viernes, mayo 18, 2007

¿RCTV Y TELEVISIÓN LIBRE O HEGEMONÍA COMUNICACIONAL ?


Somos de los que estamos convencidos de que la planta televisiva venezolana, privada, e independiente RCTV no va a cerrar para siempre, porque el gobierno no le va a renovar la concesión. Es decir, el canal privado como empresa va a continuar funcionando, seguirá produciendo programas, novelas etc ; posiblemente para venderlas al exterior; tal vez salga al aire por cable. RCTV es usado diariamente por todos los venezolanos cada vez que encendemos la televisión para disfrutarlo si deseamos, por eso es patrimonio de la nación. Será una pesada carga la que deberá llevar a cuestas el gobierno, si impide que un icono emblemático de toda la nación transmita su señal libre, en la frecuencia que ha usado por más de 53 años. Chávez cargará con un nuevo ícono, el más emblemático y temido por un demócrata, el del autoritarismo, el de convertirse en un pretendido monopolizador de la verdad absoluta; pero jamás la tendrá en sus manos.

Claro, que esto que le están haciendo a RCTV si no la condena al cierre definitivo, si le reduce la posibilidad de negociar mejor sus comerciales publicitarios, por lo menos no lo podrá hacer al mismo nivel de impacto económico al que está habituado (deberá cambiar, acoplarse, reducir personal, gastos), porque no podrá transmitir su señal por la frecuencia que hasta el 28 de mayo puede emplear.

El gobierno de Venezuela está usando muy habilmente un argumento jurídico "incuestionable" porque "el estado" es el dueño del espectro radioeléctrico legalmente, tiene el derecho de otorgar, renovar o no las cocesiones del espectro radioeléctrico, y eso nadie se lo discute, pero el gobierno comete un grave error político, al abusar descarada y abiertamente de su poder arbitrariamente, al confundir muy convenientemente la figura del gobierno con la del estado, para muestra un botón: Chávez cada vez que habla del estado se toca con las dos manos el pecho, porque se cree el estado, y él no es el estado, es su representante jurídico, y al no renovar la concesión a RCTV por razones políticas y personales, por una retaliación contra algunos directivos de esa planta televisiva (venganza ), o mejor dicho, no contra RCTV sino contra un grupo económico muy conocido -que no defiendo, no me corresponde- del cual es líder el Sr.Marcel Granier, pues sencillamente actúa a título personal, no como un jefe del estado, que debería ser respetuoso de todos sus conciudadanos y derechos sin distinciones, exclusiones o discriminaciones sociales, económicas, políticas o de cualquier otra índole o naturaleza, y no como un verdadero mandatario o estadista, se comporta en este espinoso asunto como un aventajado y lamentable jefe de facción o grupo político, y lo hace sin ni siquiera disimularlo, abiertamente, con descarada y desafiante actitud, lo cual es imperdonable en un verdadero líder del estado nacional, que en esencia debería representar a toda la nación y no a una secta, camarilla, partido, o grupo político, por mucho respaldo que tenga o diga tener, ni por muy buenas intenciones que tenga. El Sr. Chávez se ha colocado como supremo y absoluto jefe, sin atender al deber que tiene con todos los derechos legítimos de todos sus conciudadanos.

El caso es que, es cierto que el gobierno no está ejecutando un cierre propiamente dicho, porque lo que en realidad hace es no renovarle la concesión del espectro radioeléctrico, para así maniatar a RCTV, e impedir que salga al aire por la antigua frecuencia que no es de su propiedad, pero que la usa legalmente por concesión del estado -pero lo empuja al cierre-

Lo malo de todo este asunto que constituye ya un escandalo universal, por la desverguenza de Chávez quien no disimula sus pretenciones de monopolizar todos los medios de comunicación en el país, es que cumpliendo RCTV con todos los requisitos legales para su funcionamiento y uso de la frecuencia, el gobierno caprichosamente alega razones políticas injustificables e insostenibles para no cumplir con su deber de renovarle la concesión.

Desde esa perspectiva es que creemos que el gobierno conculcador del Señor Chávez, valiéndose oportunistamente del uso del poder abusivo y arbitrario, comete una grave violación al derecho de los ciudadanos a disfrutar de la programación de esa planta televisiva, y también atenta contra la libertad de expresión de los venezolanos, pero además, restringe indebidamente los derechos y garantías económicas de los particulares, al impedirles caprichosamente desplegar y desarrollar libre y debidamente sus actividades comerciales. ¿Lo puede hacer? Lo está haciendo impunemente "por ahora".

Pero lo peor es, que el gobierno con esta confesa actitud de retomar y monopolizar el control del espacio radioeléctrico, pretende -según ha confesado- es establecer un "hegemonía comunicacional" para controlar la programación de todos los canales indebidamente, e imponer una sola y única línea editorial, en beneficio de sus descarados, confesos intereses políticos y de su proyecto revolucionario, lo cual es inaceptable en una sociedad libre y democrática.

Ese es el verdadero trasfondo de toda está cuestión y no otro, como lo quiere hacer ver el gobierno manipulando; aquí está ocurriendo un atropello contra el derecho legítimo de todos los venezolanos y eso ya es más que evidente. ¿Que si el gobierno lo va a lograr o no? Depende de los venezolanos, pesimistas, optimistas, opositores, oficialistas, realistas o no.
Todo parecería indicar que el gobierno tiene la oportunidad, está en su mejor momento, tiene el sartén agarrado por el mango, todo el poder, la fuerza, el dinero, apoyo popular importante. Ahora que, "en política uno más uno no es dos", y cualquier cosa podría ocurrir.Pero si es claro, que nunca nadie podrá tener el monopolio de la verdad y mantenerse en el poder eternamente, todo lo que sube cae, y todo lo que comienza termina, posiblemente termine la concesión de RCTV, pero algún día el mandato de Chávez también terminará, todo termina, todo tiene su final. ¿Preferirán los venezolanos tener televisión libre para siempre o hegemonía comunicacional? ¿Deseamos en verdad que un sólo hombre convertido en oráculo y dueño absoluto de una sola visión, una sola moral, una sola conciencia, decida por todos los venezolanos qué ver y qué no ver, qué oir y qué no oir, y aún más, qué hacer y qué no, beber o no, fumar o no? ¿Donde quedá el libre albedrío y la libertad individual de todos, la va a controlar Chávez, quien se cree él para adjudicarse ese derecho ilimitado? El poder debe tener límites y de hecho los tiene, y están establecidos en la Constitución Nacional. ¿Permitiremos que nos los violen impunemente?

Las preguntas podrían ser otras: ¿Lo puede hacer el gobierno sin sufrir graves consecuencias futuras? ¿Está o no dispuesto el gobierno ya, a pasar la raya amarilla y caer definitivamente en el abismo antidemocrático? ¿Permitirá el resto de la sociedad democrática nacional e internacional este atropello? ¿Permanecerá inmóvil el mundo democrático ante tamaño exceso? ¿Si el gobierno impone su voluntad a contracorriente de lo que desea la mayoría -según señalan encuestadoras serias- correrá con ese alto costo político? Las respuestas no las tenemos, las tiene el pueblo venezolano.

3 comentarios:

Martín Bolívar dijo...

Has dicho una verdad grande como el universo. La palabra la tienen los venezolanos, y todos los que tengan derecho a ello, deben ir a las votaciones o los plebiscitos, con criterio y sentido común, a elegir al mejor candidato.

Agridulce dijo...

¿Qué pasará?...
:-( me preocupa el futuro de mi país...
El clima del país esta semana estará "hiper caliente", solo quedan 8 días...
Martín... tu aún crees que en este país pueden haber "elecciones"???

Saluditos, Bye!

Arcangel Vulcano dijo...

Martín, gracias por tu comentario.Comparto tu opinión, creo en la salida pacífica, democrática, electoral y constitucional.

Agridulce, a todos los venezolanos de buena voluntad como estoy seguro eres tú, nos preocupa el futuro de nuestro país...

saludos.