miércoles, febrero 24, 2010

"Catarsis Sea Varón" Versus "El Método Chaz" ("...En esta esquina Álvaro Uribe, en esta otra Hugo Chávez...")


POR:ARCANGEL VULCANO

¿Quién lo diría? hemos visto transmutarse y cambiar fácilmente de opinión al Señor Presidente Hugo Chávez Frías, como si de cambiar de camisa se tratara, caer en las más disímiles contradicciones, siendo el protagonista de injustificables e incomprensibles ambigüedades. Ya se nos ha vuelto un lugar común ver y escuchar, sin sentir desconcierto alguno, al histriónico personaje, pasar increíblemente de proferir toda clase de amenazas e insultos contra sus recurrentemente denunciados “irreconciliables enemigos oligarcas lacayos del imperialismo norteamericano”, jurándoles hasta la muerte cien años de guerra y “convertir a América en cuatro Vietnam si se atreven a derrocarlo y asesinarlo”, hasta recular y mentir al declarar “Estar dispuestos a pasar la página en aras de la unidad”, irónicamente, asegura luchar por lograr la ansiada unidad, pero alcanzada excluyendo a los también países Americanos Canadá y los EEUU.

Todo lo cual ha quedado más claramente evidenciado, después de haber protagonizado un penoso incidente verbal junto a su homólogo el presidente colombiano Álvaro Uribe Vélez, durante la reciente cumbre mexicana de Cancún, denominada "cumbre de la unidad", pese a excluir a los aludidos países, y convertirla en escenario para el pleito entre caudillos.

Hoy podríamos afirmar sin temor a equivocarnos, que insospechadamente, el mandatario antioqueño Uribe, tal vez sin proponérselo, ha descubierto una nueva terapia de “Catarsis” político psicológica, para intentar encarar y resolver en lo adelante los distintos desafíos políticos que le plantea su díscolo y conflictivo vecino el Presidente Hugo Chávez, quien se le ha convertido en una migraña cotidiana. Nos atrevemos a calificar a esta nueva terapia política inventada por el aventajado esgrimista político, que está demostrando ser Álvaro Uribe, como “La Catarsis Sea Varón”, inusualmente e inesperadamente ejecutada el pasado lunes durante un almuerzo de “un club de amigos presidentes” en Cancún-México, convertida en tema mundial obligado, por causa no del revuelo y escándalo que el bochornoso incidente presidencial ha provocado, sino en virtud del ventajoso y provechoso efecto que pareciera haber causado en lo inmediato.

¿Quién lo diría? tal vez algunos estarán deseosos de poner enseguida en práctica tan eficaz nueva terapia grupal de shock, que inesperadamente parecería haber sido casualmente aplicada sin anestesia por el curtido Álvaro Uribe Vélez, a su impredecible amigo de club presidencial, el temperamental Hugo Chávez Frías. Otros en cambio se preguntan, ¿si no habrá sido esta curiosa “Catarsis Sea Varón” deliberadamente aplicada como brebaje amargo, para intentar obligárselo a tragar a un enemigo político, a quien algunos acusan de ser convaleciente y padecer del mal crónico del sectarismo excluyente. En todo caso, esa es una terrible enfermedad, que no se cura con ninguna medicina democrática, ni siquiera con “La Catarsis Sea Varón”, aplicada como inyección letal en las venas de quien se sospecha sufre el enfermizo narcisismo;pero a cualquiera se le quiebra el espejo con una dosis masiva de anti ego, mediante la aplicación sorpresiva de semejante Catarsis; que pareciera ser excesivamente útil en tiempos de cumbres borrascosas de encumbrados jefes de estado enemistados.Tal y como ha sido difundido el incidente entre Uribe y Chávez: “En la reunión privada de jefes de Estado, al parecer el presidente Uribe le reclamó a Chávez por el presunto "embargo comercial de su país a Colombia”. Este reclamo no le gustó a Chávez, que se puso de víctima, acusó a Uribe y a Colombia, de mandarlo a matar a través de paramilitares y amenazó con retirarse de la reunión”, señaló sobre esta discusión una fuente, que pidió el anonimato, por vía telefónica a la AFP. “Molesto, Uribe le gritó: ‘Sea varón, quédese. Estos temas se discuten en estos foros. Usted es valiente para hablar a distancia y cobarde para hablar de frente’“, enfatizó la fuente. Chávez, por su parte, le dirigió a Uribe un sonoro “Vete al carajo”, dijeron los asistentes. Hugo Chávez anunció a los medios de comunicación que viajará a Cuba para reunirse con Fidel Castro. Asimismo, lamentó lo ocurrido en una acalorada discusión con Álvaro Uribe y manifestó su deseo de retomar las “relaciones normales” con Colombia. ¿Será que va a pedirle a su tutor político Castro que le asesore qué hacer?Quiere decir entonces que del penoso incidente entre ambos dirigentes políticos, la hoy bautizada terapia política de “Catarsis Sea Varón” aplicada supuestamente en medio de un arrebato de ira largamente contenida, por el presidente colombiano Álvaro Uribe, ha funcionado eficazmente –al menos en esta ocasión- para intentar resolver satisfactoriamente conflictos políticos, diplomáticos y comerciales, para exigir levantar bloqueos y congelamientos comerciales a países como Colombia. Porque ha quedado en evidencia pública frente al mundo entero, que Chávez se contradice y comete ambigüedades al tratar el tema colombiano, porque el creador y ejecutor del atropellador y abusador autodenominado “Método Cház” de expropiación, calificado, bautizado, patentado y ejecutado sin misericordia y sin derramar una sola lágrima por sus víctimas, los calificados emblematizados como “irreconciliables enemigos de la patria, como latifundistas terratenientes y oligarcas” en Venezuela; “El famoso Método Cház” , ejecutado personalmente por el mismísimo "presidente exprópiese" Hugo Chávez, hoy está dispuesto a dialogar con quienes ha denunciado como sus agresores y jurados enemigos a muerte. ¿Será que a él habrá que tratarlo como trató el patriota Francisco Salias al realista Capitán General Vicente Emparan el 19 de Abril de 1.810, obligándolo a ir al Cabildo; para que entienda que debe sentarse a dialogar y a escuchar a los demás? ¿Será que él sólo entiende es a empujones, obligándolo?

Hugo Chávez –no sabemos aún por qué- evidentemente pareciera estar ahora dispuesto al diálogo con Colombia y su presidente, ¿habrá cedido a las iracundas de su colega, o las presiones de EEUU que tanto denuncia, luego del incidente con Uribe? Porque luego de escucharlo en la rueda de prensa que ofreciera el caudillo llanero, consideramos que ha incurrido en evidentes ambigüedades, y ha caído en muy obvias contradicciones, sobre todo, luego de haberlo visto y escuchado en distintas ocasiones, no menos importantes que la reciente cumbre de Cancún, proferir toda clase de insultantes calificativos, de disonantes advertencias, amenazas e improperios irrepetibles, no sólo contra el Presidente Álvaro Uribe (quien no necesita que nadie lo defienda) sino contra muchísimos presidentes y personajes estelares e importantes actuantes en la complejísima geopolítica mundial y, ejemplos desafortunados abundan, porque del verbo oprobioso del barinés, no se ha salvado ni el Papa.
Las más reconocidas agencias internacionales han difundido la aludida comparecencia del presidente Chávez, quien tomó la oportunidad para hablar del altercado ocurrido el lunes entre el presidente Álvaro Uribe y él.“Somos nosotros los que más lamentamos el incidente. Aunque Chávez, por su parte, ha confesado: “Para mí eso fue un hecho altamente lamentable, doloroso. A juicio de Chávez, lo dicho por Uribe “es como para reírse, eso es un chiste. Eso no lo cree ni un niño de quinto grado. Nos acusó de agresores y yo respondí que nosotros somos los agredidos”.
Nos preguntamos entonces: ¿Cómo es que si el presidente Chávez considera que lo dicho y hecho por el presidente Uribe, es como para reírse y lo asemeja con un chiste, porque piensa que eso no lo cree ni un niño de quinto grado, y se considera agredido y no agresor, por qué entonces reacciona tan ambiguamente y contradictoriamente frente a las presuntas agresiones de su homólogo?¿Por qué intenta explicar frente al mundo, justificando el inconveniente e innecesario bloqueo y congelamiento comercial que ha decretado y ejecutado contra Colombia, afectando a propios y a extraños? ¿Por qué ordenó derribar los precarios puentes en la frontera que afecta a los pobladores más humildes de ambos países? ¿Está acaso mintiéndole al mundo sobre sus verdaderas motivaciones, al sustentar sus puntos de vista, al señalar que Venezuela tiene la libertad y el derecho a comprarle productos a quien lo desee? ¿Es cierto que la disminución de las compras a Colombia responde a que los precios de ese país son dos veces más altos que los de Argentina o Brasil? ¿Acaso Chávez ya no ha acusado hasta la saciedad que el mandatario colombiano Álvaro Uribe es “un presidente mafioso, paramilitar, narcotraficante, agente de la CIA, lacayo del imperialismo estadounidense, traidor, arrodillado al imperio gringo que ha hipotecado a Colombia al permitir la instalación de siete bases norteamericanas?¿ Alguien que cometiera realmente todos esos excesos que se le imputan merecería una oportunidad de diálogo; no sería preferible y lógico romper definitivamente las relaciones diplomáticas y mercantiles con los agresores, incluso dejar de venderles petróleo a los EEUU? ¿Acaso el Hugo Chávez que expresa que está ahora “dispuesto a pasar la página y reanudar el diálogo político y diplomático” con el presidente Uribe y Colombia, no es el mismo que lo ha acusado de “tener inconfesables planes ocultos, conjuntamente con los Estados Unidos, para invadir a Venezuela militarmente; así como, para asesinarlo y apoderarse de las riquezas venezolana, del petróleo, el gas y el agua”? ¿No es acaso Chávez, el mismo que amenazó a Colombia y a su presidente, con la infeliz frase: “Le mando un sukhoi caballero” (¿Esos son juegos?), no fue él, quien ordenó a su Ministro de la Defensa, durante su tristemente célebre programa televisivo dominguero, enviar a la frontera vecina colombiana, batallones militares de soldados y tanques, como respuesta, a la unilateral acción militar colombiana de bombardear un campamento guerrillero de las FARC en territorio ecuatoriano, hecho ajeno a Venezuela? ¿No es acaso el mismo quien durante una alocución en la Asamblea Nacional venezolana, transmitida en cadena nacional de radio y televisión, exigió al mundo, otorgarle reconocimiento y beligerancia a los grupos guerrilleros de las FARC y ELN, suprimiéndoles la condición de terroristas y borrándolos de la lista internacional que los cataloga como tales? ¿No fue acaso él quien los calificó de “verdaderos ejércitos que deberían ser reconocidos como fuerzas políticas beligerantes”, soslayando y olvidando muy convenientemente crímenes de lesa humanidad, los despiadados y sangrientos asesinatos de inocentes, los deplorables atentados terroristas, los innumerables abominables secuestros, el calvario y el sufrimiento de las víctimas de secuestrados y familiares, así como la larga y penosa zozobra, angustia e intranquilidad y luto que ha padecido y sufrido durante largos años la gran mayoría del hermano pueblo pacífico colombiano? ¿No es acaso el mismo que le ha dedicado homenajes a insurgentes contra el estado colombiano, la democracia colombiana y contra gobiernos democráticos de otros países del mundo, que no comparten su excluyente proyecto político totalitario, a conocidos innombrables despiadados anarquistas subversivos y Jefes guerrilleros de las FARC y el ELN, y otros terroristas fundamentalistas radicales mundiales condenados por la justicia internacional, de triste fama universal, como por ejemplo Carlos el Chacal Ramírez, proclamándolos como héroes revolucionarios y confiriéndoles honores post Morten (minutos de silencio en su memoria), edificándoles estátuas y bustos, considerándolos como dignos ejemplos a imitar, emular y seguir, por parte de la juventud revolucionaria dizque bolivariana y latinoamericana?


Chávez para justificarse se pregunta públicamente ahora: “¿Qué haces tú si te manotean, si te escupen la cara? Eso es muy lamentable, sobre todo a este nivel”, expresó Chávez sobre el altercado. Preguntamos: ¿Eso es lo que Uribe realmente le hizo, o sea, le manoteó, le escupió la cara? (Mentiras). Porque si eso hubiera hecho en verdad el presidente Uribe o cualquier otro colega mandatario, no merecería ni respuesta, ni consideración alguna. Ahora que, en base al mismo relato del presidente Chávez, ¿no es incoherente y ambiguo, hacer lo que ahora hace Chávez. Aceptar pasar la página, dialogar, con alguien que comete los presuntos imperdonables errores de agredir, insultar, manotear y escupir? Se lo vamos a responder sin ambigüedades y contradicciones. Un jefe de Estado, un verdadero estadista debería es hacer lo correcto, lo más adecuado, conveniente y necesario para nuestro país. No mentir, ni distorsionar la realidad, ni deformar los hechos desnaturalizándolos deliberadamente a su conveniencia para sacar indebidamente provecho político, sino que actúa responsablemente con probidad, seriedad, gallardía y valentía, asumiendo las consecuencias de sus errores; pero además, trabajaría sin descanso sin distraerse en pequeñeces para corregirlos a tiempo, evitando desastres, no provocándolos artificialmente como "algunos confesos ambiciosos de poder", que viven tentando al diablo y abusando de su buena suerte, hostigando a los demás injustamente y haciendo apologías a delicuentes, e instigando a la guerra entre hermanos, procurando dividirlos buscando reinar eternamente en medio del caos provocado y causado por motivos inconfesables ¿Es mucho pedir?
Chávez luego de la terapia de “Catarsis Sea varón”, prefirió entonces hacer lo que suele hacer, recular mintiendo, omitiendo muy convenientemente todos los verdaderos motivos que ha esgrimido -con razón o sin ella- para decretar el congelamiento de las relaciones con Colombia, por eso no puede intentar poner como corresponde en su sitio a un presidente a quien denuncia por haberlo presuntamente provocado, agrediéndolo y escupiéndolo, porque sus reclamos parecieran ser pertinentes, lógicos y justos, al exigir el diálogo entre países hermanos. Chávez llama es al respeto entre Colombia y Venezuela para restablecer relaciones. Como quien dice, esto se cuenta y no se cree, porque hace poco tiempo les hubiera enviado un avión sukhoi. A pesar de este evento, Chávez ha señalado que está dispuesto a reunirse con su par colombiano, pues esto es además una obligación de ambos. ¡Por Dios! ¿ se ha dado cuenta que tiene obligaciones luego de aplicada la proverbial terapia de “Catarsis Sea Varón” patentada personalmente por el Presidente Uribe, pues maravilloso, bienvenida sea entonces "La Catarsis Sea varón”, ¡alabado sea el señor! entonces, que le den un premio novel al probadamente avezado, astuto e iracundo antioqueño Uribe por semejante mérito político e histórico para Colombia y Venezuela, por descubrir y aplicar oportunamente "La Catarsis Sea Varón” y lograr por fin que el testarudo y porfiado presidente Chávez comprenda y reconozca alguna vez en su vida, que es necesario e indispensable dialogar políticamente con personas que piensan diferente, para buscar, encontrar consensos y acuerdos juntos, persiguiendo y alcanzando logros y objetivos comunes de distinta naturaleza, que son realmente esenciales, vitales y muy importantes para convivir en paz internamente, internacionalmente, y fundamentalmente con nuestros vecinos.
Chávez asegura ahora, ofreciendo entrevistas a cuantos periodistas internacionales se las piden, actuando en apariencia muy sereno, como si remedara a un Gurú hindú meditando sentado en posición de loto, actuando como si fuera un místico iniciado, simulando equilibrio y ponderación –ni Gandhi- intentando en vano transmitir la falsa impresión de que que él ya no es el mismo que amenaza con enviar aviones bombarderos rusos a ninguna parte, ni financia, ni apoya a grupos narcoterroristas insurgentes armados; pero eso si, ¡qué raro no!, después de recibir los efusivos reclamos públicos de Uribe frente a sus colegas presidentes y el mundo, que lo desnudan como un embustero; todo un chaparrazo antioqueño en frío le han dado frente al mundo democrático, que ya sabe que Chávez sólo le tiene encono a Uribe, porque combate exitosamente a sus socios y amigos ideológicos de las FARC.
Chávez nos aclara asumiendo gestos de deidad omnipresente todopoderosa: “Si es que eso sirvió como catarsis al presidente Uribe, pudiera estar él sometido a muchas presiones en estos días, bienvenido. Si él está dispuesto a que nos sentemos como lo hemos hecho millones de veces a discutir diversos temas, yo estoy dispuesto. Creo que para los dos es una obligación como Jefes de Gobierno”, destacó, ¡Bingo! Por fin estamos de acuerdo en algo con él; solo que debe digerir la dura realidad que lo acorrala dejándolo en evidencia como un farsante, porque “La Catarsis Sea Varón” se la aplicaron directamente a él, que es quien finge y rompe relaciones por motivos personales; no fue que Uribe hizo Catarsis para desahogarse, ¡no señor! le aplicó "Catarsis Sea Varón" para obligarlo a dialogar y a reconocer públicamente todas sus mentiras ¿Y si no ha sido así, por qué entonces ha tenido tan ambigua y contradictoria reacción, porque no le amenazó esta vez con mandarle un avión ruso, o unos tanques, o desató los mil demonios de la guerra, no es que Uribe lo escupió, no es que lo quiere asesinar e invadir en complicidad con el Imperio gringo; para qué son entonces las siete bases militares estadounidenses colombianas, acaso para hacer fértil el terreno para la aplicación de la terapia de “Catarsis Sea Varón”, esas bases no eran entonces para intimidar, ni para agredir, ni para intentar derrocarlo, ni para que sirvan de plataforma militar y logística; para preparar, desplegar y ejecutar los planes que conlleven a materializar una invasión a Venezuela; es que ahora está seguro de que ya no quieren asesinarlo y derrocarlo, tanto “el calificado por Chávez, como mafioso, paramilitar y lacayo de los gringos, el vendido presidente Uribe” y “la rancia y mal oliente oligarquía colombiana que traicionó, proscribió y expulsó a nuestro Padre Libertador Simón Bolívar “? ¿A partir de ahora, debemos los venezolanos volver a considerar al presidente Álvaro Uribe como “El Hermano Uribe”, tal y como un día lo definió el histriónico, ambiguo y contradictorio presidente Hugo Chávez?
“El Presidente Chávez reiteró su disposición para restablecer las relaciones comerciales, diplomáticas y políticas con Colombia, pero destacó que para ello “tiene que haber una restitución plena del respeto, de la confianza”. Nos parece muy bien, ¡perfecto! que así sea, hágase la paz, auspíciese y foméntese el diálogo, búsquese el consenso y el acuerdo civilizado entre conciudadanos diversos e ideológicamente ubicados en distintos partidos políticos a partir de ahora. Por cierto, debería también aplícar el diálogo que popone con Colombia, con sus conciudadanos venezolanos, con los partidos políticos de la plural y diversa oposición, con los empresarios y gobernadores propios y extraños, ¡por favor!. Sería prudente que no siguiera acusando al Gobernador Henri Falcón injustamente como traidor, por atreverse soberanamente a renunciar a su sectario y excluyente partido PSUV; por conminarlo públicamente al diálogo y al respeto mutuo, entonces. Que lo respete, le consulte sus opiniones, invitándolo a conversar a Miraflores, así como ha invitado al presidente Uribe. Falcón no lo ha insultado, como asegura que lo ha hecho Uribe. ¿No merece un venezolano como Falcón, antiguo partidario, igual o mejor trato y consideración que su enemigo jurado? ¿O es que los venezolanos debemos aplicarle a Chávez la terapia ejecutada en Cancún-México por el Señor Presidente Uribe, “La Catarsis Sea Varón”, cada vez que pretenda aplicarnos el oprobioso Método Cház? ¿Chávez propone a Uribe ¡Respeto mutuo!? que su palabra vaya por delante, respetémonos todos.
¡Claro!, que muchos enemigos del denominado por algunos humoristas como el “comandante exprópiese”, estarán cavilando a ver como aplican también el eficaz método de “La Catarsis Sea Varón”, para contraponérselo como remedio, antídoto y panacea eficaz, al temible y también probadamente efectivo “Método Cház”, infelizmente patentado por Chávez, allá en la tierra barinesa, con ocasión de expropiar sin anestesia, violando la Constitución y los derechos de propiedad a un tristemente célebre oligarca que tembló.
Pero el método de “Catarsis Sea Varón” de Uribe como que también funciona, fíjense lo que ha dicho el pretendido nuevo gendarme necesario y neo libertador de América: En este sentido, dejó saber que su gobierno está dispuesto a evaluar la compra de productos a ese país siempre que el gobierno colombiano respete a Venezuela. “Queremos volver a trabajar con el Gobierno de Colombia como hemos trabajado en estos años”. “Ratifico nuestra mejor intención por retornar a la calma” “Estamos dispuestos a pasar la página con Colombia en aras de la unidad”, concluyó Chávez. Pareciera entonces, en virtud de las recientes declaraciones del Señor Presidente Hugo Chávez, quien desde hace largo tiempo, ha confesado y denunciado a todo pulmón ante el mundo, haber sido injustamente agredido por parte del Señor Presidente Álvaro Uribe, en complicidad con el Imperio Estadounidense, conjuntamente con múltiples lacayos, comandados hoy en día –según asegura- por el Presidente de Estados Unidos Obama, presuntamente cometiendo contra él, su gobierno y Venezuela, toda clase de deplorables actos, provocándole, desestabilizándole, amenazándole de muerte, conspirando para derrocarlo e invadir a Venezuela, persiguiendo fines inconfesables; por lo que ahora lo único que exige para reiniciar relaciones con sus presunto agresores es respeto.

¿Será que el método de “La Catarsis Sea Varón” descubierto, patentado, aplicado eufóricamente y de manera poco convencional por el sorprendente presidente Uribe, como terapia política de shock contra el totalitarismo, el autoritarismo, la exclusión, el cierre de fronteras y el congelamiento de relaciones diplomáticas y comerciales entre países hermanos gobernados por presidentes ideológicamente ubicados en bandos políticos distintos, ha dado claros signos y evidencias de que podría ser usado en lo adelante como panacea contra “El Método Chaz?.¿"La Catarsis Sea Varón versus "El Método Chaz"? como quien dice: En esta esquina Alvaro Uribe, en esta otra Hugo Chávez.Dos estilos muy diferentes de hacer política. La historia decifrará cual será el ganador; pero los perdedores, por ahora, son los pueblos colombiano y venezolano, por causa de este interminable e inconveniente pleito entre mandatarios, de dos países hermanos, que quieren vivir en paz, pero los empujan a la guerra.Solución: Diálogo, respeto, convivencia, tolerancia mutua, pero eso si, sinceramente, verdaderamente, sin poses, echando a un lado los egos, colocando en primer lugar los intereses de los pueblos por encima de los intereses políticos y las ambiciones personales de los líderes.¿Qué es difícil? muy difícil, pero hay que imponer la paz y la democracia, si es preciso a empujones. Por el bien de Venezuela y Colombia, hay que obligarlos a dialogar. Bievenido sea el diálogo político; pero con respeto mutuo sincero. ¡Basta de poses para la prensa!

11 comentarios:

Anónimo dijo...

La soberbia humillada

Por:Marianela Salazar.

‘La presencia de Chávez en las cumbres se ha vuelto perturbadora e insufrible’

A medida que ve ennegrecerse su horizonte político el presidente Chávez se entrega al enfado infantil y al berrinche ridículo. En la Cumbre de Río, celebrada en Cancún, no fue capaz de aceptar el reclamo del presidente Uribe sobre el bloqueo comercial a Colombia.

Como no tiene otro argumento que no sea la ojeriza encarnizada contra el neogradino, por sus golpes certeros propinados contra las FARC.Como no tiene otro argumento que no sea la ojeriza encarnizada contra el neogradino, por sus golpes certeros propinados contra las FARC -uno de los grandes aliados de la revolución bolivariana-, como tampoco pudo espetarle que el bloqueo comercial es su respuesta a las bases militares estadounidenses instaladas en el vecino país, perdió su insuficiente compostura y como de costumbre, alzó la voz, lo acusó de mandarlo a matar con los paramilitares y amenazó con retirarse de la reunión.

Enseguida el presidente Uribe le gritó: “Sea varón y quédese a discutir. Usted es valiente para hablar a distancia y cobarde para hacerlo de frente“. Fue allí cuando Chávez mandó a Uribe bien largo ¡al carajo! Dos faltas de respeto extendidas a todos los colombianos y a los venezolanos.

La verdad es que Chávez tiene una habilidad que le reconocemos: la de sacar de quicio a cualquiera.


El oficio de estadista no se ha hecho para nuestro guapetón de barrio, el más temido de América Latina y pasmo del socialismo en el mundo entero.En otra de las cumbres, cuando Chávez insultaba al ex presidente Aznar e interrumpía al presidente Rodríguez Zapatero, que a su vez le exigía respeto, al rey de España se le salió el Borbón y lo mandó a callar con una frase -”¿Por qué no te callas?-, que quedó para la posteridad inmortalizada a ritmo de pasodoble y significó una de las humillaciones más terribles que ha sufrido en su soberbia el mandamás venezolano.

Era predecible que después de tantos desencuentros, acusaciones e injurias, Chávez perdiera los papeles con Uribe cuando airadamente lo llamó cobarde. De no intervenir los presidentes de México y de Cuba se hubiesen ido a las manos.

Cada vez que Chávez asiste a una de esas cumbres presidenciales, truenan las salvas y los clarines, su presencia en ellas se ha vuelto perturbadora e insufrible por su empeño en acaparar el protagonismo a fuerza de desplantes y de insultos.


Es tan cuestionable y bochornosa la colecta presidencial como la de Globovisión, cuando el canal y sus socios tenían la disponibilidad económica para cancelarla.El oficio de estadista no se ha hecho para nuestro guapetón de barrio, el más temido de América Latina y pasmo del socialismo en el mundo entero. Sería conveniente que para las próximas cumbres se le exija a los mandatarios que suscriban un “pacto de caballeros”, donde no haya agresiones ni puñaladas verbales que sólo se apoyan en la ira, la venganza o la soberbia humillada.

Anónimo dijo...

Nelson Bocaranda


Runrunes
Febrero 25, 2010
ALTO

COLOMBIA. La realidad se impuso sobre los deseos de mantener una permanente guerra de palabras obscenas y amenazas ridículas con Colombia y su Gobierno. El mismo pragmatismo que obligó a comprarle equipos eléctricos a EEUU se vio aumentado ante la imperiosa necesidad de abastecer a un país depauperado, con su producción de alimentos -insumos producidos por habitante- a niveles del siglo XIX y con el peor deterioro de su plantel industrial debido a la intención gubernamental de “tierra arrasada” a todo lo que huela a IV República o a empresa privada.

Encuentros previos a la cumbre de Cancún -donde un amenazante Chávez quedó al descubierto ante sus pares que ya están cansados, tras más de una década, viéndolo imitar a Fidel Castro y provocar a la prensa global a titular con sus frases notorias y de propaganda- habrían allanado el camino, una vez más, para que las puertas del suministro de alimentos se vuelvan a abrir de forma urgente así como también las del suministro eléctrico compartido. Hasta la compuerta gasífera podría ampliarse desde el otro lado de la frontera. Para esta decisión presidencial el caudillo consultó a su mentor octogenario, quien ya antes había recomendado hacer las paces con los vecinos ante la incompetencia de los funcionarios venezolanos encargados de la producción y abastecimiento de las redes de Mercal y Pdval, complementado por los engaños que en esa materia ha significado una ingente cantidad de acuerdos con Brasil y Argentina de los cuales unos han sido por corruptelas binacionales. Con motivo de una reunión buscando ayudar a Haití en la casa de Gustavo Cisneros en La Romana y en la que se dieron cita entre otros el presidente dominicano Leonel Fernández, el ex presidente panameño Martín Torrijos y el magnate mexicano Carlos Slim, surgió el tema de la confrontación colombo-venezolana. Por eso Fernández estuvo presto a mediar entre los dos presidentes cuando se lo insinuaron en Cancún, conociendo de primera mano la situación por los informes económicos que de las dos naciones revisó antes de viajar a la Cumbre, sin pensar que el impasse allá aceleraría la supuesta mediación. Allí Lula, aunque se ofreció primero, no se le vio muy entusiasmado pues siempre duda que Chávez cumpla por su bipolaridad demostrada. Así lo comentó a otra Presidenta. Por otra parte se habla de un encuentro secreto que se habría celebrado en Caracas días antes de la reunión mexicana entre los cancilleres Maduro y Bermúdez tratando de afinar las relaciones y buscando adelantar de forma rápida, por las necesidades venezolanas, los acuerdos clave. Esta semana tendrían otro encuentro en Bogotá los dos ministros para seguir trabajando en el tema…

Anónimo dijo...

Nelson Bocaranda


CANCÚN. Mientras todos los mandatarios lucieron unas guayaberas, a la medida, regaladas por México, el jefe venezolano no se la quiso poner a pesar de que hasta el propio Raúl Castro se lo recomendó. Su disfraz militar-cívico lo haría hacerse notar en la foto oficial y eso era lo que buscaba antes de haber sido enfrentado por Uribe con la frase que ya le dio la vuelta al mundo. La grosería de la respuesta de Chávez hizo que varios presidentes -de ellos el que más rápido actúo verbalmente fue el propio Castro- se movieran para lograr el encuentro posterior. Como niño regañado el caudillo criollo siguió rumiando por dos días su malestar al haber quedado retratado en su condición de mandón irracional como lo demostró en las diferentes versiones que del suceso ha venido contando. Más allá de todo lo público el Gobierno de Colombia está haciendo unas exigencias claras y determinantes para saber si adelanta o no el proceso de acuerdos. Ya no aguantarán más la petición, sin equino, de la entrega de al menos dos jefes guerrilleros importantes que están del lado venezolano. ¿Iván Márquez, Grenoble u otros de la misma altura en las FARC? Igualmente con la deportación bien sea a Colombia o a EEUU de dos altos narcotraficantes que están enviando desde nuestro territorio grandes cargamentos de droga hacia EEUU, el Caribe y México y haciendo negocios -pruebas presentadas al canciller- con funcionarios rojos en tres estados…

MEDIO

HENRI FALCON. La orden presidencial es llevarlo a prisión. Lo sabe y está dispuesto a inmolarse. Aquí anunciamos este desencuentro hace varios meses. Las pruebas contra Falcón las han venido recopilando los seguidores de Reyes Reyes, de los cuales su hijo Luis Jonás encabeza la lista de los enemigos de Henri pues le quitó la posibilidad de ser gobernador en reemplazo de su padre. Hoy lo quieren nombrar jefe del consejo de gobierno para seguir torpedeando a Falcón. El expediente de Transbarca, sistema integral de transporte masivo del estado Lara, es lo que usarán para acusarlo y pedirle juicio de mérito ante el TSJ y para eso ya encargaron al diputado Carlos Escarrá, quien desde sus nuevas oficinas coordinará el equipo de abogados que enfilará sus baterías contra el disidente rojo, hoy pepetista. A la rabia de Chávez y los Reyes Reyes añádase la de Diosdado Cabello tras aquella demostración pública de un aumento de precios en un proyecto. Los temores de que el caso Falcón se repita en otras entidades exigirán acciones contundentes contra el gobernador. El caudillo trataría el caso en Cuba para coordinar acciones a tomar. Lo que más les preocupa es que Falcón no se amilanó ante las advertencias y amenazas de los últimos meses…

BAJOS

ANGUSTIAS. El último informe que recibió el Presidente por parte del cubano “electricista” lo dejó estupefacto: la posible pérdida de 125 de los 167 diputados de la AN en una eventual confrontación electoral el próximo septiembre de seguir deteriorándose la imagen y aumentando el desengaño en sus otrora fieles seguidores. Por eso hará todo lo posible para no permitir la celebración de esa consulta. También impulsará a sus dirigentes a seguir ofreciendo trapos rojos a la oposición como el referendo revocatorio y otras perlitas. Tanto es así que ya no confían en Tibisay Lucena como presidenta fiel del Poder Electoral. Piensan que no dudaría en reconocer una victoria de la oposición ante la división interna y el enfrentamiento que tiene dentro del CNE con otros grupos de poder rojos. En medio del nerviosismo, y para tratar de recuperar la confianza del comandante, hasta Jorge Rodríguez habría llegado a plantear su renuncia a la Alcaldía Libertador para volver a encargarse del órgano electoral y “así garantizarle su victoria mi Presidente”.

Elchacaldelainformción@gmail.com

tiwtter.com/nelsonbocaranda

Anónimo dijo...

Charito Rojas


Se busca Varón
Febrero 24, 2010
“Con la palabra, el hombre supera a los animales, pero con el silencio se supera a sí mismo”. Paul Masson (1846-1896), periodista francés.

“Sea varón” le espetó Uribe medio fuera de quicio ante la amenaza del venezolano de abandonar el almuerzo protocolar en el que se encontraban. Y lo remató con una frase que resume la conducta habitual de Hugo Chávez: “Usted es valiente para hablar a distancia y cobarde para hablar de frente”. Túquiti.

Nada más cierto si hacemos un recorrido por la vida pública del golpista del 92, ese que se refugió en el Museo Militar mientras sus soldados dejaban la vida en la intentona frustrada. Cuando se convenció que la abstención no lo llevaría al poder, se lanzó a la presidencia reptando por los senderos que le brindaba la democracia. Ganó con un discurso justiciero, ofreciendo igualdad, fin de la corrupción, del clientelismo político. El país creyó en él y muy pronto comenzó a mostrar sus verdaderas intenciones: apoderarse de las instituciones, de las elecciones, de todas las fuentes de producción e imponer lo que él llama eufemísticamente “socialismo del siglo XXI”, que no es más que una autocracia inspirada en el castrocomunismo.

En estos once años ha demostrado que es muy bueno con la labia: su aliñada cotorra ha hecho creer a muchos que actúa para el beneficio del pueblo. Sólo ahora éste se da cuenta que en más de una década, no le ha visto el queso a esa tostada. Micrófono en mano, destruye reputaciones, pulveriza las inversiones, insulta a mansalva a quienes no le pueden responder, ya sea porque no disponen de esos medios públicos o porque son jefes de estado que no deben caer en este tipo de disputas.

Pero parece que el micrófono y el aplauso de las focas lo enloquece a tal punto que termina vociferando las mayores insensateces y los peores insultos que se pueda propinar a ser humano alguno. Curiosamente, cuando no tiene micrófonos encendidos, puede tener una actuación diferente. Según algunos, hasta cobarde cuando se ve cara a cara con los insultados. La decencia indicaría que hasta pena le debería dar. Pero no, él cree que con un chistecito y una pasada de brazo todo está olvidado. A los obispos venezolanos, que según él “tienen el diablo bajo la sotana”, son “golpistas” y conspiradores, pues los ha buscado cuando los necesita. Monseñor Baltasar Porras lo protegió en sus momentos difíciles del 11 de abril y él le pidió perdón como un corderito (ya ha vuelto a las andadas de micrófonos, reiterando que Monseñor Porras “conspira con la derecha”); el Cardenal Ignacio Velasco acudió a su llamado en La Orchila, le lloró y gimoteó para que le enviasen a Cuba; con los obispos se reunió cuando aún no le había pasado el susto de abril.

Anónimo dijo...

Charito Rojas

Con los empresarios y banqueros ha trapeado el piso en su política de micrófono, ha dicho que son “contrarrevolucionarios”, “oligarcas”, “amos del valle”, “sifrinitos”, “hijos de papá”, pero cuando tiene la necesidad de aparentar ser un mandatario tolerante y amplio ante la prensa internacional, los trata casi como si hubiese jugado metras con ellos: “Epa, Mendoza, tú si sabes de eso”, “¿Te acuerdas de lo que hablamos, Benedetti?”. Pero donde la cosa es un espectáculo es cuando se encuentra con sus insultados internacionales. A George Bush le dijo asesino, alcohólico, ladrón, pero en la Cumbre donde coincidieron hizo lo imposible por hacerse notar, sin que el norteamericano voltease siquiera a mirarlo. Después de tanta ofensa, el de Sabaneta terminó diciéndole “Ai wan tu bí yur frend”. Al Presidente de México, Felipe Calderón, hace tres años le dijo: “Yo creo que “little gentleman es un big ignorant”, ¿cómo se dice ignorante (en inglés)? ¿Donkey? (Burro) Bueno, yo creo que este señor presidente no tiene idea de lo que está diciendo”, opinó, enredadísimo con el inglés. Por esos días llamaba “caballerito” al recién estrenado Presidente, quien por cierto hizo gala de su talla en Cancún, mediando en el atajaperro con Uribe.

Chávez ha ofendido al Presidente del Perú Alan García, se ha metido con damas como Condoleezza Rice, Michele Bachelet (con quien se excusó dándole besitos en el cachete) y con la canciller alemana Angela Merkel, por no hablar de la reina Isabel II, a quien se permitió informarle (ítuteándola!) que ya los imperios no existían. Con Obama comenzó la campaña en tono de sorna: “El es negro como yo”, “Obama no te dejes engañar por la oligarquía blanca”, “Voy a ver si creo en ti”, hasta que llegaron a la Cumbre de Trinidad y el Comandante revolucionario se arrojó literalmente en los brazos del Presidente norteamericano para regalarle un libro.

El caso más patético es el del Rey Juan Carlos de España, quien lo mandó a callar sonoramente. Pues sí, se quedó calladito y después dijo que no lo había escuchado, terminó viajando a Mallorca, donde el Rey veraneaba, para caerse a palmaditas y recibir con una humilde sonrisa el obsequio real: una franela negra que después mostró aquí orgullosamente y que decía “¿Por qué no te callas?”. Lamentablemente, el de Sabaneta no cogió consejo y tiene años dedicado a insultar al Presidente Uribe, que es hombre serio y de pocas pulgas. Le ha dicho mentiroso, vendido, paramilitar, oligarca y todas esas lindezas que Uribe ha tragado, para luego reunirse con el venezolano a hablar de negocios, que a la final es lo que verdaderamente le importa a Colombia. Pero el de aquí no entendió la paciencia que le ha tenido el paisa, no apreció su gesto de prohibir a sus ministros críticas o duelos verbales con el Presidente venezolano. Este, enfrascado en su batalla en nombre de Fidel de denigrar del acuerdo entre Colombia y EEUU por las bases militares, terminó rompiendo relaciones comerciales, cosa que ha afectado enormemente al comercio y la industria colombiana que redujo en casi 95% sus exportaciones a Venezuela, y al comercio, la industria y los consumidores venezolanos que ahora tienen que recurrir a productos más caros y de mas lejana transportación.

Anónimo dijo...

Charito Rojas

La cadena de agresiones y medidas económicas que afectan a Colombia y sus intereses comerciales en Venezuela (expropiación de Hipermercados Exito y CADA incluidos) fue lo que Uribe quiso discutir con Chávez en la Cumbre, como recurso de hecho ya que los canales diplomáticos no funcionan. La respuesta del venezolano fue negar que estuviese boicoteando a Colombia, aplicándole un bloqueo comercial y lo que .desencajó a Uribe fue que Chávez dijese públicamente que en Colombia se gestaban magnicidios en su contra por parte de paramilitares. La discusión llegó a mayores cuando el colombiano le espetó el “íSea varón!, a lo cual el venezolano respondió con un sonoro “íVete pa¥l carajo!”. Pero qué bello, cuán diplomático, qué lenguaje de altura ha introducido el gobernante venezolano en la Cumbres. Por supuesto que al día siguiente dio una rueda de prensa con su cara más lavada, para decir que era lamentable, pero que Uribe había planteado una “absurdidad” como esa de que lo estaba bloqueando, que Venezuela era libre de comprarle a quien quisiera y que él estaba dispuesto a pasar la página y volver a conversar con Colombia.

Ya hemos visto varios de estos reencuentros y reconciliaciones. Sabemos que duran el mismo tiempo que tarde en tomar un micrófono y metérsele ese demonio insultador en el cuerpo. Lo malo es que cada vez más está actuando conforme se lo dicta el demonio insultador. Lo malo es que cada vez más hace lo que no debe, ofrece lo que no cumple, enarbolando banderas opuestas a su propósito final. Dice que quiere el bienestar del pueblo pero no ha podido siquiera mantener el servicio de agua, luz o gas. Dice que quiere justicia y jamás se había visto régimen más injusto; afirma que lucha por la igualdad pero divide el país en escuálidos y revolucionarios, en buenos y malos, en blancos y negros, en pobres y ricos. El reciente acto en El Calvario demostró una vez más que sus íconos son sólo para usufructuarlos publicitariamente. Promulgó la Ley de Consejos Federales, violatoria de la Constitución porque despoja de sus funciones a las alcaldías y gobernaciones y las otorga a figuras inexistentes en el ordenamiento jurídico como las comunas. Se presenta con una cantidad de personas ataviadas con uniformes militares y sombreros de cogollo nuevecitos y dice que son las milicias campesinas. Se dice sucesor de Zamora, el caudillo de la Federación, pero impone el centralismo.

Qué lástima nos dio ver a esos venezolanos con cara de hambrientos, de pobres seculares, unos flacos, otros viejos, otros barrigones, algunas señoras que debían estar más bien cuidando a sus nietos, portando un FAL que ni siquiera saben cómo se dispara. ¿Creerán en verdad que éste es el heredero de Zamora, de Bolívar y hasta de Jesucristo, como quiere la mitología revolucionaria hacer creer? Viendo el payaso que se disfrazó de Zamora (que debe estar revolviéndose en el Panteón Nacional) y a los que llegaron al acto trepados en un tractor iraní rojo, me conduelo de este pobre país en manos del detritus.

Uribe tiene razón: hay que ser varón. Para cumplir promesas, para dar la cara y responsabilizarse por sus actuaciones, para honrar a quien honor merece, para que la palabra sea un cheque al portador y los actos correspondan a la nobleza a la que están obligados quienes, por carambolas del destino, están en la cúspide del poder. La cosecha de varones así, es pobre en la Venezuela chavista.

charito@ movistar.net

Martín Bolívar dijo...

Completo análisis de la incapacidad mediocre de Hugo Chávez para gobernar un país, para deteriorar y estropear el posible progreso latinoamericano. Muy buenos, además, los comentarios. Realmente es ésta una de mis páginas predilectas por su rigor informativo, a pesar de que tengo poco tiempo para learla, incluso he tenido el honor y el orgullo de ser premiado por esta web que sí es la que se merece un reconocimiento internacional, un verdadero premio que le otorgue la comunidad mundial de la red. Enhorabuena, felicitaciones, por el buen trabajo realizado y a seguir adelante con la valentía y el coraje que muestra EPICENTRO HISPÁNICO. MUY BUENO TODO, COMO SIEMPRE. Un afectuoso saludo del otro lado del charco, desde España.

Arcangel Vulcano dijo...

Estimado y respetado amigo Martín Bolívar,nos alegra muchísimo tu siempre agradable y bienvenida visita.

Siempre seguimos con sincera fidelidad, con gran respeto tu excelente blog, y leemos con particular interés tanto tus trabajos como comentarios, en tu maravilloso espacio, y, en otros escenarios en donde sueles opinar e interactuar. En tal virtud, hoy nos sentimos gratamente sorprendidos y emocionados por tus motivadoras expresiones de aliento, que nos estimulan infinitamente. Tus generosas palabras nos obligan y comprometen aún más, a continuar trabajando sin doblegarnos jamás.Te estamos eternamente agradecidos

Un fraternal abrazo

Anónimo dijo...

Fausto Masó: Renacoco

Como Chávez perdió las elecciones en Táchira, le dio la patada a la mesa. Está olvidando que tanto va la pata a la mesa que se rompe; la pata, claro. Además, en vivo y en directo los tachirenses compararán a partir de ahora las autoridades legítimas con las espurias.


Miraflores intenta exasperarnos con los “exprópiese”.

Puro aguaje barato. Volvieron la General Electric y Chevron por la puerta grande. El gobierno actuó con la misma sensatez que cuando encargó construir el viaducto de la Guaira a una gran empresa venezolana.

Gracias a la abstención, Chávez vivía en el mejor de los mundos. Voto a voto, municipio a municipio, estado a estado, hay que convertir al chavismo en una minoría y convencer a los chavistas que nadie quiere excluirlos.

Todo lo contrario.

El intento de dar otra patada después del 26 de septiembre lo dejará cojo para toda la vida. En el Táchira ensaya su estrategia frente a la derrota electoral: reemplazar las autoridades legítimas, la propia Asamblea, con los consejos comunales, la Red Nacional de Concejos Comunales (Renacoco), un nombre que suena a gonococo.

Chávez seguirá acusando de golpistas a la oposición mientras da los golpes de Estado; sueña con una buena guarimba. Hasta ahora la unidad ha sido electoral, mañana se volverá nacional.

Los partidos están aprendiendo a dialogar con el resto de la sociedad. A partir de septiembre, participarán en la unidad las universidades, los sindicatos, los intelectuales, la sociedad civil. A nadie le escandalizará ver marchar juntos a Julio Borges, Ramos Allup, Barboza, y a dirigentes estudiantiles, empresariales, intelectuales.

No se trata solo de derrotar a Chávez, sino de presentarles a los excluidos una salida real, un país donde todos sean incluidos. El día en que la sociedad venezolana marche unida, sin que nadie sobre, haga lo que haga Chávez, será derrotado.

Mientras más divide al continente, Chávez no cesa de hablar de unidad latinoamericana, la que no surgirá de decisiones políticas como si bastara con el deseo de Miraflores, o la Casa Rosada de Buenos Aires, para comenzar un gran proceso unitario En el siglo XX, la unidad europea nació de una obra de orfebrería, de la exitosa creación de instituciones económicas que superaron la rivalidad entre Francia y Alemania.

A pesar de los enfrentamientos políticos entre Colombia y Venezuela, razones comerciales han mantenido la cercanía entre los dos países.

Es mentira que a Venezuela le salga más barato importar alimentos de Argentina, o que Colombia no fuera un mercado para la CVG.

Chávez plantea la unidad pero divide seriamente el continente en dos bandos, de izquierda y de derecha.

Mientras afirma que la revolución jamás pactará con los escuálidos, pretende una unidad con gobiernos conservadores.

A pesar de los abrazos presidenciales en México, no caben en el mismo sitio víctimas y carceleros, los culpables de la muerte de ese albañil, negro, pobre.

Llegan tiempos de prueba para la voluntad unitaria de la oposición, a volver a un punto de honor que los coloque de primero en las listas a pesar de no representar a ningún partido, que el liderazgo se probará mejor en los circuitos populares donde se realicen primarias y a continuación haya que derrotar al chavismo.

Anónimo dijo...

Alberto Barrera Tyszka


Batalla en la cumbre
Febrero 28, 2010
Esta vez, esa discusión con el presidente Uribe ha podido manejarse con discreción, sin el escándalo mediático, sin la publicidad

Por más que sea, señor Presidente, esto de verlo otra vez enredado en una escenita internacional empieza a ser incómodo. Da como vainita. Más allá de estar en contra o a favor de su gobierno. No se trata de bandos sino de orgullo. Usted ahí representa al país. Y ya todos sabemos más o menos cómo es la cosa.

A usted le gusta hablar, cantar, echar broma; tiene su rutina bien ensayada: se hace el improvisado, finge que olvida cosas o que no sabe cómo se pronuncia una palabra en inglés, actúa como si viviera sin libreto… pero lo de las peleítas es distinto. No es pintoresco. Es violento. Avergüenza. No sé si me explico. Es como ver a Dudamel dirigiendo una orquesta en Varsovia, pero al revés. De pronto, algo se nos arruga en la identidad.

Le juro que no se trata de un asunto de pacatería. Para nada. Me parece, más bien, que poco a poco, y por suerte, se ha ido deshaciendo la pompa artificial, la solemnidad con que el poder ejecutaba este tipo de actos y de reuniones.

No sé si se dio cuenta: la mayoría de sus colegas se visten con guayaberas. Sí, sí. El único que estaba en traje de campaña era usted. Se lo digo porque, quizás, a los ojos de algún extranjero desprevenido esa imagen sorprende un poco. Es una estampa más violenta. Le da a usted un aire de maniobra, de ataque y de contraataque. Como si estuviera ahí por haber ganado guerras y no por haber ganado elecciones.

Con esto tampoco pretendo decir que las cumbres internacionales tienen que ser unas piyamadas. No. Por supuesto que puede haber diferencias y conflictos. De eso se trata la diversidad. Pero todo tiene sus maneras y sus formas. Todo tiene su espacio, su momento. Esta vez, esa discusión con el presidente Uribe ha podido manejarse con discreción, sin el escándalo mediático, sin la publicidad que casi termina por opacar todo el evento. De hecho, cuando se dio la confrontación, no había cámaras, no estaban presentes los periodistas. Alguien habló, soltó el rumor, pero eso se podía administrar perfectamente, sin darle importancia. Su gobierno lo ha hecho durante años con las cifras de inseguridad en el país, por ejemplo.

Nosotros lo sabemos: usted puede hacerlo. Usted también sabe callar.

Pongamos que sí, que el Presidente colombiano perdió los tapones y se volvió loco. Pongamos que lo interrumpió, que no lo dejaba hablar, que manoteó. Está bien. Todo eso es reprochable. Pero de ahí a que usted, tan verde oliva y tan comandante, salga a decirle a la periodista de CNN que Uribe lo estaba provocando, que casi lo agrede, que si no es por la mesa y por los amigos, se le viene encima y lo desbarata, el comentario luce, por lo menos, fuera de tono.

Piense un momento en nosotros. Usted sabe cómo somos los hijos de Bolívar: ¡Ay, sí! ¡Uribe! ¡Con ese tamañote! Seguro que más de uno pronunció esas palabras hacia adentro, con toda la ironía del caso, comiéndose la risa y las vocales.

Créame, Presidente. No tenía sentido. Porque, además, todo era para explicarle a la periodista que fue usted ­el duro, el irreductible, el combativo­ quien le dijo “vete al carajo” al Presidente colombiano. Bueeeeeno… De sinceridad: tampoco es tanto.

Tampoco es que ¡Uy! ¡Qué susto! Sobre todo porque usted ya había cantado esa canción de José José, suspirando sobre la ola que golpea la piedra, diciendo que usted también es el último romántico, un marxista con rockola, un corazón de carne y hueso. Sobre todo porque, después, también, usted mismo confesó que un poco más tarde ambos se cruzaron. Los dos solos, en el baño. Usted y Uribe. Pero se miraron de ladito. No se dijeron nadita.

Anónimo dijo...

Alberto Barrera Tyszka


Todo suena raro, ¿verdad? Si me lo permite, con todo respeto, yo creo que muchos estamos teniendo con usted una gran avería en la hermenéutica. Cada vez nos cuesta más interpretar sus palabras, lo que dice. Algunos piensan que hablar de atrás para adelante es una genialidad. Que el absurdo es, en el fondo, una calculadísima estrategia de recontrainteligencia suya. Pero sospecho que la gran mayoría, aquí y afuera, cada vez lo entiende menos. Porque lo más difícil de esta batalla en la cumbre, Presidente, es el resumen, es la conclusión. Después de pasar meses gritándole al mundo que Uribe es la cagarruta del imperio, después de llamarlo mafioso, narcotraficante, paramilitar; después de soltarle una grosería públicamente en México, después de todo, al final, resulta que sí, que usted se quiere reunir con Uribe, que desea restablecer las relaciones en un clima de paz y de respeto y un largo blablablá con lacito y con sonrisas. ¿Y entonces? ¿Adónde carajo se mete usted ahora las bases norteamericanas?

abarrera60@gmail.com