado ballenas para su deleite, y extraído suficiente oscuro y viscoso aceite que le han permitido calentarse, alimentarse y alumbrarse durante una década sin que se le apaguen sus velas y hogueras; pero sin piedad los patea, les quita sus arpones, les humilla y somete al escarnio y al desprecio público, para finalmente colocarlos sobre el filo del tablón, apuntándolos con su filosa “espada que camina por América latina”, hundiéndosela en la espalda y obligándolos sin compasión a saltar hacia las fauces de los tiburones en mitad de la noche. Los desconsolados balleneros, se sienten muy mal queridos, se lamentan amargamente ante todos, porque saben que le han lustrado el mortífero garfio y pulido sus botas al pirata mayor; pero siempre estuvieron incondicionales, serviles, arrodillados y obedientes durante años, para ahora recibir inmerecidamente –según ellos- tan cruel maltrato, y a estas alturas, en medio del fúnebre, tenebroso e impredecible mar, y peor aún, cuando se aproxima una terrible tormenta que saben los convertirá en los primeros náufragos de la isla la borracha.
El capitán Garfio muy convenientemente, probablemente anticipándose a sufrir otro peligroso motín a bordo, previniéndose de ser víctima de sus propios marineritos de agua dulce, se prepara para un inesperado naufragio; piensa "jugarse a Rosa Linda" pero navegando “con todo” hacia el ojo del huracán; por eso se ha apresurado a dictar varios decretos leyes ilegales, pretendiendo "blindarse", jugando con las cartas marcadas, apoyándose en sus timoneles serviles y así curarse en salud, en caso de sufrir descalabros inminentes. A los marineritos de mandados, los ha escogido cuidadosamente, sabe a quienes podrá culpar de las tragedias futuras y así exculparse impunemente; los ha amenazado sin aspavientos ni medias tintas a todos sus escogidos tripulantes, de su nefasto buque, advirtiéndoles frente al Dios del mar Poseidón, con castigarlos confinándolos en una isla desierta del caribe, inhóspita, en la que sólo hay terreno pedregoso repleto de serpientes, si no cumplen con sus tareas habituales, entre ellas, limpiar la cubierta dejándosela lustrosa y sin ningún incomodo oligarca en los camarotes (hay que barrerlos -repite-, desapareciéndolos del mapa); pero eso si, rindiéndole ciega obediencia, pleitesía, culto y adoración, a su “humilde liderazgo”, que no tiránico, ni autoritario, ni dictatorial, porque él es la encarnación más genuina de la plebe, el gran Mesías, el salvador del mundo “mesmo”, el ungido por la divina providencia para guiar el buque revolucionario para siempre y por siempre; para conducirlo hacia las maravillosas aguas del "mar de la felicidad”. Cree sin dudas, que con las cartas marcadas siempre podrá imponer el rumbo del buque; juega a ganar ganar, pero siempre regulando y controlando la partida; al final piensa que podrá mediante sus decretos, controlar las botijas, los cofres y las morocotas; calcula que puede hacerlo, sin que la tripulación se le insubordine jamás, piensa que si se le vuelve a amotinar podrá reducirla a sangre y fuego con sus mercenarios armados; pero podría terminar depuesto del timón.
Pero el Capitán Garfio junto a su averiado barquito podría naufragar sin remedio y sin salvavidas, estrellándose torpemente contra un gigantesco tsunami que se aproxima sin dilación. Las monstruosas olas lo lanzarán contra un cortante arrecife que sin piedad desmembrarán el buque seudo revolucionario. Luego la corriente lo arrastrará hacia la altísima cordillera de la costa golpeándolo contra los empinados muros rocosos; intentará inútilmente treparse por los tenebrosos acantilados, pero resbalará sin remedio una y otra vez, lo engullirán finalmente las aguas de la historia, y será recordado como el Capitán Torpe, por creer ingenuamente alguna vez que podría vencer las turbulentas aguas globales montado en un buque obsoleto, timoneado por incondicionales aduladores incompetentes, desatendiendo las voces probadamente más diestras y experimentadas que le advirtieron a tiempo de los delicados riesgos de navegar sin brújula, a ciegas, sin instrumentos en medio de la niebla, únicamente guiado por corazonadas madrugadoras, por instinto o la intuición, y aconsejado por alguno que otro aventado veterano pirata maniobrero, oportunista, vividor, chulo, manipulador y maquiavélico del Caribe, o de algún osado trasnochado vendedor de chatarra bélica y baratijas , oriundo de la tierra de lo zares, que supieron hábilmente aprovecharse ofreciéndole espejitos para mirarse sus exóticas facciones; pero no tanto se sirvieron de su ingenuidad, como si de su insensatez por causa de su enfermizo narcisismo y patética personalidad egocéntrica, que lo conviertieron en convaleciente de la patológica megalomanía .
El aventurero Capitán Torpe, terminará seguramente luego del terrible naufragio de su pobre botecito, por causa de su desquiciante delirio de grandeza, ahogado en las turbulentas aguas del Caribe; o tal vez, devorado, en las feroces fauces del Tiburón Blanco del norte, que lo ha amenazado incesantemente; y quien sin duda jamás se cansará de merodearlo, acechándolo, deseándole con partirlo a la mitad, o tal vez tragárselo entero. Dios quiera que el Capitán torpe, comprenda que no debe abuzar de su buena suerte; sobre todo, ahora que el gran huracán y un tsunami se aproxima con tanta fuerza.¡Qué Dios nos ayude! porque el posible naufragio del Capitán Garfio, nos causaría graves daños y consecuencias a todos sin excepción; y jamás sería consuelo para nadie que por causa de sus errores termine siendo el alimento del Tiburón; ni que se ahogue por culpa de sus errores, que recuerde que siempre hay tiempo de recapacitar y rectificar, de corregir el rumbo, de girar el timón hacia aguas más navegables y menos turbulentas; porque quien siembra vientos recoge tempestades.

"Tempestades.¿Banca?. Gobierno cómplice"

POR:NELSON BOCARANDA SARDI/RUNRUNES


ALTO
TEMPESTADES: El caudillo está inmerso en uno de los peores laberintos de su década y pico en el poder. Una vez más se siente “decepcionado y engañado” por muchos de los más cercanos miembros de la pandilla que ha venido asaltando el poder año tras año con su venia y autorización explícita para ir sepultando todo lo que antes existía y funcionaba.Tal cual Atila se ha dedicado a destruir y no a construir y se ha mantenido engañando a todos (¿los suyos también?) ofreciendo planes y proyectos incumplibles e imaginarios con su peculiar y profesional verbo populista. El pleito por el poder entre militares y civiles se ha venido acrecentando a medida que los niveles de rechazo a la gestión roja también vienen en aumento. He allí la clave de esta defenestración de uno de los más exitosos boliburgueses. Peleas internas por el poder y por los escasos dólares imperiales que, aunque abundan todavía con un petróleo que subirá algo más, les será más difícil usarlos a diestra y siniestra (sobre todo ésta) en los años por venir, como se malacostumbraron en los casi 132 meses de gobierno. Cómo serán las preocupaciones del líder único que hasta con sus familiares más cercanos ha murmurado sobre viejos colaboradores de los que se deshizo malamente a los que quisiera llamar de nuevo al gobierno. Las dudas en torno a si aceptarían o no su invitación lo pone más angustiado. Añádanle a este elíxir la confrontación con Colombia y las elecciones en Honduras. ¿Cigarro y café?



MEDIO
¿BANCA?: Un informe en manos de Miraflores indicaría que la cifra que distintos entes del Gobierno -gobernaciones, alcaldías y el mismo Ejecutivo- entregó a Ricardo Fernández Barruecos para su negocio bancario fue de aproximadamente $3 mil millones con los cuales el empresario pudo comprar bonos, papeles y cuanta cosa posible para hacerse de los bancos, pagándose y dándose el vuelto. En todas estas operaciones habrían participado los miembros del llamado clan de “Adán” que forman uno de los tres grupos que desean definir quién se queda con el control del sector financiero de la “robolución”. Los otros dos grupos están coordinados por militares del entorno. Uno por el superministro y el otro por el hermano de otro ministro militar en asociación con civiles llenos de contactos. Nada de esto se ha hecho en secreto y la supervisión financiera del Gobierno lo ha sabido y los ha dejado actuar hasta la semana pasada. Esto deja claro que este lío estalla porque a Fernández se le pasó la mano -su ganancia en todo esto se calcula en más de $1.300 millones- buscando aplastar a los demás y terminó pagando las consecuencias. Aquí también incide de manera puntual la otra guerra que en el seno del Gobierno vienen librando por el control del área económico-financiera y que tiene como personajes principales a Cabello, Ramírez, Merentes, Alí Rodríguez, Giordani y dos personajes sigilosos, militares, pero que no se arrugan a la hora de reclamar sus tajadas: Hernández Behrens y Alejandro Andrade, el tesorero que nunca pudo sacar el ministro Alí. La decisión contra Fernández Barruecos la toman con base en sendas resoluciones que emitieron BCV (Merentes), Superintendencia (Hernández Behrens) y Min. Finanzas (Rodríguez-Andrade) y cada una se tomó independientemente de cada una de esas instituciones; de proceder se hizo una evaluación en cuanto al suministro alimentario, ya que el detenido maneja la más grande red de distribución con las 1.200 gandolas al servicio de Mercal. Tras el análisis le informaron al caudillo que las cifras han sido infladas en más de 50%. Un ministro exclamó: “menos mal que allí todavía está Polar y así no escasearán los alimentos básicos como la harina precocida”. Quien me informa enfatiza: “Chávez, como buen y perverso estratega sabe todo y usa esto como una señal de escarmiento, como una cortina de humo política y como fórmula para encontrar el camino para purgas internas. Después de este movimiento vendrán los políticos que se harán al amparo de la estrategia electoral. Nos venderá que él al final no sabía nada, que tomó las decisiones para salvaguardar al Estado y por lo tanto no es culpable de estos saqueos públicos que todos conocen por el descaro y la impunidad con el que se han hecho”. La gravedad del desastre en las finanzas de los bancos intervenidos es mucho mayor de lo que el Gobierno esperaba. Dicen ahora que de haberlo sabido la intervención se habría hecho a puertas cerradas. Se sabe que muchos vicepresidentes de algunas instituciones cuestionadas salieron del país en forma apresurada por haber aprobado operaciones irregulares. Hablan de que lo que precipitó la intervención de los bancos fue una supuesta averiguación que estaba realizando un organismo estadounidense en torno a legitimación de capitales y que se haría público en estos días. Ayer en Miraflores evaluaban proceder o no con otras detenciones de boliburgueses ligados a estos negocios que los convirtieron en milmillonarios con el dinero de todos los venezolanos. Un amigo me explicaba que -al igual con los otros poderes del Estado como el Legislativo, el Judicial y el Electoral- el dinero del Estado pasó a ser del Gobierno, del partido oficial y de los amigos del régimen sin ningún tipo de vergüenza. Es decir, que no hay separación alguna de poderes y todo depende del dedo del jefe máximo.


BAJO
GOBIERNO CÓMPLICE:
El pasado 11 Víctor Olivo, José Guerra, Oscar García M. y Orlando Ochoa reiteraban en un documento lo que ya antes, meses atrás, habían señalado: “Los depósitos de distintos entes gubernamentales vienen facilitando a pequeños bancos receptores el usar miles de millones de bolívares fuertes de recursos estatales para apalancar la adquisición de instituciones financieras mucho más grandes, a pesar de tener un patrimonio 10 ó 20 veces menor al tamaño de la operación de compra-venta. Es difícil imaginar que el alto gobierno no esté al tanto de estas audaces operaciones de adquisición de entes financieros, por un número mayor a la media docena”.

CNE: El rector Germán Yépez se bate a muerte con Tania D´Amelio quien, junto a Socorro Hernández, contaría con suficiente apoyo. El Gobierno parece decidido a saltarse la Constitución y eliminar la relativa imagen de árbitro del CNE. Un equipo de la oposición tiene casi listo un dossier con pruebas de la estrategia de partidizar al árbitro. Será circulado a escala mundial. Un sector del chavismo se opone a estas designaciones porque las perciben como un autogol que socavará con consecuencias impredecibles la legitimidad de origen del Gobierno. Jorge R. está bregando para impedir que Yépez repita o nombren a Tania. Está empujando con firmeza a Jazmín Jaime, directora de CNE Miranda. Socorro iría para marcar a Tibisay.




miércoles, noviembre 25, 2009

"La receta suicida" ("Nadie puede parar ya la caída...")


POR:ANTONIO COVA MADURO.


Nadie puede parar ya la caída. Empresas cerradas, tierras quemadas… Y no hay real…

Quién no ha visto alguna vez en su vida una película donde tres o cuatro personas, con mucho entusiasmo o urgencia, lo mismo da, se meten en una canoa para ir río abajo en un cauce de aguas cristalinas. Hace un tiempo primoroso y luce que todo va de maravillas. Justo cuando nada permite esperarlo, el cauce se hace más rápido, tanto que no parece haber forma alguna de evitar que la canoa vaya a una velocidad desmedida. Cuando ya los nervios van haciendo presa de quienes van en ella, un ruido cada vez más ensordecedor les alerta hacia donde van. Se dirigen, inexorables y sin remedio, hacia una gran catarata. Ya parece no haber otra salida que la catástrofe.

Esas escenas son la mejor metáfora para entender lo que les está pasando a los piratas bolivarianos de hoy. Entraron en la canoa de la historia venezolana cuando todo parecía sonreír y hacía un tiempo espléndido. Cometieron chapuza tras chapuza, y los desmanes fueron su marca de fábrica. El por dónde iba la canoa no parecía concernirles. Estaban en la típica forma venezolana, en la del “todo bajo control” y “esa broma se vende sola” que ha caracterizado tanto a los vendedores venezolanos de tiempos idos. Todo era gozar de una riqueza desmedida y de ver cómo se apropiaban de la de los demás.

No le pararon

Pero la velocidad de la canoa comenzó a cambiar. En un principio no le pararon a esa aceleración. No les ayudó mucho el comentario sostenido de quienes no iban en el bote. Que si un “trapo rojo más”, que si “huida hacia adelante”, que si el hombre “es un comunicador estrella”, que “si el carisma que no termina”, que si bla bla bla Y el hombre sintiéndose como un campeón, como el francés que ayudó al gol con su bendita mano ante un árbitro más ciego que un murciélago. Risas y aplausos en la canoa. Y mientras, la velocidad crecía y crecía. Y ya comenzó el sonido aterrador de la catarata, que deja pálida a la del Salto Ángel. Las radios vociferan sobre las siete plagas que le han caído a esta faraónica Venezuela que a oscuras vive y sin gota de agua para sus totumas. Y mientras, quien va al mando de la canoa no cesa de hablar y hablar y hablar. No capta que es la única voz que no se oye en la comarca. Y no se oye porque nadie le presta atención. O mejor, no quieren prestarle atención. Es tal la ira que ya acumulan, que piensan es mejor no oír, no vaya a ser cosa que terminen haciendo lo que no quieren hacer.

¿Bajo control?¿Qué pasó? ¿Por qué la canoa llegó a esa situación? ¿Fue sólo la impericia de quienes la conducían? En buena medida sí, fue eso. Pero les pasó como quien conduce un auto por carretera desolada y ni se fija en el indicador de temperatura y de cuánto le queda al tanque de la gasolina. Todo estaba bajo control; para qué preocuparse entonces. Pero no son tan inocentes los ocupantes de la canoa. Se dedicaron con afán a destruir el tanque de gasolina extra que llevaban, hicieron pésimo uso de los remos y jamás prestaron atención a la sofisticada brújula que portaban. Peor, nunca quisieron oír a ningún baqueano. Pa’ qué, si hasta peligroso era, porque todos estaban en la “Lista Tascón”. Ellos y sólo ellos, su secta, sabían de todo lo que hay que saber. Se pagaban y se daban el vuelto. Y mientras, ya el río, enloquecido, bramaba por doquier.
Confiscaron tierras primorosas a las que luego convirtieron en yermos. Como Atila, por donde pasaron no crecería más la yerba. Se cogieron empresas y alebrestaron a obreros ciegos y torpes, a quienes encandilaron con ofertas de riqueza fácil. Después de todo, la burguesía sólo merecía el despojo. Pero tras la euforia vino la sequía de inversiones. ¿Creyeron que la burguesía contribuiría al aquelarre que armaban por doquier?

Nadie puede parar ya la caída. Las empresas cerradas, las tierras quemadas y arrasadas, sin cosecha y sin ganado. Y no hay real pa’ importar. Pero la Banda se resiste a acomodar el lío cambiario que ella misma, con pasión creó. Comer, vestirse, calzarse y conseguir cualquier repuesto se fueron a las nubes. Y el aquelarre abajo.

Todo se encareció sin proporción. Y con la carestía vino la escasez. Luz y Agua, las dos brujas malditas cuya aparición anunciáramos semanas atrás, ya recorren la comarca. Y, en medio de la oscuridad y la sequía que azota a la comarca, truena la inminente cascada con ruido ensordecedor. La Banda que padecemos creó su propio caos, el que dará cuenta de ella. No Colombia, ni la oposición, sólo ellos lo han producido y ya es tarde para que inmolar a unos cuantos boliburgueses desvíe la furia popular.



martes, noviembre 24, 2009

"El último rey de Venezuela"


POR:ROBERTO GIUSTI.

Se trata del complejo de inferioridad en alguien incapaz de emular a sus modelos.
Nadie debe admirarse por la confesa admiración de Chávez por Idi Amin, mejor conocido, entre otros motes, como “el carnicero de Kampala”. No se trata, como podría creerse, de ignorancia histórica (ante uno de los más dantescos prontuarios presentados por un jefe de Estado) o de mero palabrerío para llamar la atención, así sea de manera negativa, en los medios de comunicación de todo el mundo, aun cuando pueda haber algo de eso en su insólita declaración.
Creo, más bien, que estamos ante un complejo de inferioridad manifiesto por parte de alguien cuya admiración por los siniestros personajes que mencionara (Ilich Ramírez Sánchez, Robert Mugabe y Mahmoud Ahmadinejad), expresa su mediocridad y su falta de resolución a la hora de pensar en emularlos.En otras palabras, El Último Rey de Venezuela carece de la grandeza genocida de Amin, de la crueldad inhumana de Mugabe, del fanatismo reconcentrado de Ahmadinejad y de la sangre fría de Carlos, “El Chacal”. Para fortuna de los venezolanos, hasta ahora lo que hemos tenido es un bocón que fracasa en sus golpes de Estado, un militar de opereta que declara guerras imaginarias y un aspirante a dictador que viola derechos humanos en tono menor, si lo comparamos con los 300 mil muertos de Amin, los veinte mil de Mugabe o el sacrificio (lo llamaban “la gloria del martirio”) al cual enviaba Ahmadinejad a niños fanatizados de doce años que desactivaban minas durante la guerra con Irak.
Todo eso no quiere decir que Chávez sea una inocente paloma. Todo lo contrario, a la chita callando Chávez encarcela a inocentes, es el responsable, por omisión premeditada, de los 15 mil venezolanos que mueren anualmente en hechos de violencia, está salpicado por el apoyo que presta a organizaciones como las FARC, se ha convertido en el apoyo fundamental de una dictadura atroz como la cubana y manifiesta su solidaridad con gobernantes como el sudanés Omar Hassan al Bashir, sobre quien pesa orden de captura por la Corte Penal Internacional, acusado de la muerte de 300 mil personas.Además, si concibe a Idi Amin como un patriota nacionalista, quien, a su vez, expresaba su devoción por Hitler, no debería extrañarnos, entonces, que profese una patológica fascinación por el peor genocida de la historia universal. Sobre todo si tomamos en cuenta que el oscuro cabo de un regimiento bávaro, durante la Primera Guerra Mundial, recibió la Cruz de Hierro por su valentía en el frente de batalla, mérito que hasta el momento el venezolano no ha podido exhibir.
Claro, mientras siga en el poder la amenaza de la emulación está latente y es posible que el lánguido deseo de parodiar leyendas tan inauditas se materialice en algún tipo de loca y sangrienta gesta que lo iguale con los sujetos de su desenfrenada admiración.

lunes, noviembre 23, 2009

"El gran escape" ("...lo que se oculta tras la verborrea...una crisis de dimensiones inmanejables...situación de PDVSA...una caída del 67%...")


POR:MARÍA ISABEL PÁRRAGA.


Ante todo ese pandemonio “la guerra es el escape” y el gran argumento a futuro.

Llevamos más de un mes hablando de la “guerra a juro” que anda provocando el comandante en ese jueguito perverso de “tiro la piedra y escondo la mano” intentando que al otro lado de la frontera a alguien se le vuele los tapones y responda (a lo mínimo) con igual moneda de curso legal todas las agresiones que se están propinando desde aquí, ya no sólo al mandatario y a su ministro de la Defensa a quienes ha calificado de “desgraciados”, sino llegando a la utilización (literal) de elementos explosivos que pudieran poner en riesgo a la población civil. Y es que la voladura de los puentes la semana pasada va mucho más allá de una medida para controlar el contrabando de extracción y el narcotráfico, pues acciones así en el pasado se notificaban y hasta se acometían de común acuerdo entre ambas naciones. No, aquí hay algo más. La idea es subir unos cuantos grados más esa candela que ya bastante atizada está. ¿Los fines? Matar unos cuantos pájaros de un solo tiro. Definitivamente y, quién sabe por qué será, mucho más allá de la retórica antiimperialista está una preocupación más que real a que chequeen cuanto avión entre y salga por cuanto irregular salga y entre a partir de que las fulanas bases tengan la anunciada presencia gringa. Eso no gusta y no sólo por el tema de la “soberanía” y el equilibrio militar en la zona, sino porque, como decían las abuelas, entre cielo y tierra no hay nada oculto y más cuando hay unos satélites rondando.

Pero si ese es el trasfondo, lo que se oculta tras la verborrea, lo cada vez más obvio es una crisis de dimensiones inmanejables que está saliendo al descubierto con elementos tan preocupantes como la muy comprometida situación de Pdvsa, registrándose una caída del 67 por ciento en las ganancias y un incremento del 17% de la nómina. A partir de allí se entiende la declaratoria oficial del tobogán recesivo que también se anunciara la semana que recién concluye. Aunque al líder no le gusten esos números y quiera aplicar la técnica de “cambiar el sofá”, esa es la realidad. No puede escapar de una crisis que le sale ya por todos los rincones y que lo asusta con los fantasmas de la inseguridad (la guerra real que cobra cada día más víctimas), o de una oscuridad más que anunciada, o de la carencia de agua, o de unos hospitales en los que los médicos renuncian en masa porque ¿quién puede trabajar así?, o de esta “cochinada extendida” en la que se han convertido nuestras ciudades ya no sólo por el problema de la basura, sino por una suerte de “indolencia generalizada” en la que la cultura de la podredumbre se ha impuesto triunfante como una gran metáfora nacional.

Ante todo ese pandemonio “la guerra es el escape” y el gran argumento a futuro cuando la historia, nuestros hijos o nuestros nietos juzguen estos años de ignominia que nosotros permitimos.



domingo, noviembre 22, 2009

"Calentamiento global.El descubrimiento.Audacia de la ignorancia"("Comandante usted es un fraude...el dueño de su locura y autor de su perdición..")



POR.CARLOS BLANCO/TIEMPO DE PALABRA.


“El Banco Central hace maromas para disimular el desastre, y las cifras se desbarrancan”


Calentamiento global
Camarada, comandante, la naturaleza se le opone, usted lucha contra ella, y nada que le obedece. Está arisca la naturaleza, ¿no?
El Banco Central hace maromas para disimular el desastre de la economía y resulta que las cifras se desbarrancan y usted pide que se cuenten los números de otra manera, pero persiste el viejo vicio capitalista según el cual dos más dos son cuatro.
Las tuberías y los embalses han recibido su orden, dictada en forma clara e inteligible, y nada que se llenan y más bien continúan -los muy pretenciosos- con ese estilo oligárquico que los mantiene vacíos.
Ni qué decir de los precios; usted le ha colgado un collar de bolas criollas a cada uno, sobre todo a los de primera necesidad, y mire cómo trepan los desgraciados, como si estuvieran alzados, y de su cuenta; a veces hay que preguntarse si es que los precios no entienden sus órdenes o si hay alguna conjura que los haga apáticos.Por si fuera poco, el país ha tomado nota de su llamado a la guerra y en vez de alistarse bajo su mando, el apresto operacional se dirige a la confección de las hallacas bolivarianas -de esas que si tienen relleno no tienen masa- y a la parranda propia de un pueblo que no toma conciencia de que el imperialismo lo quiere invadir pasado mañana, mientras usted hace ese esfuerzo sobrehumano para que los tanques de guerra prendan empujados, la pólvora se seque, los aviones despeguen y los helicópteros no se caigan, todo esto antes de llegar a Ocumare. La guinda de este panorama la ha puesto la aguerrida militancia revolucionaria que inspirada en David Copperfield ha desaparecido sin dejar rastro en los cuadernos de votación.
Créalo comandante, ya hay varios de los suyos que dicen que esto huele a la quemazón de las ilusiones en la hoguera de la arrogancia.
El Descubrimiento. Usted ha sido diestro cuando ha sacado los conejos de la chistera y ha hecho desaparecer en un baúl a varios de sus colaboradores más cercanos. Nadie sabe cómo metió los conejos ni a dónde fueron a parar sus súbditos. Por años, la velocidad de sus manos y la audacia de sus pases embelesaron a la audiencia. Nada por aquí, nada por allá y desaparecen del escenario Giordani o Merentes, y, al rato, vuelven a aparecer pero sentados en el auditorio (Ovación estridente). Sin embargo, de tanto repetir y repetir el truco, con los mismos asistentes, con la misma Venezuela Heroica desprendida de su garganta, se ha descubierto el ardid: usted no tenía nada en la bola; puro crack-crack-crack y ninguna nuez. Buche y pluma. Buchipluma, pues. Sin duda que una cosa hace bien. Como dijo hace años, ante la duda, avanza sin preguntar. El ataque preventivo -al mejor estilo de George W. Bush- es su arma predilecta. Desorganiza al enemigo y la carencia de escrúpulos le permite llegar a donde nadie se imaginaba que podía llegar. Hace como Hitler cuando arrolló a Francia, también al resto de Europa continental y pretendió hacerlo con Inglaterra; él estaba consciente que esos países creían en guerras convencionales (no se mata a los civiles; se respeta la vida del soldado rendido; no se embiste contra la Cruz Roja), pero los nazis no respetaron ni la Estrella de David, ni la cruz, ni la hoz y el martillo, ni nada. Avanzó y avanzó hasta que le enseñó a todos que la única forma de pararlo era en seco, y se levantó aquel tsunami gigantesco que amaneció en Normandía por el noroeste y que se volcó a Berlín desde el este.
Camarada, usted ha dado lección parecida. No tiene límites ni consideraciones con nada ni con nadie. Ni en materia de DDHH ni de respeto a las leyes. Ni pondera a otros mandatarios ni tampoco a sus adversarios. Usted no tiene esa debilidad democrática del diálogo ni la patología cívica del entendimiento; manda, ordena, insulta y avasalla. Ha aterrorizado. Sin embargo, no construye nada, no hace algo que valga la pena conservar y por lo que valga la pena luchar. Ni siquiera esas misiones, a las cuales opositores no quieren criticar por no verse “antipopulares”, sirven para algo; cuando se acabó el chorro de billetes lo que ha quedado son edificios vacíos, trabajadores que reclaman sus salarios, y desencanto; mucho desencanto.
Comandante, usted es un fraude, un fraude andante. No ha construido una realidad diferente. Ni siquiera ha tenido el vigor de mantener un sueño. La sociedad ha comprendido que usted no da cuartel y ahora no se lo pide; claro que usted tiene la fuerza militar -disminuida ahora- pero se aprendió a que con usted es todo o nada. Sólo dialoga y agarra la cruz cuando está derrotado, como para coger aire, diríase. Esta sociedad ya sabe eso y lo usará. ¿Cuándo podrá emplear esa sabiduría? Nadie lo define. Pero se sabe cómo se bate el cobre y también que el cambur verde mancha.
Audacia de la Ignorancia
El hecho de que haya podido destruir tanto le ha dado la ilusión de que todo lo puede. Debería tener presente que la herramienta que destruye no es la misma que construye. Usted ni su equipo saben nada de economía; la experiencia de administrar una cantina es valiosa cuando hay dinero, por eso cuando fía, acepta vales, regala las chucherías, se toma los refrescos y se embolsilla un ñereñere, no hay problema porque ya se conoce que el comandante del batallón le va a arrimar la canoa y le solventará los faltantes. Una nación es diferente. Su economía está conformada por millones de interrelaciones y usted maneja unas pocas docenas de ellas, el resto las maneja la sociedad. Usted ha agarrado varios de esos hilillos, los ha torcido y retorcido, se los ha colocado a varios alrededor del cuello, y al final lo que ha provocado es el cortocircuito que ni maneja ni entiende. Sepa que la economía se ha desbarrancado en -4.5% cuando el precio del petróleo está a más de 70 dólares el barril, que es más del doble de lo que estaba en diciembre de 2008 que era 31 dólares. Esta torta es suya, irrevocablemente suya, con la ayuda nada despreciable del grupo de corsarios que lo acompañan en la fragata “Walter Raleigh”.Sin duda maneja bien la táctica, el susto, la amenaza y el garrote, pero no es capaz de ver lejos; no ha podido calcular la consecuencia de sus actos. No sabe que destruir una empresa es obra de un par de bulldozers y algunas horas, pero construirla es obra de años, de capital, de sabiduría, de esfuerzo. Cierto que puede desarmar un reloj - ¡ah, delicioso juego de la infancia!- pero ¿armarlo? Los pobres a los que quiso enganchar en su locura siguen pobres y ahora le reclaman que no hay. Las misiones engrasadas con billete perdieron la lubricación. Los empresarios de Emprecartón lo marearon al repetir la palabreja que le acaricia el cartílago auditivo y usted creyó que eran socialistas, cuando en realidad eran carteristas. No es de dudar que usted siga allí por tiempo indeterminado pero seguirá como el dueño de su locura y autor de su perdición. Amén.



sábado, noviembre 21, 2009

"Días de infarto" para Bloguera cubana Yoani Sánchez



POR:MAURICIO VICENT.

Partidarios del Gobierno cubano atacan al esposo de la 'bloguera' por un enfrentamiento con la policía

Menudos días de infarto para los blogueros Yoani Sánchez y su esposo Reinaldo Escobar. El 6 de noviembre fue Yoani, de 34 años, la que denunció un "secuestro siciliano", con golpiza incluida, por supuestos agentes de la policía política; todo en 20 minutos, sin cámaras ni testimonios gráficos. Este viernes el agredido ha sido Escobar, de 62 años, y la prensa extranjera filmó el acto de repudio, en el que participaron centenares de personas afines al Gobierno, que zarandearon al bloguero con saña e impunidad. En medio de estos dos actos violentos, Yoani entrevistó al presidente norteamericano, Barack Obama, y ofreció su testimonio en una comisión del Congreso de Estados Unidos.

"No me gusta lamerme las heridas. Sigo apostando por el diálogo y todo lo que abre las puertas al futuro, así que de lo ocurrido me quedo con la entrevista a Obama", ha dicho Sánchez a EL PAIS, en medio de una vorágine de llamadas del extranjero. Su esposo opina que el acto de repudio y los golpes eran un "mensaje" claro: "la señal del Gobierno es que mientras nos quedemos en la red y escribiendo nuestros blogs, no hay problema; pero no quieren acciones en la calle, porque la consideran suya".
El matrimonio lleva días ocupando espacios destacados en los más importantes medios de prensa del mundo. El jueves su popularidad llegó al tope, cuando Yoani publicó en su blog Generación Y las respuestas de Obama a siete preguntas que le formuló sobre las relaciones Cuba-EE.UU. "Tu blog ofrece al mundo una ventana particular a las realidades de la vida cotidiana en Cuba", escribió el presidente, en un fuerte espaldarazo a Sánchez, quien en 2008 recibió el premio Ortega y Gasset de periodismo.
En sus respuestas a la bloguera, Obama se mostró a favor de una "diplomacia directa y sin condiciones" con La Habana y dijo que debe ser el pueblo cubano el que decida su futuro. Sin embargo, advirtió al gobierno de Raúl Castro que ha de dar pasos hacia la democratización y el respeto de los derechos humanos sí desea llegar a una normalización de relaciones con EE.UU.
El mismo día del incidente con Reinaldo Escobar, por la mañana se celebró en Washington una audiencia en la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes de EE.UU, que debatió la pertinencia de eliminar la prohibición para que los estadounidenses viajen a la isla de turismo. En medio de un acalorado debate, el presidente de la comisión, Howard Berman, demócrata por California, leyó un testimonio de Yoani a favor del levantamiento de la prohibición, aduciendo que "podría dar más resultado en la democratización de Cuba que las indecisas medidas de Raúl Castro''. "Junto a los maletines, las bermudas y las cremas solares, pueden llegar también el apoyo, la solidaridad y la libertad'', planteó Sánchez.
El papel de Yoani en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos no gusta al Gobierno de Raúl Castro, como tampoco su creciente "activismo ciudadano" y su salto del blog a la calle. Los choques más duros de Sánchez con el mundo oficial han sucedido precisamente cuando ha realizado acciones públicas. El 6 de noviembre Yoani denunció que fue retenida y golpeada por presuntos agentes del gobierno vestidos de civil para impedir su participación en una manifestación contra la violencia convocada en un céntrico barrio de La Habana. En desagravio, Escobar retó a un "duelo verbal" al seguroso que golpeo a su mujer, un tal "agente Rodney". La cita era el 20 de noviembre a las 17.00 en la misma esquina de la ciudad, pero días antes fue convocado en el lugar un Festival Universitario del Libro y la Lectura. La cosa acabó como se sabe. Según la versión oficiosa, aunque nada se ha publicado en la prensa, el pueblo "espontáneamente" le salió al paso a un grupo de provocadores "contrarrevolucionarios". "Es su respuesta al ofrecimiento de diálogo: los golpes, los gritos y los mítines de repudio", dice Sánchez, quien acaba de crear en su casa una academia blogger. A la velocidad que van los acontecimientos, cualquier perfil que uno haga hoy de la bloguera a la semana se queda viejo.

Información relacionada:Masiva manifestación contra bloguero disidente


viernes, noviembre 20, 2009

"Parálisis estratégica de Chávez-Correa-Lula ante declaración de guerra de Obama"

POR:HEINZ DIETERICH

1. De facto declaración de Guerra de Obama y del Congreso
La justificación del Pentágono de la base militar colombiana de Palenquero, la autorización de los fondos respectivos por el Congreso estadounidense (Fiscal Year 2010 Military Construction Program budget estimate, Congress, May 2009) y el sostenimiento de la dictadura militar en Honduras constituyen una de facto declaración de guerra a los gobiernos latinoamericanos.El Comandante Supremo (Commander-in-chief) de las Fuerzas Armadas estadounidenses y del Pentágono, Barack Obama, sostiene en dicho documento que Palenquero “es esencial” para la misión de Estados Unidos “en todo el Área de Responsabilidad (AOR) del Comando Sur (USSOUTHCOM)” y que provee una “oportunidad única para todo tipo de operaciones (full spectrum operations)” en una “subregión crítica” de nuestro hemisferio donde la seguridad y estabilidad están sometidas a la amenaza constante de, entre otras, "narco-insurgencias” y “gobiernos anti-estadounidenses”. No financiar Palenquero “limitará severamente la capacidad del Comando Sur para apoyar la Estrategia de Defensa Global (Global Defense Posture, GDP, Strategy) de Estados Unidos”.

2. Parálisis presidencial latinoamericanaEl Blitzkrieg (guerra relámpago) de Washington, ejecutado mediante el golpe militar en Honduras y las bases en Colombia, les ha arrebatado la iniciativa estratégica a los Presidentes latinoamericanos, hundiéndolos en una parálisis estratégica. Desde hace cinco meses (sic) han sido incapaces de enfrentar la ofensiva estratégica imperial con una contraofensiva estratégica propia, limitándose a una política confusa de reacciones aisladas y tácticas.
3. Cero coordinación defensiva ante la agresiónSu desunión y appeasement (conciliacionísmo) ante la política monroeista de Obama-Uribe se puso nuevamente de manifiesto en la última semana, cuando Hugo Chávez convocó a prepararse “para la guerra”; Ecuador, en una decisión incomprensible e incalificable, restableció relaciones bilaterales con Uribe, reactivó la Comisión Binacional de Frontera (Combifron) y anuló las órdenes de detención contra el ex Ministro de Defensa Santos y el general Padilla, mientras que Brasil propuso la creación de una “comisión de vigilancia fronteriza” (rechazada por Chávez). ¡Cero sintonía, cero coordinación ante una Declaración de Guerra del Imperio!
4. Golpe militar: instrumento fundamental para destruir al BolivarianismoEl golpe militar, con su coadyuvante mediático, se ha convertido en el instrumento predilecto imperial para destruir el Bolivarianismo. Tan solo en los últimos siete años ha habido cuatro: 2002, en Venezuela; 2006, dos intentos en Bolivia; 2009, en Honduras. Los futuros golpes están planeados para Paraguay y Venezuela. Su ejecución en Venezuela está orgánicamente vinculada a las bases militares en Colombia.
5. Tres escenarios de destrucción de Chávez a partir de las Bases5.1 El primer escenario para la destrucción de Hugo Chávez se ilustra mejor con una experiencia sandinista. En una noche de conversación con Daniel Ortega y Miguel d´Escoto, hablamos de los aciertos y errores de la estrategia militar sandinista, para contener las hordas de 16.000 paramilitares “contras”, armadas por el criminal de guerra Ronald Reagan, en Honduras. En cierto momento de la guerra, el Ejército Popular Sandinista (EPS) persiguió a los “contras” a Honduras, para destruir su logística de retaguardia. Fue entonces, cuando Daniel recibió una llamada de Washington en la cual se le decía lo siguiente: “En este momento, la 82ª División Aérotransportada está abordando los aviones. Si ustedes no se retiran de inmediato a Nicaragua, en pocas horas aterrizará en Honduras.”
Esta es la principal función de las bases colombo-estadounidenses para la destrucción de Hugo Chávez: proporcionar el paraguas militar, debajo del cual los paramilitares pueden destruir la infraestructura venezolana, sin que la Fuerza Armada venezolana pueda golpear su retaguardia en Colombia.
5.2 El segundo escenario es el del golpe o la insubordinación militar. Las bases significan que cualquier conflicto bélico entre Colombia y Venezuela, aún los “sembrados” por Obama-Uribe, implican un posible choque directo con fuerzas militares gringas en una guerra convencional que, obviamente, no se puede ganar. Los expertos militares, desde Cuba hasta China, coinciden en que una agresión convencional de Washington contra un pequeño país significa la destrucción inmediata de su fuerza aérea y naval, y la destrucción posterior de su ejército convencional de tierra.
La amenaza de un conflicto convencional, basado en la doctrina militar estadounidense de pos-guerra fría (1996), shock and awe, dividiría a la Fuerza Armada Bolivariana, con una fracción dispuesta a combatir y otra, a no-inmolarse. La fracción no-dispuesta a inmolarse, apoyada masivamente por la Iglesia, los medios privados, el 40% de la población que está en contra de Hugo Chávez y la derecha mundial, procuraría un golpe de Estado o se declararía en rebeldía. Las únicas Fuerzas Armadas latinoamericanas, que tienen la conciencia política y la cohesión interna para frustrar ese ardid de guerra psicológica, son las gloriosas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba y, hasta hace veinte años, el glorioso Ejército Popular Sandinista (EPS), nunca derrotadas ni intimidadas por el monstruo militar del Norte.
5.3 El tercer plan destructivo, el “Plan A”, que Washington prioriza en la implementación paralela de los tres, es conocido en la doctrina militar gringa como “decay y default” (descomposición y colapso). Esa estrategia de largo plazo trata de producir el colapso social, sin destrucción militar masiva. Esto significa en el contexto actual, procurar la derrota de Chávez en las contiendas electorales del próximo año y 2012, mediante una campaña de humillaciones fácticas (tipo Zelaya-Aristide-Manley: “impotencia” ante Washington; “incapacidad mental”, H. Escarrá), amenazas militares, sabotajes y asesinatos paramilitares, sincronizados con errores endógenos del gobierno.
6. Hugo Chávez perderá el poder si no cambia su modelo de gobierno

El “Plan A” de Washington tiene posibilidades de ser exitoso por las siguientes razones: hay un bloque opositor social que abarca el 40% de la población; sobre esa plataforma Washington tratará de aprovechar las crecientes fallas gerenciales del Estado, como los racionamientos de electricidad y agua; la incontrolable inflación de 30%; la rampante delincuencia; la impunidad de 400 asesinatos de líderes campesinos; la corrupción e ineficiencia del Estado y el discurso oficial cada vez más vacío. Si a este panorama se agrega la posibilidad de una guerra con Colombia-Estados Unidos, ¿Que sectores del electorado indeciso y centrista votará el próximo año por el partido del Presidente?

7. ¿Quién puede convencer a Hugo Chávez de la necesidad del cambio?

Hay dos aspectos trágicos en este proceso: 1. Washington ha adecuado su estrategia subversiva decay y default tanto al modelo de gobierno presidencial 2003-8, que este modelo hoy le es funcional; b) el Presidente no escucha las voces de alarma, tal como no las escuchó antes del golpe de Estado del 2002.
El sujeto por excelencia para convencer al Presidente de la urgente necesidad de evolucionar su modelo de gobierno, es, por supuesto, el partido de gobierno (PSUV). Pero, este Partido, afirmó en agosto de este año el Gobernador de Portuguesa, Teniente Coronel Wilmar Castro, revolucionario bolivariano de muchos años ---tres de ellos en la cárcel--- está controlado por “una elite que le tiene culillo (miedo-HD) al pueblo”, impidiendo la crucial conversión de “poder popular en gobierno popular”. Esa elite no solo tiene miedo al poder popular, sino también al presidencial, hecho por el cual no cumple ninguna función de vanguardia o colectivo deliberante crítico frente al poder presidencial.
Cooptada la nomenclatura, sería pensable que líderes históricos revolucionarios, como Wilmar Castro, José Vicente Rangel, Jorge Giordani, Alí Rodríguez et al, hablen en grupo con el Presidente para hacerle ver que el Titanic va otra vez hacia el iceberg.
Los movimientos sociales serían otro interlocutor político posible del Presidente; pero, al no tener una coordinación nacional, no pasan el umbral de poder necesario para ser aceptado como interlocutores. Y lo mismo sucede con los intelectuales. Agotado el escenario interno queda un solo actor externo capaz de convencer a Hugo Chávez; el decano de la Revolución latinoamericana: Fidel.

8. Las tres opciones del futuro latinoamericano

Ante la de facto Declaración de Guerra de Obama, los presidentes y pueblos latinoamericanos tienen tres opciones estratégicas. 1. Resignarse ante la Doctrina Monroe, encubriendo con discursos antiimperialistas la sumisión. 2. Aceptar por ahora la imposición con el argumento de que hay que esperar una correlación de fuerza más idónea para enfrentar a Washington. 3. Jugarse el todo por el todo y organizar un frente militar entre Venezuela, Brasil, Ecuador y Bolivia, que implemente un sistema integral de inteligencia electrónica y defensa aérea en las tres fronteras terrestres de Colombia.
Tal medida tendría tres ventajas: a) constituye una fuerza de disuasión militar real ante Uribe y Obama; b) es la expresión fáctica más fuerte posible de la doctrina romana del qui desiderat pacem, praeparet bellum (quién quiere la paz, prepárese para la guerra, Vegetius: Epitome rei militaris); c) es el único poder real de negociación político-militar con Obama que tiene América Latina.
Esas parecen ser las disyuntivas del futuro. Como los presidentes posiblemente no las pueden explicar con la claridad necesaria, por razones de Estado y, por otra parte, los pueblos necesitan conocer sus alternativas para tomar decisiones adecuadas a sus intereses y valores, es tarea de los intelectuales independientes fomentar este transcendental debate.
Lo que no es aceptable es que continúe el silencio sobre la descoordinación y parálisis estratégica en las filas de los presidentes. Sin la unidad entre los Estados, y entre los Estados y los pueblos, sobre la base de la conciencia, no se puede ganar esa guerra.

jueves, noviembre 19, 2009

Gana 9 medallas el nadador venezolano Albert Subirats en los Juegos Bolivarianos (7 de oro y 2 de plata)



"El nadador venezolano Albert Subirats pasó de pez a tiburón tras la disputa del torneo de natación en la XVI edición de los Juegos Bolivarianos de Sucre, en la que ganó nueve medallas y emergió como la gran figura de la disciplina".

"Pese a su absoluta autoridad en el agua, fuera de ella Subirats es más que modesto".
"Aseguró que ganó lo que pudo, aunque admitió que su objetivo era conseguir grandes tiempos en las diferentes disciplinas en las que compitió en diálogo con Efe".
“He ganado lo que he podido, he dado todo lo que tenía. Lo más importante era conseguir marcas pese a la altura y el frío, y al final se pudo hacer”, dijo el nadador.
Y lo que pudo ganar fue en siete categorías (50 libres, espalda y mariposa; 100 libres, espalda y mariposa; 4×200 estilos) y conseguir dos platas de equipo, en el 4×100 libres y estilos.
“Todas tienen algo diferente, pero lo que da más orgullo es ganar un relevo. El último no se pudo ganar, y me dolió, pero es deporte y unas veces se gana y otras se pierde“, explicó ‘el tiburón’ venezolano.

Subirats, de 23 años y origen catalán (sus padres nacieron en Barcelona pero se conocieron en Venezuela), se dedicó a la piscina ya que problemas de salud le impidieron practicar su deporte favorito: el fútbol.

Su historial es increíble: varios récords sudamericanos, oros en todas las competiciones del continente, y hasta participó en los recientes Juegos Olímpicos de Pekín, en los que nadó junto a la gran estrella de la natación, el norteamericano Michael Phelps.

En esa ocasión, el nadador estadounidense consiguió ocho medallas de oro. Salvando las distancias, Subirats se convirtió en estos Juegos Bolivarianos en el Phelps de la piscina olímpica de Sucre.

Pero ahí no termina la sed de este tritón venezolano.

Tras su triunfo incontestable en los Bolivarianos, Subirats se prepara para el asalto a los IX Juegos Sudamericanos que se disputarán en la colombiana Medellín el próximo año, preludio de lo que espera que sea un ciclo olímpico más que importante".