miércoles, mayo 06, 2009

"Señales del fin"


POR:CHARITO ROJAS.


[i]“La izquierda no tiene ni puta idea del mundo en que vive”. José Saramago, Premio Nóbel de Literatura 1998, nacido en Portugal ( 1922- ?).


La insistencia en aplicar modelos políticos ya vencidos, la obsesión de revivir un proceso similar al de la instalación del comunismo en Cuba, el delirio por parecerse a líderes como Bolívar, Zamora, Mao o Fidel ha distorsionado un proceso de cambios, que sin hablar de revolución y contando con la totalidad de los venezolanos, pudo tener un buen final. Uno que no va a tener este caos aderezado con ideologías trasnochadas que se llama “revolución bolivariana” o “socialismo del siglo XXI”.

Nunca creí en Chávez, en todas las entrevistas que le hice cuando era un golpista perdonado por la gracia presidencial o candidato de un movimiento que parecía más “barbulesco” que “quijotesco”, pero aquel hombre que ganó las elecciones en 1998 y habló desde el Ateneo de Caracas sembró esa noche un rayo de esperanza hasta en quienes no votamos por él. “Vamos a darle el beneficio de la duda”, dijimos muchos venezolanos, ante la posibilidad de que fuera sincero su ofrecimiento de erradicar la corrupción, la pobreza, el clientelismo político. Pero bastó verle en su primer viaje al exterior como Presidente Electo para saber que todo quedaría, como siempre, en palabras. Su amorosa visita a Fidel Castro, su gira a Moscú, el ridículo papel desempeñado ante el Emperador de Japón, la reina de Inglaterra y el rey de España, asomaron lo que nos venía.

Desde ese entonces nos avergonzamos de un Presidente burdo, sin modales ni estudios, que como dijo Uslar Pietri en una de sus más acertadas expresiones: “es de una ignorancia soberbia”. El incumplimiento de todas sus promesas de campaña, la pelea con sus compañeros de camino, la imposición de una ideología comunista que nunca ha sido aceptada por el país y sobre todo, la grave violación de la Constitución y de la voluntad de los venezolanos expresada a través del voto, ha hecho del Comandante un gobernante totalitario, abusador del poder, allanador de libertades y propiedades. Hoy, Venezuela tiene un gobierno con 10 años continuos de permanencia, militarizado, sin separación de poderes, carente de justicia, pleno de desigualdades e inseguridades. En 10 años pasamos de ser un “país en vías de desarrollo” a ser un quintomundista al mismo nivel de Zimbabwe y Haití. Hemos perdido el mejor chance de dar un salto al primer mundo, de invertir en educación y no en armas, de fomentar la producción nacional y no la importación, de llenar al país de escuelas, fábricas, autopistas y progreso. De darle a todos los venezolanos una mejor calidad de vida.

Lo que tenemos ahora, después de 10 años de zozobras y de casi 900 mil millones de dólares dilapidados, es un país lleno de problemas de vida. Por primera vez Caracas sabe de racionamientos de luz, Venezuela tiene fallas de energía, de gas, de agua, de alimentos, de gasolina. Los venezolanos viven en el temor de que el régimen les arrebate lo que poseen: ya no hay seguridad no sólo de las propiedades agrícolas sino siquiera de la vivienda que se habita. Tal vez lo peor de esta Venezuela chavista es la privación de libertades. Como nunca, hay presos políticos que son juzgados no por sus obras sino por su pensamiento; los periodistas son amenazados, vejados y hasta agredidos; los medios de comunicación permanentemente sometidos a una legislación punitiva. La protesta definitivamente se criminalizó.

Ya el gobierno usa la fuerza, la física, la legal, la militar, para someter a los venezolanos que exigen libertades y respeto a la Constitución. La agresión contra ciudadanos desarmados este 1 de mayo fue la señal más notoria que da el Comandante de que odia la oposición, que necesita someterla a la fuerza, que usa las armas de la República contra el pueblo y sobre todo demuestra algo que venimos advirtiendo en sus ofensas y desplantes: tiene miedo. Sabe que hay una gran oposición, sabe que sin trampa no triunfa. Cree que puede aplicarnos el librito del comunismo. Pero no ha querido leer el capítulo final de esas historias, todas terminadas en fracaso.

Vienen tiempos duros, tiempos violentos. Ya no hay engaños con esta dictadura que impone leyes sin importarle violar la Constitución, que no tiene frenos legales, morales, ni éticos. Comenzó la era en que él cree que su poder es absoluto. Los romanos lo creyeron así antes que cayera el Imperio. Nixon nunca pensó que lo descubrirían. Mao se creyó eterno, Hitler dios. Pero para su pesar, ni Fidel es eterno. Todos ellos pasaron, fueron derrocados, murieron, se fueron. Mucho menos un hombre que vive al borde de un ataque de nervios, fumando, tomando café y manteniéndose artificialmente despierto para disfrutar cada sorbo del poder. Está tan trasnochado que no se ha dado cuenta que ya tiene el sol a las espaldas.
Hasta el próximo miércoles


2 comentarios:

ZAYI HERNÁNDEZ dijo...

Primero que nada...SOY VENEZOLANA y no sabes la alegria que me dió ver algo de mi país en tu blog, y más cuando lo que está allí plasmado es la CRUDA REALIDAD de ese hermoso pais al que Bolivar levantó de la esclavitud para que este señor, lo haya puesto de rodillas ante el mundo...Partí de mi ´pais hace tres años y una parte de mi alma está allá...creo que Venezuela tenía una gran riqueza...y no era su economía sino, su gente...copeyanos y adecos esperabamos resultados juntos jugando al dominó...pero este señor nos ha separado de tal manera, que aunque se vaya, los resentimientos sociales de la clase pobre con la menos pobre son casi que irreconciliables...me duele ver a mi pais, me duele la imagen que dejan de mi pais al mundo cuando este Juan Bimba hambriento de poder y resentido socialmente, nos ridiculiza a nivel mundial y nos deja como si fuesemos una RAZA INCULTA Y OBSCENA...eso en cuanto al escrito...
En cuanto a tu paso por mi blog, quiero que sepas que estás bienvenido aunque no pueda ofrecerte Fama de América y pan dulce, sino rosquetitos y los Negritos...y decirte además, que me has llevado a la gloria con tantos halagos...me alegraste el día.
Besitos.

Arcangel Vulcano dijo...

ZAYI HERNÁNDEZ, bienvenida, gracias por tu agradable visita y estimulantes comentarios.

Pensamos que todos los venezolanos somos parte del problema, pero todos también deberíamos ser parte de la solución. Dios quiera que algún día todos los venezolanos podamos estar unidos, en paz y en absoluta fraternidad.No será fácil, pero juntos podemos lograrlo, debemos aprender de los errores del pasado, del presente, para evolucionar en el futuro; para conseguirlo se necesita de mucho estudio, trabajo colectivo, constancia, disciplina y conocimiento.

En cuanto a nuestro paso por tu hermoso blog,gracias por tu cálido recibimiento; nos encontramos entre los que pensamos que "nada sucede casualmente, todo tiene causa y efecto". Si logramos alegrarte con nuestras modestísimas opiniones, es para nosotros un verdadero privilegio producirte una sonrisa.

Un fraternal abrazo.