viernes, noviembre 07, 2008

Obama, Venezuela y el 23 de noviembre Yes We can.


POR:ARCANGEL VULCANO.

Los estadounidenses salieron a votar masivamente por muchísimas razones que sería largo de enunciar y de enumerar, pero que podríamos sintetizar así:

La masiva participación de votantes estadounidenses se debió entre muchos factores a la vocación democrática y libertaria de la mayoría de los integrantes del diverso y plural pueblo estadounidense que aspira lograr unido, en un clima civilizado y de respeto mutuo, importantes cambios integrales (socio económicos y políticos) en paz para todos; es decir, sin intentar imponerle a nadie una visión filosófica única.

Diríamos también, que esta vez la participación del pueblo estadounidense y su masiva concurrencia a las urnas electorales ha sido en virtud de la necesidad que los impulsa de asegurarse el cambio no sólo de gobierno, sino que también de paradigmas y de rumbo equivocado, así como también del partido que ha venido conduciendo al país norteamericano. El gobierno del Sr Bush sin duda ha sido desde diversos puntos de vista muy negativo para EEUU y para el mundo. No tenemos ningún impedimento para admitir que su pésima gestión en la política económica y su negativa administración contribuyó entre otras causas ha precipitar la actual crisis económica que amenaza con desatar una terrible recesión económica, que no atribuimos únicamente al supuesto fracaso del sistema capitalista liberal como tal, como tampoco al sistema democrático como ideal superior de la sociedad civilizada y de la humanidad en su búsqueda por perfeccionarse; sino que a los sucesivos errores cometidos por regimenes como el de Bush (entre otros) que han tolerado que el sistema financiero mundial se corrompa y sufra las perniciosas consecuencias conocidas.

Por otro lado, la sociedad estadounidense rechaza la política guerrerista de Bush y los halcones del pentágono. Buena parte del pueblo norteamericano también se movilizó procurando frenar la guerra en el medio oriente; pero no hay que ignorar el hecho cierto y evidente que también muchísimos estadounidenses votaron por los republicanos, lo que indica que las opiniones seguirán divididas en ese sentido; pero sin duda, la opinión mayoritaria que ha prevalecido es la de procurar concretar la paz en el medio oriente.

Por otra parte, es imposible ignorar el hecho histórico del afloramiento del nuevo fenómeno político que encarna Barack Obama, quien obviamente representa un nuevo liderazgo muy carismático. No vemos a Obama como a un fenómeno racista, de ser así no hubiera sido posible su elección como presidente. Obama no podía ser presidente sin el apoyo de la mayoría blanca. Vemos a Obama con muchas otras complejas implicaciones muy extensas de explicar aquí; ya habrá tiempo y espacio para evaluarlas; pero simplemente podemos decir que Obama ha esperanzado de nuevo al pueblo estadounidense con una profunda oferta de cambio posible, pero en democracia, en paz, y fundamentalmente, dentro de un clima de respeto recíproco por todos sus adversarios. Cambios que anuncia para hacerlos y concretarlos junto a los demás, llamando al diálogo constructivo y participativo, a la integración para el trabajo en equipo entre republicanos y demócratas, jamás amenazando con arrasarlos, ni barrerlos, desaparecerlos, ni profiriendo nunca un populista y demagógico grito de “oligarcas temblad, ni de no volverán”; tal vez es porque Obama no se muestra como "algunos" como un presidente con ínfulas de ser eterno, ni como un líder ambicioso e insustituible que procura la “reelección indefinida”, ni como si fuera el único dueño de la verdad absoluta, de su país y sus riquezas, sino como parte integrante de un valiosísimo colectivo plural y diverso.

La principal razón por la cual ha habido una masiva participación de los estadounidense en las urnas, es muy parecida (por no decir la misma) a la que moverá a los venezolanos también el próximo 23 de noviembre a votar masivamente, que no es otra que la necesidad y las ansias de concretar cambios posibles en democracia y en paz, sin violencia, ni amenazas de guerras fraticidas, ni infundiéndonos el temor de borrarnos de la faz de la tierra a quienes no pensemos igual que el presidente de turno; pero sobre todo para procurarse mejores gobiernos regionales y municipales, que por cierto, en su gran mayoría han sido terriblemente pésimos y aún peores que el gobierno de Bush.

En Venezuela los venezolanos podremos también salir de nuestras casas como allá en EEUU a votar masivamente, procurando cambios positivos, entre ellos: Combatir efectivamente la inseguridad galopante y la delincuencia desatada, desenfrenada, que actúa impunemente a sus anchas y que está matando, robando, acosando y hostigando sin control a diario a la mayoría de los venezolanos trabajadores e inocentes, por culpa de la displicencia, inoperancia, negligencia, impericia y la pésima gestión del gobierno de Chávez, sus Ministros, gobernadores y alcaldes, que sólo se justifican con pretextos y evasivas.
Los venezolanos saldremos también a votar para garantizarnos la vigencia del sistema democrático que está en riesgo, procurando elegir a los mejores gobernantes regionales y municipales que podamos (estén en donde estén); votaremos masivamente para intentar mejorar los pésimos servicios públicos en general, entre ellos el de electricidad para evitar tantos apagones; mejorar los servicios de agua, salud, educación, aseo urbano; votaremos para que nuestros gobiernos locales trabajen duro para resolver los problemas que más nos afectan cotidianamente, y así determinar, diseñar e implementar soluciones eficaces para reducir la inflación, el desempleo, el alto costo de la vida y la escasez de productos básicos. Los venezolanos en general sin distinciones ideológicas queremos que haya mayor y mejor productividad, para eso debemos crear riqueza no sólo repartir la que tenemos (Petróleo), por tal motivo, deberíamos es diversificar la economía monoproductora, y sabemos que no podremos hacerlo precisamente en un régimen socialista totalitario y militarista, restrictivo y conculcador de la propiedad privada, colectivista, de corte comunista, intervencionista, que restrinja las actividades privadas que garantiza nuestra Constitución Nacional. Sistema socialista al cual por cierto, ya rechazamos votando masivamente contra la reforma constitucional propuesta por Chávez el pasado 2 de diciembre, y que insiste en imponernos. Los venezolanos sabemos que viviendo en democracia verdadera, con plenitud de libertades y garantías económicas y con el disfrute de todos los derechos sociales , bajo la supervisión -eso si- de un estado democrático regido por el derecho, apegado a la Constitución y a las leyes, que se someta auténticamente a una justicia ciega, imparcial, independiente y autónoma (no intervenida), auspicioso del desarrollo, la tecnología, la ciencia, los valores humanos, el trabajo creador y productivo, inspirado y orientado por la fe en Dios y en los excelsos ideales promulgados por nuestros libertadores, para que fomente y apoye con todo su poder financiero y logístico la actividad empresarial privada y cooperativa, seria y responsable socialmente, podremos así construir una sociedad regida por supremos ideales, guiada en principio por el amor superior a Dios todopoderoso; una sociedad que sea educada, cívica, moral, desarrollada, progresista, moderna, futurista, humanista, solidaria, libre, más justa, equitativa, próspera y en pleno despliegue de las potencialidades colectivas, entre otros argumentos...

El fenómeno que encarna el nuevo liderazgo de Barack Obama junto al democrático, libertario y participativo pueblo estadounidense, quienes acaban de realizar unidos una gloriosa gesta histórica de participación popular masiva en las urnas electorales, para conquistar un mejor destino, inspirados por el extraordinario lema de su líder "YES WE CAN" (SI PODEMOS), debe servirnos a todos los venezolanos para impulsarnos vigorosos y fortalecidos por su ejemplo, con gran esperanza de cambio posible aquí en Venezuela; y así asimilar, digerir y aprovechar una hermosa posibilidad y oportunidad que tenemos todos unidos para conquistar un mejor porvenir para Venezuela concurriendo también masivamente a votar en paz y con esperanzas de mejorar y resolver nuestras principales diferencias y problemas, civilizadamente juntos todos.

La extraordinaria demostración de participación popular masiva del pueblo estadounidense como principal protagonista, nos señala a los venezolanos un camino apropiado para fortalecernos en nuestras convicciones e ideales democráticos. Debemos conquistar unidos un mejor futuro para todos los venezolanos de buena voluntad. ¡Si podemos, claro que podemos!

Para lograrlo juntos, unidos, en paz y sin traumas, debemos hacer exactamente lo mismo que nos sugirió el libertador Simón Bolívar en Pativilca; cuando en virtud de su precario semblante y aspecto decaído, por causa de sus padecimientos de salud, creyéndole derrotado y acabado, el diplomático colombiano Mosquera quien lo visitaba compadeciéndose de su lamentable estado demacrado, le preguntó al grande héroe:"¿ Y ahora que piensa hacer Libertador? a lo que el genio de América respondió sin vacilaciones: "¡TRIUNFAR!". Eso es lo que debemos hacer este próximo 23 de noviembre los venezolanos que amamos la democracia y la libertad, ¡TRIUNFAR! por encima de todas las dificultades, adversidades, arbitrariedades, abusos, atropellos, excesos y ventajismos del gobierno que nos viola cínicamente y reiteradamente nuestros legítimos derechos.

Debemos entonces sin pretextos al igual que lo hizo el pueblo estadounidense, el próximo 23 de noviembre VOTAR MASIVAMENTE Y TRIUNFAR...(también cuidar entre todos los votos en las mesas, vigilar el proceso, garantizar su transparencia con la presencia activa, y evitar a todo evento cualquier posibilidad de fraude) y para saber que si podemos hacerlo unidos y con éxito, basta con recordar siempre la frase sencilla que repitió incesantemente el presidente electo estadounidense Barack Obama a su pueblo, durante la campaña electoral que lo llevó a la Casa Blanca: "YES WE CAN (SI PODEMOS) claro que si...

2 comentarios:

John Manuel dijo...

De acuerdo contigo, pero en español yes we can sería: de bolas que podemos :)

Arcangel Vulcano dijo...

John Manuel,bienvenido, gracias por la visita y tu ocurrente comentario.

Un fraternal saludo,