jueves, diciembre 04, 2008

Venezuela, comiendo hallacas en alerta máxima



POR:ARCANGEL VULCANO.

"Nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo a un mismo ciudadano en el poder… de ahí se origina la usurpación y la tiranía" Simón Bolívar.

Para nosotros el problema de la reelección continua va más allá de un asunto constitucional, o jurídico legal, los venezolanos estamos frente a un serio dilema. Debemos decidir, si le permitimos a un solo individuo que nos imponga por la fuerza y por encima de nuestros valores, principios, costumbres, hábitos, tradiciones históricas y culturales su visión individualista, autocrática y totalitaria.

Los demócratas venezolanos no tememos de ninguna manera que se le consulte al pueblo su parecer cada vez que sea necesario (siempre que se cumpla con los establecido en la Constitución Nacional que todos nos dimos) para decidir sobre los aspectos importantes que le incumben. No alegamos que se cumpla con lo dispuesto en el artículo 345 de la Constitución Nacional por temor –como mal sugiere el Sr Chávez- ni por gusto y gana, ni para impedirle al pueblo su derecho a decidir si está o no de acuerdo con la nueva iniciativa de enmienda constitucional que ha sugerido a su partido PSUV plantear ante la Asamblea Nacional el Sr Chávez, para posteriormente convocar de nuevo un referéndum popular para que sea el pueblo quien decida si desea o no instaurar la reelección continua en nuestra Constitución Nacional, no, de ningún modo tenemos temor a la decisión del pueblo, y plantearlo de esa manera tendenciosa es una vulgar manipulación, porque tenemos absoluta fe en su sabiduría y convicciones democráticas.Hemos demostrado que sabemos perder y ganar, y que vemos la difícil actividad política como una saludable competencia democrática. Quienes parecieran temerle al pueblo, son los que no saben perder, quienes han demostrado no saber acatar la voluntad soberana del pueblo; lamentablemente, individuos como el Sr Chávez quien ha sido el único que se ha atrevido a calificar en cadena nacional las victorias del pueblo como " de mierda".

Sin embargo, debemos categóricamente manifestar, que nos oponemos legítimamente y con toda la fuerza que nos dan nuestras convicciones democráticas, es a las violaciones flagrantes y reiteradas a la Constitución y a las leyes, que perpetra cínicamente el Sr Chávez desde el ejercicio abusivo del cargo, él y su gobierno, así como su camarilla de cómplices, integrada por funcionarios públicos aduladores, serviles, e incondicionales, que faltando a sus deberes y obligaciones con el pueblo inocente, indefenso e impotente, quienes atendiendo órdenes de su caudillo aspirante a tirano eterno, han permitido sin inmutarse toda clase de brutales ventajismos y abusos de poder de su Jefe; han colaborado y cohonestado mediante sus acciones u omisiones delictivas, convalidando, secundando y sosteniendo a través de sus arbitrariedades, abusos y atropellos contra sus conciudadanos todas las flagrantes violaciones contra la sagrada Constitución nacional y de nuestros legítimos derechos humanos. Por ejemplo, el despojo en el caso RCTV, por nombrar uno muy conocido.

Nos oponemos de manera categórica, a que de forma cínica e inescrupulosa, se pretenda burlar la sagrada voluntad del soberano pueblo venezolano, expresada el 2 de diciembre del año 2.007, que de manera clara, mayoritaria, inequívoca e incontrovertible, manifestó libremente su incuestionable opinión, al improbar sin dudas la propuesta de reforma constitucional, que incluía la pretendida reelección indefinida del presidente de la república.


Hoy pareciera que desearan empalagados por el poder desmedido que ejercen desde Miraflores el aspirante a tirano y su camarilla inmoral, mediante otra manipulación y violación a la ley suprema, enmendar ilegalmente la Constitución Nacional para burlarse de la nación y pisotear su veredicto que debería ser cosa juzgada indebatible e indiscutible. Por cierto que, la enmienda constitucional es de menor rango que una reforma, por eso la Constitución no exige mayores requisitos para la misma. Precisamente, la decisión del poder constituyente del pueblo ya se produjo sobre el tema de la reelección, de allí que debe aplicarse es el artículo 345 de la Constitución Nacional estrictamente, que prohíbe expresamente que “la iniciativa de reforma que no sea aprobada no podrá presentarse de nuevo en un mismo periodo constitucional”.Es claro que se refiere a la “iniciativa en general”, sin considerar quien o quienes la hagan ni como. Es lógico concluir que la iniciativa de reforma que incluía la reelección continua, se puede presentar una sola vez en un sólo período constitucional no varias veces, independientemente del modo y el como se pretenda hacer, sea mediante reforma u enmienda; debe es interpretarse que una vez realizada y agotada la iniciativa esta excluye otras iniciativas dentro del mismo período constitucional; más aún si quien la promovió y propuso formalmente es el funcionario del estado de mayor rango (en este caso el Sr. Chávez).Pero como lo quieren hacer, abusivamente violando la Constitución Nacional, sería un golpe de estado. Si fuera válido lo que alegan los partidarios del régimen, las iniciativas para reformar o enmendar la Carta Magna se convertirían entonces en un bochinche,porque cualquiera podría solicitarlas innumerables veces a pesar de haberlo hecho ya el Jefe del estado; así cualquier grupo político interesado, podría creerse con el derecho a proponer nuevas iniciativas sobre un mismo tema, para realizar enmiendas o reformas constitucionales cada vez que así lo requirieran o se les antojara; y esa no puede ser la interpretación que se le haga al verdadero espíritu de la norma, ni al propósito del legislador venezolano, porque de ser posible proponer varias iniciativas sobre un mismo tema controversial dentro del término de un mismo período constitucional, el país se convertiría en un relajo. Así que la iniciativa de reforma formal para aprobar la reelección mediante el procedimiento de reforma ya votada y rechazada legalmente por el pueblo el 2D, es equiparable, semejante a la iniciativa que hoy se pretende de nuevo hacer mediante la solicitud ilegal y extemporanea de una enmienda, porque lo esencial es que ya se incluía en la reforma la misma solicitud de modificar el mismo artículo sobre la misma reelección, y que fue ya expesamente desaprobada por el pueblo. De tal manera, que la iniciativa para incluir la reelección que hiciera el Sr Chávez, lógicamente excluye a las demás, porque ya fue votada, negada, rechazada unánimemente, por el poder constituyente, el poder soberano que lo encarnó el pueblo en un referéndum popular legal; son idénticas iniciativas con idénticas propuestas, iniciativas que pretendían precisamente reformar o cambiar el mismo artículo vigente referido a la no reelección.Lo demás son manipulaciones inmorales e ilegales, trampas, deformación de la realidad. La aspiración ilegítima, ilegal, inconstitucional de enmendar la constitución en una materia ya dirimida, resuelta y decidida legítimamente por el poder soberano del pueblo en referéndum popular como la reelección continua es inaceptable, por ser antidemocrática e inconstitucional, a parte de violar principios constitucionales como el de la alternabilidad democrática en el poder entre otros. Así que, de concretarse una nueva enmienda para aprobar la reelección continua, sería sin dudas una aberración jurídica perpetrada por el Sr Chávez, estaría viciada de nulidad absoluta. Chávez sólo persigue darse la posibilidad para intentar de nuevo ser candidato presidencial y así procurar perpetuarse en el poder a pesar de que constitucionalmente en el término del actual período presidencial no tiene ese derecho, ni puede ya tenerlo, porque el pueblo ya se lo negó diciéndole inequivocamente, soberanamente y legalmente que "NO". Por todos estos argumentos, es que el país democrático no debe ni puede aceptarlo, ni ceder a sus inescrupulosas manipulaciones, ni permitir esa aberración, ni partidarios ni opositores. Si lo hacen estarían cohonestando las violaciones a la Constitución y por ende a los derechos legítimos del soberano pueblo venezolano. Estarían convalidando una verdadera burla al pueblo venezolano. Por el contrario el país no oficialista, cansado de tantos abusos, groseros ventajismos (cadenas), corrupción, atropellos, arbitrariedades y pésima gestión del gobierno, podría si así lo decidiera, solicitar una nueva enmienda constitucional, pero sobre temas no discutidos ni votados "por ahora", por ejemplo, solicitar una enmienda, para reducir y recortar el período presidencial y el mandato de Chávez.

Ya algunos partidos han propuesto la creación de una amplísima coalición política nacional, de ancha base, para enfrentar eficazmente la “atrocidad” que significa la ilegal pretensión del presidente Chávez de enmendar la Constitución para tener el derecho a reelegirse violando la Constitución Nacional y la voluntad legítima del pueblo venezolano expresada contundentemente el pasado 2D y extender la posibilidad de permanecer en el poder de manera indefinida. Tal iniciativa la apoyamos y la suscribimos, por considerar que es necesario que la sociedad democrática debe reaccionar unida y en bloque para contener e impedir los intentos hegemónicos de un régimen oprobioso, cínico, descarado, inmoral y conculcador, que se ha declarado abiertamente como flagrante violador de nuestra Constitución, de nuestros derechos ciudadanos y como taimado enemigo a “muerte” de los conciudadanos que no apoyamos su seudo revolución socialista, en abierto desacato y desafío a lo establecido en nuestro sistema de derecho.


Los venezolanos de buena voluntad que veneramos sinceramente a nuestro Libertador Simón Bolívar, inspirados siempre en sus más nobles ideales, apelando a su idearios recordamos que en su discurso de Angostura del 15 de febrero de 1819 se opuso enérgicamente a las pretensiones de un “mismo individuo” de permanecer en el poder. Dijo Bolívar: “el pueblo se acostumbra a obedecerle y él se acostumbra a mandarlo.”A continuación el extracto correspondiente del Discurso de Angostura:
“La continuación de la autoridad en un mismo individuo frecuentemente ha sido el término de los gobiernos democráticos. Las repetidas elecciones son esenciales en los sistemas populares, porque nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo en un mismo ciudadano el poder. El pueblo se acostumbra a obedecerle y él se acostumbra a mandarlo; de donde se origina la usurpación y la tiranía. Un justo celo es la garantía de la libertad republicana, y nuestros ciudadanos deben temer con sobrada justicia que el mismo magistrado, que los ha mandado mucho tiempo, los mande perpetuamente.(…)
Simón Bolívar 15 de febrero de 1819

Debemos por eso, impedir que se violen la Constitución Nacional, la voluntad soberana del glorioso pueblo venezolano y nuestros legítimos derechos ciudadanos. Debemos impedir que se concrete una enmienda ilegal, inconstitucional por ser una aberración jurídica y un acto manifiesto de violación a la Carta magna y a nuestros derechos. Debemos luchar juntos para impedir por todos los medios legales posibles, que se realice a pesar de la prohibición constitucional expresa de hacerlo (Art.345 C.N) un nuevo referéndum sobre un asunto ya dirimido, discutido, resuelto, votado, decidido legal y legítimamente por el pueblo venezolano, por ser indiscutible e indebatible. Hacer lo contrario sería abrirle la puerta a más violaciones, al autoritarismo, el totalitarismo y la hegemonía, sería como ponernos de rodillas (jamás). El pueblo venezolano no debe sumisamente tolerar esta arbitrariedad, debe organizarse, movilizarse pacíficamente masivamente para resistir cívicamente y lograr efectivamente impedir este atropello.

La sociedad democrática debería desde ya, por intermedio de sus mejores valores, sus más experimentados, versados, aquilatados, prestigiosos juristas y académicos, en primer término, iniciar, presentar y dar una férrea, densa, profunda y contundente pelea legal por ante el TSJ sin importar que esté controlado por el régimen, para que el país sepa quien es quien, y la nación toda presencie cualquier desafuero y la historia pueda registrarlo y acumularlo; por otra parte, paralelamente el país cívicamente debe organizarse y movilizarse en todas partes para exigir mediante su presión civilizada el cumplimiento y el acatamiento de las leyes y la plena vigencia de la Constitución Nacional.

La consigna debe ser evitar que se realice un referéndum descaradamente inconstitucional, en virtud de que esa materia ya fue decidida y no puede ser propuesta dos veces en el mismo período. No debería haber nada que discutir sobre el tema de la reelección. Debemos lograr parar la violación a la Constitución, hay muchas maneras de impedirlo, una sería no participar, desencadenar una crisis total y prepararse para la resistencia. Aceptar convocatorias a votar dos veces sobre la misma materia ya decidida por el pueblo podría ser visto por la nación, por el pueblo democrático como convalidar una burla; los venezolanos en su mayoría no van a aceptarlo, podría ocurrir que la mayoría no participe a una nueva convocatoria abiertamente ilegal.

Las sugerencias más urgentes que modestamente le hacemos como conciudadanos a la oposición democrática venezolana, para lograr contener e impedir está aberración jurídica que se intenta perpetrar desde el poder, en contra del democrático pueblo venezolano son:


1) Es urgente, necesario e indispensable, estructurar y conformar de inmediato un órgano o cuerpo político de alto nivel, de dirección colegiado, que esté integrado por representantes de la mayoría de las organizaciones político partidistas que integran a la oposición democrática venezolana, así como de las principales organizaciones de la sociedad civil, que coordine con carácter de emergencia, la política a seguir concertadamente: el diseño de las estrategias y tácticas adecuadas y eficaces para organizar y movilizar unida a la nación democrática venezolana.
2) Debería de inmediato reactivarse alguna forma de ente político operativo, igual o parecido a la antigua Coordinadora Democrática, o tal vez bajo otra denominación, pero mejorándola, que facilite y permita rápidamente aglutinar de emergencia, y con la mayor dosis de representatividad posible a los dirigentes y líderes opositores con mayores y mejores credenciales políticas, de mayor experiencia, conocimiento, prestigio y peso específico, para que dirijan y comanden aglutinadas a la mayoría de las fuerzas opositoras.
3) Una vez conformado ese órgano o cuerpo político colegiado, colectivo, de alto nivel, determinados sus líderes, la oposición democrática venezolana debería cuanto antes, trabajar sin descanso, ni pausas, sin irse de vacaciones, comerse las hallacas en alerta máxima, sin distraerse un instante en celebraciones navideñas, declararse en absoluta y total emergencia por la patria, y así muy unida, coherente, organizada, cohesionada, movilizada, actuando coordinadamente bajo la diestra conducción de un comando político muy responsable, serio, y que poseea una visión integral de la gravedad de la situción que afrontamos, es decir, de un liderazgo excepcional, concertado, unificado, experimentado, actúe en equipo, pero siguiendo unos criterios muy uniformes y coherentes, trabajando a toda máquina, reunificándose, aglutinándose, reorganizándose, desplegándose y movilizándose masiva y cívicamente, bajo las directrices de ese comando único de gran prestigio, uniforme y multi funcional; para así poder lograr evaluar, estudiar y decidir que hacer, cómo y cuando, ante esta gravísima coyuntura que amenaza a la nación y que desafía la vigencia y existencia de nuestra democracia, cuales estrategias diseñar, articular, y desarrollar, y qué tácticas aplicar y seguir para triunfar.¿Qué debería hacer la oposición venezolana ante estos serios desafíos que amenazan a la nación para defenderse de los abusos? -nos preguntaba un gran amigo brillante y aventajado científico venezolano- Respondimos esto: Venezuela debe estar comiendo hallacas en alerta máxima, organizada y movilizada para defender con toda la fuerza de sus convicciones, principios y valores democráticos, la existencia misma de la república democrática, y la plena vigencia de la Constitución Nacional, para impedir la instauración de la dictadura, lograr vencer y doblegar unidos a Chávez, e impedir la consolidación de un régimen totalitario distinto al vigente en nuestra Constitución.

5 comentarios:

►Ř∂МсکтЄГ◄ dijo...

que buen articulo amigo, definitivamente va en contra de los principios y de los valores de una persona dejarse coger de pendeja como lo quiere hacer este mono vestido de rojo ... gracias !

Anónimo dijo...

La campaña de “atropellos e ilegalidades” de Hugo Chávez



Petkoff en el editorial de hoy de Tal Cual, recapitula en una serie de acciones arbitrarias luego del 23N.”Toda esta suma de ilegalidades es parte de la campaña de Chávez hacia esa montaña de anti-constitucionalismo que es el replanteamiento de la reelección indefinida”

Este es el Editorial completo:

El 23 lo tiene loco.

El oficialismo está desconociendo la decisión electoral que favoreció a diversos candidatos opositores. El Cabildo Metropolitano de Caracas no pudo instalarse en su sede porque la Asamblea Nacional, es decir, Cilia Flores, decidió “recuperar”, manu militari, el local donde sancionaba y funcionaba ese cuerpo colegiado. El gobernador electo del Táchira, César Pérez Vivas, no ha podido asumir el cargo porque el Concejo Legislativo Regional, arbitrariamente, ha resuelto juramentarlo…!en enero! A la Alcaldía metropolitana sólo falta que le arrebaten el escritorio del alcalde. Acciones semejantes se adelantan en otras gobernaciones y alcaldías ganadas por la oposición. La Fiscalía de la República, sumándose a la cayapa contra Manuel Rosales, lo cita para próximo 11, con la finalidad de imputarlo por supuestos delitos de corrupción, patraña que ya el propio Rosales se encargó de desmontar en la Asamblea Nacional. Esta, por su parte, aprueba el estrambótico e hilarante informe perpetrado por Mario Silva, sobre el magnigolpe. Todo, contra el telón de fondo del enloquecido discurso de Chávez, cuyas palabras configuran claramente una incitación al delito, y quien ya no encuentra qué más barbaridades vociferar en sus ladillosas cadenas de horas y horas, todos los días, para sacarse el clavo de las derrotas que experimentó el 23N.

“Ya no encuentra qué más barbaridades vociferar en sus ladillosas cadenas de horas y horas, para sacarse el clavo de las derrotas que experimentó el 23N”Toda esta suma de atropellos e ilegalidades ya es parte de la campaña de Chávez hacia esa montaña de anti-constitucionalismo que es el replanteamiento de la reelección indefinida vía enmienda. Esa es la tónica del Presidente va a darle a su empeño de perpetuarse en el poder. Todo lo que hemos visto hasta ahora en materia de ventajismo será poco al lado de lo que nos espera.

Todo lo que hemos oído en materia de insultos y ofensas será una bagatela comparado con las toneladas de basura que saldrán de la Gran Bocota. Todo el aparato del Estado y del Gobierno será lanzado contra el país que no quiere reelección, en un despliegue de ilegalidad que superará hasta todo lo que hasta ahora ha sido visto. El TSJ ya está preparado para convalidar “jurídicamente” esta vagabundería.

Van a apresurar la aprobación de la enmienda de la Asamblea Nacional. No van a recoger firmas sino que la enmienda será introducida directamente por los diputados y l aprobarán de un solo trancazo. Chacumbele está apurado. Concibe todo como una blitzkieg, una guerra relámpago.

“La jaquetonería de su discurso, trata de esconder el miedo que lo embarga. Miedo a que el pueblo ratifique la fecha de vencimiento de su mando”Porque lo que le quita el sueño es el referéndum popular. Sabe que tiene el piso movido. La jaquetonería de su discurso, trata, infructuosamente, de esconder el miedo que lo embarga. Miedo a que el pueblo ratifique la fecha de vencimiento de su mando. Todo lo que se está maquinando será inútil.

Será derrotado nuevamente porque “nuestros ciudadanos deben temer con sobrada justicia que el mismo magistrado, que los ha mandado mucho tiempo, los mande perpetuamente”. Palabra de Simón Bolívar.

El 23N lo tiene loco

Anónimo dijo...

Me sumo a la propuesta del Dr. Arcángel Vulcano, la oposición democrática debe declararse en alerta máxima de inmediato para “contener” los intentos dictatoriales, las violaciones a La Constitución Nacional, los abusos y atropellos contra el pueblo venezolano, ¡Salvemos la democracia, defendamos la vigencia de La Constitución y el Estado de derecho! ¡Luchemos unidos por preservar nuestros legítimos derechos ciudadanos!

Ese cuerpo político “de alto nivel” –como lo denominas- que ya existió y se llamó “Coordinadora Democrática” debería ser reactivado de inmediato bajo otra denominación; pero aplicando criterios de mayor amplitud para hacerlo más eficaz, operativo y útil para la nación.

En principio, compartimos tu opinión sobre el perfil de los integrantes de ese ente político; sin embargo, debe ampliarse a las organizaciones gremiales sindicales y empresariales, los colegios profesionales, Las Iglesias, las Universidades, los Centros universitarios, las ONG, etc, en fin, las distintas organizaciones de la diversa y plural sociedad civil.

Proponemos, que ese ente político se integre al menos con dos representantes seleccionados por cada partido político de la oposición y de las citadas organizaciones políticas.

El cuerpo político debería estar conformado por varios equipos de trabajo, en primer lugar por un órgano ejecutivo amplio, de dirección política en el que se decidan concertadamente las políticas y estrategias propuestas a ser aplicadas, ejecutadas; por otra parte, deberían existir varios comités, o secretarías políticas, con funciones específicas, como por ejemplo organización, logística, estrategia, comunicación y opinión pública, finanzas, control electoral etc.

Por ejemplo: Se reúnen en Asamblea extraordinaria, integrada por los representantes de las organizaciones políticas y de la sociedad civil. Se instala el cuerpo general en Asamblea General. Se elige el órgano ejecutivo político por excelencia, es decir, una directiva política colegiada, que podría estar conformada convenientemente, para cumplir los fines y objetivos. Lo cual deberá ser debatido y decidido en base a las propuestas en el foro. Se conformarían de inmediato las secretarías y designarían los distintos equipos de trabajo, en base a las diferentes tareas y necesidades de coordinación general.

Para integrar este órgano político de dirección colectiva, deberían los partidos políticos en primer término designar a sus respectivos representantes, podrían ser dirigentes experimentados que aún están en los partidos políticos de bajo perfil, pero que tienen gran “experiencia, conocimiento y prestigio personal, dirigentes diestros, con trayectoria política” tal y como sugieres. Igualmente, harían lo propio l

Anónimo dijo...

Me sumo a la propuesta del Dr. Arcángel Vulcano, la oposición democrática debe declararse en alerta máxima de inmediato para “contener” los intentos dictatoriales, las violaciones a La Constitución Nacional, los abusos y atropellos contra el pueblo venezolano, ¡Salvemos la democracia, defendamos la vigencia de La Constitución y el Estado de derecho! ¡Luchemos unidos por preservar nuestros legítimos derechos ciudadanos!

Ese cuerpo político “de alto nivel” –como lo denominas- que ya existió y se llamó “Coordinadora Democrática” debería ser reactivado de inmediato bajo otra denominación; pero aplicando criterios de mayor amplitud para hacerlo más eficaz, operativo y útil para la nación.

En principio, compartimos tu opinión sobre el perfil de los integrantes de ese ente político; sin embargo, debe ampliarse a las organizaciones gremiales sindicales y empresariales, los colegios profesionales, Las Iglesias, las Universidades, los Centros universitarios, las ONG, etc, en fin, las distintas organizaciones de la diversa y plural sociedad civil.

Proponemos, que ese ente político se integre al menos con dos representantes seleccionados por cada partido político de la oposición y de las citadas organizaciones políticas.

El cuerpo político debería estar conformado por varios equipos de trabajo, en primer lugar por un órgano ejecutivo amplio, de dirección política en el que se decidan concertadamente las políticas y estrategias propuestas a ser aplicadas, ejecutadas; por otra parte, deberían existir varios comités, o secretarías políticas, con funciones específicas, como por ejemplo organización, logística, estrategia, comunicación y opinión pública, finanzas, control electoral etc.

Por ejemplo: Se reúnen en Asamblea extraordinaria, integrada por los representantes de las organizaciones políticas y de la sociedad civil. Se instala el cuerpo general en Asamblea General. Se elige el órgano ejecutivo político por excelencia, es decir, una directiva política colegiada, que podría estar conformada convenientemente, para cumplir los fines y objetivos. Lo cual deberá ser debatido y decidido en base a las propuestas en el foro. Se conformarían de inmediato las secretarías y designarían los distintos equipos de trabajo, en base a las diferentes tareas y necesidades de coordinación general.

Para integrar este órgano político de dirección colectiva, deberían los partidos políticos en primer término designar a sus respectivos representantes, podrían ser dirigentes experimentados que aún están en los partidos políticos de bajo perfil, pero que tienen gran “experiencia, conocimiento y prestigio personal, dirigentes diestros, con trayectoria política” tal y como sugieres. Igualmente, harían lo propio las diferentes organizaciones de la sociedad civil, los gremios profesionales, empresariales y sindicales.

Anónimo dijo...

Sugerimos algunos posibles integrantes para conformar un órgano político colectivo, que trabaje en equipo para coordinar el frente amplio de oposición democrática nacional.

Americo Martín.
Pompeyo Márquez.
María Corina Machado.
Manuel Rosales.
Pablo Pérez.
Morel Rodríguez.
Gerardo Blayde.
Leopoldo López.
Mirian Do Nacimiento.
Laureano Márquez.
Henry Ramos Allup.
Antonio Barreto Cira.
Freddy Lepage.
Yon Goicochea
Estalin González.
Freddy Guevara.
Ricardo Sánchez.
Luis Ignacio Planas.
Enrique Mendoza.
Pedro Pablo Aguilar.
Adón Vivas Terán.
César Pérez Vivas.
José Curiel.
Fernado Egaña.
Enrique Naime.
Henrrique Capriles.
Julio Andrés Borges.
Carlos Ocariz.
Humberto Calderón Berti.
Eduardo Fernández.
Luis Carlos Solórzano.
Carlos Melo.
Ismael García.
Ramón Martínez.
Didalco Bolívar.
Juan José Molina.
Ricardo Gutierrez.
Raúl Baduel.
Don Luis Miquelena.
Enrique Salas Romer.
Enrique Fernando Salas Feo.
Juan José Caldera.
Gustavo Tarre Briceño.
Andréz Velazquez.
Antonio Ledezma.
Felipe Mujica.
Leopoldo Puchi.
Carlos Tablante.
Alberto Federico Ravel.
Tedodo Petkoff
Miguel Enrique Otero Castillo.
Marcel Granier.
Rafael Simón Jiménez.
Diego Bautista Urbaneja.
Gonzalo García Ordóñez.
Isa Dobles.
Milagros Socorro.
Rocío San Miguel.
Liliana Hernádez.
Delsa Solórzano.
Nelson Bocaranda Sardi.
Luis Ugalde.
Manuel Cova.
José Manuel González.
Julio César Pineda.
Alberto Quiroz Corradi.
Guillermo Zuluaga.
Claudio Fermín.
Maruja Tarre.
Argelia Ríos.
Leopoldo Castillo.
Rafael Poleo.
Agustín Blanco Muñoz.
Antonio Sánchez García.
Carlos Blanco.
Tulio Hernández.
Roberto Gisuti.

Hay muchísimos con méritos que se nos escapan de la memoria, es un ejercicio para nombrar algunos en un orden aleatorio.